¿TU­VO CRIS­TO RE­LA­CIO­NES SE­XUA­LES?

HAS­TA HA­CE PO­CO ERA UN TE­MA TA­BÚ. PE­RO EL IN­TE­RÉS POR ES­TE AS­PEC­TO DE LA VIDA DEL CRIS­TIA­NIS­MO NO DE­JÓ DE AU­MEN­TAR A ME­DI­DA QUE NUE­VAS IN­VES­TI­GA­CIO­NES FUE­RON DES­CU­BRIEN­DO FUN­DA­DOR DEL SU AC­TI­TUD RE­VO­LU­CIO­NA­RIA RES­PEC­TO AL SE­XO Y LA MU­JER, EN CLA­RO DESAFÍO

Año Cero Monográfico - - Sumario - POR FRAN­CES­CO GARUFI

La se­xua­li­dad de Cris­to fue ta­bú, pe­ro hoy sa­be­mos que su ac­ti­tud res­pec­to a la mu­jer y al se­xo fue re­vo­lu­cio­na­ria.

Al­gu­nos pa­sa­jes bí­bli­cos abor­dan te­mas es­ca­bro­sos, como el in­ces­to, la mu­ti­la­ción se­xual, la pros­ti­tu­ción —tan­to sa­gra­da como pro­fa­na—, la mas­tur­ba­ción y la ho­mo­se­xua­li­dad. En el An­ti­guo Tes­ta­men­to ha­lla­mos nu­me­ro­sos epi­so­dios que gi­ran en torno a las re­la­cio­nes car­na­les, como el de Zi­po­ra y Moi­sés, el es­tu­pro de Dina o la des­nu­dez de Noé. Es em­ble­má­ti­co el fa­mo­so pa­sa­je de Gé­ne­sis 19 so­bre So­do­ma, en el cual Lot de­fien­de a los án­ge­les del Se­ñor, hués­pe­des de su ca­sa, de un gru­po de so­do­mi­tas em­pe­ña­dos en vio­lar­los, y ofre­ce a sus jó­ve­nes hi­jas («que to­da­vía no han co­no­ci­do hom­bre») pa­ra apla­car a los las­ci­vos va­ro­nes. Más ade­lan­te, las hi­jas de Lot em­bo­rra­cha­rán al pa­dre pa­ra abu­sar de él y que­dar­se em­ba­ra­za­das. De es­ta unión na­ció la es­tir­pe de los moa­bi­tas, a la que per­te­ne­ció Ruth, una an­te­pa­sa­da de Jesús.

Hay mu­chos otros pa­sa­jes si­mi­la­res, como el ero­tis­mo de­sen­fre­na­do del rey David, cam­peón de in­tri­gas con tras­fon­do se­xual, que lle­gó al ex­tre­mo de en­viar a la muer­te a Urías, uno de los je­fes de su ejér­ci­to, pa­ra arre­ba­tar­le a su es­po­sa Bet­sa­bé, des­pués de ha­ber­la po­seí­do en au­sen­cia del ma­ri­do. No de­ja de ser lla­ma­ti­vo que del fru­to de es­te adul­te­rio exe­cra­ble sur­gie­ra la lí­nea da­ví­di­ca de la que na­ce­ría Jesús, se­gún Ma­teo.

Pe­ro en el An­ti­guo Tes­ta­men­to no so­lo hay es­cán­da­lo. Tam­bién se en­cuen­tra uno de los ejem­plos más sen­sua­les de la poe­sía eró­ti­ca en la li­te­ra­tu­ra uni­ver­sal: El Can­tar de los Can­ta­res . En sus ver­sos se exal­ta el es­plen­dor de Eros, la na­tu­ra­le­za, la be­lle­za,

la ter­nu­ra... Y el per­fu­me: «por la fra­gan­cia son em­bria­gan­tes tus perfumes, aro­ma es tu nom­bre, por eso las jó­ve­nes te aman» (l,3).

