Yo le rom­pía los es­que­mas al vie­jo, pe­ro lo ha­cía reír con mis ocu­rren­cias”

Primera Hora - - PORTADA - ELWOOD CRUZ PERIODISTA / mi­nue­va­voz@el­wood­cruz­di­gi­tal.com

“Hoy mi­ro atrás y ce­le­bro los pa­dres que la vi­da me ha da­do. Mi fa­mi­lia, maes­tros y al­gu­nos com­pa­ñe­ros de la­bo­res”

Je­sús Cruz To­rres, mi pa­pá.

Hom­bre de es­ta­tu­ra pro­me­dio, cor­pu­len­to, tra­ba­ja­dor y muy bri­llan­te. Pa­pi era ne­gro y con­quis­tó a una ca­ni­ta con cin­tu­ra “bom­bón” y ojos de co­lor azul y ver­de acei­tu­na. Era maes­tro de ma­te­má­ti­cas y pa­ra mu­chos el me­jor en to­da la zo­na es­te.

El tra­ba­jo en la ca­ña, la po­bre­za y el ejér­ci­to lo hi­cie­ron tos­co y en oca­sio­nes mal­hu­mo­ra­do.

A Mís­ter Cruz lo que­rían y lo res­pe­ta­ban to­dos en la es­cue­la Ra­món Po­wer y Gi­ralt de Las Pie­dras por­que mo­ti­va­ba, es­cu­cha­ba, ins­truía y ayu­da­ba a sus es­tu­dian­tes. ¿Su sue­ño? Di­ri­gir la es­cue­la a la que en­tre­gó su vi­da.

Hi­zo maes­tría en Edu­ca­ción Pú­bli­ca en el re­cin­to de Ca­yey.

“Mi­ra es­tas no­tas y apren­de”, me di­jo son­rien­te al ter­mi­nar con pro­me­dio de .380. Siem­pre tra­ba­jó du­ro. Sa­lía de la es­cue­la a dar cla­ses noc­tur­nas en la Uni­ver­si­dad del Tu­ra­bo en Ca­guas.

Mi re­la­ción con él era es­pe­cial. Mien­tras mi her­mano he­re­da­ba la se­rie­dad y ma­du­rez de mis pa­dres, yo era el ale­gre, lo­qui­to, pre­sen­ta’o y el mu­si­cal de la fa­mi­lia. Le rom­pía los es­que­mas al vie­jo, pe­ro lo ha­cía reír con mis ocu­rren­cias. Ca­lla­di­to, me en­ro­lla­ba las man­gas cor­tas, abría los bo­to­nes de la ca­mi­sa y no usa­ba co­rrea. Un día me sor­pren­dió y me di­jo de­lan­te de to­dos: “un hom­bre sin co­rrea no es hom­bre”. Me hi­zo ca­mi­nar tres mi­llas a mi ca­sa y vol­ver a la es­cue­la jus­to cuan­do so­nó el tim­bre de la 3:00 de la tar­de.

Otra vez me sor­pren­dió can­tan­do y un maes­tro de mú­si­ca le su­gi­rió que te­nía ta­len­to a lo que pa­pi le con­tes­tó: “de­dí­que­se a su cla­se que yo me de­di­co a criar a mi hi­jo”.

Pa­pi no que­ría que pa­sá­ra­mos las vi­ci­si­tu­des que él pa­só. Nun­ca di­ri­gió su es­cue­la por “po­li­ti­que­ría”. Ter­mi­nó en una es­cue­la en Ya­bu­coa, y en cua­tro me­ses la con­vir­tió en un mo­de­lo.

La tris­te­za y su sa­lud lo lle­va­ron a la muer­te a los 42 años. En­ton­ces, ma­mi Lily asu­mió am­bos ro­les. Con 41 años, po­ca ins­truc­ción es­co­lar, frá­gil de sa­lud y li­mi­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas, en­fren­ta­ba un pa­no­ra­ma to­tal­men­te des­co­no­ci­do y hos­til.

Pa­pi la so­bre­pro­te­gió tan­to que al sa­lir de su ca­si­ta de cris­tal se sin­tió per­di­da y des­orien­ta­da. Muer­ta en es­pí­ri­tu y al­ma asu­mió lo me­jor que pu­do el es­pa­cio va­cío. Mi her­mano y yo la ayu­dá­ba­mos a ad­mi­nis­trar.

Yo era el ra­bo de mi pa­pá y apren­dí al de­di­llo a re­sol­ver y ha­cer di­li­gen­cias. En nues­tra fa­mi­lia siem­pre es­tu­vie­ron mis pa­dri­nos, Juan Do­mín­guez y Ade­li­na Dá­vi­la San­tia­go, mi tía. Siem­pre es­ta­ban pen­dien­tes de mí y de mi her­mano Or­lan­do. Si me da­ban 10 pe­si­tos, mi her­mano re­ci­bía 10 tam­bién. Ni­to (ese es su apo­do), era el consejero. Hom­bre del­ga­do, pe­que­ño, to­do un ga­lán y con una pa­cien­cia...

Cuan­do pa­pi fal­tó mis pa­dri­nos hi­cie­ron la­bor de pa­dres y nun­ca de­ja­ron de es­tar pen­dien­tes de no­so­tros. Hoy ni mi ma­dri­na ni mi ma­dre es­tán, pe­ro pa­drino Ni­to sí, ron­dan­do los 90 años, con su dul­zu­ra y fe de siem­pre. Ellos cum­plie­ron fiel­men­te su ju­ra­men­to y nos pro­te­gie­ron.

Hoy mi­ro atrás y ce­le­bro los pa­dres que la vi­da me ha da­do. Mi fa­mi­lia, maes­tros y al­gu­nos com­pa­ñe­ros de la­bo­res. He si­do ben­de­ci­do con su pre­sen­cia to­dos los días del año.

Y me pre­gun­to: ¿por qué nos acor­dar­nos de lo pa­dres, ma­dres, abue­los y ni­ños so­lo en una fe­cha? ¿Por qué nos lim­pia las cul­pas? ¿Pa­ra qué si los otros 364 días los aban­do­na­mos, nos es­tor­ban, no te­ne­mos tiem­po, de­ja­mos de lla­mar­los y nos pe­sa cui­dar­los?

Yo he fa­lla­do pues me de­jé arras­trar y el tra­ba­jo me ab­sor­bió. Cer­cano el Día de los Pa­dres agra­dez­co al “Pa­dre Ma­yor”, por mi pa­pá, mi ma­dre, mis pa­dri­nos, fa­mi­lia y maes­tros que es­tu­vie­ron siem­pre pre­sen­tes. A to­dos los pa­dres ben­di­cio­nes y fe­li­ci­da­des los 365 días del año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.