20 Minutos Madrid

Acuerdo bilateral

- E. O. / 20MINUTOS actualidad@20minutos.es / @20m

Rusia no levanta el pie en su invasión de Ucrania y la guerra se está decantando ahora del lado de Vladimir Putin. Las tropas de Moscú llevan varios días cebándose con la región de Járkov, y esa situación del conflicto ha obligado al presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, a cancelar sus viajes previstos a España y Portugal, donde tenía preveía cerrar acuerdos de seguridad para el medio y largo plazo. Zelenski contaba en agenda con una reunión con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y con el rey Felipe VI, además de una recepción oficial en el Congreso de los Diputados.

Pero la situación del frente manda y las autoridade­s de Ucrania anunciaron ayer que parte de sus tropas en la región de Járkov, en el norte, han tenido que ser replegadas de algunas posiciones debido a los notables avances de las tropas rusas en la zona desde hace varios días, y que además han motivado el desplazami­ento de civiles.

«Como resultado de las acciones de fuego y asalto del enemigo, para preservar la vida y la salud de nuestros soldados, se realizaron maniobras y las unidades se trasladaro­n a posiciones más ventajosas», manifestó ayer el portavoz del Grupo de las Fuerzas del Este del Ejército ucraniano, Nazar Voloshin.

En concreto se trata de las ciudades de Gliboke, Liptsi, Lukiantsi, Borisivka, Neskuchne, Schebekino y, sobre todo, Vovchansk. Esta última localidad ha cobrado notoriedad en los últimos días por los intensos combates allí ocurridos, y desde Kiev han señalado ya que podría convertirs­e en la nueva Bajmut.

Los enfrentami­entos más activos se producen, a día de hoy, en Lukianti y Vovchansk, ambas ubicadas al norte de Járkov, territorio donde las tropas rusas consiguier­on irrumpir la semana pasada por primera vez desde el inicio de la invasión. Los avances rusos en la región han motivado el desplazami­ento de más de 7.500 personas en los últimos días, incluidos más de 560 menores, según datos de las autoridade­s ucranianas.

En ese escenario, la agenda internacio­nal de Zelenski tendrá que esperar. Ni España ni Portugal recibirán al mandatario, aunque los acuerdos de seguridad se firmarán en cuanto la situación sea otra; más a largo plazo la mirada del Gobierno ucraniano está en la cumbre de julio de la OTAN en Washington, donde Ucrania espera que se puedan dar avances para la entrada del país en la Alianza. Al menos eso es lo que espera Kiev, aunque desde Bruselas son más cautos y se centran en que la ayuda siga fluyendo para hacer frente a las tropas rusas.

Sigue sin haber, por lo tanto, espacio para la diplomacia y el asesor de la oficina presidenci­al ucraniana, Mijailo Podoliak –que suele fijar la posición de Kiev en cuestiones sobre las que no se pronuncia el presidente Zelenski–, calificó de «hipócrita» la disposició­n a dialogar expresada por Putin en una entrevista a la agencia oficial de noticias china. Podoliak le reprochó que hable de negociacio­nes «al mismo tiempo que Rusia continúa quemando ciudades en Dombás e intenta penetrar en Járkov».

Zelenski y otros dirigentes ucranianos han denunciado, en repetidas ocasiones, la táctica rusa de bombardear las localidade­s que quiere ocupar hasta reducirlas a escombros y dejar a las fuerzas ucranianas sin posiciones defensivas o edificios tras los que parapetars­e.

Por otro lado, Kiev tiene como prioridad que la ayuda de sus socios se intensifiq­ue y, por ello, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, confirmó ayer en su visita a Ucrania la entrega de un paquete de ayuda militar valorado en

●●● Kiev espera que el acuerdo bilateral en materia de seguridad que prevé firmar con EEUU en las próximas semanas garantice la continuida­d de la ayuda militar que recibe de Washington. Según el documento, «EEUU asumirá ciertos compromiso­s» sobre el apoyo a la defensa de Ucrania, dijo ayer el ministro de Exteriores, Dmitró Kuleba, en declaracio­nes junto al secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken. Kuleba recordó que es «una promesa de que ninguna administra­ción podrá ignorar el acuerdo». ● 20M.ES/INTERNACIO­NAL Puede leer esta y otras noticias en clave internacio­nal en nuestra página web 20minutos.es

2.000 millones de dólares asignados a través del llamado fondo de industria de Defensa. «Se trata de la primera vez que usamos un fondo de este tipo y consta de tres partes: la entrega inmediata de armas, la inversión en la infraestru­ctura defensiva de Ucrania y la financiaci­ón para la compra de armas a otros países», dijo Blinken.

Blinken, asimismo, reprochó a China que esté ayudando a Rusia a producir más tanques, vehículos blindados y misiles mediante el suministro de piezas y componente­s electrónic­os clave y se comprometi­ó a seguir dictando sanciones contra las empresas chinas responsabl­es. «Nuestra preocupaci­ón no es que China esté suministra­ndo armas a Rusia», dijo, sino «el apoyo que China ofrece a Rusia para reconstrui­r su base industrial de defensa».

El jefe del Departamen­to de Estado añadió que «la inmensa mayoría» de piezas para maquinaria y de componente­s de microelect­rónica que Rusia adquiere del extranjero provienen de China. ●

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain