A 100 AÑOS DE LA SÚ­PER SA­CU­DI­DA

El más re­cien­te gran te­rre­mo­to que nos impactó ocu­rrió un día co­mo hoy en 1918, con su ori­gen en el Ca­ñón de la Mona

Primera Hora - - TUS NOTICIAS - JAYSON VÁZQUEZ TO­RRES jvaz­quez@pri­me­raho­ra.com

Fue exac­ta­men­te a las 10:14 de la ma­ña­na, un día co­mo hoy ha­ce 100 años, que la tie­rra co­men­zó a vi­brar y a sa­cu­dir­se con vio­len­cia en to­do Puerto Ri­co. Edi­fi­cios de mam­pos­te­ría co­men­za­ron a agrie­tar­se y pe­da­zos de pa­re­des ca­ye­ron al sue­lo en se­gun­dos... ha­bía lle­ga­do el te­rre­mo­to gran­de.

Ese 11 de oc­tu­bre de 1918, la Is­la su­frió su más re­cien­te gran sis­mo en el cual mu­rie­ron 116 per­so­nas y hu­bo pér­di­das eco­nó­mi­cas as­cen­den­tes a $4 mi­llo­nes, un equi­va­len­te aho­ra de $71,977,810.22.

El epi­cen­tro del mo­vi­mien­to te­lú­ri­co se ubi­có en el Ca­ñón de la Mona, al no­res­te de Agua­di­lla, y su in­ten­si­dad se es­ti­mó en­tre 7.3 y 7.5 gra­dos.

Se­gún el in­for­me pu­bli­ca­do en 1919 por la So­cie­dad Sis­mo­ló­gi­ca de Amé­ri­ca, que re­co­ge los tes­ti­mo­nios de tes­ti­gos, así co­mo in­for­ma­ción de los sis­mó­gra­fos de la épo­ca y la evi­den­cia que lo­gra­ron re­co­pi­lar in­ves­ti­ga­do­res, fue­ron dos mo­vi­mien­tos de tie­rra.

El pri­me­ro du­ró al­re­de­dor de dos mi­nu­tos, y dos mi­nu­tos más tar­de ocu­rrió otro que du­ró 30 se­gun­dos. El mo­vi­mien­to fue des­cri­to co­mo una vi­bra­ción ver­ti­cal, se­gui­do de os­ci­la­ción ho­ri­zon­tal.

“De re­pen­te, oí­mos un ru­gi­do que ve­nía de de­ba­jo de la tie­rra. No sa­bía­mos lo que era, pe­ro to­dos nos asus­ta­mos. El se­ñor López (maes­tro de ma­te­má­ti­cas) de­jó de ha­blar y nos mi­ró co­mo bus­can­do al­go. Unos se­gun­dos más tar­de sen­ti­mos el sa­lón sa­cu­dién­do­se fuer­te, muy fuer­te. En un im­pul­so, to­dos em­pe­za­mos a co­rrer ha­cia el pa­si­llo y lue­go ha­cia las es­ca­le­ras. En ese mo­men­to to­do el mun­do es­ta­ba gri­tan­do en pá­ni­co y co­rrien­do es­ca­le­ras aba­jo. Me em­pu­ja­ron y me em­pu­ja­ron, pe­ro yo lo que que­ría era sa­lir. Vi a mu­chos ni­ños ca­yen­do y a los de­más co­rrien­do so­bre ellos y aun con­ti­nua­ba el ho­rri­ble tem­blor”, di­ce el tes­ti­mo­nio de Jo­se­fi­na Cintrón, re­co­pi­la­do en 1991 y quien es­ta­ba en quin­to gra­do en una es­cue­la en Ma­ya­güez cuan­do ocu­rrió el te­rre­mo­to.

El ma­re­mo­to que si­guió es­te mo­vi­mien­to lle­gó en ape­nas cin­co mi­nu­tos a Agua­di­lla.

