SE QUE­JAN DE SI­TUA­CIÓN EN ES­CUE­LA DE NE­ME­SIO CA­NA­LES

Mien­tras el con­se­jo re­si­den­cial ase­gu­ra que las cla­ses fue­ron sus­pen­di­das, Edu­ca­ción di­ce que el pa­no­ra­ma es dis­tin­to

Primera Hora - - TUS NOTICIAS - OS­MAN PÉ­REZ MÉN­DEZ os­[email protected]­dia.com

Más de 200 ni­ños y ni­ñas es­tu­dian­tes de la Es­cue­la Ne­me­sio Ca­na­les, ubi­ca­da en el re­si­den­cial pú­bli­co del mis­mo nom­bre, se han vis­to afec­ta­dos por la fal­ta de cla­ses en el plan­tel.

Una trein­te­na de ma­dres re­cla­mó ayer que, lue­go de ac­cio­nes y de­ci­sio­nes sis­te­má­ti­cas to­ma­das por la di­rec­to­ra del plan­tel, a quien iden­ti­fi­ca­ron co­mo Bren­da­lis­sa Rodríguez Diep­pa, los es­tu­dian­tes se han vis­to an­te una es­cue­la ce­rra­da y han per­di­do 28 días de cla­ses.

Di­je­ron que la de­ba­cle co­men­zó en agos­to del 2017, lue­go que Rodríguez Diep­pa fue­ra tras­la­da­da allí, pro­ve­nien­te de otro plan­tel ca­pi­ta­lino del que ha­bría sa­li­do en me­dio del re­cla­mo de des­ti­tu­ción de par­te de otro gru­po de pa­dres.

Ro­sa Mar­tí­nez, pre­si­den­ta del con­se­jo del re­si­den­cial, ex­pli­có que hay una in­quie­tud con res­pec­to a la di­rec­to­ra de la es­cue­la, y “los atro­pe­llos” con­tra los ni­ños y pa­dres.

Re­su­mió que Rodríguez Diep­pa lle­gó pri­me­ro a di­ri­gir la es­cue­la ubi­ca­da en las afue­ras del re­si­den­cial, la Ne­me­sio Ca­na­les II, y una vez la ce­rra­ron, la pu­sie­ron a di­ri­gir la es­cue­la en el in­te­rior del com­ple­jo, la Ne­me­sio Ca­na­les I, a don­de fue­ron a pa­rar to­dos los es­tu­dian­tes de am­bos edi­fi­cios.

“Aquí es que em­pie­za la pro­ble­má­ti­ca, por­que ella pa­re­ce que no se sen­tía có­mo­da, y bus­ca la ma­ne­ra de que nos cie­rren la es­cue­la, pe­ro agre­dien­do ver­bal­men­te, y ha­cien­do co­sas en con­tra de ma­dres y ni­ños de la co­mu­ni­dad”, ale­gó Mar­tí­nez.

Se­gún ex­pli­ca­ron, la di­rec­to­ra or­de­nó en ma­yo pa­sa­do un cam­bio de uni­for­me, “con un cos­to un po­qui­to ele­va­do”, cuan­do la co­mu­ni­dad aún se re­cu­pe­ra­ba del em­ba­te de Irma y Ma­ría, y “si no te­nías eso no po­días ha­cer la ma­trí­cu­la”. El pa­sa­do 28 de sep­tiem­bre, di­je­ron, or­de­nó un sú­bi­to cam­bio de ho­ra­rios pa­ra el mes de oc­tu­bre, por una pre­sun­ta si­tua­ción sin ex­pli­car. Y re­cien­te­men­te, en oc­tu­bre, “ce­rró la es­cue­la”.

Pa­ra en­ton­ces, tras­cen­dió en los me­dios que la di­rec­to­ra, su­pues­ta­men­te, ha­bía si­do ame­na­za­da, “cues­tión que no fue así, por­que ella lo que es­tá ha­cien­do es un tea­tro o mon­ta­je, o es­tá vi­vien­do una fan­ta­sía que no es real”.

“Si fue­ra el ca­so que hay una si­tua­ción de cri­mi­na­li­dad, us­te­des los me­dios, la fis­ca­lía, to­do el mun­do es­ta­ría aquí. ¿Ella sa­be co­sas que no­so­tros no sa­be­mos? ¿Có­mo es po­si­ble?”, cues­tio­nó una ma­dre, des­ta­can­do que si hu­bie­ra ta­les pro­ble­mas de se­gu­ri­dad, ellas se­rían las pri­me­ras en no de­jar ir a los ni­ños a la es­cue­la.

La si­tua­ción, ale­gan, ha crea­do una des­es­ta­bi­li­za­ción en la zo­na que a su vez ha pro­vo­ca­do la re­nun­cia de maes­tros y que de­ce­nas de ni­ños ha­yan si­do re­lo­ca­li­za­dos en otras es­cue­las. “Nun­ca an­tes se ha vis­to al­go así. Una maes­tra con años aquí me di­jo que nun­ca ha­bía sa­li­do llo­ran­do de una es­cue­la de la que no se quie­re ir”, di­jo Leidy Ortiz Rivera, ma­dre de cua­tro ni­ños.

Edu­ca­ción di­ce que sí hay cla­ses

El De­par­ta­men­to de Edu­ca­ción, a tra­vés de Eleute­rio Álamo, di­rec­tor de la re­gión de San Juan, ex­pli­có que a fi­na­les de oc­tu­bre pa­sa­do se pro­du­je­ron ame­na­zas se­rias con­tra la di­rec­to­ra y va­rias maes­tras, por lo que fue ne­ce­sa­rio to­mar la de­ci­sión de ce­rrar el plan­tel y en­viar­las a un ta­ller pa­ra que se re­cu­pe­ra­ran emo­cio­nal­men­te.

“Hay unas que­re­llas que es­tán

en un pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción por par­te de la Po­li­cía de Puer­to Ri­co, que en­vuel­ven a va­rias per­so­nas de la co­mu­ni­dad”, ex­pli­có Álamo. “Tan­to la di­rec­to­ra co­mo unas maes­tras fue­ron ame­na­za­das de muer­tes por una ma­dre de la co­mu­ni­dad”.

Lue­go de esa si­tua­ción, ex­pli­có el di­rec­tor re­gio­nal, se de­ci­dió por la reu­bi­ca­ción en la Ca­na­les II, por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad, que te­nían más que ver con su­pues­tos pro­ble­mas re­la­cio­na­dos a tra­sie­go de dro­gas en el re­si­den­cial. Pa­ra ello, ase­gu­ra, se to­ma­ron dos días.

“La es­cue­la re­abrió el pa­sa­do 13 de no­viem­bre. Es­tu­vo exac­ta­men­te ocho días ce­rra­da”, afir­mó Álamo, re­cor­dan­do que lue­go hu­bo una se­ma­na de re­ce­so aca­dé­mi­co pa­ra to­do el sis­te­ma es­co­lar pú­bli­co.

Aho­ra mis­mo a mis ne­nes los ten­go en otras es­cue­las, te­nien­do una es­cue­la fren­te a mi ca­sa”

ISA­BEL RA­MOS MA­DRE DE DOS ES­TU­DIAN­TES AFEC­TA­DOS

QUIE­REN RE­SOL­VER Par­te del gru­po de ma­dres que re­cla­ma la sus­ti­tu­ción de la di­rec­to­ra de la es­cue­la Ne­me­sio Ca­na­les y que de­vuel­van el or­den a la co­mu­ni­dad es­tu­dian­til.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.