La igual­dad se en­se­ña en ca­sa

Edu­car pa­ra una so­cie­dad equi­ta­ti­va re­quie­re cam­biar cier­tas prác­ti­cas ba­jo una pre­mi­sa sen­ci­lla: el me­jor maes­tro es el ejem­plo

Primera Hora - - FAMILIA - El Tiem­po / GDA

“No llo­res, pa­re­ces una ne­na”. “No jue­gues con ca­rros, eso es de ne­nes”. Es­tas son al­gu­nas de las fra­ses que sue­len es­cu­char los ni­ños y ni­ñas de pa­dres, tíos, abue­los y pro­fe­so­res -y en ge­ne­ral de la so­cie­dad­sin ser cons­cien­tes de que así refuerzan es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro que pue­den re­fle­jar­se en com­por­ta­mien­tos ma­chis­tas en su vi­da adul­ta.

Una so­lu­ción pa­ra contrarrestar es­ta cul­tu­ra ma­chis­ta es­tá en la edu­ca­ción. Pe­ro pen­sán­do­la no so­lo en lo aca­dé­mi­co: se de­be en­se­ñar, prin­ci­pal­men­te en el ho­gar, pues allí ge­ne­ra más im­pac­to. La igual­dad de gé­ne­ro y los va­lo­res en ge­ne­ral se en­se­ñan en pri­me­ra ins­tan­cia en ca­sa y se refuerzan en la es­cue­la.

Pa­ra que los ni­ños de es­ta épo­ca no re­pi­tan la his­to­ria y cons­tru­yan una so­cie­dad equi­ta­ti­va, se de­ben cam­biar cier­tas prác­ti­cas ba­jo una pre­mi­sa sen­ci­lla: el me­jor edu­ca­dor es el ejem­plo. Si un ni­ño se cría en un ám­bi­to de vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar es pro­ba­ble que lo re­pro­duz­ca en su fu­tu­ro ho­gar. Y si lo que ve es res­pe­to, ca­ri­ño, to­le­ran­cia e igual­dad, tam­bién lo po­drá re­pro­du­cir.

“De una ge­ne­ra­ción a otra se trans­mi­ten tradiciones y ro­les que pue­den ser ma­chis­tas”, ex­pli­ca el doc­tor en edu­ca­ción Luis Mi­guel Ber­mú­dez.

Y al­go si­mi­lar ocu­rre en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo. Dia­na Gó­mez, pro­fe­so­ra del Cen­tro In­ter­dis­ci­pli­na­rio de Es­tu­dios so­bre Desa­rro­llo (Ci­der), de la Uni­ver­si­dad de los An­des, di­ce que la edu­ca­ción ha te­ni­do una gran res­pon­sa­bi­li­dad en el man­te­ni­mien­to del pa­triar­ca­do y, en con­se­cuen­cia, de las prác­ti­cas ma­chis­tas.

“En tér­mi­nos de gé­ne­ro, mu­cha de la edu­ca­ción que re­ci­bi­mos des­de ni­ños re­pi­te vi­sio­nes es­te­reo­ti­pa­das de las mu­je­res y re­fuer­za la idea de que ha­cen par­te de cier­tos es­pa­cios y de­ben te­ner cier­tos com­por­ta­mien­tos e, in­clu­so, emo­cio­nes. Y lo mis­mo pa­sa en relación con los hom­bres”, afir­ma.

Uno de los pun­tos de par­ti­da pa­ra edu­car en igual­dad de gé­ne­ro es criar a los ni­ños por fue­ra de es­te­reo­ti­pos, pa­ra que no se vean li­mi­ta­dos por su gé­ne­ro. Co­mo lo han de­mos­tra­do va­rios es­tu­dios cien­tí­fi­cos, en los pri­me­ros años de vi­da se ge­ne­ra gran par­te del desa­rro­llo so­cio­emo­cio­nal del in­di­vi­duo. Y la iden­ti­dad se cons­tru­ye a par­tir de có­mo se re­la­cio­nan los ni­ños con los adul­tos -en­tre otras co­sas-, se­gún el in­for­me Desa­rro­llo emo­cio­nal, cla­ve

pa­ra la pri­me­ra in­fan­cia, de Uni­cef. Una de las evi­den­cias de que los ni­ños re­pro­du­cen lo que ven en sus ho­ga­res es la relación que hay en­tre aque­llos que vi­vie­ron en en­tor­nos vio­len­tos y que en su adul­tez son agre­si­vos con sus pa­re­jas.

“En el ca­so de los va­ro­nes, vi­vir vio­len­cia en el ho­gar du­ran­te la in­fan­cia ha­ce 2.5 ve­ces más pro­ba­ble que agre­dan a su pa­re­ja de adul­tos, ya que han apren­di­do que el que tie­ne más po­der en una relación pue­de usar la vio­len­cia pa­ra im­po­ner su au­to­ri­dad. Y las mu­je­res que de ni­ñas vi­vie­ron vio­len­cia en el ho­gar tam­bién tie­nen ma­yor pro­ba­bi­li­dad de ser agredidas en sus re­la­cio­nes de pa­re­ja”, sos­tie­ne Cla­ra Ale­mann, con­sul­to­ra de la Di­vi­sión de Gé­ne­ro y Di­ver­si­dad del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID).

Sin em­bar­go, es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que es­te es un fac­tor pre­dic­tor, no con­clu­yen­te: no se pue­de ase­gu­rar que, por el he­cho de pre­sen­ciar vio­len­cia en el ho­gar, el ni­ño la re­pro­du­ci­rá en su fu­tu­ro ho­gar. Tam­bién hay mal­tra­ta­do­res que no su­frie­ron vio­len­cia en la ni­ñez.

La es­pe­cia­lis­ta del BID se­ña­la que esa co­rre­la­ción se pre­sen­ta no so­lo con las agre­sio­nes fí­si­cas, sino tam­bién con las ac­ti­tu­des ma­chis­tas. En es­te pun­to es cla­ve acla­rar que re­cha­zar es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro no sig­ni­fi­ca que las ni­ñas no pue­dan ju­gar a la co­ci­na o que los ni­ños ten­gan que ha­cer­lo, por ejem­plo; la cla­ve es no in­cul­car ac­ti­tu­des de re­cha­zo a par­tir de es­tos pre­con­cep­tos. Cuan­do ese ti­po de es­te­reo­ti­pos se mar­can des­de la in­fan­cia, es­to re­per­cu­te en una ver­sión de mas­cu­li­ni­dad que ve a la mu­jer co­mo in­fe­rior, ase­gu­ran los ex­per­tos.

Mar­ce­la He­nao, ase­so­ra de gé­ne­ro de la fun­da­ción Plan, ex­pli­ca: “Es ne­ce­sa­rio dar­les es­pa­cio a la emo­ción, a la sen­si­bi­li­dad. Es­tá bien llo­rar, sen­tir­se frus­tra­do, es­tá bien a ve­ces no sa­ber qué ha­cer, es­tá bien a ve­ces no sa­bér­se­las to­das... Eso es muy im­por­tan­te pa­ra los ni­ños, que se co­nec­ten con las emo­cio­nes y no es­tén to­do el tiem­po de­mos­tran­do que tie­nen que ajus­tar­se a la ver­sión tra­di­cio­nal de la mas­cu­li­ni­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.