EL ANI­LLO: ¿SÍM­BO­LO DE AMOR O TRA­DI­CIÓN FUE­RA DE MO­DA?

Hay ve­ces en que una de las par­tes en la re­la­ción no ve con bue­nos ojos el que su pa­re­ja de­je de usar el aro de ma­tri­mo­nio

Primera Hora - - PORTADA - RO­SA ES­CRI­BANO CARRASQUILLO ro­sa.es­cri­bano@gfrme­dia.com

Pa­re­ce que la cos­tum­bre de uti­li­zar un ani­llo co­mo sím­bo­lo de unión ma­tri­mo­nial ca­da vez va des­per­tan­do me­nos in­te­rés en es­tos tiem­pos.

Si bien hay pa­re­jas que aco­gen el com­pro­mi­so por lu­cir­los en los ini­cios de su unión, lo cier­to es que no sor­pren­de que con el pa­so de los años uno o am­bos en la re­la­ción ig­no­re la prác­ti­ca. Sin em­bar­go, ¿es­to quie­re de­cir que el amor el aca­bó? ¿De­ber ser una preo­cu­pa­ción pa­ra la otra par­te en la re­la­ción?

“El com­pro­mi­so en­tre una pa­re­ja ca­sa­da se ba­sa en su in­te­rior, en su de­seo de in­te­gri­dad y fi­de­li­dad co­mo per­so­na”, res­pon­de con én­fa­sis la si­có­lo­ga Noe­mí Ber­nier Domínguez. “El ser hu­mano de­pen­de en oca­sio­nes de mu­chos sím­bo­los vi­sua­les pa­ra re­cor­dar có­mo de­be­mos com­por­tar­nos. El ani­llo de ma­tri­mo­nio es un sím­bo­lo vi­si­ble de ese com­pro­mi­so, pe­ro no re­pre­sen­ta que si lo tienes vas a cum­plir, por­que son mu­chos que lo tie­nen y le fa­llan a la pa­re­ja”, ex­po­ne.

La doc­to­ra reite­ra que el uso de es­ta pren­da no es una ga­ran­tía de fi­de­li­dad.

“Pue­de que veas el ani­llo, te acuer­des del com­pro­mi­so que tienes con tu pa­re­ja, pe­ro aun así de­ci­des no cum­plir­lo fa­llan­do a esa alian­za y a ese acuer­do que hi­cie­ron am­bos fren­te a un al­tar”.

La ex­per­ta en con­duc­ta hu­ma­na tam­bién acla­ra que, más allá de lo que ha dic­ta­do la tra­di­ción a lo lar­go de la his­to­ria, ca­da per­so­na le atri­bu­ye su pro­pio sig­ni­fi­ca­do.

“Re­pre­sen­ta al­go im­por­tan­te de­pen­dien­do del va­lor que le dé ca­da cual”, men­cio­na. “Si de­pen­dié­ra­mos del ani­llo de ma­tri­mo­nio pa­ra ser fiel, es­ta­mos ba­san­do nues­tra fi­de­li­dad en al­go ma­te­rial que hoy tienes y ma­ña­na pue­des per­der. Las per­so­nas que de­ci­den ca­sar­se libre y vo­lun­ta­ria­men­te ha­cen un com­pro­mi­so per­so­nal con esa pa­re­ja y es con esa in­ten­ción que de­ben re­fle­jar su com­por­ta­mien­to y estilo de vi­da. Es por eso que es im­por­tan­te ba­sar las re­la­cio­nes de ca­sa­dos en la con­fian­za, co­mu­ni­ca­ción y el res­pe­to so­bre to­das las co­sas”.

Si no lo usa, ¿es que ya no me quie­re?

Al­gu­nos en la re­la­ción no ven con bue­nos ojos el que la otra par­te op­te por de­jar de usar la sor­ti­ja o el aro, en especial si le des­pier­ta la du­da de que el amor aca­bó.

