DO­LO­RO­SA LA BÚS­QUE­DA DE UN FU­TU­RO ME­JOR

Al sa­car cuen­ta de lo que re­ci­bi­ría en su re­ti­ro, la reali­dad gol­peó al agen­te Me­jías, quien no po­dría man­te­ner a su fa­mi­lia por lo que tu­vo que re­nun­ciar

Primera Hora - - TUS NOTICIAS - MA­RI­BEL HER­NÁN­DEZ PÉ­REZ ma­ri­[email protected]­dia.com

Fue un do­ble re­ti­ro. Re­nun­ció a la Po­li­cía y se se­pa­ró de su Is­la.

En bus­ca de una me­jor ca­li­dad de vida pa­ra su hi­jo en­fer­mo, y con la me­ta de ob­te­ner un re­ti­ro digno, el pa­sa­do 16 de oc­tu­bre el agen­te Héc­tor L. Me­jías Me­di­na, con 20 años en el Ne­go­cia­do de la Po­li­cía, vio en Es­ta­dos Uni­dos un fu­tu­ro me­jor.

Be­rríos Me­di­na, quien se desem­pe­ña­ba co­mo men­sa­je­ro de la co­man­dan­cia de área de Pon­ce, es­ti­mó que al ca­bo de su re­ti­ro de la agen­cia re­ci­bi­ría un pa­go de so­lo $560 men­sua­les, sin de­re­cho a plan mé­di­co ni mu­cho me­nos a los be­ne­fi­cios del se­gu­ro so­cial.

An­te es­te té­tri­co pa­no­ra­ma, el agen­te de 43 años de edad, se en­co­men­dó a Dios y ven­dió to­das las per­te­nen­cias, las que jun­to a su es­po­sa ha­bía ad­qui­ri­do lue­go de mu­cho tra­ba­jo.

La de­ci­sión fue do­lo­ro­sa, sa­cri­fi­ca­da e in­jus­ta, pa­ra Be­rríos Me­di­na, quien ha in­ten­ta­do abrir­se pa­so en es­te nue­vo es­ce­na­rio. Mien­tras re­ajus­ta su vida, tie­ne dos tra­ba­jos en el área de se­gu­ri­dad pa­ra so­bre­vi­vir.

“Te­nía una ca­rre­ra en la Po­li­cía, la cual ama­ba mu­cho. Lo que me em­pu­jó a de­jar la Po­li­cía fue la sa­lud de mi hi­jo y el fu­tu­ro de mis hi­jos, por­que cuan­do yo me re­ti­ra­ra no iba a po­der te­ner na­da pa­ra po­der sus­ten­tar­los. Cuan­do me re­ti­ra­ra no iba a te­ner se­gu­ro mé­di­co, no iba a te­ner un re­ti­ro digno pa­ra vi­vir, por­que ten­dría que se­guir tra­ba­jan­do has­ta que fue­ra an­ciano”, ex­pre­só con pe­sar.

Te­nía una ca­rre­ra en la Po­li­cía, la cual ama­ba mu­cho. Lo que me em­pu­jó a de­jar la Po­li­cía fue la sa­lud… y el fu­tu­ro de mis hi­jos, por­que cuan­do me re­ti­ra­ra no iba a po­der te­ner na­da pa­ra po­der sus­ten­tar­los”

HÉC­TOR L. ME­JÍAS ME­DI­NA / EXAGENTE PO­LI­CÍA DE PUER­TO RI­CO

Su hi­jo de dos años na­ció con hi­dro­ce­fa­lia y con una con­di­ción en la san­gre que re­quie­re de tra­ta­mien­tos es­pe­cia­les. Tam­bién tie­ne una ni­ña de 13 años pa­ra quien an­he­la una me­jor edu­ca­ción.

Aho­ra él y su fa­mi­lia re­si­den en Fort Lau­der­da­le, Flo­ri­da, don­de se sien­ten so­los, pe­ro eva­lúan la po­si­bi­li­dad de mu­dar­se más al cen­tro una vez con­si­ga un tra­ba­jo fi­jo con be­ne­fi­cios de plan mé­di­co, se­gu­ro so­cial y un plan de re­ti­ro 401K, el cual so­li­ci­tó ya.

