DI­FÍ­CIL SU CUA­DRO DE SA­LUD

Cano Es­tre­me­ra se en­cuen­tra hos­pi­ta­li­za­do con un cua­dro de oxi­ge­na­ción des­con­tro­la­da

Primera Hora - - PORTADA - RO­SA­LI­NA MA­RRE­RO ro­sa­li­na.ma­rre­ro@gfrme­dia.com

La con­di­ción de fi­bro­sis e hi­per­ten­sión pul­mo­nar que en­fren­ta el so­ne­ro Cano Es­tre­me­ra avan­zó al pun­to de te­ner co­mo úni­ca op­ción médica un tras­plan­te de pul­món. Esa es la úni­ca al­ter­na­ti­va que pu­die­ra dar­le una ma­yor ex­pec­ta­ti­va de vi­da, in­for­mó ayer su es­po­sa Ya­mi­ra Ar­ce en en­tre­vis­ta te­le­fó­ni­ca.

“La reali­dad es que mu­cho tiem­po tam­po­co te­ne­mos”, di­jo.

Es­tre­me­ra, de 60 años, se en­cuen­tra hos­pi­ta­li­za­do des­de el pa­sa­do lu­nes tras des­con­tro­lar­se su oxi­ge­na­ción. Ac­tual­men­te se en­cuen­tra es­ta­ble, pe­ro tie­ne que es­tar las 24 ho­ras del día con oxí­geno y sin po­der ha­blar, por­que por me­nos que hable pierde oxí­geno y en la eta­pa en que se en­cuen­tra es­to pue­de ser una com­pli­ca­ción. To­do es­to ocu­rre en ple­na con­cien­cia del sal­se­ro.

“Es de­ses­pe­ran­te y más pa­ra él, que ha­bla has­ta so­lo. Él le mon­ta con­ver­sa­ción a to­do el mun­do y yo es­toy to­do el día man­dán­do­lo a ca­llar”. El in­tér­pre­te de La bo­da de ella fue diag­nos­ti­ca­do con fi­bro­sis pul­mo­nar ha­ce 10 años. Es­ta con­di­ción es muy co­mún en­tre los al­bi­nos, pues “la ma­yo­ría tie­ne el Sín­dro­me Her­mansky-Pud­lak (HPS) y eso ata­ca mu­cho los pul­mo­nes”, ex­pli­có Ar­ce, quien jun­to a su cu­ña­da, cui­da del ar­tis­ta.

“En ese mo­men­to, cuan­do se lo diag­nos­ti­can, co­mo no ha­bía me­di­ca­men­tos ni ha­bía na­da, él sa­bía lo que iba a pa­sar y él to­mó co­mo que eso es par­te de mi vi­da, soy al­bino, no hay re­me­dio”.

Ha­ce tres años sur­gió pa­ra él una es­pe­ran­za con un me­di­ca­men­to ex­pe­ri­men­tal que no cura la con­di­ción, pe­ro sí re­tra­sa su avan­ce. Es­tre­me­ra lo to­mó ri­gu­ro­sa­men­te has­ta el sep­tiem­bre del año pa­sa­do, cuan­do el pa­so del hu­ra­cán Ma­ría le al­te­ró el tra­ta­mien­to.

La fal­ta de co­mu­ni­ca­ción y el re­tra­so del co­rreo pos­tal im­pi­dió que tu­vie­ra ac­ce­so al me­di­ca­men­to, pro­ve­nien­te de Es­ta­dos Uni­dos.

“Lo que no sa­bía­mos es que una vez co­mien­zas el me­di­ca­men­to, no lo pue­des de­jar, por­que lo que re­tra­só lo vas a ade­lan­tar de mo­men­to”.

A pe­sar de la si­tua­ción, con­ti­nuó cum­plien­do con sus com­pro­mi­sos mu­si­ca­les; se pre­sen­tó en Pe­rú en pleno in­vierno, en una ma­dru­ga­da en que llo­vió y eso le pro­vo­có una pul­mo­nía. Aun así se pre­sen­tó una se­ma­na des­pués en Tam­pa, Florida, don­de em­peo­ró.

Lle­ga­do a la Is­la, con­tó la es­po­sa, lo in­gre­sa­ron al hos­pi­tal, don­de tu­vo otro re­vés al pre­sen­tar­se la hi­per­ten­sión pul­mo­nar, lo que agra­va la con­di­ción de fi­bro­sis.

“La úni­ca al­ter­na­ti­va que tie­ne es tras­plan­te de pul­món”, afir­mó Ar­ce.

El can­tan­te, en cam­bio, tu­vo cier­ta re­sis­ten­cia a so­me­ter­se a un tras­plan­te de pul­món por los ries­gos que re­pre­sen­ta y por­que ade­más con­lle­va una mu­dan­za a Es­ta­dos Uni­dos por un pe­rio­do mí­ni­mo de un año.

Ar­ce pre­sen­tó el ca­so al Jack­son Me­mo­rial Hos­pi­tal, en Mia­mi, don­de fue tras­plan­ta­do el can­tan­te Jo­sé Luis Rodríguez por la mis­ma con­di­ción, pe­ro en es­te ca­so, le ne­ga­ron ini­ciar el pro­ce­so.

Se­gún ella, Cano es un pa­cien­te de al­to ries­go y eso pu­die­ra cau­sar que ha­ya te­mor por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes hos­pi­ta­la­rias a someterlo a ese ti­po de ci­ru­gía, por pro­ble­mas de san­gra­do. Sin em­bar­go, no se rin­dió con esa pri­me­ra ne­ga­ti­va y pre­sen­tó el ca­so a otro hos­pi­tal en Gai­nes­vi­lle, Florida, de don­de es­pe­ra res­pues­ta lo an­tes po­si­ble.

“Si no tie­ne un tras­plan­te, Cano se va a mo­rir, es la reali­dad”.

De pa­sar dos se­ma­nas y aún no te­ner una res­pues­ta del hos­pi­tal, Ar­ce te­me que no pue­dan sa­lir de la Is­la.

“La con­di­ción si­gue de­te­rio­rán­do­se y ya no po­dría­mos sa­lir. Ten­dría que ser un avión am­bu­lan­cia”.

Ar­ce ad­vir­tió que no es­tá pi­dien­do dinero, por­que no tie­ne idea de los cos­tos que es­to im­pli­ca­ría. Por aho­ra pi­de ora­ción pa­ra su es­po­so, quien se ha emo­cio­na­do al co­no­cer la preo­cu­pa­ción del pú­bli­co por su es­ta­do de sa­lud.

“Es­to nos cam­bió la vi­da”.

CANO ES­TRE­ME­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.