El ar­te de es­cri­bir memorias

Por Dentro - - SECCIONCOACH DE AQUÍVIDA -

Ob­ser­va bien a tu al­re­de­dor, en tu ho­gar. ¿Ves al­gún ob­je­to es­pe­cial? ¿De dón­de sa­lió? ¿Cuál fue su pro­ce­den­cia? ¿Al­guien es­pe­cial te lo re­ga­ló? ¿A quién per­te­ne­ció? ¿Ha­ce cuán­to tiem­po lo tie­nes? ¿Qué memorias te trae? Em­pe­zar a mi­rar to­do y encontrar ex­pe­rien­cias pa­ra ser con­ta­das pu­die­ra cam­biar el de­te­ner­te, ob­ser­var e in­ves­ti­gar. ¿La me­ta fi­nal? Pu­bli­car.

Apren­der so­bre el va­lor de las memorias, las di­fe­ren­tes téc­ni­cas pa­ra res­ca­tar vi­ven­cias o anéc­do­tas y las he­rra­mien­tas li­te­ra­rias y poé­ti­cas ne­ce­sa­rias pa­ra es­cri­bir efi­caz­men­te di­chas memorias, es par­te de lo que la es­cri­to­ra y pro­fe­so­ra Anuch­ka Ra­mos Ruiz ofre­ce en el cur­so ti­tu­la­do “Es­cri­tu­ra de memorias: en el baúl de los re­cuer­dos”, ya sea con el pro­pó­si­to de com­par­tir­las o pa­ra sa­tis­fac­ción per­so­nal.

Y es que a Anuch­ka le lla­ma­ba la aten­ción có­mo en Puer­to Ri­co, un país tan en­ve­je­ci­do y con una de­mo­gra­fía de per­so­nas ma­yo­res tan al­ta, hu­bie­se tan po­ca es­cri­tu­ra de memorias o hu­bie­sen tan pocos es­pa­cios pa­ra que la gen­te pu­die­ra com­par­tir sus ex­pe­rien­cias.

“Siem­pre que se pien­sa en el gé­ne­ro de la me­mo­ria li­te­ra­ria se aso­cia con un trau­ma o un con­flic­to co­mo el mo­ti­vo pa­ra que una per­so­na quie­ra es­cri­bir. En Puer­to Ri­co, la prác­ti­ca de la es­cri­tu­ra de me­mo­ria es menor a ni­vel aca­dé­mi­co. A ni­vel per­so­nal, lo que me cho­ca­ba a mí y me con­tras­ta­ba, y fue lo que me des­per­tó el in­te­rés, es que yo cre­cí en una ca­sa don­de mi pa­pá ya te­nía ca­nas y ha­bía vi­vi­do 50 años. Así que lo que yo co­noz­co de mi vi­da ha si­do por memorias. La no­ción que yo ten­go de Puer­to Ri­co, de co­mu­ni­dad y de so­cie­dad fue por memorias de mis pa­dres por­que hay mu­chas co­sas que no vi­ví”, re­la­ta la jo­ven es­cri­to­ra, a quien el te­ma de la me­mo­ria siem­pre le ha in­tere­sa­do a ni­vel de in­ves­ti­ga­ción aca­dé­mi­ca.

Fue así co­mo se pu­so a ex­plo­rar pro­yec­tos si­mi­la­res en Es­ta­dos Uni­dos, Es­pa­ña y Amé­ri­ca La­ti­na, y de­ci­dió com­bi­nar el te­ma con el in­te­rés aca­dé­mi­co. “He leí­do mu­chas memorias, co­noz­co la es­truc­tu­ra na­rra­ti­va y lo com­bi­né con mi in­te­rés so­cial de que la gen­te tu­vie­se un es­pa­cio en don­de al­guien los es­cu­cha­ra y les en­se­ña­ra có­mo ha­cer­lo”, cuen­ta la pro­fe­so­ra de es­te cur­so que va di­ri­gi­do a adul­tos ma­yo­res. En su ma­yo­ría, quie­nes han par­ti­ci­pa­do, ron­dan en­tre los 67 a 72 años y han si­do mujeres.

La pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad del Sa­gra­do Co­ra­zón re­sal­ta, ade­más, la im­por­tan­cia acer­ca de la des­tre­za de la es­cri­tu­ra y lo mu­cho que ayu­da a es­ta po­bla­ción el po­der re­co­nec­tar­se con es­cri­bir y or­ga­ni­zar es­truc­tu­ras, así co­mo la con­cen­tra­ción que ad­quie­ren. “La bús­que­da y el juego de crear al­go les ayu­da mu­chí­si­mo a ni­vel so­cial y de ocu­par su tiem­po. La ma­yo­ría de mis par­ti­ci­pan­tes son re­ti­ra­das y pa­ra mu­chas es­te pro­yec­to del li­bro re­pre­sen­ta su pro­yec­to de vi­da”, se­ña­la a la vez que re­sal­ta que pa­ra al­gu­nas es­te cur­so ha si­do su pri­me­ra in­cur­sión en la tec­no­lo­gía.

“He­mos vuel­to a los mé­to­dos tra­di­cio­na­les com­bi­na­do con mé­to­dos tec­no­ló­gi­cos y ha si­do efec­ti­vo. Al­gu­nas es­cri­ben a mano, otras trans­cri­ben, y hay quie- nes lo tra­ba­jan en su ca­sa con hi­jos o nie­tos. Ha si­do una ex­plo­ra­ción téc­ni­ca bien in­tere­san­te”, cuen­ta Anuch­ka, cu­yo cur­so sa­ba­tino tie­ne una du­ra­ción total de 18 ho­ras y se ha con­ver­ti­do en co­mu­ni­da­des, don­de sus par­ti­ci­pan­tes de lu­ga­res y ni­ve­les aca­dé­mi­cos di­ver­sos se leen, com­par­ten tex­tos y se en­vían men­sa­jes.

Se­gún ex­pli­ca, en el ta­ller apren­den a có­mo sus his­to­rias o memorias de vi­da pue­den con­ver­tir­se en un li­bro, que pue­de te­ner va­rios pro­pó­si­tos, ya sea pa­ra le­gar­lo co­mo he­ren­cia a la fa­mi­lia, do­cu­men­tan­do la his­to­ria de lo que han vi­vi­do a ni­vel per­so­nal. Los te­mas prin­ci­pa­les con los que han tra­ba­ja­do son la in­fan­cia, el do­lor o el trau­ma, la ad­ver­si­dad, la co­mi­da y la co­ci­na, y has­ta te­mas pro­fe­sio­na­les, en­tre otros.

“He ido desa­rro­llan­do el cur­so a ni­vel teó­ri­co, pe­ro tam­bién lee­mos tex­tos de memorias de otras au­to­ras puer­to­rri­que­ñas, co­mo las de la in­fan­cia de Ni­li­ta Vien­tos Gas­tón, Es­me­ral­da San­tia­go y So­nia So­to­ma­yor. Lee­mos y ex­pli­ca­mos có­mo fun­cio­na es­ta me­mo­ria, có­mo fue que la au­to­ra lo na­rró, a qué pú­bli­co va di­ri­gi­do y el mo­ti­vo principal de por qué la au­to­ra lo quiere com­par­tir”, re- la­ta emo­cio­na­da la jo­ven pro­fe­so­ra, pa­ra quien es­te cur­so ha su­pe­ra­do to­das sus ex­pec­ta­ti­vas a tal pun­to que ya ofre­ce una se­gun­da par­te más avan­za­da.

“Pa­ra mí es­te pro­yec­to de es­cri­tu­ra de memorias y los re­sul­ta­dos que ha te­ni­do es co­mo si yo es­tu­vie­se to­da la vi­da pre­pa­rán­do­me pa­ra lle­gar a él. He po­di­do co­nec­tar to­do lo que he he­cho a ni­vel de es­cri­to­ra, co­mo aca­dé­mi­ca e in­ves­ti­ga­do­ra, pe­ro tam­bién co­mo mu­jer y puer­to­rri­que­ña me da mu­cha sa­tis­fac­ción ha­ber crea­do es­ta co­mu­ni­dad en don­de la gen­te pue­de lle­gar, con­tar, ha­blar y ser es­cu­cha­da”, ex­pre­sa la es­cri­to­ra, quien es­pe­ra te­ner ré­pli­cas del ta­ller en otros es­pa­cios fue­ra del área me­tro­po­li­ta­na. “Es­pe­ro que el mercado edi­to­rial y los lectores se edu­quen pa­ra re­ci­bir es­tos tex­tos y ce­le­brar­los. Por­que son li­bros, ¡que son vi­da!”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.