MÁS BAI­LE Y ME­NOS PE­LEA

Con­fi­na­das li­be­ran su men­te con te­ra­pia de dan­za

Primera Hora - - PORTADA - OSMAN PÉREZ MÉN­DEZ [email protected]­dia.com

“El miér­co­les pa­ra no­so­tras es sa­gra­do, es nues­tro día de bai­le, el cual nos ins­pi­ra a que­rer por­tar­nos bien”

ADIANEZ AGUI­LE­RA / CONFINADA

Se es­cu­cha una or­den: “Lis­tas. Sex­ta po­si­ción, ba­rri­ga aden­tro, cue­llo lar­go”. Arrancan los acor­des del po­pu­lar te­ma “Des­pa­ci­to” y un gru­po de con­fi­na­das irrum­pe en el ta­blon­ci­llo de la can­cha ba­jo te­cho del Com­ple­jo de Reha­bi­li­ta­ción pa­ra Mu­je­res de Ba­ya­món. Co­mien­zan a bai­lar una co­reo­gra­fía ba­jo la su­per­vi­sión de una bai­la­ri­na y co­reó­gra­fa pro­fe­sio­nal. Ter­mi­nan con un sa­lu­do y aplau­sos, en lo que pa­ra ellas es un ri­tual “sa­gra­do” que lle­van a ca­bo los miér­co­les.

Y es que, más que un bai­le, es­te pro­gra­ma de dan­za cor­po­ral que di­ri­ge la pro­fe­so­ra de mo­vi­mien­to crea­ti­vo Ju­lia­na Or­tiz Díaz, del Pro­yec­to Por Amor al Ar­te, es una opor­tu­ni­dad de reha­bi­li­ta­ción. Tan­to con­fi­na­das co­mo per­so­nal del De­par­ta­men­to de Co­rrec­ción y Reha­bi­li­ta­ción (DCR) dan cuen­ta del be­ne­fi­cio del pro­gra­ma, con un cam­bio sus­tan­cial en la con­duc­ta de las reas.

“Pa­ra mí es una mo­ti­va­ción bien gran­de. Me en­can­ta. Me ha mo­ti­va­do a que yo pue­do ser me­jor per­so­na. Hay un gran cam­bio en la per­so­na que lle­gó aquí ha­ce cua­tro años y la que va a sa­lir”, afir­ma la confinada Adianez Agui­le­ra Bat­tis­tín con evi­den­te en­tu­sias­mo.

La jo­ven de Yau­co ex­pli­có que por tres años tu­vo una con­duc­ta “no ade­cua­da” que le ga­nó san­cio­nes, y no fue has­ta es­te año, cuan­do co­men­zó a par­ti­ci­par del mo­vi­mien­to cor­po­ral que me­jo­ró, al pun­to de co­men­zar a “creer en la reha­bi­li­ta­ción”.

“Apren­dí a ajus­tar­me, a sa­ber que por es­to, y por di­fe­ren­tes ta­lle­res que nos es­tán dan­do, es que uno pue­de mo­ti­var­se y echar pa­ra ade­lan­te”, in­sis­te Agui­le­ra.

Agui­le­ra no so­lo abo­ga por que el pro­gra­ma se man­ten­ga sino que ade­más le pi­de al se­cre­ta­rio del DCR que con­si­de­re dar­les “la opor­tu­ni­dad de po­der bo­ni­fi­car” a las par­ti­ci­pan­tes. La bo­ni­fi­ca­ción su­po­ne una re­duc­ción de días en la sen­ten­cia.

Ayeis­ha Pérez Mé­di­na, otra jo­ven confinada que tam­bién participa del mo­vi­mien­to cor­po­ral, tie­ne una opinión si­mi­lar del pro­yec­to.

“Ha he­cho mu­cho por mí. Yo en­tré aquí bien pro­ble­má­ti­ca, en to­dos la­dos pe­lean­do. Y des­de que ella (la pro­fe­so­ra) lle­gó aquí, nos pu­si­mos a bai­lar. Y de ver­dad nos ha cam­bia­do la vi­da a to­das”, di­ce Pérez.

De acuer­do con la jo­ven de Ca­ta­ño, el bai­le ha con­ta­gia­do al res­to de las con­fi­na­das del com­ple­jo y son mu­chas las que quie­ren unir­se.

“Le voy a de­mos­trar tam­bién a mis hi­jas, que es­tán en la ca­lle, que ma­má se es­tá por­tan­do bien y es­tá ha­cien­do las co­sas bien”, in­sis­te Pérez.

Pa­ra la pro­fe­so­ra Or­tiz, ha va­li­do la pe­na de­jar a un la­do las gi­ras y los es­ce­na­rios pa­ra de­di­car­se a es­ta la­bor trans­for­ma­do­ra, en la que tan­to ella co­mo las ins­ti­tu­cio­nes pe­na­les bo­ri­cuas son pio­ne­ras a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

“Ge­ne­ra­mos cam­bio a tra­vés del psi­co­ba­llet, que es un mé­to­do psi­co­te­ra­péu­ti­co en don­de se in­te­gra la si­co­lo­gía y ba­llet sin nin­gún ti­po de me­di­ca­men­to”, ex­pli­có Or­tiz so­bre el mé­to­do que lle­va usan­do ha­ce dos años con las con­fi­na­das.

Aun­que Or­tiz nun­ca pen­só que es­ta­ría dan­do cla­ses en un pe­nal, afir­ma que aho­ra que lo ha­ce sien­te “una sa­tis­fac­ción bien gran­de”.

“Aho­ra mis­mo no es­toy en la gi­ra de Luis Fon­si. Pe­ro es­toy aquí de­jan­do mi le­ga­do. Aquí sien­to la mis­ma adre­na­li­na que cuan­do me subo a una ta­ri­ma”, ase­gu­ra Or­tiz, al tiem­po que ce­le­bra el com­pro­mi­so y el res­pe­to que le han mos­tra­do las con­fi­na­das. “Ver los cam­bios en ellas es lo que ha he­cho que me que­de”.

“Cuan­do bai­las, ex­pre­sas. Tra­ba­ja­mos con la sa­lud men­tal. Cuan­do tra­ba­ja­mos si­co­ló­gi­ca­men­te, tra­ba­ja­mos con su au­to­es­ti­ma”, de­ta­lló Or­tiz, cu­yo pro­yec­to im­pac­ta a 150 re­clu­sas en tres pe­na­les, con eda­des en­tre los 13 años has­ta la más adul­ta que tie­ne 67 años.

El te­nien­te Miguel Ca­bán Ro­sa­do, co­man­dan­te de la ins­ti­tu­ción, tam­bién ava­la el im­pac­to po­si­ti­vo del pro­gra­ma.

“Es muy efec­ti­vo. Es­tá fun­cio­nan­do. Es­tá lo­gran­do que las con­fi­na­das ten­gan me­jor con­vi­ven­cia en­tre ellas. Han ido mo­di­fi­can­do su con­duc­ta a una más po­si­ti­va”, afir­ma Ca­bán. “Hay me­nos pe­leas, me­nos pro­ble­mas en­tre ellas. Mues­tran un in­te­rés en ha­cer ajus­tes y mo­di­fi­car la con­duc­ta pa­ra lo­grar in­cor­po­rar­se a la so­cie­dad, que es lo que per­se­gui­mos”.

La me­ta de Or­tiz es no so­lo con­ti­nuar con el pro­gra­ma, sino lo­grar ex­ten­der­lo a ins­ti­tu­cio­nes de va­ro­nes.

UNA BUE­NA TE­RA­PIA Las par­ti­ci­pan­tes des­ta­can los cam­bios po­si­ti­vos y los de­seos de su­pera­ción que fo­men­ta en ellas el pro­gra­ma de bai­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.