Uso co­rrec­to del mi­cro­on­das

Por Dentro - - SECCIONFAST AQUÍ TRACK -

En es­tos días de fies­ta, el mi­cro­on­das pue­de ser un alia­do en la co­ci­na. Sin em­bar­go, hay que uti­li­zar­lo y man­te­ner­lo co­rrec­ta­men­te, pues de lo con­tra­rio, pue­de afec­tar a los ali­men­tos de for­ma ne­ga­ti­va y, por tan­to, tam­bién al con­su­mi­dor cuan­do los in­gie­re des­pués de ha­ber­los ca­len­ta­do o des­con­ge­la­do. Mu­chas ve­ces, cuan­do se ca­lien­ta la co­mi­da en el mi­cro­on­das que­dan puntos fríos a los que no lle­ga el ca­lor, por lo que pue­de ocu­rrir que al­gu­nas bac­te­rias o mi­cro­or­ga­nis­mos so­bre­vi­van y no sean des­trui­dos pa­ra su con­su­mo pos­te­rior. Si­gue es­tas pau­tas de la Or­ga­ni­za­ción Mé­di­ca Co­le­gial de Es­pa­ña:

Co­lo­ca los ali­men­tos sin amon­to­nar, que es­tén re­par­ti­dos por el re­ci­pien­te.

Cu­bre la co­mi­da con una ta­pa ap­ta du­ran­te la coc­ción. Las sal­pi­ca­du­ras y res­tos de co­mi­da con­se­cuen­cia de su uso, si no se lim­pian, pue­den ter­mi­nar emi­tien­do ma­los olo­res o in­fluir en su de­te­rio­ro pro­gre­si­vo.

Pa­ra y re­mue­ve a mi­tad de co­ci­na­do pa­ra evi­tar los puntos fríos.

Cám­bia­lo ca­da 8 o 9 años.

Usa re­ci­pien­tes de cris­tal o por­ce­la­na en vez de plás­ti­co, por­que las par­tí­cu­las de es­tos úl­ti­mos pue­den pa­sar a los ali­men­tos.

Ajus­ta y no su­peres los tiem­pos de co­ci­na­do re­co­men­da­dos. (EFE)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.