Lec­cio­nes pa­ra vi­vir

Primera Hora - - TU MUNDO - NORMANDO VA­LEN­TÍN PE­RIO­DIS­TA / nor­man­do­va­len­tin@gmail.com

En es­tos días se ha vis­to un des­bor­de de men­sa­jes de so­li­da­ri­dad, afec­to y em­pa­tía con la fa­mi­lia de Héc­tor Fe­rrer Ríos, quien a sus 48 años se nos ade­lan­tó en el úl­ti­mo via­je te­rre­nal.

Una vez más, la muer­te nos po­ne de ma­ni­fies­to su iro­nía. Na­die co­no­ce su fe­cha de ex­pi­ra­ción, por lo que es im­pe­ra­ti­vo ha­cer un al­to y re­fle­xio­nar so­bre va­rias co­sas.

Te­ne­mos una reali­dad. La vi­da es frá­gil y al igual que la flor, se mar­chi­ta. Un ac­ci­den­te, un im­pre­vis­to de sa­lud a cor­to o lar­go pla­zo, nos pue­de arre­ba­tar la exis­ten­cia. Es por ello, que de­be­mos as­pi­rar a de­jar un le­ga­do. Un le­ga­do que per­ma­ne­ce don­de na­die lo pue­de arre­ba­tar, en el co­ra­zón. Que me­jor he­ren­cia. Sin com­pa­ra­ción con cual­quier otro ma­te­rial, que se pue­da gas­tar co­mo el di­ne­ro o que pu­die­ra ser man­za­na de dis­cor­dia en­tre los que se que­dan, co­mo pro­pie­da­des o cual­quier otro bien.

De­be­mos vi­vir in­ten­sa­men­te y dis­fru­tar de las co­sas que va­len la pe­na. Dis­fru­tar a sus hi­jos. Ver­los cre­cer y es­tar en to­do mo­men­to que sea im­por­tan­te pa­ra ca­da uno de ellos. No me­nos­pre­cie even­to, así sea un día de jue­gos o una ac­ti­vi­dad cual­quie­ra de la es­cue­la. Allí de­be es­tar. El re­loj no se de­tie­ne y ese li­bro se es­cri­be rá­pi­da­men­te. En un san­tia­mén pa­san de sus brazos a ca­mi­nar por sen­de­ro pro­pio.

Dios es per­fec­to y nos creó con ma­nos y brazos. Aca­ri­cie y de un abra­zo. El tac­to es un don es­pe­cial. Cie­rre los ojos y pien­se en la sua­vi­dad de la piel de un ni­ño. En el ros­tro de la mu­jer que ama. Su compu­tado­ra ce­re­bral guar­da­rá plá­ci­da­men­te esos ar­chi­vos. A la ho­ra de dor­mir, tra­te de re­pa­sar esas sen­sa­cio­nes. Le ase­gu­ro que dor­mi­rá plá­ci­da­men­te.

Es im­por­tan­te amar in­ten­sa­men­te y de­jar­lo sa­ber. Mu­chas ve­ces da­mos por sen­ta­do que nues­tros se­res que­ri­dos sa­ben que nos im­por­tan. Que los que­re­mos. Que son es­pe­cia­les. No asu­ma. Dé­je­lo en evi­den­cia. Sea un “la­po­so”, aun­que lo cri­ti­quen. Me­jor pe­car de me­lo­so a que sea una per­so­na fría. El afec­to es ne­ce­sa­rio por­que ali­men­ta nues­tra au­to­es­ti­ma y nos ayu­da a en­fren­tar los re­tos de es­ta mon­ta­ña ru­sa, que se lla­ma vi­da.

Eva­lúe su dia­rio vi­vir. De­be­mos de­jar de vi­vir pa­ra tra­ba­jar. Re­cuer­de que es a la in­ver­sa, se tra­ba­ja pa­ra vi­vir y lle­nar unas ne­ce­si­da­des bá­si­cas. No sea go­lo­so tra­tan­do de cons­truir o su­mar lu­jos in­ne­ce­sa­rios. Mu­chas ve­ces nos en­tre­ga­mos al tra­ba­jo as­pi­ran­do ser ex­ce­len­tes pro­fe­sio­na­les y ol­vi­da­mos con­ver­tir­nos en bue­nos se­res hu­ma­nos. Per­do­ne y en­tien­da.

Na­die tie­ne la ver­dad ab­so­lu­ta aga­rra­da por el ra­bo. De­be­mos re­co­no­cer que mu­chas ve­ces so­mos no­so­tros los que me­te­mos la pa­ta y no ne­ce­sa­ria­men­te el otro. Echar cul­pas es fá­cil. Ad­mi­tir que no­so­tros la “en­su­cia­mos” es más di­fí­cil, pe­ro de­be­mos co­men­zar a re­co­rrer ese ca­mino. Es com­pli­ca­do, lo sé. Se nos di­se­ña un có­di­go de pro­tec­ción pa­ra siem­pre echar la cul­pa a al­guien. No­so­tros es­ta­mos bien a lo Bad Bunny y los de­más que se fas­ti­dien.

Fi­nal­men­te, de­be­mos creer en al­go. Exis­te una fuer­za su­pre­ma que nos ri­ge. Llá­me­le Dios, Alá, Jeho­vá, Ya­ve, Je­su­cris­to, Maho­ma, Bu­da. El que sea. Cul­ti­var la es­pi­ri­tua­li­dad es im­por­tan­te pues nos en­se­ña un ca­mino ha­cia la paz in­te­rior. Eso que lla­ma­mos re­li­gión mu­chas ve­ces ha pro­vo­ca­do con­flic­tos y tri­bu­la­cio­nes en­tre las ra­zas. El fa­na­tis­mo re­li­gio­so es más res­pon­sa­ble de la con­de­na de al­mas que las pro­pias pla­gas o en­fer­me­da­des.

Véa­lo co­mo al­go ín­ti­mo. Que sea una co­mu­nión en­tre us­ted y ese ser supremo. Co­néc­te­se y pre­pá­re­se pa­ra la tran­si­ción fi­nal al tiem­po que tra­ba­ja pa­ra de­jar co­mo he­ren­cia un me­jor lu­gar pa­ra vi­vir. El le­ga­do per­du­ra­rá en el co­ra­zón y la men­te de quie­nes real­men­te va­len la pe­na.

Hoy, Héc­tor no es­tá fí­si­ca­men­te, pe­ro su se­mi­lla es­tá bien sem­bra­da en sus hi­jos, pa­dres y her­ma­nos. Mi­sión cum­pli­da.

Aho­ra es el mo­men­to de tra­ba­jar en la nues­tra.

“Es im­por­tan­te amar in­ten­sa­men­te y de­jar­lo sa­ber. Mu­chas ve­ces da­mos por sen­ta­do que nues­tros se­res que­ri­dos sa­ben que nos im­por­tan”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.