...Y LA LUZ SE HI­ZO HOM­BRE

Año Cero Monográfico - - Sumario - POR EN­RI­QUE DE VI­CEN­TE

Quién fue real­men­te Jesús? ¿Una en­car­na­ción de Dios, un maes­tro ex­cep­cio­nal o un mi­to ela­bo­ra­do en los pri­me­ros si­glos? ¿Qué vino a ha­cer en la Tie­rra? ¿Qué sa­be­mos de cier­to so­bre su vida, ac­ti­tu­des y en­se­ñan­zas? ¿Qué re­la­ción guar­dan és­tas con las cos­tum­bres y co­rrien­tes re­li­gio­sas de su épo­ca?...

Pen­sa­mos que és­tas y otras pre­gun­tas si­mi­la­res in­tere­san a la ma­yo­ría de nues­tros lec­to­res, ya sea que se de­cla­ren cris­tia­nos, ca­da uno a su ma­ne­ra, que con­si­de­ren a Jesús un gran maes­tro es­pi­ri­tual o sim­ple­men­te el pun­to de par­ti­da de la co­rrien­te ideo­ló­gi­ca que ma­yor in­fluen­cia ha te­ni­do en la His­to­ria. Por ello, he­mos de­ci­di­do re­co­pi­lar en es­te mo­no­grá­fi­co una se­rie so­bre mu­chos de los mis­te­rios que ro­dean a tan mí­ti­ca e in­flu­yen­te fi­gu­ra. Pro­cu­ra­mos ha­cer­lo con un in­men­so res­pe­to a la mis­ma y a los cre­yen­tes —que no ha­cia los dog­mas—, pe­ro tam­bién con el ri­gor y atre­vi­mien­to que el te­ma me­re­ce.

Le­jos de pre­ten­der con­tes­tar a es­tos in­te­rro­gan­tes, in­ten­ta­mos apor­tar ele­men­tos que ani­men a la re­fle­xión y al re­plan­tea­mien­to. Por­que la in­men­sa ma­yo­ría nos con­si­de­ra­mos o no cris­tia­nos —y vi­vi­mos in­mer­sos en una cul­tu­ra que así se au­to­de­no­mi­na— con un gran des­co­no­ci­mien­to acer­ca de cuan­to se sa­be, sos­pe­cha o ig­no­ra so­bre el ini­cia­dor del cris­tia­nis­mo y los orí­ge­nes de es­ta re­li­gión.

En es­tas pá­gi­nas nos pre­gun­ta­mos qué vino a re­ve­lar­nos Jesús, les pre­sen­ta­mos a un ser de­ci­di­da­men­te fe­mi­nis­ta y abier­to en el seno de una cul­tu­ra tre­men­da­men­te ma­chis­ta y ce­rra­da, re­pa­sa­mos las evi­den­cias que de­mues­tran su exis­ten­cia his­tó­ri­ca y las con­tras­ta­mos con los des­con­cer­tan­tes pa­ra­le­lis­mos que exis­ten en­tre la his­to­ria y sim­bo­lo­gía del Cris­to que hoy co­no­ce­mos y las de otros dio­ses mí­ti­cos an­te­rio­res a él, de los que pa­re­ce cal­ca­do. Y, al fi­nal, ¿qué nos que­da? La ima­gen de un ser mí­ti­co, ex­cep­cio­nal e in­apren­si­ble, que sin­te­ti­za y asu­me de for­ma ex­tra­or­di­na­ria las me­jo­res creen­cias y es­pe­ran­zas de la hu­ma­ni­dad acer­ca de en­via­dos ce­les­tes que des­cien­den a la Tie­rra pa­ra ace­le­rar nues­tra evo­lu­ción, rom­per nues­tras li­mi­ta­cio­nes e im­pul­sar­nos ha­cia la li­be­ra­ción fi­nal. La ex­pre­sión má­xi­ma de esa Luz inefa­ble y trans­for­ma­do­ra que atis­ban los mís­ti­cos y quie­nes han te­ni­do ex­pe­rien­cias tras­cen­den­tes.

Es en esa di­men­sión mí­ti­ca y eter­na —y que, por tan­to, tras­cien­de a cual­quier ra­zo­na­mien­to y «ver­dad» his­tó­ri­ca— don­de yo si­túo a Jesús el Cris­to, en el que creo y en el cual con­fío, a la ho­ra de de­fi­nir­me como «as­pi­ran­te a cris­tiano»; y di­go es­to por­que re­cuer­do las con­tra­dic­cio­nes co­ti­dia­nas de los lla­ma­dos cris­tia­nos y las atro­ci­da­des que he­mos co­me­ti­do, mu­chas de las cua­les na­da tie­nen que en­vi­diar a las que hoy les echa­mos en ca­ra a los in­te­gris­tas mu­sul­ma­nes. Es­to es una for­ma de de­cir que me re­sul­ta di­fí­cil ex­pli­car ra­cio­nal­men­te to­do lo que —en mi fue­ro ín­ti­mo— yo creo acer­ca de Jesús, de su ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za y de su mi­sión en la Tie­rra, aun­que le con­ce­do una im­por­tan­cia ex­cep­cio­nal. Pe­ro, en­tre las ideas que me en­can­ta­ría com­par­tir con us­te­des, la más im­por­tan­te es que esa Luz di­vi­na he­cha Hom­bre vino a abrir una bre­cha en las ti­nie­blas que des­de tiem­pos re­mo­tos ro­dean es­te pla­ne­ta, con­vir­tién­do­lo en una cár­cel vir­tual aje­na a las in­fluen­cias ce­les­tes. Y lo hi­zo como cul­mi­na­ción de un Plan maes­tro, na­cien­do en una fa­mi­lia des­cen­dien­te de David, en un pue­blo con una in­for­ma­ción ge­né­ti­ca muy con­cre­ta, que fue so­me­ti­da a in­fluen­cias y mu­ta­cio­nes du­ran­te el Éxo­do. Es­to per­mi­tió ges­tar un Hom­bre úni­co, en el cual pu­do en­car­nar­se ple­na­men­te el Es­pí­ri­tu, que pa­só por to­do ti­po de ex­pe­rien­cias y ten­ta­cio­nes ma­te­ria­lis­tas, pa­ra de­ci­dir fi­nal­men­te en­tre­gar­se al su­fri­mien­to y la muer­te y tras­cen­der­las, abrien­do así el ca­mino a los hu­ma­nos pa­ra rom­per to­das las li­mi­ta­cio­nes que nos man­tie­nen es­cla­vi­za­dos, in­clu­so la de­fi­ni­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.