QUÉ MU­CHO CHAVAN ES­TOS CERDITOS

La es­pe­cie co­no­ci­da co­mo cer­do viet­na­mi­ta, se ha con­ver­ti­do en una pe­sa­di­lla pa­ra los agri­cul­to­res co­mién­do­se sus co­se­chas en va­rios pue­blos de la Is­la

Primera Hora - - PORTADA - FEMMY IRIZARRY ÁL­VA­REZ fi­ri­zarry@pri­me­raho­ra.com

Ya no so­lo son las igua­nas o ga­lli­nas de pa­lo las que ame­na­zan las co­se­chas de los agri­cul­to­res en la Is­la; aho­ra tam­bién se su­man los cer­dos viet­na­mi­tas, me­jor co­no­ci­dos co­mo cer­dos enanos, que se me­ten en las fincas pa­ra ha­cer escante.

Aun­que no hay un es­ti­ma­do de cuán­tos hay en la Is­la, lo cier­to es que “han ido au­men­tan­do las que­re­llas y re­por­tes de avis­ta­mien­tos y de pro­ble­mas con los cer­dos (viet­na­mi­tas)”.

David Ra­mos, di­rec­tor in­te­ri­no de la Di­vi­sión de Eco­lo­gía Te­rres­tre del De­par­ta­men­to de Re­cur­sos Na­tu­ra­les y Am­bien­ta­les (DRNA), acla­ró que no so­lo son los lla­ma­dos cer­dos viet­na­mi­tas los que se han asil­ves­tra­do, sino que los de gran­ja tam­bién “es­tán li­bres por ahí, se es­ta­ble­cen y se re­pro­du­cen”.

“Ca­da vez son más los agri­cul­to­res que lla­man al De­par- ta­men­to… o ciu­da­da­nos… que se le es­tán me­tien­do cer­dos asil­ves­tra­dos en sus fincas y ca­sas”, in­di­có el fun­cio­na­rio al men­cio­nar que tam­bién se han vis­to en ur­ba­ni­za­cio­nes.

El se­cre­ta­rio de la Aso­cia­ción de Agri­cul­to­res de Puer­to Ri­co, Héc­tor Iván Cor­de­ro, di­jo a Pri­me­ra Ho­ra que “don­de ha ha­bi­do mu­cho pro­ble­ma es en la zo­na sur, en San­ta Isa­bel y Sa­li­nas, don­de es­tán las co­se­chas de hor­ta­li­zas”.

“Es­tos cer­dos se han con­ver­ti­do en una epi­de­mia tan ma­la co­mo las igua­nas, y es el mis­mo prin­ci­pio: los han traí­do co­mo ani­ma­les exó­ti­cos o mas­co­tas y lle­ga el mo­men­to en que las per­so­nas no pue­den man­te­ner­los”, sos­tu­vo.

Agre­gó que la preo­cu­pa­ción ma­yor de los agri­cul­to­res es que -al igual que las igua­nas“se es­tá yen­do de las ma­nos el con­trol y es­tá oca­sio­nan­do da­ños en in­dus­trias de hor­ta­li­zas y cultivos de ve­ge­ta­les”.

Los cer­dos se han vis­to en San Juan, Ca­yey, San­ta Isa­bel, Sa­li­nas, Fa­jar­do, La­res, Co­ro­zal y Aguas Bue­nas.

En el ca­so de San­ta Isa­bel, el agró­no­mo Gui­ller­mo Fer­nán­dez, ge­ren­te ge­ne­ral de la fin­ca Gar­giu­lo PR Inc., en el ba­rrio Velázquez, di­jo que an­te la pro­li­fe­ra­ción de cer­dos en la zo­na tu­vo que cer­car los sem­bra­díos de to­ma­tes y pi­ñas.

Men­cio­nó que ese pro­ble­ma data de ca­si diez años, lue­go que la per­so­na que te­nía los cer­dos se en­fer­mó y los ani­ma­les “se pro­crea­ban en el río y es­ta­ban en to­dos la­dos, en las ca­rre­te­ras. Tu­ve que po­ner ver­jas don­de ten­go las co­se­chas”.

No son enanos na’

Án­gel Atien­za, di­rec­tor de la Uni­dad de Vi­da Sil­ves­tre del DRNA, di­jo -por su par­te- que “la reali­dad es que la gen­te com­pra esos cer­dos por­que le di­cen que son enanos. No son tan enanos, por­que pue­den lle­gar a (pe­sar) 200 li­bras… La ver­dad es que es un cer­do, no es un pe­rro ni un ga­to. La gen­te se can­sa de ellos, los ti­ra fue­ra y es un ani­mal que tie­ne que so­bre­vi­vir…”.

Mien­tras, Ra­mos, cu­ya di­vi­sión es­tá ads­cri­ta al Ne­go­cia­do de Pes­ca y Vi­da Sil­ves­tre, in­di­có que cons­cien­te del pro­ble­ma que exis­te, el go­bierno fe­de­ral tra­ba­ja pa­ra con­tro­lar la si­tua­ción e in­clu­so es­tá iden­ti­fi­can­do fon­dos pa­ra am­pliar la cap­tu­ra de cer­dos a tra­vés del tram­peo.

“Ba­jo el De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra fe­de­ral hay un pro­gra­ma de con­trol de es­tos cer­dos don­de ellos van, po­nen tram­pas y dis­po­nen de ellos”, ex­pli­có Ra­mos al agre­gar que los po­nen a dor­mir “de ma­ne­ra hu­ma­ni­ta­ria”.

