Ángeles que to­can la vi­da

Primera Hora - - TUMUNDO - ELWOOD CRUZ PE­RIO­DIS­TA / mi­nue­va­voz@el­wood­cruz­di­gi­tal.com

¿Sa­be us­ted lo que es un án­gel? ¿Ha vis­to uno al­gu­na vez? ¿Y qué es un án­gel?

En al­gu­nas re­li­gio­nes, un án­gel es de­fi­ni­do co­mo un ser es­pi­ri­tual, ser­vi­dor y men­sa­je­ro de Dios. Fí­si­ca­men­te es re­pre­sen­ta­do co­mo un jo­ven o un ni­ño be­llo y ala­do.

Al­gu­nos se­ña­lan no es así y que les sor­pren­de­ría la real na­tu­ra­le­za fí­si­ca de es­tos se­res.

Tam­bién se ha­bla del án­gel cus­to­dio o án­gel de la guar­da el cual es des­ti­na­do por Dios a ca­da per­so­na pa­ra que ve­le por ella.

¿Real­men­te exis­ten los ángeles?

Re­cien­te­men­te, se con­me­mo­ró el 45 aniver­sa­rio de la tra­ge­dia de Ma­me­yes en Pon­ce. Allí per­so­nal de res­ca­te, po­li­cías y emer­gen­cia con­ta­ron con la ayu­da de hom­bres y mu­je­res que tra­ba­ja­ron du­ro pa­ra res­ca­tar víc­ti­mas y cuer­pos.

En el 1992, el dra­ma plas­ma­do en una ima­gen de dos hom­bres que lu­cha­ban con­tra la fuer­te llu­via y la cre­ci­da de un río cuan­do lle­va­ban en sus bra­zos a un be­bé, de­jó ver lo que es ca­paz el ser hu­mano por pre­ser­var vi­das.

Cuan­do la tra­ge­dia ha to­ca­do a pue­blos her­ma­nos, Puerto Ri­co se des­bor­da en ayu­da y acu­de en au­xi­lio no im­por­ta dón­de.

Ro­ber­to Cle­men­te y el gru­po que lo acom­pa­ña­ba die­ron su vi­da en la na­vi­dad de 1972, pa­ra ase­gu­rar­se de que los su­mi­nis­tros lle­ga­ran di­rec­ta­men­te a los ne­ce­si­ta­dos del te­rre­mo­to de Ni­ca­ra­gua.

En el hu­ra­cán Ir­ma mu­chas per­so­nas fue­ron en au­xi­lio de nuestros her­ma­nos caribeños y aún lue­go del im­pac­to del hu­ra­cán Ma­ría los bo­ri­cuas con­ti­nua­ron ayu­dan­do a las is­las ca­ri­be­ñas y a la vez lu­cha­ban por le­van­tar nues­tro País.

Nues­tra diás­po­ra res­pon­dió con el al­ma pa­ra ayu­dar a las víc­ti­mas y al día de hoy man­tie­nen vi­vos los reclamos de de­ja­dez del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se ha­cia no­so­tros.

Cuan­do la en­fer­me­dad nos to­ca, cuan­do nues­tro ve­cino ne­ce­si­ta ayu­da, cuan­do un ni­ño o ni­ña ne­ce­si­tan de re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra su­pe­rar una en­fer­me­dad, so­bran las ini­cia­ti­vas y los puer­to­rri­que­ños se des­bor­dan en amor.

Sin em­bar­go, cuan­do quien tien­de la mano es al­guien que por razones de vi­da no es­tá pre­sen­te dia­ria­men­te en­tre no­so­tros o per­so­nas to­tal­men­te des­co­no­ci­das van en tu au­xi­lio sin es­pe­rar na­da a cam­bio, ahí se ha­ce evi­den­te la pre­sen­cia de los ángeles.

Son ángeles sin alas, de car­ne y hue­so co­mo tú y yo. Te dan alien­to, te mo­ti­van, se po­nen a tu dis­po­si­ción sin co­no­cer­los y has­ta en si­len­cio y ano­ni­ma­to. Llo­ran con­ti­go el do­lor y se go­zan al má­xi­mo la vic­to­ria. Van con­ti­go a “to’as” y cru­zan la ca­lle pa­ra dar­te ca­fé.

Dan el pe­si­to que tie­nen com­pro­me­ti­do pa­ra apor­tar y si no lo tie­nen te cui­dan los hi­jos, te ti­ran la ex­ten­sión pa­ra que ten­gas ener­gía eléc­tri­ca, te can­tan, te abra­zan y oran por ti.

Pa­ra esos ángeles no im­por­ta la dis­tan­cia, ni la re­li­gión ni la di­fe­ren­cia en co­lor o cul­tu­ra. Esos ángeles vi­ven pa­ra ser­vir y bas­ta una lla­ma­da pa­ra po­ner­se a tu en­te­ra dis­po­si­ción.

Aun­que mi Is­la en­fren­ta gran­des re­tos, no ten­go la me­nor du­da que los ángeles que la ha­bi­tan y los que vi­ven fue­ra de ella son más fuer­tes que la ad­ver­si­dad.

Sí, los ángeles exis­ten. Ca­mi­nan en­tre no­so­tros, con­du­cen a nues­tro la­do y duer­men en el mis­mo ve­cin­da­rio. Ve­lan por ti en la dis­tan­cia. Apa­re­cen y te to­can lle­nan­do tu es­pí­ri­tu de amor y agra­de­ci­mien­to.

Los míos me es­cri­ben, me lla­man, me ha­blan y me mo­ti­van. Y lo más in­creí­ble es se han su­ma­do nue­vos ángeles a mi vi­da. A ellos so­lo pue­do de­cir­les gra­cias des­de lo más pro­fun­do de mi co­ra­zón.

Ellos han de­mos­tra­do que no hay que te­ner alas, ni ser un es­pí­ri­tu de ener­gía o via­jar de nu­be a nu­be en ma­ni­fes­ta­cio­nes so­bre­na­tu­ra­les.

Los ángeles sim­ple­men­te lle­gan por­que sí. Por­que la vi­da les dio un gran co­ra­zón pa­ra ha­cer la di­fe­ren­cia y en­tre­gar­se sin es­pe­rar na­da a cam­bio. Y yo soy el me­jor tes­ti­go.

“Aun­que mi Is­la en­fren­ta gran­des re­tos, no ten­go la me­nor du­da que los ángeles que la ha­bi­tan y los que vi­ven fue­ra de ella son más fuer­tes que la ad­ver­si­dad”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.