NO SA­LI­MOS DEL HO­YO

La ci­fra de bo­que­tes en las vías po­dría lle­gar a 20,000, pe­ro la fal­ta de equi­po y de com­pa­ñías que as­fal­ten ha re­tra­sa­do su re­pa­ra­ción Aun­que hay un me­ca­nis­mo pa­ra re­cla­mar al DTOP por da­ños a los vehícu­los en ca­rre­te­ras es­ta­ta­les, po­cos ha­cen uso del m

Primera Hora - - PORTADA - FRANCES RO­SA­RIO frances.ro­sa­[email protected]­dia.com

Des­pués de ha­ber gas­ta­do $1,000 arre­glan­do el tren de­lan­te­ro de su Nis­san Al­ti­ma, la ma­ri­cae­ña Jery­li­ne Cu­ret de­ci­dió que lo me­jor pa­ra su fa­mi­lia era sa­lir del au­to com­pac­to y com­prar­se una gua­gua.

La in­ver­sión la hi­zo pa­ra es­tar un po­co más se­gu­ra mien­tras con­du­ce du­ran­te la se­ma­na por la ca­rre­te­ra PR-106, en di­rec­ción de Ma­ri­cao a Ma­ya­güez. Ella uti­li­za es­ta vía dos ve­ces al día, pues lle­va y re­co­ge a su hi­ja en un co­le­gio de San Ger­mán.

“Aho­ra ca­si voy a ce­ro mi­llas, por los ro­tos que hay... Y voy ba­jan­do to­dos los san­tos. Lle­vo la gua­gua lle­na”, sol­tó la mu­jer, una de las tan­tas víc­ti­mas de las pre­ca­rias con­di­cio­nes de las vías pú­bli­cas del país.

Mien­tras Jery­li­ne su­fre, Den­nis Ri­ve­ra, pro­pie­ta­rio de Den­nis To­wing, es­tá muy con­ten­to. Es que des­pués del de­vas­ta­dor pa­so del hu­ra­cán Ma­ría, el 20 de sep­tiem­bre de 2017, ha vis­to có­mo su ser­vi­cio de grúa es ca­da vez más so­li­ci­ta­do.

El grue­ro re­mol­ca “un pro­me­dio de dos a tres ca­rros dia­rios” en la zo­na de Ma­ya­güez, la re­gión en la que más se re­gis­tran que­re­llas de con­duc­to­res por los da­ños que su­fren sus vehícu­los al caer en los bo­que­tes que tie­nen las ca­rre­te­ras, de acuer­do con in­for­ma­ción pro­vis­ta por el De­par­ta­men­to de Trans­por­ta­ción y Obras Pú­bli­cas (DTOP).

“Ten­go mu­chos más (ca­sos) de Ma­ría pa­ra acá. Eso

ha ido en as­cen­so. Gra­cias a Dios, hay tra­ba­jo. Ten­go que vi­vir de la des­gra­cia de los de­más”, la­men­tó al re­ve­lar que las ca­rre­te­ras don­de ocu­rren más in­ci­den­tes son la PR-2 y la PR-342, de El Ma­ní ha­cia Mi­ra­de­ro, am­bas en la zo­na de Ma­ya­güez.

Ri­ve­ra con­tó que ca­da vez que re­ci­be una lla­ma­da de un con­duc­tor afec­ta­do por un ho­yo pa­ra so­li­ci­tar su ser­vi­cio de grúa la reac­ción es si­mi­lar.

“Mu­chos es­tán mo­les­tos por la si­tua­ción del país, de las ca­rre­te­ras. Ex­pre­san su mo­les­tia por el de­te­rio­ro de las vías de

ro­da­je, no so­lo por los ho­yos, sino tam­bién por­que no des­yer­ban las ori­llas, por­que la vi­si­bi­li­dad es po­ca. Cuan­do lla­man es­tán fu­rio­sos, mu­chas fé­mi­nas se echan a llo­rar del co­ra­je, de la frustración”. No obs­tan­te, es­te ma­les­tar de los con­duc­to­res no pa­re­ce ver­se re­fle­ja­do en las es­ta­dís­ti­cas del DTOP de los re­cla­mos que ha­cen los ciu­da­da­nos por los ho­yos en las ca­rre­te­ras.

En el 2015, unas 200 per­so­nas pi­die­ron que el es­ta­do se hi­cie­ra car­go de la re­pa­ra­ción de sus vehícu­los; en el 2016 fue­ron 197; en el 2017 la ci­fra

ca­yó a 121; y en el 2018 ya su­man 190 que­re­llas, in­for­mó Pedro de Je­sús, la per­so­na au­to­ri­za­da en la agen­cia pa­ra apro­bar los pa­gos de has­ta $1,000 por los da­ños que su­fre un au­to al caer en un ho­yo.

Por ejem­plo, Cu­ret di­jo des­co­no­cer que el es­ta­do pu­do ha­ber­le pa­ga­do los $1,000 que le cos­tó arre­glar el tren de­lan­te­ro de su au­to com­pac­to, el cual se afec­tó por la crí­ti­ca con­di­ción de la ca­rre­te­ra PR-106.

