HE­ROÍ­NA DE ES­TA ERA

Lle­ga “The Girl in the Spi­der’s Web”, ba­sa­da en la cuar­ta no­ve­la de la se­rie li­te­ra­ria Mi­lle­nium

Primera Hora - - TU SHOW - OR­LAN­DO MAL­DO­NA­DO

“Lis­beth Sa­lan­der”, pro­ta­go­nis­ta de la pe­lí­cu­la The Girl in the Spi­der’s Web, es la he­roí­na con­tem­po­rá­nea que el ci­ne ne­ce­si­ta, pe­ro que su­fre de li­mi­ta­cio­nes im­pues­tas por un en­torno que ni la en­tien­de ni la re­pre­sen­ta.

La ter­ce­ra pro­pues­ta del uru­gua­yo Fe­de Álvarez (Evil Dead, Don’t Breat­he) tam­bién es la ter­ce­ra oca­sión en que se adap­ta el per­so­na­je de “Lis­beth Sa­lan­der” a la pan­ta­lla gran­de. Sin em­bar­go, su pre­sen­cia no se ha­bía sen­ti­do tan re­le­van­te. En la era del #MeToo -mo­vi­mien­to que con­ti­núa ins­pi­ran­do a mu­je­res al­re­de­dor del mun­do a fi­nal­men­te ha­blar so­bre el abu­so se­xual- es­te per­so­na­je crea­do por el fe­ne­ci­do Stieg Lars­son cae co­mo ani­llo al de­do. Es una pe­na que un fil­me con una des­lum­bran­te ci­ne­ma­to­gra­fía tra­ba­je un guión que jue­ga con ele­men­tos tri­lla­dos y una im­per­do­na­ble re­duc­ción de uno de los per­so­na­jes más im­por­tan­tes de la li­te­ra­tu­ra sue­ca en años re­cien­tes. Afor­tu­na­da­men­te, el elen­co man­tie­ne a flo­te una pe­lí­cu­la con más ele­men­tos po­si­ti­vos que ne­ga­ti­vos.

The Girl in the Spi­der’s Web es­tá ba­sa­da en la cuar­ta no­ve­la de la po­pu­lar se­rie li­te­ra­ria Mi­lle­nium. Tam­bién es la pri­me­ra de dos se­cue­las ofi­cia­les es­cri­tas por el au­tor sue­co, Da­vid La­ger­crantz, quien to­mó con­trol de la se­rie tras la muer­te de Lars­son en el 2004. La pe­lí­cu­la es tam­bién am­bos: una se­cue­la de The Girl with the Dra­gon Tat­too del di­rec­tor Da­vid Fin­cher y un reini­cio con ac­to­res di­fe­ren­tes. La his­to­ria si­gue a la in­fa­me hac­ker y vi­gi­lan­te “Lis­beth Sa­lan­der”, es­ta vez in­ter­pre­ta­da por la in­gle­sa Clai­re Foy (The Crown, First Man). Tres años des­de la úl­ti­ma vez que co­la­bo­ró con el pe­rio­dis­ta “Mi­kael Blomk­vist” (aho­ra Sve­rrir Gud­na­son, an­tes Da­niel Craig), Lis­beth acep­ta un tra­ba­jo “im­po­si­ble”, se­gún su con­tac­to. Si­guien­do las tendencias del ci­ne de es­pio­na­je, de­be­rá ro­bar un pe­li­gro­so pro­gra­ma, úni­co en sus exis­ten­cia, que le per­mi­ti­ría a quien lo po­sea con­trol to­tal de los sis­te­mas de de­fen­sa de cual­quier po­ten­cia en el mun­do. Es­to, en buen es­pa­ñol, se tra­du­ci­ría en una ca­tás­tro­fe nu­clear. En el pro­ce­so, “Sa­lan­der” es for­za­da a re­con­ci­liar­se con fan­tas­mas de su pa­sa­do que reviven una se­rie de abu­sos en su ni­ñez y un me­jor en­ten­di­mien­to de su evo­lu­ción a vi­gi­lan­te.

Es es­te mis­mo con­cep­to de “vi­gi­lan­te” que el guión de Álvarez, Jay Ba­su y Ste­ven

Knight de­ci­den aban­do­nar tras una ge­nial re­in­tro­duc­ción del per­so­na­je en la se­gun­da se­cuen­cia de la pe­lí­cu­la. Los cin­co mi­nu­tos de du­ra­ción de la se­cuen­cia en­cap­su­lan to­do lo que re­pre­sen­ta “Sa­lan­der”: una voz pa­ra las silenciadas; una sa­li­da pa­ra las que vi­ven atra­pa­das en sus pro­pios ho­ga­res; y el fu­tu­ro… no, el pre­sen­te de la re­pre­sen­ta­ción fe­me­ni­na en el ci­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.