TRA­TA­MIEN­TOS

Por Dentro - - SECCION AQUÍ - Pa­ra in­for­ma­ción y orien­ta­ción, lla­ma a la Fun­da­ción GA­NAR, en­ti­dad sin fi­nes de lu­cro que cons­ti­tu­ye un gru­po de apo­yo pa­ra co­nec­tar a fa­mi­lias con ni­ños/jó­ve­nes que tie­nen ar­tri­tis idio­pá­ti­ca ju­ve­nil, al 787-474-8282, ex­ten­sión 4888.

De acuer­do con Quin­te­ro, la ar­tri­tis idio­pá­ti­ca ju­ve­nil se tra­ta agre­si­va­men­te pa­ra que el ni­ño se desa­rro­lle co­mo cual­quier otro que no la ten­ga.

“Aún cuan­do las con­di­cio­nes reuma­to­ló­gi­cas no tie­nen etio­lo­gía es­pe­cí­fi­ca, hoy día te­ne­mos tan­tas op­cio­nes de tra­ta­mien­tos pa­ra ha­cer que esa con­di­ción se duer­ma y el pa­cien­te pue­da vi­vir una vi­da nor­mal y co­rrien­te. En es­te ca­so, que los ni­ños pue­dan cre­cer y desa­rro­llar­se lo más nor­mal y sa­na­men­te po­si­ble, igual que los otros ni­ños, una vez se con­tro­la su con­di­ción”, in­di­ca al re­sal­tar la im­por­tan­cia de una de­tec­ción a tiem­po pa­ra evi­tar que los ni­ños lle­guen con con­trac­tu­ras que a lar­go pla­zo ne­ce­si­ten un re­em­pla­zo de las ar­ti­cu­la­cio­nes ma­yo­res o con­lle­ven ci­ru­gía. “Mien­tras más tar­de ven­ga el pa­cien­te, más ries­go de da­ños per­ma­nen­tes ten­drán en esas ar­ti­cu­la­cio­nes. Una vez ha­ya ero­sión de hue­so, es­te no se pue­de re­cu­pe­rar. Ahí es que em­pie­zan las de­for­mi­da­des y otros pro­ble­mas per­ma­nen­tes de in­ca­pa­ci­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.