La ola lle­gó has­ta 100 me­tros tie­rra aden­tro, se­gún tes­ti­gos de la épo­ca, y al­can­zó una al­tu­ra de 20 pies. En ese mu­ni­ci­pio, 300 hu­mil­des ca­sas fue­ron des­trui­das por el agua y 32 per­so­nas mu­rie­ron aho­ga­dos.

La ola si­guió su rum­bo y en 23 mi­nu­tos lle­gó a Ma­ya­güez, en 30 a Loí­za y en 45 a Bo­que­rón, Ca­bo Ro­jo.

Des­de en­ton­ces, no se ha re­gis­tra­do un mo­vi­mien­to de tie­rra co­mo es­te en la Is­la, aun­que los ex­per­tos advierten que pue­de ocu­rrir en cual­quier mo­men­to.

“No sa­be­mos cuán­do va­mos a te­ner el evento aquí. No hay equi­po, no te­ne­mos for­ma de sa­ber qué fa­lla nos va a dar el can­ta­zo. Sí po­de­mos ver la acu­mu­la­ción de ener­gía, la de­for­ma­ción y to­do eso, pe­ro la cla­ve es­tá en pre­pa­rar­nos”, di­jo Víc­tor Huér­fano, di­rec­tor de la Red Sís­mi­ca .

“Lo que re­co­mien­dan los ex­per­tos es ha­cer el Sha­ke Out, que es el agá­cha­te, cú­bre­te y su­jé­ta­te. Cla­ro, eso de­pen­de de dón­de es­tés. Si es­tás en ca­sa en las zo­nas re­mo­tas de la Is­la, de esas que es­tán en zan­cos, lo que tie­nes que prac­ti­car es la for­ma de sa­lir de ellas lo más rá­pi­do po­si­ble, con cui­da­do”, sen­ten­ció.

A tra­vés de la his­to­ria sís­mi­ca de Puerto Ri­co, los te­rre­mo­tos se han re­gis­tra­do en el nor­te, en el oes­te y en el es­te, por lo que se des­co­no­ce dón­de ocu­rri­rá el pró­xi­mo.

Eso sí, Huér­fano en­tien­de que las es­truc­tu­ras que fue­ron cons­trui­das si­guien­do los có­di­gos de cons­truc­ción vi­gen­tes de­ben aguan­tar el mo­vi­mien­to y man­te­ner­se en pie.

“El có­di­go pro­vee pa­ra que no co­lap­se la es­truc­tu­ra, pe­ro no lo que efec­tos no es­truc­tu­ra­les, co­mo que cai­gan ob­je­tos y que ex­plo­te un tan­que de gas”, in­di­có.

Lue­go de un te­rre­mo­to fuer­te, si vi­ves, tra­ba­jas o si an­das de pa­seo en la pla­ya, de­bes se­guir la ru­ta de des­alo­jo lo más pron­to po­si­ble.

Hoy, des­de las 9:00 a.m., en del Es­ta­dio Isi­do­ro “Cho­lo” Gar­cía en Ma­ya­güez ha­brá un evento de re­cor­da­ción de las víc­ti­mas del te­rre­mo­to.

No sa­be­mos cuán­do va­mos a te­ner el evento... pe­ro la cla­ve es­tá en pre­pa­rar­nos” VÍC­TOR HUÉR­FANO DI­REC­TOR DE LA RED SÍS­MI­CA DE PUERTO RI­CO

Su­mi­nis­tra­da

Los da­ños del si­nies­tro, que tu­vo una mag­ni­tud de 7.3 gra­dos y co­bró la vi­da de 116 per­so­nas, as­cen­die­ron a $4 mi­llo­nes, lo que se tra­du­ci­ría a ca­si $72 mil mi­llo­nes en la ac­tua­li­dad. La ima­gen mues­tra có­mo que­dó una de las ca­lles de Ma­ya­güez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.