La cri­mi­na­li­dad tie­ne raí­ces en la de­sigual­dad so­cial de la Is­la, lo que per­mi­tió que ger­mi­na­ra la se­mi­lla del nar­co­trá­fi­co”

Primera Hora - - PORTADA - NOR­MAN­DO VA­LEN­TÍN

Lle­va­mos 40 años res­ba­lan­do en lo mis­mo. La vio­len­cia, la cri­mi­na­li­dad cam­pea por su res­pe­to. In­creí­ble­men­te ve­mos có­mo las fór­mu­las uti­li­za­das has­ta aho­ra no re­suel­ven. He­mos uti­li­za­do la Mano Du­ra y el Cas­ti­go Se­gu­ro co­mo slo­gans más que me­di­ci­na y aun­que se ven fluc­tua­cio­nes es­ta­dís­ti­cas, el pro­ble­ma si­gue vi­gen­te.

La mo­der­ni­dad, así co­mo la tec­no­lo­gía, per­mi­te que ca­da ciu­da­dano ten­ga en sus ma­nos una cá­ma­ra de te­le­vi­sión en su te­lé­fono mó­vil. De esa for­ma, ca­da in­ci­den­te vio­len­to, ase­si­na­to, ti­ro­teo, re­ga­teo, agre­sión, etc. que­da gra­ba­do y di­vul­ga­do a tra­vés de las re­des so­cia­les.

An­tes us­ted veía en el te­le­dia­rio la es­ce­na cri­mi­nal. El ac­to con­su­ma­do. Aho­ra el ce­lu­lar per­mi­te re­gis­trar ca­da de­ta­lle.

La vio­len­cia lle­gó a nues­tro cuar­to en es­ce­nas que su­pe­ran la de las se­ries de Net­flix. La au­sen­cia de po­li­cías, el desáni­mo en­ten­di­ble de mu­chos ofi­cia­les que ha­cen de tri­pas co­ra­zón con lo que tie­nen y con un re­ti­ro que es pa­ra llo­rar, han en­va­len­to­na­do a los ma­lean­tes a am­pliar sus ho­ra­rios de ope­ra­ción.

Lo que an­tes ha­cían ba­jo el man­to de la no­che, aho­ra ocu­rre a cual­quier ho­ra y en cual­quier lu­gar. No im­por­ta si tie­nen ci­vi­les ino­cen­tes pre­sen­tes, no im­por­ta que al­guien los gra­be. Aquí im­pe­ra la ley del re­vól­ver co­mo si vi­vié­ra­mos en el le­jano oes­te.

Es­ta es la reali­dad del Puer­to Ri­co de 2019 am­pli­fi­ca­da por la per­cep­ción. Es­te se­gun­do pun­to es peor. La gen­te no cree en las es­ta­dís­ti­cas ofre­ci­das por el Es­ta­do, esas que sa­can en la con­fe­ren­cia pa­ra con­tra­rres­tar el fin de se­ma­na vio­len­to que se re­por­tó en los dia­rios o la ra­dio.

Juan del Pue­blo le­van­ta el bem­be co­mo el vie­ji­to del fiao, al tiem­po que di­ce en en­tre dien­tes: “¡Eso lo ma­ni­pu­lan, com­pay!”

Bra­vo, po­lí­ti­cos. Su se­mi­lla de años de des­con­fian­za ger­mi­nó. La cre­di­bi­li­dad se la lle­vó el de­mo­nio.

El ac­tual in­cum­ben­te en el Pa­la­cio de San­ta Ca­ta­li­na, Ricardo Ros­se­lló, con­vo­có a una cum­bre pa­ra ha­blar del di­cho­so te­ma. ¿Una cum­bre? Ha­ce más de 20 años su pa­dre ha­cía cum­bres por do­quier pa­ra ha­blar de cuan­to te­ma es­tu­vie­se de mo­da. Pre­gun­to

Whe­re is the beef? ¿Qué se ha re­suel­to? Na­da.

Ca­da cua­tro años di­ver­sos hom­bres y mu­je­res se ofer­tan pa­ra di­ri­gir nues­tra Is­la. Co­mo par­te de sus cam­pa­ñas ha­blan de sus pla­ta­for­mas, pre­sen­tan dis­tin­gui­dos hom­bres y mu­je­res con cre­den­cia­les im­pe­ca­bles en una va­rie­dad de te­mas, in­clui­do el de com­ba­tir el cri­men. Pre­sen­tan ese do­cu­men­to co­mo si fue­ra una bi­blia, que al ser abier­to tie­ne el con­te­ni­do má­gi­co pa­ra cual­quier pro­ble­ma. Ga­nan las elec­cio­nes y no eje­cu­tan.

Aquí la me­di­ci­na ac­tual fue crear una som­bri­lla. Un De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca que es ca­pi­ta­nea­do por una per­so­na cu­ya ima­gen re­ci­be el re­cha­zo ma­yo­ri­ta­rio de la so­cie­dad, y no go­za del res­pe­to ni de la con­fian­za de sus su­per­vi­sa­dos. Ello de por sí es un pro­ble­ma. A la ho­ra de eje­cu­tar lo que sea, ya tie­ne la eti­que­ta del fra­ca­so.

El pro­ble­ma de la cri­mi­na­li­dad tie­ne raí­ces en la de­sigual­dad so­cial de la Is­la, lo que per­mi­tió que ger­mi­na­ra la se­mi­lla del nar­co­trá­fi­co y su su­cio di­ne­ro. Ese di­ne­ro lle­gó a to­dos los ni­ve­les, for­mó un go­bierno pa­ra­le­lo.

El je­fe del pun­to es has­ta más im­por­tan­te pa­ra los del re­si­den­cial o la ba­rria­da, que el pro­pio al­cal­de. Re­suel­ven a los de aba­jo y so­ban a los de arri­ba.

Es­to es­tá es­tu­dia­do ha­ce años, es­tá do­cu­men­ta­do. Exis­ten pro­fe­sio­na­les que han es­cri­to li­bros y pro­pues­tas, es ho­ra de es­cu­char­los, es ho­ra de rom­per los pa­pe­les del plan.

In­sis­to. Lle­va­mos 40 años res­ba­lan­do mo­ja­do, pa­ti­nan­do en el mis­mo si­tio. O nos atre­ve­mos a rea­li­zar co­sas ra­di­ca­les, to­tal­men­te dis­tin­tas o nos aca­ba­mos de hun­dir. El lla­ma­do es pa­ra to­dos. El Go­be no pue­de es­tar so­lo. La cla­se po­lí­ti­ca tie­ne que ha­blar en una so­la voz, aun­que sea so­lo en es­te te­ma. Si no me­te­mos mano, no tan so­lo que­da­rán ase­si­na­dos hom­bres y mu­je­res, tam­bién que­da­rá ase­si­na­do el cli­ma de in­ver­sión y el tu­ris­mo, im­por­tan­te mo­tor de nues­tra ali­caí­da eco­no­mía. Ya ve­re­mos...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.