RÁ­FA­GAS DE MA­RÍA ARRA­SA­RON CON DETECTORES DE DIS­PA­ROS

Po­li­cía es­pe­ra por pro­ce­so de subas­ta pa­ra vol­ver a ins­ta­lar el sis­te­ma

Primera Hora - - TUSNOTICIAS - MA­RI­BEL HER­NÁN­DEZ PÉ­REZ ma­ri­bel.her­nan­[email protected]­dia.com

El cie­rre par­cial del go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos des­de fi­na­les del 2018 ha re­tra­sa­do el pro­ce­so de subas­ta pa­ra la con­tra­ta­ción de la com­pa­ñía que es­ta­rá a car­go de la ins­ta­la­ción del sis­te­ma de de­tec­ción de dis­pa­ros, el cual de­pen­de de una asig­na­ción de fon­dos fe­de­ra­les ba­jo un pro­gra­ma que ad­mi­nis­tra el De­par­ta­men­to de la Vi­vien­da.

El cen­tro de vi­gi­lan­cia del sis­te­ma compu­tari­za­do co­no­ci­do co­mo “Sho­tS­pot­ter”, que es el nom­bre de la com­pa­ñía que fue con­tra­ta­da des­de el 2013, se en­cuen­tra ba­jo el “Fusion Cen­ter”, un or­ga­nis­mo de la Po­li­cía de Puer­to Ri­co que re­co­pi­la y com­par­te in­for­ma­ción de in­te­li­gen­cia con agen­cias fe­de­ra­les, po­li­cías es­ta­ta­les y mu­ni­ci­pa­les, en­tre otras en­ti­da­des.

“Los detectores que trian­gu­la­ban la in­for­ma­ción de los dis­pa­ros fue­ron li­qui­da­dos por el hu­ra­cán Ma­ría y des­pués ven­ció el con­tra­to con el De­par­ta­men­to de la Vi­vien­da, fue can­ce­la­do. Al día de hoy, es­tán en ne­go­cia­cio­nes, pe­ro cuán­do se­rá fi­nal y fir­me no sa­be­mos, por­que el pro­gra­ma es del De­par­ta­men­to de Vi­vien­da Fe­de­ral y el Ne­go­cia­do de la Po­li­cía es el que ope­ra el sis­te­ma. No­so- tros no in­ver­ti­mos ni un cen­ta­vo”, sos­tu­vo el te­nien­te Fran­cis­co Marí, quien di­ri­ge el “Fusion Cen­ter”.

El fun­cio­na­rio ca­li­fi­có el sis­te­ma co­mo una he­rra­mien­ta va­lio­sa pa­ra la in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal por su pre­ci­sión, en­tre otros atri­bu­tos, cu­yo con­tra­to se re­nue­va anual­men­te por una ci­fra apro­xi­ma­da de $4 mi­llo­nes.

El te­nien­te Marí acla­ró que es­tos detectores no son pa­ra co­lo­car­los en zo­nas de al­ta in­ci­den­cia cri­mi­nal, sino que el pro­gra­ma es­ta­ble­ce que tie­nen que ser ins­ta­la­dos en los re­si­den­cia­les pú­bli­cos pa­ra su se­gu­ri­dad. Sin em­bar­go, es­pe­ra que en el nue­vo con­tra­to la co­ber­tu­ra se ex­tien­da a una dis­tan­cia de 10 mi­llas, de for­ma tal que si los dis­pa­ros ocu­rren en ese pe­rí­me­tro, los in­ves­ti­ga­do­res ten­gan el be­ne­fi­cio de ade­lan­tar su pes­qui­sa con los da­tos que pro­vea el sis­te­ma.

“Por cier­to, no­so­tros en la Po­li­cía no sa­be­mos dón­de es­tán los detectores, por­que no nos in­tere­sa; allá el De­par­ta­men­to de Vi­vien­da Pú­bli­ca que son los que nos pa­gan por eso. Yo te pue­do de­cir la co­ber­tu­ra, pe­ro no te sé de­cir dón­de es­tán los sen­so­res”, res­pon­dió el fun­cio­na­rio, al pre­gun­tar­le si son sus­cep­ti­bles al van­da­lis­mo.

