Ma­cha­can­do con Ley 80

Primera Hora - - TU MUNDO - NORMANDO VA­LEN­TÍN PE­RIO­DIS­TA / nor­man­do­va­len­tin@gmail.com

“Has­ta aho­ra, na­die ha po­di­do pre­sen­tar da­tos con­clu­yen­tes de que re­pre­sen­te una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co”

El re­loj mar­ca la ho­ra con un pa­so ace­le­ra­do.

Se acer­ca la fe­cha del 25 de ju­nio. Fe­cha im­por­tan­te pues mar­ca el mo­men­to cuan­do se cie­rra la apro­ba­ción de me­di­das le­gis­la­ti­vas en la pre­sen­te se­sión or­di­na­ria; la pri­me­ra de es­te 2018.

Son mu­chos los pro­yec­tos de im­por­tan­cia que son con­si­de­ra­dos, pe­ro el más de­li­ca­do, des­de mi pun­to de vis­ta es la de­ro­ga­ción de la Ley 80.

En es­tos mo­men­tos exis­te un tran­que, dos ver­sio­nes se de­ba­ten en la me­sa: la pri­me­ra es la de ad­mi­nis­tra­ción, que lo eli­mi­na to­do de un po­rra­zo; la se­gun­da es una ver­sión apro­ba­da por el Se­na­do pa­ra que su eli­mi­na­ción apli­que a los obre­ros que sean con­tra­ta­dos a par­tir del mo­men­to en que en­tre en vi­gor la nue­va ley.

Co­mo di­je, los vo­tos no es­tán, al me­nos por aho­ra.

Es por ello por lo que bien va­le la pe­na re­fle­xio­nar un po­co so­bre el par­ti­cu­lar pa­ra te­ner pre­sen­te los ries­gos de la eli­mi­na­ción de es­ta pro­tec­ción. Has­ta aho­ra, na­die ha po­di­do pre­sen­tar da­tos con­clu­yen­tes de que re­pre­sen­te una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va des­de el pun­to de vis­ta eco­nó­mi­co. La Jun­ta de Su­per­vi­sión Fis­cal no lo ha he­cho, a pe­sar de ser el pa­dre pu­tati­vo de la idea. Tam­po­co han si­do con­vin­cen­tes los gru­pos que sim­pa­ti­zan con la idea.

Los días de vis­tas pú­bli­cas fue­ron tan po­cos que ape­nas po­de­mos de­cir que fue­ron un ac­to pro for­ma, de ma­ne­ra que lue­go no se di­ga que no se ejer­ció el de­bi­do protocolo.

Es­to tal vez es lo que mo­ti­va a los le­gis­la­do­res a es­tar tran­ca­dos en ban­da. Sa­ben que ya me­nea­ron el palo eli­mi­nan­do de­re­chos a los tra­ba­ja­do­res en la pri­me­ra mal lla­ma­da re­for­ma la­bo­ral. Al fin y al ca­bo, son los que re­ci­ben el ca­lor del ciu­da­dano mo­les­to en sus res­pec­ti­vos dis­tri­tos.

En mi pro­gra­ma de ra­dio tu­ve la opor­tu­ni­dad de en­tre­vis­tar a la pre­si­den­ta de la Co­mi­sión de De­re­chos Ci­vi­les de Puer­to Ri­co, la abo­ga­da Geor­gi­na Can­dal, quien fue jue­za du­ran­te 20 años. En su alo­cu­ción me aler­tó so­bre el efec­to dis­cri­mi­na­to­rio que la eli­mi­na­ción de es­ta ley ten­drá en las per­so­nas de edad avan­za­da y en las mu­je­res je­fas de fa­mi­lia.

Su reac­ción no era un capricho y se ba­sa en un es­tu­dio co­mi­sio­na­do pa­ra ana­li­zar el efec­to que ten­dría la eli­mi­na­ción de es­ta ley. Su preo­cu­pa­ción ma­yor era que es­tos gru­pos, en­tre otros, que­da­rían des­pro­vis­tos de pro­tec­ción.

Ejer­cí mi pa­pel de “abo­ga­do del dia­blo” y le pre­gun­té so­bre la exis­ten­cia de otras le­yes que pro­te­gen an­te la dis­cri­mi­na­ción por se­xo y edad. Me di­jo que en su ex­pe­rien­cia ju­di­cial es­tos ca­sos eran cues­ta arri­ba, lar­gos, one­ro­sos y no siem­pre cum­plían con el pa­pel pa­ra el que fue­ron crea­dos.

En ma­yo pa­sa­do, el Ins­ti­tu­to de Es­ta­dís­ti­cas pu­bli­có da­tos que es­ti­pu­lan que en­tre sep­tiem­bre y oc­tu­bre de 2017, des­apa­re­cie­ron 31,600 em­pleos asa­la­ria­dos no agrí­co­las, pér­di­da re­la­cio­na­da a los efec­tos del hu­ra­cán Ma­ría y to­dos sa­be­mos que el pa­no­ra­ma no ha me­jo­ra­do des­de en­ton­ces.

Es más, el ni­vel de po­bre­za se dis­pa­ró de un 44.3% a un 52.3%.

Pa­ra po­ner­le la ta­pa al po­mo, Moody’s, la im­por­tan­te em­pre­sa cre­di­ti­cia ade­lan­tó que es­te año nues­tro país ce­rra­rá con de­cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co.

De­be­mos to­mar las co­sas con cal­ma e in­ver­tir el tiem­po en pro­yec­tos que en­ca­mi­nen la in­ver­sión de di­ne­ro nue­vo e in­dus­trias en el sec­tor pri­va­do.

En to­dos mis años de pe­rio­dis­ta no ha­bía es­cu­cha­do que la Ley 80 fue­ra un es­co­llo pa­ra su desa­rro­llo, sí mu­chas otras, co­mo el cos­to energético, per­mi­sos, etc.

Así que mu­cho ojo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.