Es­te pa­sa­je apa­re­ce evo­ca­do en el Evan­ge­lio de Juan , cuan­do la ca­sa que hos­pe­da­ba a Jesús «se lle­nó del per­fu­me del un­güen­to» (12,3). En el Can­tar apreciamos la fi­gu­ra de la mu­jer en un con­tex­to bí­bli­co. Com­pa­ran­do los tex­tos don­de se ha­bla del hom­bre, en el An­ti­guo Tes­ta­men­to des­ta­ca la es­ca­sa pre­sen­cia fe­me­ni­na. Pa­ra el ju­daís­mo es el hom­bre quien re­fle­ja la ima­gen de Dios. La mu­jer apa­re­ce re­le­ga­da a un pa­pel se­cun­da­rio y muy su­bor­di­na­do. Sin em­bar­go, en es­te poe­ma atri­bui­do a Sa­lo­món se des­cu­bre la sen­sua­li­dad fe­me­ni­na. La pa­sión que trans­mi­te el Can­tar es un in­ten­so de­seo car­nal, pe­ro do­ta­do con una «chis­pa di­vi­na». Es­ta­mos an­te un sim­bo­lis­mo en el cual con­ver­gen el amor hu­mano y el di­vino, que así se trans­for­man en dos di­men­sio­nes es­tre­cha­men­te li­ga­das, como la na­tu­ra­le­za hu­ma­na y la di­vi­na en Cris­to.

LAS SE­GUI­DO­RAS DE CRIS­TO

En el Nue­vo Tes­ta­men­to, ob­ser­va­mos un he­cho que en­la­za con es­ta tra­di­ción bí­bli­ca de va­lo­ri­za­ción del amor y que tie­ne enor­me im­por­tan­cia: Jesús ja­más con­de­na la se­xua­li­dad y nun­ca tie­ne pa­la­bras de re­pro­che pa­ra nin­gu­na mu­jer.

En su pré­di­ca, Jesús es­tu­vo acom­pa­ña­do por los após­to­les y por al­gu­nas mu­je­res que los evan­ge­lios men­cio­nan. En­tre ellas des­ta­can Mag­da­le­na, Jua­na y Su­sa­na, o Ma­ría la es­po­sa de Cleo­fás y «her­ma­na de la Vir­gen». Es­ta pre­sen­cia re­sul­ta muy sig­ni­fi­ca­ti­va por el mo­men­to his­tó­ri­co.

Ma­ría, to­man­do una li­bra de per­fu­me au­tén­ti­co de nar­do, un­gió los pies de Jesús y se los en­ju­gó con los cabellos. La ca­sa se lle­nó del aro­ma del per­fu­me

Por lo pron­to, su­po­nía una cla­ra in­frac­ción a las nor­mas de una so­cie­dad don­de la mu­jer era con­fi­na­da a su ca­sa y que, en un plano ju­rí­di­co, es­ta­ba asi­mi­la­da a los es­cla­vos no he­breos y a los me­no­res de edad. El ju­dío de­bía res­pe­tar prohi­bi­cio­nes se­ve­ras en su re­la­ción con el se­xo fe­me­nino: no po­día ser ser­vi­do por una mu­jer en la me­sa, ni mi­rar­la, ni ca­mi­nar de­trás de ella en pú­bli­co, ni ha­blar­le en la ca­lle.

Sin em­bar­go, Jesús rom­pe con es­tas nor­mas. Per­mi­tió que al­gu­nas mu­je­res for­ma­ran par­te del gru­po de dis­cí­pu­los y les brin­dó un tra­to igua­li­ta­rio. Se tra­ta de una con­duc­ta inusual en aque­lla so­cie­dad. En el epi­so­dio en que Mar­ta y Ma­ría de Be­ta­nia aco­gen a Jesús en su ca­sa, por ejem­plo, ellas le rin­den ho­no­res de hués­ped, que eran com­pe­ten­cia ex­clu­si­va de los hom­bres.

Mar­ta, ser­vi­cial, se preo­cu­pa de pre­pa­rar­le la co­mi­da, mien­tras Ma­ría se sien­ta a los pies de Jesús a es­cu­char­le. La pro­pia Mar­ta pi­de a Jesús que lla­me la aten­ción a su her­ma­na por ex­tra­li­mi­tar­se. En los es­cri­tos ra­bí­ni­cos se in­sis­tía en que la mu­jer no de­bía ser ins­trui­da en la Ley. Tam­po­co po­día per­ma­ne­cer en la mis­ma ha­bi­ta­ción don­de hu­bie­se un hués­ped mas­cu­lino.

Por eso, lo que Jesús res­pon­de a Mar­ta re­sul­ta­ba tan sub­ver­si­vo pa­ra las cos­tum­bres ju­días: «Mar­ta, Mar­ta, por mu­chas co­sas te afa­nas y te agi­tas. Sin em­bar­go, po­cas co­sas son ne­ce­sa­rias, o me­jor, una so­la. Ma­ría ha es­co­gi­do la me­jor par­te, que no se le ha de qui­tar» ( Lu­cas 10, 40-42). Aquí Jesús apa­re­ce reivin­di­can­do la igual­dad en­tre los se­xos de una for­ma cla­ra que vio­len­ta­ba los usos y cos­tum­bres de su épo­ca y las nor­mas de su cul­tu­ra re­li­gio­sa.

Son mu­je­res, en es­te ca­so Ma­ría Mag­da­le­na, las des­ti­na­ta­rias de las en­se­ñan­zas del Maes­tro. Y tam­bién son ellas las que, se­gún los evan­ge­lios, es­tán jun­to a él en los mo­men­tos cru­cia­les de la vida del Se­ñor: Ma­ría a los pies de la cruz y Mag­da­le­na como tes­ti­go de la re­su­rrec­ción.

Es­te es un he­cho de su­ma im­por­tan­cia. Jesús con­fía a una mu­jer el men­sa­je de la re­su­rrec­ción, con­vir­tién­do­la en «Após­tol de los Após­to­les». Y es­to re­sul­ta tre­men­da­men­te re­vo­lu­cio­na­rio en una cul­tu­ra pa­ra la cual la pa­la­bra de la mu­jer no te­nía va­lor ju­rí­di­co ni con­si­de­ra­ción como tes­ti­mo­nio an­te los tri­bu­na­les. In­clu­so los ofi­cios re­li­gio­sos en la si­na­go­ga se ini­cia­ban cuan­do ha­bía quó­rum mas­cu­lino, el nú­me­ro de mu­je­res no con­ta­ba.

Pe­ro ade­más, es­te epi­so­dio es­tá ín­ti­ma­men­te li­ga­do al Can­tar por su tra­ma sim­bó­li­co-cor­pó­rea. Mag­da­le­na se con­vier­te en la Es­po­sa del Can­tar , que bus­ca por to­das par­tes a su ama­do Es­po­so pa­ra abra­zar­lo. En la vi­bran­te e in­ten­sa es­ce­na de la re­su­rrec­ción, Cris­to se di­ri­ge a es­ta mu­jer con dul­zu­ra in­fi­ni­ta, lla­mán­do­la por su nom­bre: «¡Ma­ría!». Ella se vuel­ve y ex­cla­ma en he­breo: «¡Ra­bo­ni!» ( Juan 20:16), el di­mi­nu­ti­vo fa­mi­liar de «Maes­tro». En es­te mo­men­to es­tre­me­ce­dor de in­ti­mi­dad, ella no se con­tie­ne en su de­seo de abra­zar al ama­do y él di­ce: «No me to­ques, pues to­da­vía no he subido al Pa­dre» ( Juan 20:17). La cor­po­rei­dad se ex­pre­sa en ese no de­jar de la­do el cuer­po y sus sen­ti­mien­tos. Pe­ro la ra­zón que Jesús da a Mag­da­le­na pa­ra evi­tar el con­tac­to in­di­ca que es­te ha­bía si­do ha­bi­tual du­ran­te su exis­ten­cia.

