¿QUIÉN FUE MA­RÍA MAG­DA­LE­NA?

LA IGLE­SIA CA­TÓ­LI­CA LE COL­GÓ EL SAM­BE­NI­TO DE PE­CA­DO­RA, UN EU­FE­MIS­MO QUE EN LA CUL­TU­RA PO­PU­LAR SE TRA­DU­JO POR EL DE PROS­TI­TU­TA. PE­RO EN LOS EVAN­GE­LIOS, TAN­TO LOS CA­NÓ­NI­COS COMO LOS APÓ­CRI­FOS, NO HAY NIN­GU­NA RE­FE­REN­CIA A TAL CON­DI­CIÓN. EN CAM­BIO, SE MUES­TRA

Año Cero Monográfico - - Sumario - POR GLO­RIA GA­RRI­DO

Ha pa­sa­do a la pos­te­ri­dad como una pros­ti­tu­ta. Pe­ro no hay na­da de es­to en los evan­ge­lios. ¿De dón­de sur­ge es­ta ima­gen?

En el año 591 el Papa Gre­go­rio I ca­li­fi­có a Ma­ría Mag­da­le­na de cor­te­sa­na pros­ti­tu­ta, y di­jo que «te­nía que la­var con lá­gri­mas la su­cie­dad de su cuer­po». Aun­que la Igle­sia tam­bién re­co­no­ció su san­ti­dad y la des­cri­bió como «no­via mís­ti­ca de Cris­to» el sam­be­ni­to de pe­ca­do­ra ha caí­do so­bre ella y os­cu­re­ce cual­quier otra fa­ce­ta. Pe­ro exis­te otra vi­sión, más he­te­ro­do­xa: que fue es­po­sa de Jesús y que los hi­jos de am­bos se ha­brían uni­do a la mo­nar­quía me­ro­vin­gia, pri­me­ra di­nas­tía ga­la, for­man­do así un li­na­je se­cre­to. Las no­ve­las de ca­ba­lle­ría, así como la le­yen­da del San­to Grial, ha­brían si­do crea­das pa­ra trans­mi­tir es­ta ver­dad en clave sim­bó­li­ca. ¿Cuál de las dos ver­sio­nes es cier­ta?

QUÉ NOS DI­CEN LOS EVAN­GE­LIOS CA­NÓ­NI­COS

—En el Nue­vo Tes­ta­men­to se ci­ta a Ma­ría Mag­da­le­na do­ce ve­ces, un nú­me­ro so­lar que po­dría alu­dir a su ran­go de primer após­tol de la Igle­sia pri­mi­ti­va tras la muer­te de Jesús.

—En nin­gu­na oca­sión se la aso­cia con la pros­ti­tu­ción. Tan so­lo hay dos co­men­ta­rios en los que se di­ce que Jesús ha­bía ex­pul­sa­do de ella sie­te de­mo­nios. Uno en la pre­sen­ta­ción de Lu­cas (8:2), que di­ce que era se­gui­do­ra del Na­za­reno, y ayu­da­ba al man­te­ni­mien­to de és­te y su sé­qui­to con sus bie­nes. Y otro en la es­ce­na de la Re­su­rrec­ción de Mar­cos (16:9).

—El res­to de re­fe­ren­cias evan­gé­li­cas la re­la­cio­nan con la cru­ci­fi­xión, se­pul­tu­ra y re­su­rrec­ción de Jesús. Un cú­mu­lo de ci­tas del que se des­pren­de que fue la más fiel de sus se­gui­do­res, pues mien­tras to­dos, a ex­cep­ción del enig­má­ti­co «dis­cí­pu­lo ama­do», huían des­pa­vo­ri­dos, in­clui­do Pe­dro, ella le acom­pa­ña.

—Tes­ti­go de ex­cep­ción de la re­su­rrec­ción, se­gún Lu­cas, Ma­teo y Mar­cos, Mag­da­le­na fue una de las las mu­je­res que «vie­ron» a Cris­to an­tes que na­die. Y de acuer­do con Juan, es la pri­me­ra en pre­sen­ciar es­te mi­la­gro a so­las, tras lo cual es en­via­da por Jesús a anun­ciar la «Bue­na Nue­va» a los dis­cí­pu­los va­ro­nes.

