DE LA CÁR­CEL A LA CAN­CHA

Án­gel Po­la­co se li­be­ra con los Co­co­te­ros de Loí­za

Primera Hora - - PORTADA - JOEL OR­TIZ RI­VE­RA joel.or­[email protected]­dia.com

LOÍ­ZA. En una no­che por de­ba­jo de sus pro­me­dios, An­gel L. Po­la­co Pi­za­rro co­ló ocho pun­tos, cap­tu­ró nue­ve re­bo­tes y pro­pi­nó dos ta­po­nes el miér­co­les en la po­si­ción de cen­tro pa­ra los Co­co­te­ros de Loí­za, que esa no­che do­mi­na­ron 85-74 a los Gi­gan­tes de Ca­ro­li­na co­mo par­te de la ac­ción de la Liga de Ba­lon­ces­to Puer­to­rri­que­ña (LBP).

Pe­ro a di­fe­ren­cia de sus com­pa­ñe­ros de equi­po, al par­ti­do es­ce­ni­fi­ca­do en la can­cha del sec­tor Las Ca­rre­ras en el ba­rrio Me­dia­nía Al­ta de es­te mu­ni­ci­pio, Po­la­co Pi­za­rro via­jó es­col­ta­do por agen­tes del De­par­ta­men­to de Corrección y Reha­bi­li­ta­ción (DCR) des­de el com­ple­jo co­rrec­cio­nal 1072 de Ba­ya­món, don­de ya ha cum­pli­do ca­si 10 años de una con­de­na de 15 por de­li­tos re­la­cio­na­dos a la Ley de Ar­mas, en­tre otros.

Po­la­co Pi­za­rro es uno de dos con­fi­na­dos au­to­ri­za­dos por el DCR a par­ti­ci­par re­pre­sen­tan­do a sus mu­ni­ci­pios de ori­gen, co­mo exi­ge la LPB. Po­la­co Pi­za­rro jue­ga pa­ra los Co­co­te­ros de Loí­za (7-3). Pe­dro J. Sa­la­mo Co­lón, por su par­te, in­te­gra la plan­ti­lla de los Gue­rri­lle­ros de Río Gran­de (1-8).

Po­la­co Pi­za­rro y Sa­la­mo Co­lón no fue­ron es­co­gi­dos al azar: am­bos son miem­bros del Pro­gra­ma de Al­to Ren­di­mien­to del DCR, que al mo­men­to cuen­ta con unos 22 in­te­gran­tes que se des­ta­can en softbol, ba­lon­ces­to y bo­xeo.

Se­gún Ed­ward Pa­bón, coor­di­na­dor de Deportes del DCR y quien es­tu­vo en la can­cha de Las Ca­rre­ras el miér­co­les, el pro­gra­ma de Al­to Ren­di­mien­to rea­li­za ‘tryouts’ pa­ra de­tec­tar ta­len­tos en­tre in­te­gran­tes de la po­bla­ción. Los se­lec­cio­na­dos de­ben pa­sar por prue­bas de ca­pa­ci­dad fí­si­ca y de ha­bi­li­dad. Lue­go, de ser ad­mi­ti­dos, se tie­nen que so­me­ter a un pro­gra­ma con­ti­nuo de en­tre­na­mien­to que com­pa­ró con el de una es­cue­la mi­li­tar.

“Ellos pa­san por un en­tre­na­mien­to bien fuer­te en la cár­cel, el cual es prác­ti­ca­men­te de­por­te des­de las 6:00 a.m. has­ta las 3:00 p.m. Lue­go que

prac­ti­can co­men­za­mos a lle­var­los pa­ra los ‘tryouts’ en tor­neos pri­va­dos o de fe­de­ra­cio­nes. Ellos pri­me­ro ju­ga­ron en un tor­neo 3X3 (de ba­lon­ces­to), y que­da­ron cuar­tos a ni­vel de Puer­to Ri­co. Lue­go sur­gió la opor­tu­ni­dad con la Liga Puer­to­rri­que­ña y aquí es­ta­mos”, di­jo Pa­bón.

“Po­la­co ha si­do el con­fi­na­do que quie­re reha­bi­li­tar­se, que di­jo ‘bas­ta ya. Quie­ro per­te­ne­cer al de­por­te y de­trás de la re­ja lo pue­do ha­cer’. El de­ci­dió pa­sar por to­do el tra­ta­mien­to que el de­par­ta­men­to exi­ge y hoy es el fru­to del pro­yec­to”, agre­gó.

