DI­CEN QUE LO QUE SE DA NO SE QUI­TA...

PE­RO, ¿CAMBIARÍAS DE PA­RE­CER SI TE DE­JAS DE TU PA­RE­JA?

Primera Hora - - PORTADA - RO­SA ES­CRI­BANO CA­RRAS­QUI­LLO res­cri­bano@pri­me­raho­ra.com

Si es­tás en una nue­va re­la­ción, ¿le di­rías a tu ac­tual pa­re­ja que ese re­loj que tan­to te gus­ta o esa car­te­ra fa­vo­ri­ta, te las re­ga­ló una ex­pa­re­ja? ¿Es co­rrec­to que op­tes por re­te­ner lo que en tiem­pos me­jo­res te ob­se­quió?

Pa­ra mu­chos, es­tas pre­gun­tas no se res­pon­den con un sim­ple “sí” o “no”.

Hay quie­nes en­tien­den que lo que pa­só, en el pa­sa­do de­be que­dar, y es­to in­clu­ye to­do lo que te re­cuer­da a esa per­so­na que fue es­pe­cial en tu vi­da, no im­por­ta si se tra­ta de un ob­se­quio que era tu favorito. Otros, por su par­te, en­tien­den que no es pa­ra tan­to, y que man­te­ner un detalle que to­da­vía les en­can­ta no afec­ta­rá la re­la­ción amo­ro­sa pre­sen­te.

“Yo te­nía un re­loj de mar­ca que me re­ga­ló un ex. Me en­can­ta­ba y no por­que tu­vie­ra sen­ti­mien­tos por él. Ja­más le di­je a mi ac­tual no­vio. ¿Por qué te­nía que ha­cer­lo? Ade­más, de­cir­le qui­zás po­día lle­var a una pe­lea por al­go ma­te­rial que ya no sig­ni­fi­ca­ba na­da pa­ra mí en tér­mi­nos ro­mán­ti­cos. Sim­ple­men­te, lo te­nía por­que me gus­ta­ba y ya”, com­par­tió Ei­leen, quien pre­fi­rió ocul­tar su nom­bre real.

Al abor­dar el te­ma, la psi­có­lo­ga Omayra Ri­ve­ra Ri­ve­ra men­cio­na que “guar­dar o bo­tar re­ga­los de un ex es una de­ci­sión muy per­so­nal. Los re­ga­los, fo­tos, car­tas, en­tre otros, de al­gu­na ma­ne­ra fue­ron bue­nos re­cuer­dos. Es­tos ar­tícu­los te ha­rán re­cor­dar par­te de tu vi­da y eres tú mis­mo quien de­ter­mi­na si te ha­ce bien o mal”.

La es­pe­cia­lis­ta en te­ra­pia de pa­re­jas reite­ra que “hay re­ga­los que nos gus­ta­ron mu­cho o que to­da­vía uti­li­za­mos, ya sea ro­pa, pren­das, etc. Si ese es el ca­so, no tie­nes por qué de­vol­ver­los si emo­cio­nal­men­te no te afec­ta. La re­la­ción que tie­nes con esa pren­da de ves­tir, pan­ta­llas o lo que sea, es tu­ya y no im­pli­ca te­ner una re­la­ción con al­guien”.

A su vez, la doc­to­ra en­fa­ti­za que si bien pa­ra mu­chas per­so­nas de­vol­ver o desechar los re­ga­los sig­ni­fi­ca ce­rrar un ca­pí­tu­lo en su vi­da y de cier­ta for­ma se­guir ade­lan­te, lo cier­to es que “eli­mi­nar ob­je­tos no im­pli­ca ne­ce­sa­ria­men­te eli­mi­nar sen­ti­mien­tos o emo­cio­nes”. Por lo tan­to, ha­cer­lo no ase­gu­ra que no ha­ya ata­du­ras emo­cio­na­les.

La psi­có­lo­ga tam­bién acla­ra que si nos ha­ce bien o mal tam­bién de­pen­de­rá de las ra­zo­nes que mo­ti­va­ron la se­pa­ra­ción.

“Hay pa­re­jas que por di­fe­ren­cias de­ci­den ter­mi­nar, sin em­bar­go, no ne­ce­sa­ria­men­te im­pli­ca que el amor ter­mi­nó. En es­tos ca­sos, el guar­dar re­ga­los evo­ca sen­ti­mien­tos que pu­die­ran afec­tar de cier­ta ma­ne­ra su es­ta­do de áni­mo. Por el con­tra­rio, si las ra­zo­nes de la se­pa­ra­ción fue­ron unas con­flic­ti­vas, guar­dar­los no ten­dría ra­zón de ser más allá de evo­car sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos o co­ra­jes que no abo­nan a na­da. En esos ca­sos, de­vol­ver­los, do­nar­los o bo­tar­los pu­die­ra ser la me­jor op­ción”.

Pa­ra Le­ti­cia (no es su nom­bre real) fue du­ro des­ha­cer­se de los de­ta­lles con los que la sor­pren­dió su ex­ma­ri­do cuan­do la re­la­ción to­da­vía es­ta­ba a flo­te.

“Las postales de los mo­men­tos es­pe­cia­les que me re­ga­ló las guar­dé has­ta tres años des­pués que me de­jó por otra. Re­cuer­do una oca­sión en que es­ta­ba bus­can­do unos do­cu­men­tos en la ca­ja don­de las te­nía y cuan­do las em­pe­cé a leer me pu­se a llo­rar. Y me pre­gun­ta­ba en qué le fa­llé. Pa­só mu­cho tiem­po an­tes de que de­ci­die­ra rom­per­las y bo­tar to­do lo que me ha­bía da­do. Lo lo­gré, pe­ro no fue fá­cil”.

Por otro la­do, Ri­ve­ra Ri­ve­ra in­vi­ta a re­fle­xio­nar so­bre las ra­zo­nes que te lle­van a guar­dar de­ta­lles, pe­ro man­te­ner­los ocul­tos en áreas me­nos ac­ce­si­bles co­mo la par­te más arri­ba del cló­set o un só­tano.

“De­be­mos pre­gun­tar­nos por qué las guar­da­mos entonces. ¿Ocu­par un es­pa­cio de la ca­sa pa­ra qué? Si lo que in­di­rec­ta­men­te que­re­mos con ubi­car­los en esos lu­ga­res es no re­cor­dar, la me­jor op­ción es de­vol­ver­los o bo­tar­los”.

“Hay pa­re­jas que por di­fe­ren­cias de­ci­den ter­mi­nar, sin em­bar­go, no ne­ce­sa­ria­men­te im­pli­ca que el amor ter­mi­nó. En es­tos ca­sos, el guar­dar re­ga­los evo­ca sen­ti­mien­tos que pu­die­ran afec­tar de cier­ta ma­ne­ra su es­ta­do de áni­mo”

OMAYRA RI­VE­RA RI­VE­RA PSI­CÓ­LO­GA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.