CA­SI LA QUEMAN VI­VA

En dos oca­sio­nes es­te año, re­si­den­te en el ba­rrio Ma­tón Arri­ba en Ca­yey, re­ci­be ata­ques ra­cis­tas

Primera Hora - - TUS NOTICIAS - MA­RI­BEL HER­NÁN­DEZ PÉ­REZ ma­ri­bel.her­nan­dez@gfrme­dia.com

CA­YEY. En lo que apa­ren­ta ser un ca­so de xe­no­fo­bia, una mu­jer oriun­da de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na so­bre­vi­vió al se­gun­do aten­ta­do con­tra su vi­da du­ran­te el cual la gol­pea­ron e in­ten­ta­ron que­mar­la.

Los ac­tos ocu­rrie­ron en la ma­ña­na de ayer en su re­si­den­cia de la ca­lle Ru­fo Ma­la­vé del ba­rrio Ma­tón Arri­ba en la Ciu­dad del To­ri­to.

La lla­ma­da de aler­ta ocu­rrió a las 8:17 a.m. en la que no­ti­fi­ca­ban so­bre una agre­sión.

Cuan­do los in­ves­ti­ga­do­res se mo­vi­li­za­ron a la es­ce­na, la víc­ti­ma de­cla­ró que cuan­do dor­mía en su ca­ma, lue­go de que su hi­jo de 12 años se fue­ra pa­ra la es­cue­la, al pa­re­cer de­jó la puer­ta abier­ta, lo que te­nía por cos­tum­bre.

En­ton­ces tu­vo que en­fren­tar a tres per­so­nas en­ca­pu­cha­das, una de ellas era mu­jer, lo­gró ver la víc­ti­ma, se­gún re­la­tó a la Po­li­cía.

“En­tran tres en­ca­pu­cha­dos, en­tre ellos una da­ma. Le dan un gol­pe a la se­ño­ra en­ci­ma de la ca­ma, le po­nen cin­ta ad­he­si­va en las pier­nas (to­bi­llos, pa­ra in­mo­vi­li­zar­la) co­lor gris, y lue­go le ro­cían con ga­so­li­na. Ac­to se­gui­do, uno de los in­di­vi­duos em­pie­za a pren­der fós­fo­ros y a ti­rar­los al sue­lo y la da­ma que es­ta­ba con ellos em­pie­za a gri­tar que ella no ve­nía a ma­tar a na­die, sino que iba a dar­le un sus­to a esa per­so­na, y se va del lu­gar”, na­rró el te­nien­te Mi­guel Ro­drí­guez, sub­di­rec­tor del Cuer­po de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal (CIC) de Guayama.

Se­gún Car­men He­rre­ra, de la ofi­ci­na de pren­sa de la Po­li­cía enGua­ya­ma, la mu­jer fue iden­ti­fi­ca­da co­mo An­nie San­tos de Ló­pez.

A pe­sar de que el trío de de­lin­cuen­tes desis­tió de sus in­ten­cio­nes, mi­nu­tos des­pués re­gre­sa­ron pa­ra gol­pear­la y se mar­cha­ron de la re­si­den­cia, que es­tá lo­ca­li­za­da al fi­nal de una em­pi­na­da cues­ta, con una es­tre­cha ca­rre­te­ra de ac­ce­so, con una so­la en­tra­da y sa­li­da.

Cuan­do se iban, los vic­ti­ma­rios gri­ta­ron a la mu­jer de 36 años, “que se fue­ra del País, que si lla­ma­ba a la Po­li­cía le iban a ma­tar al hi­jo, por­que sa­bían en qué es­cue­la es­tu­dia­ba”.

“La se­ño­ra lo­gra za­far­se, por­que no le ata­ron las ma­nos y ahí vie­ne y se qui­ta la ro­pa y se me­tió al ba­ño y des­pués el cu­ña­do lla­mó a la Po­li­cía; y el cu­ña­do la lle­vó al hos­pi­tal”, agre­gó el te­nien­te, al in­di­car que la fé­mi­na fue da­da de al­ta en ho­ras de la tar­de del hos­pi­tal Me­no­ni­ta en Ca­yey, lue­go de que la aten­die­ran por he­ma­to­mas en di­fe­ren­tes par­tes del cuer­po.

El te­nien­te con­fir­mó que es­te año, San­tos de Ló­pez fue víc­ti­ma de otro aten­ta­do; en esa oca­sión le in­cen­dia­ron el pri­mer pi­so de ca­sa.

En es­te ca­so se in­ves­ti­gó la que­re­lla, pe­ro no iden­ti­fi­ca­ron a los sos­pe­cho­sos

ni es­ta­ble­cie­ron el mó­vil y “la in­ves­ti­ga­ción no arro­jó a na­die”, di­jo el te­nien­te.

El es­po­so de la víc­ti­ma se en­cuen­tra de via­je por la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, don­de la mu­jer tie­ne otros dos hi­jos.

Ro­drí­guez no re­ve­ló en qué ges­tio­nes se en­con­tra­ba el es­po­so de la víc­ti­ma, que es ama de ca­sa.

La pa­re­ja lle­va apro­xi­ma­da­men­te un año y me­dio re­si­dien­do en esa co­mu­ni­dad lue­go de que ella ob­tu­vie­ra la ciu­da­da­nía de los Es­ta­dos Uni­dos.

Ayer en el ba­rrio Ma­tón Arri­ba rei­na­ba el si­len­cio.

Por su par­te, el vi­ce­cón­sul de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en Puer­to Ri­co, Car­los Pé­rez, re­ve­ló que el cón­sul ge­ne­ral Fran­klin Gru­llón hi­zo con­tac­to con las au­to­ri­da­des con el fin de ofre­cer­le a la víc­ti­ma la asis­ten­cia que ne­ce­si­te.

De su la­do, el pre­si­den­te del Co­mi­té Do­mi­ni­cano de De­re­chos Ci­vi­les, Jo­sé Ro­drí­guez, no es­tu­vo dis­po­ni­ble pa­ra reac­cio­nar a es­te ca­so que pu­do cul­mi­nar en una tra­ge­dia.

“Le gri­ta­ban a ella que se fue­ra del País y que si lla­ma­ba a la Po­li­cía que le iban a ma­tar al hi­jo” MI­GUEL RO­DRÍ­GUEZ SUB­DI­REC­TOR DEL CIC DE GUAYAMA

Tres en­ca­pu­cha­dos tu­vie­ron ac­ce­so a es­ta vi­vien­da, don­de tra­ta­ron de in­mo­vi­li­zar a la víc­ti­ma pa­ra gol­pear­la y pren­der­le fue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.