Pa­ra Án­gel L. Po­la­co San­ta­na, pa­dre del ca­nas­te­ro, es mo­ti­vo de or­gu­llo po­der ver­lo re­in­te­grán­do­se a la so­cie­dad. Es­te ala­bó la ini­cia­ti­va de Corrección por­que, se­gún en­tien­de, con es­ta el DCR mi­ti­ga un po­co la mar­gi­na­ción que pue­den lle­gar a su­frir los con­fi­na­dos cuan­do con­clu­yen sus con­de­nas, lo que pue­de ayu­dar a una sa­na re­in­te­gra­ción.

“Mi hijo es­tá en es­ta si­tua­ción por una ma­la decisión su­ya, y si le pre­gun­tas a él el mis­mo te lo di­ce. No fue que se le in­cul­có ni se le en­se­ñó”, ma­ni­fes­tó Po­la­co San­ta­na, quien fue ofi­cial de Corrección por ca­si 20 años. “Él es­tu­vo en el Co­le­gio St. Fran­cis de Ca­ro­li­na, de ahí pa­só al Co­le­gio Bau­tis­ta con quie­nes ga­nó el tor­neo

McDo­nalds. Lue­go tu­vo una opor­tu­ni­dad en Florida, don­de se con­vir­tió en el ju­ga­dor roo­kie del año del tor­neo en que es­tu­vo. Re­gre­só a Puer­to Ri­co y ju­gó Liga Ju­ve­nil Sub 25 y Sub 21 y a la vez fue fir­ma­do por Ca­ro­li­na en la Liga Su­pe­rior (de nue­vo in­gre­so). En­ton­ces vie­ne el error, que es de hu­ma­nos. Fue mu­cha la pre­sión que tu­vo que pen­só que a los 18 años po­día ha­cer un mon­tón de co­sas en mi ca­sa. Si­guió una ma­la re­co­men­da­ción de que sa­lie­ra de mi ca­sa, y el re­sul­ta­do es es­te”, con­ti­nuó.

Com­por­ta­mien­to ejem­plar

El com­por­ta­mien­to de Po­la­co Pi­za­rro y la ma­ne­ra en que ha apro­ve­cha­do el pri­vi­le­gio que ha re­ci­bi­do tam­po­co ha pa­sa­do des­aper­ci­bi­do pa­ra el apo­de­ra­do de los Co­co­te­ros, Pe­dro Luis García, ni pa­ra su di­ri­gen­te, el ex­ca­nas­te­ro del BSN, Gary Wi­lliams.

“La ex­pe­rien­cia es po­si­ti­va por­que los jó­ve­nes co­no­cen su his­to­ria co­mo atle­ta, pe­ro tam­bién co­no­cen la otra par­te, la de la des­gra­cia y el error que co­me­tió”, di­jo García, maes­tro de Mer­ca­deo en la Su­pe­rior Vo­ca­cio­nal Nue­va de Loí­za.

“Él tie­ne una opor­tu­ni­dad nue­va que es con es­te equi­po. Yo sé que es­tá bus­can­do una opor­tu­ni­dad en el Ba­lon­ces­to

Co­mo per­so­na, una ta­rea que te­ne­mos es dar el ejem­plo, con­ti­nuar cre­cien­do y brin­dar­le he­rra­mien­tas a otros mu­cha­chos que cre­cen pa­ra que se vean y no in­cu­rran en los erro­res que se co­me­ten en la vi­da

ÁN­GEL LUIS PO­LA­CO BALONCELISTA Y CON­FI­NA­DO

Su­pe­rior Na­cio­nal. Él ya prac­ti­có una vez con Ba­ya­món y va­mos a ver si se le da. Es muy dis­ci­pli­na­do y sa­be ju­gar ba­lon­ces­to”, agre­gó.

A los 32 años, Po­la­co Pi­za­rro ya ha pro­ce­sa­do el sen­ti­mien­to de arre­pen­ti­mien­to por los de­li­tos que co­me­tió, y sa­be que en los 10 años en que ha es­ta­do tras las re­jas, per­dió mu­cho de su tiem­po al la­do de fa­mi­lia­res que fa­lle­cie­ron y no pu­do des­pe­dir­se; de su tiem­po ha­cien­do lo que le ha apa­sio­na­do des­de ni­ño, que es ju­gar al ba­lon­ces­to; de la po­si­bi­li­dad de lle­gar al BSN, don­de una vez prac­ti­có con los Va­que­ros de Ba­ya­món, y de la po­si­bi­li­dad de ga­nar­se la vi­da co­mo ca­nas­te­ro.

“Es­to es una ex­pe­rien­cia úni­ca. Es al­go a lo que le doy gran va­li­dez y se­rie­dad por­que sé que soy el pri­mer con­fi­na­do que sa­le de una ins­ti­tu­ción a ju­gar en una liga se­mi­pro­fe­sio­nal y re­pre­sen­tar a mi pue­blo. Ha si­do muy gran­de por­que sir­ve de ejem­plo pa­ra otros. Ha si­do bien gra­ti­fi­can­te”, di­jo Po­la­co Pi­za­rro, cu­ya madre Ma­ría S. Pi­za­rro tam­bién es­tu­vo en­tre las dos cen­te­nas de per­so­nas que vie­ron el par­ti­do.

“Creo que nun­ca es tar­de pa­ra apren­der y desa­rro­llar­se. El cambio en mí ha si­do bien gran­de ya que jun­to al pro­gra­ma ya he­mos te­ni­do la opor­tu­ni­dad de dar char­las. Co­mo per­so­na, una ta­rea que te­ne­mos de dar el ejem­plo, con­ti­nuar cre­cien­do y brin­dar­le he­rra­mien­tas a otros mu­cha­chos que cre­cen pa­ra que se vean y no in­cu­rran en los erro­res que se co­me­ten en la vi­da”, agre­gó.

Una de las me­tas que Po­la­co Pi­za­rro se ha tra­za­do es co­men­zar a tra­ba­jar con ju­ga­do­res jó­ve­nes, pri­me­ro a ni­vel in­di­vi­dual y lue­go gru­pal, no so­lo pa­ra pu­lir sus des­tre­zas fí­si­cas en el de­por­te, sino las men­ta­les

y de co­mu­ni­ca­ción, que con­si­de­ra que son vi­ta­les pa­ra un buen desa­rro­llo co­mo atle­tas y co­mo se­res hu­ma­nos.

“Les acon­se­jo a to­dos y se los pi­do de co­ra­zón. Sé lo que es es­tar en el cie­lo y en el in­fierno. He vis­to las dos ca­ras de la mo­ne­da. Hay mu­chas co­sas que lle­gan y rá­pi­do se van. No te da tiem­po ni de dar­te cuen­ta có­mo lo per­dis­te, pe­ro los es­tu­dios son al­go que lo ob­tie­nes y mue­re con­ti­go. Tú fa­mi­lia sin im­por­tar por lo que pa­ses se man­tie­ne. Les acon­se­jo que se en­fo­quen en los es­tu­dios, en te­ner una re­la­ción de co­mu­ni­ca­ción fun­cio­nal. Esa es una co­sa que ve­mos mu­cho en nues­tro país, de los nú­cleos fa­mi­lia­res dis­fun­cio­na­les. Siem­pre ten­gan en men­te, que por­que nos vean aquí no es que so­mos ma­las per­so­nas. Pon­gan sus vi­das en las ma­nos de Dios, que es la he­rra­mien­ta prin­ci­pal y el mo­tor. Con él gran­des co­sas se pue­den ha­cer”, di­jo.

Y aun­que en los pró­xi­mos me­ses en­fren­ta su primera opor­tu­ni­dad an­te la Jun­ta de Li­ber­tad Ba­jo Pa­la­bra, y en eso se en­fo­ca, por su­pues­to, la me­ta de lle­gar al BSN si­gue vi­va.

“Y de­fi­ni­ti­va­men­te creo que es­tá ca­pa­ci­ta­do pa­ra ju­gar en el BSN. Si se lo tie­nen que lle­var aho­ra mis­mo por mí que lo ha­gan, por­que es­ta­ría or­gu­llo­so de ser par­te de ese sueño que él tie­ne y que sé que va a lo­grar”, fi­na­li­zó Wi­lliams, su di­ri­gen­te.

David.vi­lla­fa­[email protected]­dia.com

Po­la­co es par­te del Pro­gra­ma de Al­to Ren­di­mien­to del De­par­ta­men­to de Corrección, me­dian­te el cual se le per­mi­te sa­lir a ju­gar con los Co­co­te­ros de Loí­za de la Puer­to­rri­que­ña. SA­BE QUE ES PRI­VI­LE­GIA­DO

TU­VO UNBUEN CO­MIEN­ZO El ca­nas­te­ro loi­ce­ño, con el ba­lón, apa­re­ce en un par­ti­do del 2005, cuan­do ju­ga­ba pa­ra el Co­le­gio Bau­tis­ta de Ca­guas, en el tor­neo McDo­nald’s de es­cue­las su­pe­rio­res.

EN­TRE­NA TO­DO EL TIEM­PO Ba­jo el pro­gra­ma de Al­to Ren­di­mien­to del DCR, Po­la­co se man­tie­ne prac­ti­can­do y en­tre­nán­do­se tras las re­jas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.