El gis­tro amarillo, to­dos lo ven, ¡bien afue­gui­llo!

Primera Hora - - TUMUNDO - JAY FONSECA PE­RIO­DIS­TA / jay­fon­se­[email protected]

La Bi­blia cuen­ta de un pue­blo que fue sa­ca­do de Egipto don­de eran es­cla­vos y fue­ron lle­va­dos por el de­sier­to don­de su­frie­ron, se que­ja­ron y mu­rie­ron. Ha­bía un pro­pó­si­to y la ins­ti­tu­ción de los 10 man­da­mien­tos, jun­to a unas le­yes ce­re­mo­nia­les le im­par­tió es­truc­tu­ras al pue­blo. Lue­go, Moi­sés re­que­ri­ría de jue­ces ayu­dan­tes que vie­ran lo que es jus­to y que to­ma­ran de­ci­sio­nes a ba­se de la jus­ti­cia.

Era Dios su rey y por tan­to no ne­ce­si­ta­ban te­ner las es­truc­tu­ras de go­bierno co­mo los otros pue­blos que te­nían re­yes. El pue­blo le pi­dió al pro­fe­ta Sa­muel que Dios le die­ra un rey. Un go­bierno, una es­truc­tu­ra. Dios le ad­vir­tió al pue­blo que te­ner re­yes sig­ni­fi­ca­ría que le en­dil­ga­rían im­pues­tos, tri­bu­tos, car­gas y to­da suer­te de co­sas. Sin em­bar­go, el pue­blo in­sis­tió en que que­ría un rey.

En Puer­to Ri­co, fui­mos a los Es­ta­dos Uni­dos a pe­dir un go­bierno pro­pio. Pe­ro lo que he­mos he­cho con nues­tro go­bierno, con la to­tal in­di­fe­ren­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, ha pro­vo­ca­do que la gen­te no res­pe­te ins­ti­tu­cio­nes y qui­zás la úni­ca que la gen­te real­men­te res­pe­ta to­da­vía aca­ba de mos­trar el gis­tro amarillo.

Pri­me­ro, voy pa’ atrás.

La se­cre­ta­ria de Jus­ti­cia nos hi­zo sa­ber a to­dos que ella cree que el FEI le es­tá fa­bri­can­do un ca­so pa­ra sa­car­la de su gue­rra con Tho­mas Ri­ve­ra Schatz. An­tes, la se­cre­ta­ria se vio en se­rios aprie­tos cuan­do al prin­ci­pio le ti­ró la toa­lla a Héc­tor O’Neill, pa­ra lue­go em­pe­zar una pes­qui­sa tras la pe­ti­ción del go­ber­na­dor. Ahí se ca­len­tó con Ri­ve­ra Schatz. Lue­go, el pre­si­den­te se­na­to­rial em­pu­ja­ría a la se­cre­ta­ria a ha­cer la in­ves­ti­ga­ción con­tra el equi­po cer­cano del go­ber­na­dor por el What­sApp Ga­te y eso re­sul­tó en la re­nun­cia del ga­bi­ne­te cer­cano al go­ber­na­dor.

Aho­ra, la se­cre­ta­ria co­men­zó a in­ves­ti­gar los em­plea­dos fan­tas­mas, en par­ti­cu­lar, en la ofi­ci­na de Asun­tos In­ter­gu­ber­na­men­ta­les del Se­na­do don­de es­tán pa­nas, fa­mi­lia­res, je­vas y otras co­sas de mu­chos de los cer­ca­nos a Ri­ve­ra Schatz. Ahí, se le vi­ró la tor­ti­lla a la se­cre­ta­ria por­que en­ton­ces el FEI em­pe­zó a in­ves­ti­gar­la a ella por ejer­cer su­pues­ta in­fluen­cia in­de­bi­da so­bre fis­ca­les quie­nes es­ta­ban lle­van­do un ca­so que in­vo­lu­cra­ba a su hi­ja y yerno.

A to­das es­tas, el FEI, quien es el úni­co en­te es­ta­tal que pue­de acu­sar cri­mi­nal­men­te a fun­cio­na­rios pú­bli­cos co­mo el go­ber­na­dor, co­mi­sio­na­da re­si­den­te, jue­ces, se­cre­ta­rios, al­cal­des, po­día te­ner con­tra­tos con el go­bierno se­gún la ley que ato­si­gó Ri­ve­ra Schatz.

¿Us­ted cree que es­tá bien que gen­te pue­da te­ner con­tra­tos con en­ti­da­des a quie­nes tie­ne au­to­ri­dad EX­CLU­SI­VA pa­ra me­ter pre­so por co­rrup­ción a ni­vel es­ta­tal? La pre­si­den­te del FEI fue do­nan­te de Ri­ve­ra Schatz y a su vez, era con­tra­tis­ta del go­bierno. ¿Us­ted cree que al­guien en esas de­be di­ri­gir el FEI?

El es­cán­da­lo más sal­va­je es que la Di­rec­to­ra de Éti­ca tie­ne una que­re­lla con­tra la pre­si­den­ta del FEI y no la ha re­suel­to ha­ce años. Cla­ro, to­dos sa­be­mos que son pa­nas. Pa­ra aca­bar de fus­ti­gar, el FBI in­ves­ti­ga el con­tra­to de “Tus Va­lo­res Cuen­tan” ca­bil­dea­do por la di­rec­to­ra de Éti­ca, Zul­ma Ro­sa­rio.

Lue­go de to­do ese cuen­to, no que­da de otra que sa­ber que hay una pér­di­da de res­pe­to en las ins­ti­tu­cio­nes dra­má­ti­ca­men­te. El apa­ra­to de Jus­ti­cia es­tá se­cues­tra­do, la pre­si­den­te del FEI es­tá in­ves­ti­ga­da éticamente, la se­cre­ta­ria se­rá acu­sa­da cri­mi­nal­men­te, jue­ces po­li­ti­quean en un chat, la di­rec­to­ra de Éti­ca no ha­ce al­go con­tra su ami­ga del FEI y aho­ra la je­fa de fis­ca­lía fe­de­ral Ro­sa Emi­lia Ro­drí­guez apa­re­ce al la­do de Jen­nif­fer González en un con­cier­to de re­gue­tón al cual lle­ga­ron jun­tas, lue­go de de­cir que con­fía 150% en la je­fa de Jus­ti­cia.

Si Wan­da Váz­quez, quien es­tá en las reunio­nes fre­cuen­tes del “task for­ce an­ti­co­rrup­ción”, cree que esa gen­te es ca­paz de fa­bri­car­le un ca­so a ella, y a la vez to­dos ve­mos ac­cio­nes tan cues­tio­na­bles co­mo que Ro­sa Emi­lia Ro­drí­guez es­té con una po­lí­ti­ca en un con­cier­to al cual lle­ga­ron jun­tas co­mo si na­da (sien­do ella la úni­ca lo­cal­men­te que pue­de acu­sar a po­lí­ti­cos en la es­fe­ra fe­de­ral) ¿qué res­pe­to va a te­ner el pue­blo por el Es­ta­do?

Cuen­tan que a la se­ño­ra jus­ti­cia con la ba­lan­za en la mano y la ven­da en los ojos se le es­cu­cha can­tar: “Vé­la­la, que es­ta fron­tean­do en el co­ri­llo En­sé­ña­me... ¡el gis­tro amarillo!”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.