DES­PUÉS DE LAS VA­CA­CIO­NES...

NO DE­JES QUE EL RE­GRE­SO A LA RU­TI­NA TE ROBE LA PAZ

Primera Hora - - PORTADA - El Co­mer­cio / Pe­rú / GDA

Vol­ver a tra­ba­jar, des­pués de las va­ca­cio­nes, no es na­da fá­cil. El cuer­po y la men­te han en­tra­do en des­can­so y se han des­co­nec­ta­do de la vi­da co­ti­dia­na y vol­ver a co­nec­tar­se con las ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les pue­de ser muy com­ple­jo. Tan­to que en al­gu­nos ca­sos pue­de con­lle­var pro­ble­mas de sa­lud.

So­bre to­do en épo­cas co­mo la na­vi­de­ña, cuan­do el des­can­so se com­bi­na con los ex­ce­sos pro­pios de la épo­ca, co­mo la co­mi­da y el li­cor.

A ni­vel bio­ló­gi­co, du­ran­te los al­tos es­ta­dos emo­cio­na­les que se vi­ven le­jos del tra­ba­jo, el ce­re­bro pro­du­ce al­tos ni­ve­les de do­pa­mi­na, un neu­ro­trans­mi­sor que ge­ne­ra sen­sa­ción de bie­nes­tar, se­gún ex­pli­ca la psi­quia­tra Da­ne­lia Car­do­na.

“Tras re­gre­sar, el ce­re­bro ha­ce un cam­bio de un es­ta­do de emo­cio­nes a uno cog­ni­ti­vo, más ra­cio­nal, y, por lo tan­to, hay un cam­bio en el es­ta­do emo­cio­nal, un ba­jón”, aña­de Car­do­na, es­pe­cia­lis­ta en psi­quia­tría, for­ma­da en In­gla­te­rra.

Es­ta si­tua­ción se co­no­ce co­mo el sín­dro­me pos­va­ca­cio­nal, aun­que -se­gún ex­pli­ca el psi­quia­tra Ro­dri­go Cór­do­bano es­tá des­cri­to co­mo tal en los ma­nua­les mé­di­cos.

Un sín­dro­me, ex­pli­ca Cór­do­ba, es una su­ma de ma­ni­fes­ta­cio­nes que pre­sen­tan unas ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias.

Sin em­bar­go, en es­te ca­so, aña­de, sí exis­ten cier­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes que se pre­sen­tan en per­so­nas que han es­ta­do de va­ca­cio­nes y re­to­man sus ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les.

No obs­tan­te, se tra­ta de una si­tua­ción muy co­mún. Por ejem­plo, en Eu­ro­pa, se­gún al­gu­nos es­tu­dios, un 35% de los tra­ba­ja­do­res de en­tre 25 y 40 años su­fren de es­ta al­te­ra­ción; mien­tras que en Es­ta­dos Uni­dos, el 15% re­co­no­ce que la pa­de­ce, con­for­me lo re­ve­la una en­cues­ta de la fir­ma Ga­llup.

“La ca­rac­te­rís­ti­ca fun­da­men­tal es la di­fi­cul­tad en los pro­ce­sos men­ta­les a la ho­ra de reanu­dar las la­bo­res del tra­ba­jo, por­que la men­te se ha acos­tum­bra­do a cier­ta pa­si­vi­dad. La di­fi­cul­tad pa­ra con­cen­trar­se se ha­ce evi­den­te”, aña­de Cór­do­ba.

Los sín­to­mas

Fa­ti­ga, apa­tía, sen­sa­ción de fra­ca­so y de im­pro­duc­ti­vi­dad son otras ma­ni­fes­ta­cio­nes.

Sin em­bar­go, acla­ra Cór­do­ba (je­fe del de­par­ta­men­to de Psi­quia­tría de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio en Pe­rú), no es ne­ce­sa­rio alar­mar­se.

“Hay que es­pe­rar a que pa­sen los días, mien­tras se re­to­ma la mar­cha y la men­te se re­or­ga­ni­za”.

No obs­tan­te, con­si­de­ra que cuan­do los sín­to­mas per­sis­ten o se tor­nan más fuer­tes, hay que con­sul­tar con el es­pe­cia­lis­ta por­que es po­si­ble que exis­tan an­te­ce­den­tes o fac­to­res de ries­go que se dis­pa­ran, so­bre to­do, cuan­do una per­so­na no es­tá a gus­to con su tra­ba­jo ni con la gen­te que la ro­dea en el en­torno la­bo­ral.

“To­dos so­mos sus­cep­ti­bles de su­frir es­ta si­tua­ción des­pués de vol­ver de las va­ca­cio­nes, pe­ro es más fre­cuen­te en aque­llos que de for­ma ha­bi­tual no se sien­ten có­mo­dos en el tra­ba­jo, en los que tie­nen pro­ble­mas de ago­ta­mien­to o de­sen­can­to la­bo­ral, o en los que idea­li­zan el pe­rio­do de va­ca­cio­nes co­mo la cul­mi­na­ción de su bie­nes­tar per­so­nal”, ex­pre­só a la agen­cia de no­ti­cias Efe la psi­co­te­ra­peu­ta y es­cri­to­ra española Ma­ri­sa Navarro.

Irri­ta­bi­li­dad, ner­vio­sis­mo, in­quie­tud, tris­te­za, melancolía o in­di­fe­ren­cia son otras ma­ni­fes­ta­cio­nes que ex­pe­ri­men­tan mu­chos de los em­plea­dos, en dis­gus­to con su tra­ba­jo, cuan­do vuel­ven de las va­ca­cio­nes. In­som­nio, es­trés agu­do con sín­to­mas co­mo an­sie­dad, de­pre­sión, an­gus­tia, tem­blo­res, su­do­ra­ción y au­men­to de la fre­cuen­cia car­día­ca y res­pi­ra­to­ria que po­drían des­en­ca­de­nar cri­sis de pá­ni­co son otros sín­to­mas en es­te ti­po de per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico

© PressReader. All rights reserved.