¡ARRAN­CA LA FIES­TA EN RU­SIA!

Es­pa­ña bo­tó ayer a su di­ri­gen­te Ju­len Lo­pa­te­gui pa­ra ve­lar los me­jo­res in­tere­ses del equi­po

Primera Hora - - PORTADA - Pren­sa Aso­cia­da

KRAS­NO­DAR, RU­SIA. La Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol des­ti­tu­yó ayer al téc­ni­co de la se­lec­ción Ju­len Lo­pe­te­gui, a un día de que se inau­gu­re el Mun­dial y a dos de que el equi­po de­bu­te en el cer­ta­men en­fren­tan­do a Por­tu­gal.

El des­pi­do ocu­rre una jor­na­da des­pués de que el Real Ma­drid anun­ció que Lo­pe­te­gui asu­mi­ría co­mo su nue­vo téc­ni­co lue­go de la Co­pa del Mun­do.

Luis Ru­bia­les, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción, dio cuen­ta de la des­ti­tu­ción y re­co­no­ció que és­ta no re­pre­sen­ta una so­lu­ción idó­nea pa­ra el equi­po na­cio­nal. Sin em­bar­go, afir­mó que era la úni­ca al­ter­na­ti­va.

“La Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol no pue­de per­ma­ne­cer al mar­gen de una ne­go­cia­ción de uno de sus tra­ba­ja­do­res y en­te­rar­se cin­co mi­nu­tos an­tes de un co­mu­ni­ca­do”, re­pro­chó Ru­bia­les.

El di­ri­gen­te con­si­de­ró que ha­bía ne­ce­si­dad de en­viar un “men­sa­je cla­ro”.

“La se­lec­ción es el equi­po de to­dos los es­pa­ño­les, y hay de­ci­sio­nes que es­ta­mos obli­ga­dos a to­mar en cues­tión de unos va­lo­res”, re­cal­có el di­ri­gen­te.

Los ru­mo­res so­bre el in­mi­nen­te des­pi­do co­men­za­ron a co­rrer des­de el co­mien­zo de la jor­na­da. Una con­fe­ren­cia de pren­sa, en la que se pre­veía que

Lo­pe­te­gui ha­bla­ra de su fu­tu­ra aven­tu­ra con el Ma­drid y de las ex­pec­ta­ti­vas es­pa­ño­las en la Co­pa del Mun­do, se fue pos­po­nien­do des­de la ma­ña­na.

Cuan­do el en­cuen­tro con los pe­rio­dis­tas se lle­vó a ca­bo, Lo­pe­te­gui no es­ta­ba a la vis­ta.

Ho­ras des­pués, Ru­bia­les in­for­mó que Fer­nan­do Hie­rro re­em­pla­za­rá a Lo­pe­te­gui.

Hie­rro, de 50 años, ju­gó pa­ra la se­lec­ción na­cio­nal, fue ca­pi­tán del Real Ma­drid, ha fun­gi­do co­mo di­rec­tor de­por­ti­vo de

la Fe­de­ra­ción y se en­con­tra­ba ya en Ru­sia con la “Ro­ja”.

La Fe­de­ra­ción in­for­mó asi­mis­mo que Lo­pe­te­gui no ha­bla­ría con la pren­sa sino a su re­gre­so a Es­pa­ña.

Sin em­bar­go, un gru­po de re­por­te­ros abor­dó al es­tra­te­ga a su lle­ga­da al ae­ro­puer­to de Kras­no­dar, des­de don­de em­pren­de­ría el vue­lo a Ma­drid.

“Es­toy muy tris­te, pe­ro bueno... Desean­do que ha­ga­mos un mag­ní­fi­co Mun­dial y lo ga­ne­mos”, ma­ni­fes­tó. “Te­ne­mos un mag­ní­fi­co equi­po y oja­lá ga­ne­mos el Mun­dial”.

De­ci­sión ab­sur­da, pe­ro con mu­cha ló­gi­ca

Por des­ca­be­lla­da que pa­rez­ca la de­ci­sión en la vís­pe­ra de la Co­pa Mun­dial, no de­ja de te­ner su ló­gi­ca. Des­pués de to­do, un lí­der no pue­de con­du­cir efec­ti­va­men­te si res­pon­de a dos amos al mis­mo tiem­po.

Al acep­tar ser téc­ni­co de Real Ma­drid en re­em­pla­zo de Zi­ne­di­ne Zi­da­ne cuan­do el país es­pe­ra que se con­cen­tre to­tal­men­te en ga­nar el Mun­dial con el ta­len­to­so con­jun­to es­pa­ñol, Lo­pe­te­gui se ca­vó su pro­pia fo­sa.

El que se ase­gu­ra­se su fu­tu­ro des­pués del Mun­dial an­tes de que se die­se el pun­ta­pié ini­cial en Ru­sia dio a en­ten­der que Lo­pe­te­gui no es­ta­ba to­tal­men­te con­cen­tra­do en es­te tor­neo, en el que Es­pa­ña es­pe­ra bo­rrar la amar­gu­ra del 2014, cuan­do fue eli­mi­na­da en la pri­me­ra ron­da en Bra­sil, cua­tro años des­pués de co­ro­nar­se por pri­me­ra vez.

El es­tra­te­ga hu­bie­ra po­di­do de­cir­le al Real Ma­drid que le con­tes­ta­ba des­pués del Mun­dial, pe­ro no lo hi­zo.

Tal vez el Real Ma­drid con­mi­nó a Lo­pe­te­gui a que acep­ta­se de in­me­dia­to por­que si no bus­ca­ba a otro. Y el téc­ni­co tal vez tra­tó de de­mo­rar la res­pues­ta. Sea co­mo sea, el anun­cio del club hi­zo que Lo­pe­te­gui pa­re­cie­se al­guien egoís­ta, que so­lo ve­la por sus in­tere­ses y que se ex­po­nía a per­der el res­pe­to de los ju­ga­do­res.

Seis de los 23 ju­ga­do­res de Es­pa­ña mi­li­tan en el Real Ma­drid. Es de ima­gi­nar­se los cues­tio­na­mien­tos que hu­bie­ra en­fren­ta­do el téc­ni­co en torno a có­mo los ma­ne­ja­ba. ¿Eli­gió a fu­la­ni­to por sus mé­ri­tos o por­que es me­ren­gue?

Bar­ce­lo­na, el gran ri­val de Real Ma­drid, tie­ne a su vez cua­tro ju­ga­do­res en el equi­po. Nue­va­men­te Lo­pe­te­gui se ex­po­nía a cues­tio­na­mien­tos de su tra­to ha­cia ellos.

CAOS EN ES­PA­ÑA Ju­len Lo­pa­te­gui, en la foto prin­ci­pal, fue des­pe­di­do ayer co­mo di­ri­gen­te de Es­pa­ña por el pre­si­den­te de la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Fút­bol, Luis Ru­bia­les, lue­go que se co­no­cie­ra que fi­chó pa­ra di­ri­gir al Real Ma­drid. Ru­bia­les apa­re­ce en la foto su­pe­rior de­re­cha pre­sen­tan­do al re­em­pla­zo de Lo­pa­te­gui, Fer­nan­do Hie­rro, y en la in­fe­rior de­re­cha ges­ti­cu­lan­do an­te la tor­men­ta que tu­vo que cam­pear ayer.

AP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.