“Ha si­do bien du­ro, por­que tu­ve que ven­der to­das mis per­te­nen­cias pa­ra te­ner un sus­ten­to acá y al­qui­lar un apar­ta­men­to. Tu­ve que al­qui­lar mi ca­sa, de­jar a mi ma­má y a mi fa­mi­lia, que son ma­yo­res de edad, y yo era el que siem­pre es­ta­ba cui­dán­do­los. La si­tua­ción en Puer­to Ri­co fue la que me im­pul­só a te­ner que sa­lir a bus­car un me­jor fu­tu­ro pa­ra mi fa­mi­lia”, sos­tu­vo ape­na­do.

Su re­nun­cia, ya que no cua­li­fi­có pa­ra aco­ger­se al Pro­gra­ma de Tran­si­ción Vo­lun­ta­ria, se­ría efec­ti­va en abril del 2019, una vez ter­mi­ne de ago­tar to­dos los días acu­mu­la­dos por su li­cen­cia de en­fer­me­dad y de va­ca­cio­nes.

No los juz­gan

El agen­te de la Uni­dad Mo­to­ri­za­da de Río Gran­de, Br­yan Aldarondo, no cri­ti­ca a los po­li­cías que re­nun­cia­ron al Ne­go­cia­do y en la coyuntura de la cri­sis y el éxo­do de ciu­da­da­nos a Es­ta­dos Uni­dos -tras el azo­te de Ma­ría- bus­can­do un me­jor fu­tu­ro.

“El po­li­cía es­tá bien mien­tras es­tá tra­ba­jan­do, pe­ro con to­dos los be­ne­fi­cios que nos han qui­ta­do… Soy uno de esos que per­dió el re­ti­ro, tan­to que apor­té y no sé dón­de pa­ró ese di­ne­ro”, res­pon­dió Aldarondo, quien no ha pen­sa­do en ir­se pues “cuan­do tie­nes una pro­fe­sión que te apa­sio­na, que te gus­ta ha­cer a dia­rio… uno sien­te esa mo­ti­va­ción ca­da día de se­guir per­te­ne­cien­do al hon­ro­so cuer­po po­li­cía­co”.

A su vez, la­men­tó que ha­yan per­di­do el be­ne­fi­cio de re­ci­bir un 80% de su sa­la­rio en ca­so de que­dar in­ca­pa­ci­ta­do por un in­ci­den­te la­bo­ral.

Mien­tras, la agen­te Ana Rivera Cór­do­va, con 33 años de ser­vi­cio, de­ta­lló que se ha que­da­do es­pe­ran­do que cam­bien los be­ne­fi­cios del re­ti­ro, ya que en la ac­tua­li­dad ten­dría que ju­bi­lar­se con un 44% de su sa­la­rio. An­tes de los cam­bios en el 2013 ba­jo la Ley 3, fir­ma­da por el go­ber­na­dor Ale­jan­dro Gar­cía Pa­di­lla, te­nía de­re­cho al 65%.

“He te­ni­do que per­ma­ne­cer en la Po­li­cía. Los que han lo­gra­do ir­se no se han ido muy con­ten­tos, por­que se han ido tam­bién con el por cien­to de in­di­gen­cia... Qui­sie­ra re­ti­rar­me, pe­ro ten­dría que bus­car un ‘part-ti­me­ci­to’ a ver si el se­gu­ro so­cial lo pue­do co­ti­zar de cin­co a diez años pa­ra po­der te­ner al­go ahí pa­ra ban­dear­me”, la­men­tó.

NO VEÍAOTRA SA­LI­DA. Héc­tor L. Me­jíasMe­di­na, cu­yo hi­jo ne­ce­si­ta tra­ta­mien­tos es­pe­cia­li­za­dos de sa­lud, no po­día es­pe­rar 15 años más en la agen­cia pa­ra re­ci­bir $560 men­sua­les de re­ti­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.