“Es­ta­mos en un plan de ac­ción di­rec­ta pa­ra con­tro­lar y ma­ne­jar es­ta si­tua­ción… Re­cien­te­men­te, tu­vi­mos una reunión con Agri­cul­tu­ra fe­de­ral y

Es­tos cer­dos se han con­ver­ti­do en una epi­de­mia tan ma­la co­mo las igua­nas, y es el mis­mo prin­ci­pio: los han traí­do co­mo ani­ma­les exó­ti­cos o mas­co­tas, y lle­ga el mo­men­to en que las per­so­nas no pue­den man­te­ner­los”

HÉC­TOR IVÁN COR­DE­RO / SE­CRE­TA­RIO DE LA ASO­CIA­CIÓN DE AGRI­CUL­TO­RES DE PUER­TO RI­CO

se ha de­li­nea­do un plan de ac­ción pa­ra tra­ba­jar con es­te pro­ble­ma, aten­der­lo y apo­yar el asun­to de las cap­tu­ras a tra­vés de tram­pas”, in­for­mó al agre­gar que el DRNA pro­vee­rá apo­yo con el Cuer­po de Vi­gi­lan­tes.

Mien­tras, la agen­cia tam­bién tra­ba­ja con una or­den ad­mi­nis­tra­ti­va “pa­ra ver de qué ma­ne­ra… des­de otro fren­te, uti­li­za­mos a los ca­za­do­res de­por­ti­vos pa­ra que nos pue­dan ayu­dar en el con­trol de es­tas es­pe­cies”.

La ci­fra de ca­za­do­res li­cen­cia­dos en los úl­ti­mos años ron­da los 5,500.

“De no­so­tros abrir la con­vo­ca­to­ria pa­ra que los ca­za­do­res nos ayu­den en el con­trol de es­tos ani­ma­les, po­ten­cial­men­te po­dría­mos te­ner un gru­po bas­tan­te am­plio pa­ra tra­ba­jar…”, acep­tó.

Par­te de los es­fuer­zos de los go­bier­nos fe­de­ral y es­ta­tal es con­ta­bi­li­zar cuán­tos y dón­de es­tán es­tos ani­ma­les. Un gru­po es­pe­cia­li­za­do es­ta­ría “ca­na­li­zan­do to­das las que­re­llas de la ciu­da­da­nía…”.

En cuan­to a si el con­su­mo de es­ta car­ne es se­gu­ro, Atien­za acep­tó que “no po­dría de­cir­le que es pe­li­gro­so por­que, has­ta don­de se sa­be, Puer­to Ri­co -por los es­tu­dios de Agri­cul­tu­ra Fe­de­ra­les bru­ce­lo­sis free, li­bre de la en­fer­me­dad de bru­ce­lo­sis que es lo que los po­dría ata­car. No hay ca­sos en Puer­to Ri­co”.

Sin em­bar­go, ad­vir­tió que “no pue­do de­cir­le que se los pue­den co­mer o que no se los pue­den co­mer. Yo le ten­go que de­cir que es un cer­do co­mo cual­quier otro y le pue­do de­cir que la gen­te que lo ha co­mi­do… no le gus­ta mu­cho la car­ne por­que tie­ne mu­cha gra­sa o por­que no tie­nen un sa­bor tan bueno co­mo el cer­do cria­do en gran­ja. En reali­dad, co­mo es un ani­mal do­més­ti­co que­da de par­te de la per­so­na si se lo quie­re co­mer o no”.

Otra preo­cu­pa­ción es si es­tos ani­ma­les ata­can al hu­mano.

El di­rec­tor de la Uni­dad de Vi­da Sil­ves­tre del DRNA re­cor­dó que cual­quier cer­do, sin im­por­tar la ra­za, “es un ani­mal bravo y la mor­di­da es su­ma­men­te pe­li­gro­sa. El pro­ble­ma de es­tos cer­dos pe­que­ños es que co­mo (las per­so­nas) los ven más pe­que­ños tien­den a acer­car­se y esos cer­dos son bravos. Sí pue­den re­sul­tar pe­li­gro­sos. No le re­co­mien­do a na­die que tra­ten de co­ger­los por­que po­drían mor­der…”, ase­ve­ró.

El lla­ma­mien­to a la gen­te es a que “no pien­sen que son mas­co­tas, que son ani­ma­les que pu­die­ran in­fli­gir al­gún ti­po de ata­que de sen­tir­se aco­rra­la­do”, di­jo Ra­mos, quien ex­hor­tó a cual­quier per­so­na a que si ve al­gún ani­mal realen­go por su ve­cin­da­rio in­for­me al Cuer­po de Vi­gi­lan­tes de Re­cur­sos Na­tu­ra­les al 787-230-5550 o al 787-999-2200 ext. 5703.

“Es­ta­mos en un plan de ac­ción di­rec­ta pa­ra con­tro­lar es­ta si­tua­ción… tu­vi­mos una reunión con Agri­cul­tu­ra fe­de­ral y se ha de­li­nea­do un plan de ac­ción” DAVID RA­MOS DI­REC­TOR IN­TE­RI­NO DE LA DI­VI­SIÓN DE ECO­LO­GÍA TE­RRES­TRE DRNA

El De­par­ta­men­to de Agri­cul­tu­ra fe­de­ral tra­ba­ja en un pro­gra­ma de con­trol de es­tos cer­dos pa­ra atra­par­los con tram­pas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.