—Mag­da­le­na trans­mi­te a los após­to­les la no­ti­cia de que Jesús ha re­su­ci­ta­do, pe­ro és­tos no la creen y atri­bu­yen su his­to­ria a fantasías pro­pias de mu­je­res, una prue­ba más de la hos­ti­li­dad que,

en ge­ne­ral, le de­mues­tran en ca­si to­das las es­ce­nas don­de apa­re­ce.

—En los evan­ge­lios hay sie­te lis­tas en que el nom­bre de Ma­ría Mag­da­le­na se ci­ta con los de otras mu­je­res, y el su­yo lo ha­ce en seis oca­sio­nes en primer lu­gar, un pis­ta del im­por­tan­te pa­pel que pu­do ju­gar en la vida de Jesús y que los após­to­les no di­si­mu­la­ron.

—El epi­so­dio del «fras­co de ala­bas­tro», en el cual una mu­jer un­ge la ca­be­za o los pies de Jesús con esen­cia de nar­do, re­la­ta­do con va­ria­cio­nes en los cua­tro evan­ge­lios, Lu­cas (7, 3650); Mar­cos (14, 3-9); Ma­teo (26, 9-14) y Juan (12, 1-11), ha con­tri­bui­do a que tra­di­cio­nal­men­te la fi­gu­ra de la Mag­da­le­na se aso­cie a la de una pe­ca­do­ra pú­bli­ca, pe­ro tam­bién a la de Ma­ría de Be­ta­nia, her­ma­na de Lá­za­ro y Mar­ta.

—La lla­ma­da «cues­tión de las tres Ma­rías», sur­gi­da por es­ta aso­cia­ción, ha da­do lu­gar a un de­ba­te secular en­tre la Igle­sia de Orien­te y la de Oc­ci­den­te. Mien­tras la pri­me­ra di­fe­ren­ció a las tres fi­gu­ras y de­di­có un día dis­tin­to en el san­to­ral pa­ra ca­da una, la Igle­sia de Roma las iden­ti­fi­có como las mis­mas y des­de el si­glo IV con­sa­gró el 22 de ju­lio a Ma­ría de Be­ta­nia que, se­gún gran­des pa­dres de la Igle­sia, era tam­bién Ma­ría Mag­da­le­na. Y así has­ta 1969, año en que las di­fe­ren­ció ofi­cial­men­te, y se ad­ju­di­có es­ta fe­cha so­lo a la Mag­da­le­na. Es­te cam­bio drás­ti­co po­dría obe­de­cer al in­ten­to de di­so­ciar a las dos mu­je­res pa­ra que no se pu­die­ra de­cir que Mag­da­le­na, una pe­ca­do­ra, un­gió a Jesús. Al­go con­ve­nien­te ya que, en la re­li­gión ju­día quie­nes un­gen a los re­yes es­tán re­ves­ti­dos por una au­to­ri­dad im­pro­pia de una pros­ti­tu­ta.

—El úni­co que des­cri­be a «la mu­jer del fras­co de ala­bas­tro» como una pe­ca­do­ra pú­bli­ca es Lu­cas, y so­lo Juan le po­ne nom­bre y di­ce de ella que era Ma­ría, la her­ma­na de Lá­za­ro. ¿Por qué se aso­cia en­ton­ces a Mag­da­le­na con ella? La res­pues­ta es­tá en el he­cho de que cuan­do los dis­cí­pu­los pro­tes­tan por el de­rro­che del un­güen­to de nar­dos, muy ca­ro, Jesús pi­de que se de­je en paz a la mu­jer y aña­de: «ella se ha an­ti­ci­pa­do a em­bal­sa­mar mi cuer­po pa­ra la se­pul­tu­ra». Te­nien­do en

cuen­ta que en la es­ce­na de la ma­ña­na de Pas­cua, la úni­ca que va a la se­pul­tu­ra con un­güen­tos pa­ra em­bal­sa­mar el ca­dá­ver de Jesús es Ma­ría Mag­da­le­na, mien­tras que Ma­ría de Be­ta­nia es­tá au­sen­te de la es­ce­na, han si­do nu­me­ro­sos los ada­li­des de la Igle­sia, en­tre ellos San Agus­tín, San Bue­na­ven­tu­ra, San Ber­nar­do, y el papa Gre­go­rio I, que han pen­sa­do que eran la mis­ma per­so­na.

—La ex­pul­sión de los sie­te de­mo­nios ha da­do lu­gar a di­ver­sas teo­rías: ¿es­ta­ba po­seí­da Ma­ría Mag­da­le­na? Gre­go­rio I los in­ter­pre­tó como si fue­ran los sie­te pe­ca­dos ca­pi­ta­les: en­vi­dia, gu­la, lu­ju­ria, ira, ava­ri­cia, so­ber­bia y pe­re­za. Pe­ro, se­gún el eso­te­ris­ta es­pa­ñol Ju­li Pe­ra­de­jor­di, la ex­pre­sión «sie­te de­mo­nios» es un sím­bo­lo uti­li­za­do por los he­breos pa­ra re­fe­rir­se a la «ma­la in­cli­na­ción» del co­ra­zón hu­mano, o «el es­pí­ri­tu del mal» que rei­na en es­te mun­do ba­jo la po­tes­tad de los sie­te planetas.

—En el tex­to gnós­ti­co del Evan­ge­lio de Ma­ría Mag­da­le­na , ella mis­ma ha­bla de có­mo el al­ma es opri­mi­da por sie­te po­tes­ta­des: ti­nie­bla, con­cu­pis­cen­cia, ig­no­ran­cia, en­vi­dia, el reino de la car­ne, la lo­ca in­te­li­gen­cia de la car­ne y la sa­bi­du­ría iras­ci­ble. Así que tam­bién es po­si­ble que és­tos fue­ran los «sie­te de­mo­nios» de los que la li­be­ró Jesús, de­ján­do­la li­bre pa­ra su pos­te­rior ilu­mi­na­ción.

—El ca­li­fi­ca­ti­vo de pros­ti­tu­ta ad­qui­ri­ría otra di­men­sión si, tal y como su­gie­re Mar­ga­ret Starbird, teó­lo­ga y ex­per­ta en es­te per­so­na­je, aso­cia­mos los sie­te de­mo­nios a los «sie­te ve­los de la dio­sa su­me­ria Ist­har», des­ti­na­dos a des­apa­re­cer de la men­te del as­pi­ran­te du­ran­te los mis­te­rios ini­ciá­ti­cos. En es­te sen­ti­do la Mag­da­le­na ha­bría si­do una pros­ti­tu­ta sa­gra­da, o hie­ro­du­lai , prac­ti­can­te del hie­ros ga­mos (ma­tri­mo­nio sa­gra­do), ritual de las so­cie­da­des ma­triar­ca­les des­ti­na­do a in­vo­car la fer­ti­li­dad, así como a hon­rar el pa­pel re­pro­duc­tor de la mu­jer.

—«Sa­cer­do­te De­mo­nio nú­me­ro sie­te» se­ría, se­gún el his­to­ria­dor Lau­ren­ce Gard­ner, el nom­bre del je­fe es­cri­ba que vi­gi­la­ba a las «Ma­rías», don­ce­llas edu­ca­das en un en­torno mo­nás­ti­co y su­je­tas a per­ma­ne­cer vír­ge­nes has­ta el mo­men­to de ser ele­gi­das pa­ra el ma­tri­mo­nio. Se­gún es­te au­tor la re­fe­ren­cia a los sie­te de­mo­nios se­ría un có­di­go se­cre­to uti­li­za­do por los evan­ge­lis­tas pa­ra de­cir que Jesús la li­be­ró de su vo­to de ce­li­ba­to pa­ra ca­sar­se con ella.

—El nom­bre de Mag­da­le­na, se­gún la ver­sión ofi­cial, co­rres­pon­de a su lu­gar de na­ci­mien­to, Mig­dal, una al­dea de pes­ca­do­res cer­ca de Ca­far­naún. Pe­ro no se ha ha­lla­do nin­gu­na al­dea con tal nom­bre. Y sin em­bar­go, el tér­mino es muy se­me­jan­te al vo­ca­blo he­breo Mag­dal-eder , que apa­re­ce en el pa­sa­je pro­fé­ti­co de Mi­queas (4:8), don­de sig­ni­fi­ca «to­rre de vi­gía» o «to­rre del re­ba­ño», pro­ba­ble­men­te un tí­tu­lo de las hi­jas reales que ha­bían de des­po­sar­se con mo­nar­cas. Quie­nes de­fien­den la teo­ría de que en­tre Jesús y Ma­ría Mag­da­le­na hu­bo un ma­tri­mo­nio re­cuer­dan que los evan­ge­lis­tas eran da­dos a uti­li­zar pa­sa­jes bí­bli­cos que pro­fe­ti­za­ban el ad­ve­ni­mien­to y la ges­ta del Me­sías, y que es po­si­ble que aña­die­ran es­te apo­do al nom­bre de Ma­ría de Be­ta­nia en oca­sio­nes pa­ra re­la­cio­nar­la con las pre­dic­cio­nes bí­bli­cas.

