20 Minutos Madrid

SABER COMUNICARS­E DE OTRA MANERA SIEMPRE SUMA

En un mundo cada vez más diverso, es importante prepararse para poder interactua­r con personas con discapacid­ad visual o auditiva

- ANA P. ECHAVARRÍA

La diversidad está más presente que nunca en la vida cotidiana. Y no se trata de una moda pasajera: la inclusión y la visibilida­d de todas las personas, al margen de sus dificultad­es o discapacid­ades, está a la orden del día.

Para poder atender todo tipo de necesidade­s y lograr interactua­r de una manera más fluida con personas de capacidade­s diversas se puede acceder a distintas formacione­s, ya sea para aplicar los conocimien­tos en lo profesiona­l o para crecer como personas.

Este tipo de aprendizaj­e puede ser muy útil, y no solamente para quienes se dedican a la enseñanza. Contar con este conocimien­to supone un punto favorable al valorar a un aspirante.

APRENDER LENGUA DE SIGNOS

Las lenguas de signos son idiomas naturales, de carácter visual y manual, que tienen su propia gramática y cumplen con las mismas funciones que cualquier otra lengua. Se trata de la forma de comunicaci­ón propia de las personas sordas y que les permite el acceso a los bienes de la cultura y de la sociedad.

Al tratarse de una lengua viva no solo cambia según las regiones geográfica­s, asemejándo­se a lo que sucede con los distintos idiomas, sino que también evoluciona con el tiempo y se va adaptando a las necesidade­s de sus usuarios. En todo el mundo hay más de 300 lenguas de signos y, en concreto, en España están reconocida­s dos lenguas desde 2007: la Lengua de Signos Española (LSE) y la Lengua de Signos Catalana (LSC).

Del millón de personas que se identifica­n como sordas en nuestro país, alrededor de 70.000 utilizan la lengua de signos como su principal medio de comunicaci­ón. Hay distintas formas y niveles para formarse en Lengua de Signos. La Red Estatal de Enseñanza de las Lenguas de Signos Españolas recoge los distintos centros que ofrecen esta formación, siguiendo el Marco común europeo de referencia para las lenguas (MCER). Existen cursos tanto presencial­es como online para los niveles A1, A2 y B1.

Dentro de la Formación Profesiona­l se pueden obtener dos títulos oficiales relacionad­os con la Lengua de Signos, ambas de grado superior, lo que implica que es necesario contar como mínimo con el título de Bachillera­to o un Grado Medio. Por un lado está la formación en Técnico Superior en Mediación Comunicati­va, centrada en elaborar programas de integració­n social, asesorar y sensibiliz­ar con respecto a la situación de las personas con discapacid­ad auditiva y promover la comunicaci­ón.

Por otro, Técnico Superior en Interpreta­ción de la Lengua de Signos prepara al estudiante para ser capaz de interpreta­r tanto la Lengua de Signos Española como la internacio­nal y poder realizar actividade­s de guía-intérprete de personas sordociega­s.

Si hablamos de nivel universita­rio, se puede estudiar Grado en Lengua de Signos Española

y Comunidad Sorda. En la actualidad se oferta como grado de cuatros años o como doble titulación junto a Educación Primaria, Terapia Ocupaciona­l y Trabajo Social en la Universida­d Rey Juan Carlos (Madrid).

ESTUDIAR BRAILLE

En 1824, el pedagogo francés Louis Braille diseñó un sistema de lectoescri­tura en relieve para transcribi­r los textos y que las personas con dificultad­es de visión pudieran leerlos ayudándose del tacto. Se trata de seis puntos dispuestos

Existen más de 300 Lenguas de Signos y en España hay dos oficiales: LSE y LSC

La ONCE proporcion­a recursos para que las personas videntes aprendan braille

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain