Nues­tro pue­blo perece por­que par­te de la gen­te ve al bi... co­mo su mo­de­lo”

Primera Hora - - PORTADA - JAY FON­SE­CA

Era el año 1997, ter­mi­na­ba la in­ter­me­dia. Era la S.U. Ja­gual Aden­tro en San Lo­ren­zo. Los ca­rros con lí­neas es­ta­ban en mo­da. Com­prá­ba­mos en la tien­da de Fe­li­pe (quien se hi­zo fa­mo­so por pu­bli­car una lis­ta, fren­te a la tien­da, de to­da la gen­te que le ha­bía co­gi­do “fiao” y no le ha­bían pa­ga­do).

En mi ca­so, siem­pre lo mis­mo. Cin­co pa­que­tes de se­mi­lli­tas, Do­ri­tos y re­fres­co. De­ni­se com­pra­ba un “fri­si” de pi­tu­fo. Pa­só el Co­ro­lla 1.6 sa­pi­to. Con aros de bri­llo­teo, lí­neas an­chas violeta, azul y gris, tin­tia’o con G5. Chi­lló go­ma co­mo to­dos los que se lu­cen fren­te a las ne­nas.

De­ni­se me di­jo… “wow, ese ca­rro” con es­ta son­ri­sa de que, si pa­ra, me mon­to. Era el de un ma­mi­to del ba­rrio que ya ha­bía pre­ña’o a otra de la in­ter­me­dia. Tam­bién era el bi­cho­te o ese era el ru­mor. En mi men­te… “yo quie­ro ser bi­cho­te”.

El que era mi me­jor ami­go ter­mi­nó en ese mun­do. El cha­ma­co que com­pe­tía con­mi­go en las cla­ses, ta­len­to­so, atle­ta, in­te­li­gen­te, bue­na per­so­na, le si­guió los pa­sos a su tío que se pa­sa­ba in­ti­mi­dan­do al ba­rrio por una cu­ra.

Mi rum­bo fue otro. No íba­mos a nin­gu­na igle­sia, pe­ro mi her­ma­na y yo nos pu­si­mos a leer la Bi­blia. Un día, Cindy y yo fui­mos a la Igle­sia Ad­ven­tis­ta de Río Gran­de. La fa­mi­lia de don Ju­lio So­to nos in­vi­tó al al­muer­zo. Le hi­ce 800 pre­gun­tas so­bre la Bi­blia y las con­tra­dic­cio­nes. Cu­rio­so al fin, me pu­se a es­tu­diar­la pa­ra en­con­trar que Dios no exis­tía.

Ter­mi­né enamo­ra­do de la his­to­ria de un Su­je­to que, de car­pin­te­ro, se con­vir­tió en El Sal­va­dor del Mun­do con sus en­se­ñan­zas de amor y to­le­ran­cia. Su his­to­ria me cau­ti­vó por­que era bien dis­tin­ta a la pré­di­ca del infierno y el mie­do. No vi un Evangelio de ca­rros lu­jo­sos. En vez de ame­na­zas de muer­te en el fue­go eterno, leí en Ma­teo 25 un Je­sús que de­cía que al final, Él re­gre­sa­ría a bus­car a los que die­ron pan al ham­brien­to, ves­ti­do al des­nu­do y a quie­nes en vez de juz­gar, te­nían mi­se­ri­cor­dia. Y me sal­vó a mi tam­bién. Des­de en­ton­ces, pu­se (co­mo en la pa­rá­bo­la de los ta­len­tos) mi “don” en sus ma­nos y pre­di­qué el Evangelio de sal­va­ción y no el de con­de­na­ción. Que que­de cla­ro: no soy cris­tiano. So­lo soy cre­yen­te en sus en­se­ñan­zas y en su ejem­plo. In­ten­té se­guir sus pa­sos, pe­ro bien que pu­de ha­ber si­do un bi­cho­te por­que a mí tam­bién me gus­ta­ba lla­mar la aten­ción de las ne­nas. Y ese es el ver­da­de­ro pro­ble­ma so­cial de vio­len­cia. Co­mo Bad Bunny, yo tam­bién quería ser bi­cho­te, pe­ro fui afor­tu­na­do. Nues­tro pue­blo perece por­que par­te de la gen­te ve al bi­cho­te co­mo su mo­de­lo. Que­re­mos ser el bi­cho­te, por­que en la es­cue­la no ve­mos la mo­vi­li­dad so­cial, por­que en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo des­trui­do que te­ne­mos, so­lo la ex­cep­ción lo­gra su­bir la es­ca­le­ra so­cial. Aho­ra ve­mos que se cie­rran es­cue­las y la UPR es­tá en pe­li­gro y con ello ti­ran al fon­do los sue­ños de eli­mi­nar la de­sigual­dad so­cial. Pe­ro te di­cen que “es­ta­mos bien” por­que hay pri­va­das que te dan el tí­tu­lo sa­bien­do que mu­chas so­lo bus­can la be­ca y no edu­can pa­ra los re­tos del mun­do mo­derno. A pe­sar de la cri­sis, ob­ser­va­mos que los con­tra­tos a los lam­bo­nes si­guen ocu­rrien­do y se “jar­tan”. Tie­nen el ca­rro “tin­tia’o” gra­cias a los dig­gers. Ca­da no­ti­cia de eso ha­ce que el mo­de­lo no sea pre­miar el es­fuer­zo digno y fo­men­ta­mos inequi­dad que con­de­na a nues­tros jó­ve­nes al pun­to.

Es­pe­ro que Bad Bunny y René le ha­yan he­cho sa­ber al go­ber­na­dor que mien­tras se le otor­gan los pues­tos y el cre­ci­mien­to a quie­nes tie­nen las pa­las, él, fo­men­ta la vio­len­cia ram­pan­te. En tan­to eso no cam­bie, co­mo di­jo Be­ni­to, “yo tam­bién quie­ro ser bi­cho­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.