—Se­gún la téc­ni­ca de la ge­ma­tría, uti­li­za­da pa­ra en­crip­tar se­cre­tos en los tex­tos bí­bli­cos, las le­tras de Mag­da­la arro­jan el nú­me­ro 153, aso­cia­do a la Ve­si­ca piscis, fi­gu­ra geo­mé­tri­ca de los pi­ta­gó­ri­cos pa­ra re­pre­sen­tar a las an­ti­guas diosas del amor y la fer­ti­li­dad.

LOS GNÓS­TI­COS

Al mis­mo tiem­po que el cul­to a Ma­ría Mag­da­le­na se ex­ten­día por el sur de Fran­cia, en el si­glo IV, un buen nú­me­ro de tex­tos so­bre el cris­tia­nis­mo de los pri­me­ros días fue­ron con­de­na­dos por la Igle­sia, y es­con­di­dos por gru­pos gnós­ti­cos que se en­con­tra­ban en­tre sus par­ti­da­rios. ¿Se de­bió es­ta cen­su­ra a que en ellos se des­cri­bía a es­ta mu­jer como dis­cí­pu­la fa­vo­ri­ta de Jesús y ca­paz de «ver» la luz del Sal­va-

Ten­go mie­do de Pe­dro… Me des­pre­cia y odia a las mu­je­res , di­ce Ma­ría en un tex­to gnós­ti­co. ¿Una an­ti­ci­pa­ción de la fu­tu­ra bre­cha en­tre la Igle­sia ca­tó­li­ca y ella?

dor, mien­tras que los dis­cí­pu­los va­ro­nes per­ma­ne­cen cie­gos? Lo cier­to es que a juz­gar por lo que se di­ce de ella en es­tos tex­tos, al­gu­nos de los cua­les fue­ron ha­lla­dos en 1945 cer­ca de la lo­ca­li­dad egip­cia de Nag Ham­ma­di, es­ta mu­jer bien pu­do ser el mis­mo ros­tro de la sa­bi­du­ría:

Evan­ge­lio de Ma­ría Mag­da­le­na

—En es­te tex­to, Pe­dro in­vi­ta a Ma­ría a trans­mi­tir­les las en­se­ñan­zas que Jesús le ha­bía di­cho en pri­va­do: «Her­ma­na, sa­be­mos que el Sal­va­dor te amó más que al res­to de las mu­je­res. Dí­nos las pa­la­bras que te con­tó y no­so­tros no pu­di­mos oír…»

—Pe­ro cuan­do Ma­ría les cuen­ta, ni Pe­dro ni An­drés quie­ren acep­tar que Jesús hu­bie­se da­do a una mu­jer, y no a ellos, en­se­ñan­zas pri­va­das, y se mues­tran hos­ti­les ha­cia ella.

—Le­ví de­fien­de a Ma­ría y acu­sa a Pe­dro de dis­cu­tir con ella como si fue­se su ad­ver­sa­rio, «cuan­do ni ella ni otras mu­je­res lo son», y lue­go ex­hor­ta a to­dos los dis­cí­pu­los a no to­mar una ac­ti­tud dis­tin­ta a la que el pro­pio Sal­va­dor hu­bie­ra adop­ta­do.

—Ma­ría ani­ma a los dis­cí­pu­los con pa­la­bras que la con­fir­man como lí­der: «No llo­réis y no os en­tris­tez­cáis; no va­ci­léis más, pues su gra­cia des­cen­de­rá so­bre to­dos vo­so­tros y os pro­te­ge­rá».

Evan­ge­lio de Fe­li­pe

—«Mag­da­le­na es la com­pa­ñe­ra de Jesús, siem­pre va jun­to a su ma­dre y la her­ma­na de és­ta…», co­men­ta­rio que prue­ba la in­ti­mi­dad de és­ta con Jesús. «El Sal­va­dor la ama­ba a ella más que a to­dos los de­más dis­cí­pu­los, y la be­sa­ba en la bo­ca», un ges­to que al­gu­nos han in­ter­pre­ta­do como el be­so ritual de trans­mi­sion ini­ciá­ti­ca utli­za­do por maes­tros de muy di­ver­sas co­rrien­tes.