“Cuan­do am­bos in­vier­ten en el es­co­gi­do de unos ani­llos lo ha­cen con mu­cha ilu­sión y sa­cri­fi­cio”, ob­ser­va la psi­có­lo­ga al ha­cer re­fe­ren­cia a los días pre­vios a la bo­da. “En el ca­so de una pa­re­ja que ha op­ta­do por de­jar de usar el ani­llo de ma­tri­mo­nio, es im­por­tan­te que no se ba­se de en­ga­ños o men­ti­ras”, des­ta­ca.

Aho­ra bien, es de re­le­van­cia com­pren­der que “si la per­so­na de­ja de usar­lo no sig­ni­fi­ca que se aca­bó el amor. Amar no se ba­sa en lo ma­te­rial, sino en lo es­pi­ri­tual. El amor va más allá de un ob­je­to ma­te­rial, ya que se ba­sa en el tra­to dia­rio, en las aten­cio­nes, en el dar­se el uno al otro, en la en­tre­ga que tie­nen co­mo pa­re­ja pa­ra ca­mi­nar jun­tos. El amor de­be es­tar ba­sa­do en la con­fian­za, el res­pe­to mu­tuo y la co­mu­ni­ca­ción abier­ta. Si lo ba­sa­mos en un ani­llo de ma­tri­mo­nio, creo que es im­por­tan­te eva­luar las ra­zo­nes de por qué de­ci­dis­te unir tu vi­da en ma­tri­mo­nio con la per­so­na que es­co­gis­te”.

Pe­ro si las du­das so­bre las ra­zo­nes que han mo­ti­va­do a tu pa­re­ja a no que­rer lu­cir es­te sím­bo­lo de ca­sa­dos te afec­ta, la doc­to­ra reite­ra en lo pri­mor­dial de dia­lo­gar an­tes de su­po­ner con­clu­sio­nes.

“Es im­por­tan­te la co­mu­ni­ca­ción pa­ra que así no se creen du­das o ma­len­ten­di­dos. Es po­si­ble que la otra par­te se sien­ta cu­rio­sa o in­có­mo­da con esa de­ci­sión, pe­ro es im­por­tan­te que ha­ya mu­cho diá­lo­go y, so­bre to­do, con­fian­za en­tre ellos. So­bre to­do, el com­pro­mi­so es de am­bas par­tes, y el mis­mo se mi­de por otras ra­zo­nes más im­por­tan­tes que el sim­ple uso del ani­llo de ma­tri­mo­nio. Por ejem­plo, cuán aten­to soy con mi pa­re­ja, ¿es­toy cum­plien­do con las res­pon­sa­bi­li­da­des del ho­gar?, ¿es­ta­mos cul­ti­van­do nues­tra re­la­ción de pa­re­ja?, etc.”, des­ta­ca.

Ade­más, Ber­nier Domínguez es en­fá­ti­ca en que exis­te va­rias ra­zo­nes pa­ra lle­var a la otra par­te a no que­rer lu­cir­lo, co­mo ejem­plo, el que ya no desea an­dar con jo­yas o por­que la pren­da le in­co­mo­da, o por te­mor a per­der­lo. Es­to no qui­ta que la idea de evi­tar que otros se­pan que es ca­sa­do o ca­sa­da, pa­ra se­guir su vi­da de sol­te­ro, tam­bién es­té con­tem­pla­da.

Al abor­dar el te­ma, es im­por­tan­te evi­tar pre­sio­nar pa­ra obli­gar a su uso. “De­be ser con mu­cho res­pe­to y aper­tu­ra”, ad­vier­te. “En es­tas si­tua­cio­nes es im­por­tan­te la com­pren­sión y em­pa­tía pa­ra po­der en­ten­der­se y, so­bre to­do, que siem­pre ha­ya es­pa­cio pa­ra ne­go­ciar. No de­be­ría aflo­rar el egoís­mo y el or­gu­llo pa­ra tra­tar de im­po­ner al­go que lo que pue­de es opa­car la re­la­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.