“No te­nía co­no­ci­mien­to que se po­día re­cla­mar”, ex­pu­so.

El grue­ro Ri­ve­ra, por su par­te, in­di­có que ca­da vez que so­co­rre a un con­duc­tor le in­for­ma que cuen­tan con es­te be­ne­fi­cio.

“Mu­chas ve­ces uno se lo di­ce, pe­ro ellos di­cen que es una

pér­di­da de tiem­po. Co­mo el go­bierno es tan cal­mo­so pa­ra esos ca­sos, no quie­ren ni ha­cer­lo. Di­cen que es una pér­di­da de tiem­po y ter­mi­nan re­sig­nán­do­se a te­ner que asu­mir ellos el gas­to”, de­ta­lló.

Pa­ga por ley

La reali­dad es que des­de ha­ce 63 años exis­te la Ley 104 del 29 de ju­nio de 1955, ti­tu­la­da Ley de Re­cla­ma­cio­nes y De­man­das con­tra el Es­ta­do, que les per­mi­te a los con­duc­to­res re­cla­mar los da­ños que su vehícu­lo tie­ne tras caer en un bo­que­te.

De Je­sús ex­pli­có que la re­gu­la­ción creó un fon­do es­pe­cial que cu­bre los da­ños de los vehícu­los has­ta $1,000.

El pro­ce­so pa­ra re­cla­mar el da­ño y ob­te­ner el pa­go, se­gún ale­gó el ase­sor le­gal, de-

Es in­jus­to que no­so­tros in­cu­rri­mos en mar­be­te, que ge­ne­ra­mos di­ne­ro pa­ra el man­te­ni­mien­to de esas ca­rre­te­ras y que es­tén en pé­si­mas con­di­cio­nes”

JERY­LI­NE CU­RET

RE­SI­DEN­TE DE MA­RI­CAO

Nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad es que ese ho­yo no es­té ahí” PEDRO DE JE­SÚS ASE­SOR LE­GAL DEL DTOP

mo­ra en­tre 30 a 45 días. Es­te es muy si­mi­lar al que una ase­gu­ra­do­ra so­me­te a un con­duc­tor cuan­do tie­ne un ac­ci­den­te vehicular.

La pri­me­ro que un con­duc­tor ne­ce­si­ta es una que­re­lla de la Po­li­cía en la cual se ex­pon­ga que el in­ci­den­te ocu­rrió en una ca­rre­te­ra es­ta­tal, las que siem­pre es­tán iden­ti­fi­ca­das por las si­glas PR.

Tam­bién tie­ne que so­me­ter fo­tos de có­mo que­dó el vehícu­lo y del ho­yo, así co­mo tres es­ti­ma­dos del cos­to de la re­pa­ra­ción; esos do­cu­men­tos tie­nen que lle­var­lo a al­gu­na de las ofi­ci­nas re­gio­na­les del DTOP pa­ra ha­cer la que­re­lla.

Si los da­ños su­fri­dos so­bre­pa­san los $1,000, el ciu­da­dano de­be­rá fir­mar un do­cu­men­to pa­ra re­nun­ciar al ex­ce­so de esa can­ti­dad, o lle­var una de­man­da de da­ños an­te el tri­bu­nal pa­ra re­cla­mar la su­ma to­tal de la re­pa­ra­ción, ex­pli­có el fun­cio­na­rio.

“La me­dia es que las re­cla­ma­cio­nes son de en­tre $600 a $800 por los aros, los fren­tes (de­lan­te­ros), las go­mas, los bum­pers, pe­ro so­bre to­do los aros”, di­jo De Je­sús.

El fun­cio­na­rio tam­bién ex­pli­có que la per­so­na pue­de so­me­ter la re­cla­ma­ción des­pués de ha­ber re­pa­ra­do su au­to. Sin em­bar­go, de­be cum­plir con to­dos los re­qui­si­tos, en es­pe­cial el que ex­po­ne que la que­re­lla po­li­cia­ca de­be ha­cer­se den­tro de un pe­rio­do de 24 ho­ras des­pués de ha­ber caí­do en el ho­yo.

Más allá de que el con­duc­tor reciba una pa­ga, el be­ne­fi­cio de ha­cer un re­cla­mo de da­ños es pa­ra to­do aquel que uti­li­za la vía pú­bli­ca.

“Nor­mal­men­te, se atien­de bas­tan­te rá­pi­do por la (ofi­ci­na) re­gio­nal el ir a ta­par ese ho­yo”, des­ta­có el fun­cio­na­rio, al co­men­tar que has­ta el mo­men­to no se ha re­gis­tra­do más de un re­cla­mo de con­duc­to­res que ha­yan caí­do en un mis­mo ho­yo.

Ar­chi­vo

Imá­ge­nes co­mo es­ta, que de­mues­tra la pre­ca­ria con­di­ción en las que es­tán las ca­rre­te­ras, son ca­da vez más co­mu­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.