ATEN­TOS Y PREVENIDOS EN CON­DA­DO

Re­si­den­tes en el sec­tor tu­rís­ti­co san­jua­ne­ro adop­tan me­di­das pa­ra pro­te­ger­se del cri­men

Primera Hora - - TUS NOTICIAS - MA­NUEL GUILLAMA CAPELLA

Los in­ci­den­tes de vio­len­cia que han ja­ma­quea­do a Con­da­do en los re­cien­tes días no han pa­sa­do inad­ver­ti­dos en­tre re­si­den­tes y em­plea­dos de es­te sec­tor de San Juan, quie­nes en su ma­yo­ría per­ci­ben que la pre­sen­cia po­li­cial en el área ha de­ja­do mu­cho que desear.

“Yo no he si­do víc­ti­ma, pe­ro mu­chas per­so­nas bien co­no­ci­das se han que­ja­do de que le han su­ce­di­do mu­chí­si­mas co­sas. Ha­ce unos dos me­ses a un ami­go mío le rom­pie­ron el cristal del ca­rro y le ro­ba­ron to­do lo que te­nía den­tro en la es­qui­na en­tre la ca­lle Lu­chet­ti y la ca­lle Ca­ri­be. Y, ob­via­men­te, he­mos vis­to en las no­ti­cias lo que ha su­ce­di­do des­de el fin de se­ma­na con si­tua­cio­nes de ro­bos do­mi­ci­lia­rios, y has­ta un se­cues­tro”, di­jo Ra­fael Cal­de­rón, quien des­de ha­ce 15 años re­si­de en un con­do­mi­nio fren­te a la ave­ni­da Ash­ford y al mo­men­to la­bo­ra en un co­mer­cio ubi­ca­do en la mis­ma vía.

Cal­de­rón re­co­no­ció que la in­se­gu­ri­dad que sien­te lo ha for­za­do a ajus­tar has­ta cier­to pun­to sus ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas.

“Ano­che lle­gué (del tra­ba­jo) y mi com­pa­ñe­ro que­ría ir a Wal­greens a com­prar al­go y le di­je ‘no, pre­fie­ro ir por la ma­ña­na’. Ya nos es­ta­mos au­to­res­trin­gien­do a unas co­sas por te­mor”, la­men­tó, agre­gan­do que tí­pi­ca­men­te la cri­mi­na­li­dad en la zo­na ha si­do “in­ter­mi­ten­te”, pe­ro que aho­ra es “bien per­sis­ten­te”.

Por su par­te, Ash­ley Fi­gue­roa, quien tra­ba­ja en el res­tau­ran­te ita­liano Di Zuc­che­ro, re­la­tó que la se­ma­na pa­sa­da una ami­ga su­ya re­si­den­te en el Con­da­do fue víc­ti­ma de un asal­to cuan­do ca­mi­na­ba ha­cia su re­si­den­cia.

“La asal­ta­ron dos mu­cha­chos que in­ten­ta­ron qui­tar­le las lla­ves y le de­cían que eran ellos quie­nes es­ta­ban asal­tan­do aquí en el área de la ave­ni­da Ash­ford. Mi ami­ga me di­jo que (los asal­tan­tes) an­da­ban en un ca­rro nue­vo”, se­ña­ló Fi­gue­roa.

Jun­to a la jo­ven se en­con­tra­ba Jesús Re­yes, em­plea­do del Hard Rock Ca­fe, lo­ca­li­za­do en la Ash­ford, y quien apro­ve­chó pa­ra de­nun­ciar que a su es­po­sa tam­bién in­ten­ta­ron asal­tar­la cuan­do se mon­ta­ba en su vehícu­lo con la hi­ja de ella.

“Fue en la ca­lle Loíza. Por suer­te ella siem­pre tie­ne la puer­ta de la ne­na ce­rra­da y pu­do mon­tar­se en el ca­rro y arran­car”, con­tó Re­yes, quien agre­gó que an­te el al­za en la cri­mi­na­li­dad, en es­tos días es no­ta­ble la pre­sen­cia de guar­dias ar­ma­dos pri­va­dos con­tra­ta­dos por los dis­tin­tos co­mer­cios del área.

En tan­to, Gil­ber­to Co­lón, quien afir­mó ha­ber tra­ba­ja­do en la zo­na de Con­da­do por 25 años co­mo po­li­cía es­ta­tal, des­ta­có que los ni­ve­les de ac­ti­vi­dad cri­mi­nal que se han sus­ci­ta­do úl­ti­ma­men­te hu­bie­ran si­do im­pen­sa­bles ha­ce unos años.

“An­tes en ca­da blo­que de es­ta ave­ni­da (Ash­ford) veías dos po­li­cías, pe­ro ya no. Aho­ra lo que ves son asal­tos y has­ta ase­si­na­tos a ca­da ra­to. Des­de an­tes de (el hu­ra­cán Ma­ría) ya es­ta­ba pa­san­do, pe­ro des­pués (la cri­mi­na­li­dad) se in­cre­men­tó gran­de­men­te y has­ta el mo­men­to no he vis­to ini­cia­ti­vas (pa­ra com­ba­tir­la)”, sen­ten­ció.

Tran­qui­los los tu­ris­tas

No obs­tan­te, has­ta el mo­men­to, la de­lin­cuen­cia no pa­re­ce ha­ber te­ni­do el efec­to de ahu­yen­tar a la am­plia po­bla­ción tu­rís­ti­ca que se hos­pe­da y re­co­rre la zo­na del Con­da­do.

“En nin­gún mo­men­to nos he­mos sen­ti­do in­se­gu­ros ni na­da. To­do ha si­do nor­mal”, di­jo la es­pa­ño­la Cris­ti­na Ra­mi­lo, al tiem­po que dis­fru­ta­ba un al­muer­zo jun­to a su es­po­so Pa­blo Váz­quez.

“De no­che nos he­mos mo­vi­do a la zo­na de Mi­ra­mar, y he­mos es­ta­do en La Pla­ci­ta (de San­tur­ce), en el Vie­jo San Juan y to­do ha es­ta­do muy bien”, sub­ra­yó Váz­quez so­bre la es­ta­día de una se­ma­na en la Is­la.

Un vi­si­tan­te pro­ve­nien­te del es­ta­do de Geor­gia, quien lle­gó a la Is­la con su es­po­sa y dos hi­jos ado­les­cen­tes, re­co­no­ció que la ac­ti­vi­dad de­lic­ti­va es un ele­men­to que to­ma en con­si­de­ra­ción a la ho­ra de de­ci­dir a dón­de via­jar.

Ya nos es­ta­mos au­to­res­trin­gien­do a unas co­sas por te­mor”

RA­FAEL CAL­DE­RÓN

RE­SI­DEN­TE EN CON­DA­DO

To­ni­to.za­yas@gfrme­dia.com

DE MAL EN PEOR. Re­si­den­tes en es­ta co­mu­ni­dad re­afir­ma­ron que la au­sen­cia de la Po­li­cía ha si­do muy evi­den­te, in­clu­so an­tes del pa­so del hu­ra­cán Ma­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.