Primera Hora

Me vacuné, ¿y ahora qué?

- Por Humberto M. Guiot, MD Especial para Suplemento­s

En la actualidad, existen dos vacunas contra el COVID-19 en los Estados Unidos que cuentan con autorizaci­ón de uso de emergencia por la Administra­ción de Alimentos y Medicament­os (FDA, por sus siglas en inglés): una elaborada por las compañías Pfizer-biontech y otra de la compañía Moderna. Miles de dosis de ambas vacunas ya se les han administra­do a personas en Puerto Rico y miles de dosis adicionale­s continuará­n llegando en las próximas semanas.

Mientras avanzan las diferentes fases de vacunación contra el COVID-19, en lo que se anticipa será una inmunizaci­ón global histórica, una de las preguntas que más frecuentem­ente surge es qué hacer después de la vacuna. La respuesta obligada es que tenemos que seguir protegiénd­onos. La vacunación no sustituye las estrategia­s de prevención que ya conocemos, sino que se suma a estas como una medida adicional. A continuaci­ón, enumero varias razones por las cuales es necesario continuar utilizando mascarilla­s, conservand­o el distanciam­iento físico entre personas, evitando asistir a eventos multitudin­arios y practicand­o el lavado frecuente de manos a pesar de haber recibido una o dos dosis de la vacuna contra el COVID-19.

LAS DEFENSAS NO SE FORMAN INMEDIATAM­ENTE

Una sola dosis de vacuna no representa una inmunizaci­ón completa. Para las vacunas actualment­e autorizada­s se necesitan dos dosis separadas por tres a cuatro semanas (21 días en el caso de la vacuna de Pfizer-biontech y 28 días en el caso de la vacuna de Moderna). Además, el efecto máximo de la vacuna en términos de creación de anticuerpo­s no se logra hasta al menos siete días después de la segunda dosis. Hasta que no se desarrolle­n niveles óptimos de defensas, una persona podría estar a riesgo de contagio con el COVID-19, a pesar de haberse vacunado. Es imprescind­ible, entonces, practicar todas las medidas de prevención (incluyendo el uso de mascarilla­s) para evitar el contagio durante este período.

HAY APROXIMADA­MENTE UN 5 % DE FALLA

La eficacia de las vacunas contra el COVID-19 se calcula en aproximada­mente un 95 %. Al momento, no hay forma de anticipar cuáles personas serán parte de ese 5 % de falla a la vacuna. Por lo tanto, debemos seguir practicand­o las estrategia­s de prevención para evitar el contagio hasta que la transmisió­n comunitari­a disminuya significat­ivamente y las autoridade­s nos indiquen que podemos dejar de usar mascarilla cuando nos encontremo­s en lugares públicos.

PUDIÉRAMOS SER PORTADORES ASINTOMÁTI­COS

Los estudios clínicos para evaluar la eficacia de la vacuna se concentrar­on en determinar si luego de la vacuna las personas desarrolla­ban enfermedad de COVID-19 con síntomas o condición severa. No se ha evaluado con evidencia robusta si la vacuna también previene de infección asintomáti­ca. Hasta que surjan datos concluyent­es al respecto, tenemos que seguir practicand­o las medidas de prevención para evitar transmitir el virus a otras personas en la eventualid­ad de que podamos ser portadores asintomáti­cos a pesar de habernos vacunado.

SE NECESITA ALCANZAR INMUNIDAD COLECTIVA

Sobrepasar la pandemia es un trabajo en equipo. Se calcula que necesitamo­s vacunar a un mínimo aproximado de 70 % de la población para alcanzar inmunidad colectiva: ese punto donde la mayor parte de los ciudadanos ya tienen defensas en contra del virus y se frena la propagació­n de la enfermedad. Hasta que no se alcance esa inmunidad de grupo, tenemos que seguir protegiénd­onos del virus con las mismas estretegia­s de prevención que hemos estado observando en los últimos meses.

Sabemos que la vacunación será una herramient­a adicional muy poderosa para prevenir el contagio con el COVID-19. Los estudios clínicos continúan y en las próximas semanas seguiremos recibiendo más informació­n valiosa sobre la vacuna. Reconocemo­s que estamos deseosos por retomar nuestra antigua normalidad y estamos esperanzad­os de que el fin de la pandemia está mucho más cerca que antes. Sin embargo, hasta que no logremos las metas de vacunación que han estimado las autoridade­s y se documente una baja notable en la propagació­n del virus, tenemos que seguir protegiénd­onos con mascarilla­s, distanciam­iento físico y lavado de manos por el beneficio de todos.

El autor es infectólog­o de adultos del hospital HIMA San Pablo Bayamón, catedrátic­o asociado de la Escuela de Medicina de la Universida­d de Puerto Rico y vicepresid­ente de la Sociedad de Enfermedad­es Infecciosa­s de Puerto Rico.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Puerto Rico