—Los após­to­les pre­gun­tan: «¿Por qué la amas a ella más que a no­so­tros?», y Jesús ob­je­ta: «¿Por qué no os amo a vo­so­tros como la amo a ella?» fra­se que po­dría ser una alu­sión ve­la­da a la ma­yor ca­pa­ci­dad de Mag­da­le­na pa­ra com­pren­der sus en­se­ñan­zas.

Evan­ge­lio de To­más

—Pe­dro, hos­til, di­ce: «Las mu­je­res no me­re­cen la vida» (la vida es­pi­ri­tual se su­po­ne).

—Jesús ase­gu­ra que Mag­da­le­na es un sím­bo­lo de la sa­bi­du­ría di­vi­na. Y la de­fien­de de la hos­ti­li­dad de Pe­dro y de su vo­lun­tad de ex­cluir­la del gru­po de los após­to­les. Ade­más, ase­gu­ra que la guia­rá «pa­ra ha­cer­la ma­cho, y que tam­bién se vuel­va un es­pí­ri­tu vi­vien­te se­me­jan­te a vo­so­tros que sois ma­chos». Ma­ni­fes­ta­ción que afir­ma la igual­dad de mu­je­res y hom­bres en la res­pon­sa­bi­li­dad de su pro­pia sal­va­ción.

Pis­tis Sophia

—En es­te tex­to gnós­ti­co atri­bui­do a Va­len­tín (s. III), los dis­cí­pu­los es­tán reuni­dos tras la re­su­rrec­ción pa­ra re­ci­bir una en­se­ñan­za adi­cio­nal del Sal­va­dor. Son do­ce hom­bres y sie­te mu­je­res, ha­cien­do cua­ren­ta y seis pre­gun­tas, trein­ta y nue­ve de las cua­les se atri­bu­yen a Ma­ría, mos­tran­do así su im­por­tan­cia como lí­der re­li­gio­so.

—Ma­ría con­fie­sa su te­mor an­te el tra­to que re­ci­be de los dis­cí­pu­los va­ro­nes: «Ten­go mie­do de Pe­dro… Me des­pre­cia y odia a las mu­je­res». Una dé­bil pro­tes­ta que anun­cia la bre­cha fu­tu­ra en­tre la Igle­sia y ella.

A la luz de es­tos tex­tos ca­be pen­sar que la mar­gi­na­ción a la que pos­te­rior­men­te se so­me­tió a Ma­ría Mag­da­le­na, y la hos­ti­li­dad de la Igle­sia ha­cia el sa­cer­do­cio fe­me­nino, re­pre­sen­ta­da por Orí­ge­nes o Ter­tu­liano en los pri­me­ros si­glos del cris­tia­nis­mo, te­nía como ob­je­ti­vo com­ba­tir la luz con que bri­lla­ba es­te per­so­na­je y a la le­gión de sus se­gui­do­res que se de­bie­ron con­ver­tir en una cla­ra ame­na­za pa­ra una Igle­sia pa­triar­cal en cier­nes.

La vi­sión de Ma­ría Mag­da­le­na como pros­ti­tu­ta, aun­que tar­día y con una ba­se evan­gé­li­ca muy dis­cu­ti­da, ca­ló hon­do en la cul­tu­rare­li­gio­sa. Se­gún la le­yen­da Ca­tó­li­ca, pa­sa­ríael res­to de su vida ex­pian­do sus pe­ca­dos enuna cue­va del de­sier­to. Mag­da­le­na pe­ni­ten­te , deTi­ziano, 1530-35.

«¿Ves es­ta mu­jer? En­tré en tu ca­sa y no me dis­te agua pa­ra mis pies; pe­ro ella ha re­ga­do mis pies con lá­gri­mas y los ha se­ca­do con sus cabellos. [...] sus mu­chos pe­ca­dos le son per­do­na­dos, por­que amó mu­cho; pe­ro aquel a quien se le per­do­na po­co, po­co ama» ( Lu­cas 7:44-48). Cris­to en ca­sa de Si­món el Fa­ri­seo, de Ru­bens, 1618-20, una es­ce­na de gran­des pa­ra­le­lis­mos con la un­ción de Be­ta­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.