El pro­gra­ma de­tec­ta si son fue­gos ar­ti­fi­cia­les, las coor­de­na­das

es­pe­cí­fi­cas de las de­to­na­cio­nes, la can­ti­dad de ti­ros; tam­bién gra­ba el so­ni­do, la can­ti­dad de rá­fa­gas, el ca­li­bre de las ar­mas, si hay más de un ti­ra­dor o si se dis­pa­ró des­de una mo­to­ra, vehícu­lo to­do­te­rreno o au­to­mó­vil.

“El sis­te­ma di­ce si en una ca­lle se dis­pa­ró en di­fe­ren­tes si­tios, lo que sig­ni­fi­ca que dis­pa­ra­ron des­de un vehícu­lo. Di­ce la can­ti­dad y el ca­li­bre. Hay lu­ga­res don­de se de­tec­tan ti­ros don­de no hay re­si­den­cias don­de sos­pe­cha­mos que van a pro­bar las ar­mas pa­ra ver si fun­cio­nan an­tes de usar­las”, de­ta­lló el te­nien­te Marí.

El pro­me­dio de reac­ción una vez se de­tec­ta el dis­pa­ro es de en­tre 27 a 40 se­gun­dos pa­ra emi­tir la alar­ma en el Cuar­tel Ge­ne­ral y de ahí se mo­vi­li­zan las pa­tru­llas pa­ra ini­ciar la in­ves­ti­ga­ción.

“Lo bueno del pro­gra­ma es que no ne­ce­si­ta­mos un que­re­llan­te pa­ra te­ner co­no­ci­mien­to por­que sa­be­mos que ocu­rrie­ron los dis­pa­ros y lu­gar”, co­men­tó.

A pe­sar de que no co­no­ce el pro­me­dio de es­cla­re­ci­mien­tos de ca­sos con el uso de es­te sis­te­ma por­que so­lo les pro­veen la in­for­ma­ción a los in­ves­ti­ga­do­res, re­ve­ló que en el 2016 se re­gis­tra­ron 1,083 in­ci­den­tes de ba­la­ce­ras o su­ce­sos con me­nor can­ti­dad de ti­ros en las áreas po­li­cía­cas de San Juan, Ba­ya­món, Ca­guas, Ca­ro­li­na, Ca­yey y Tru­ji­llo Al­to.

Mien­tras que has­ta sep­tiem­bre del 2017, an­tes de que co­lap­sa­ra el sis­te­ma, la ci­fra ha­bía as­cen­di­do a los 2,446 in­ci­den­tes en las mis­mas ju­ris­dic­cio­nes.

El De­par­ta­men­to de la Vi­vien­da les tie­ne asig­na­das unas diez pa­tru­llas ba­jo el pro­gra­ma que adies­tra a los agen­tes pa­ra ope­rar las compu­tado­ras.

“El sis­te­ma di­ce si en una ca­lle se dis­pa­ró en di­fe­ren­tes si­tios... Di­ce la can­ti­dad y el ca­li­bre. Hay lu­ga­res don­de se de­tec­tan ti­ros don­de no hay re­si­den­cias y don­de sos­pe­cha­mos que van a pro­bar las ar­mas pa­ra ver si fun­cio­nan an­tes de usar­las”

FRAN­CIS­CO MARÍ DIRECTOR DEL “FUSION CEN­TER”

UNA AYU­DA Se eva­lúa -en el pró­xi­mo con­tra­to- la ins­ta­la­ción de es­tos detectores de dis­pa­ros en re­si­den­cia­les pú­bli­cos de San Juan, Ba­ya­món, Ca­ro­li­na y, pro­ba­ble­men­te Tru­ji­llo Al­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.