Sen­tir­nos or­gu­llo­sos de lo que so­mos... con la co­mu­ni­dad co­mo pri­mer pa­so pa­ra po­der ayu­dar al País”

Primera Hora - - PORTADA - ALE­XAN­DRA FUEN­TES

Ha­cía mu­cho tiem­po que no dis­fru­ta­ba tan­to en un con­cier­to.

No hi­zo fal­ta gran­des pan­ta­llas ni efec­tos es­pe­cia­les, pues con el co­ra­zón y la pa­sión que el jo­ven can­tau­tor Her­mes Croat­to mos­tró, da­ba y so­bra­ba.

A es­to se le su­mó la ener­gía de un gru­po de jó­ve­nes mú­si­cos que le­van­tó de las bu­ta­cas más de una vez a los que nos di­mos ci­ta el pa­sa­do do­min­go en el tea­tro Ta­pia en San Juan, a dis­fru­tar del con­cier­to “Puer­to Ri­co Eres Tú”.

Más que ati­na­do el tí­tu­lo pues du­ran­te to­da la ve­la­da Her­mes pro­cu­ró re­cor­dar­nos que la so­lu­ción a los pro­ble­mas que en­fren­ta nues­tro País es­tá en no­so­tros.

Ahí co­mien­za to­do. Sen­tir­nos or­gu­llo­sos de lo que so­mos, cum­plir con nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad con la fa­mi­lia, con la co­mu­ni­dad co­mo pri­mer pa­so pa­ra po­der ayu­dar al País.

En su con­cier­to, Her­mes ex­hor­ta­ba a vi­vir de acuer­do a có­mo en­ten­día co­rrec­to, pe­ro sin ha­cer sen­tir mal a quien pu­die­ra pen­sar di­fe­ren­te.

Trans­mi­tía sus sen­ti­mien­tos de amor al país con su­ti­le­za y mu­cha ter­nu­ra, ale­ján­do­se to­tal­men­te de los pre­jui­cios y alu­sio­nes po­lí­ti­cas.

El re­per­to­rio de can­cio­nes no de­frau­dó a na­die. Des­de los éxi­tos de su pa­dre Tony, que se han con­ver­ti­do en him­nos pa­ra nues­tro pue­blo, has­ta sus ex­qui­si­tas crea­cio­nes.

¡Her­mes se bo­tó! Me lle­na de ale­gría ver triun­fan­do a un jo­ven co­mo Her­mes, quien de­ci­dió uti­li­zar el enor­me ta­len­to que la vi­da le re­ga­ló pa­ra hon­rar los va­lo­res que apren­dió en su ho­gar.

Pue­de ha­ber he­cho lo que le die­ra la ga­na, pues es gua­po, ca­ris­má­ti­co y con una voz úni­ca.

Sin em­bar­go, él es­tá claro en lo que quie­re, en lo que lo ha­ce fe­liz. No hay dis­que­ra ni pro­mo­tor que pue­da se­du­cir­lo a ha­cer al­go que va­ya en con­tra de su esen­cia, Her­mes es Her­mes y lo se­rá siem­pre.

Na­da le da más tran­qui­li­dad al ser hu­mano que sa­ber cuál es su pro­pó­si­to en la vi­da y vi­vir pa­ra el. Her­mes lo en­con­tró a una edad muy tem­pra­na, sir­vién­do­le de guía en la vi­da.

Tu­vo un gran maes­tro a quien no se can­sa de agra­de­cer y ho­me­na­jear en sus can­cio­nes, pe­ro so­bre to­do en su for­ma de vi­vir y ser.

Dios ben­di­ga a es­te jo­ven puer­to­rri­que­ño.

Gra­cias por re­car­gar­nos las ba­te­rías con tu mú­si­ca y tus men­sa­jes.

“No hay dis­que­ra ni pro­mo­tor que pue­da se­du­cir­lo a ha­cer al­go que va­ya en con­tra de su esen­cia, Her­mes es Her­mes y lo se­rá siem­pre”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.