EN­TRE LA CAR­NA­LI­DAD Y EL ES­PÍ­RI­TU

Por una par­te, las lá­gri­mas de Ma­ría, la de­ses­pe­ra­ción por la muer­te, la tur­ba­ción por la au­sen­cia de Cris­to. Por otra Jesús, que en su re­su­rrec­ción mues­tra la per­fec­ta con­ju­ga­ción de la car­na­li­dad con el es­pí­ri­tu. Ma­ría di­rá des­pués a los dis­cí­pu­los ha­ber «vis­to» al Se­ñor, re­fi­rién­do­se a su cor­po­rei­dad. La ex­pe­rien­cia de la fu­sión en Uno se ex­pre­sa en la cul­mi­na­ción del pro­ce­so con la pa­re­ja Jesús-Mag­da­le­na, como se ha­bía ex­pre­sa­do en sus ini­cios con Jesús en el vien­tre de Ma­ría. ¿Es po­si­ble en es­te pun­to ver el cum­pli­mien­to del man­da­to bí­bli­co, se­gún el cual el hom­bre aban­do­na­rá a sus pro­ge­ni­to­res pa­ra ha­cer­se Uno con su es­po­sa?

Es­ta­mos an­te la ana­lo­gía del aman­te y el ama­do, del do­lor por la se­pa­ra­ción y la ale­gría por la unión. Una es­plén­di­da vi­sión del Dios-Hom­bre y de su gran ca­pa­ci­dad de amar la exis­ten­cia te­rre­na he­cha de afec­tos, mi­ra­das, dul­zu­ra, en­cuen­tros, emo­cio­nes y tur­ba­cio­nes.

Es tam­bién Mag­da­le­na la pro­ta­go­nis­ta de otro dis­cu­ti­do pa­sa­je de los evan­ge­lios co­no­ci­do como «la un­ción de Be­ta­nia»: «Ma­ría,

to­man­do una li­bra de per­fu­me au­tén­ti­co de nar­do, de mu­cho pre­cio, un­gió los pies de Jesús y se los en­ju­gó con los cabellos. La ca­sa se lle­nó del aro­ma del per­fu­me» ( Juan 12:3).

En Lu­cas se di­ce: «Una pe­ca­do­ra, al sa­ber que él es­ta­ba co­mien­do en la ca­sa del fa­ri­seo, lle­vó con­si­go un fras­co de ala­bas­tro lleno de acei­te per­fu­ma­do y, po­nién­do­se de­trás de él, a sus pies, y llo­ran­do, co­men­zó a ba­ñár­se­los con lá­gri­mas y con sus pro­pios cabellos los iba se­can­do, y lue­go vol­vía a be­sar­le los pies y a un­gir­los con el per­fu­me» ( Lu­cas 7-37-38).

El com­por­ta­mien­to de Jesús es aquí em­ble­má­ti­co del res­pe­to y la con­si­de­ra­ción en que te­nía a Mag­da­le­na. No se sus­trae del ca­ri­ño ex­pre­sa­do por la mu­jer, ni evi­ta el con­tac­to. El acei­te de nar­do per­fu­ma­do, de ex­tre­ma sen­sua­li­dad ol­fa­ti­va, in­ten­si­fi­ca los sen­ti­mien­tos de de­vo­ción y se con­vier­te en el vehícu­lo pa­ra esa un­ción me­siá­ni­ca del cuer­po an­tes de des­cen­der al se­pul­cro.

Hay una pro­fun­da dul­zu­ra en es­te ins­tan­te de amor, una gra­cia que ha­ce pen­sar en las sen­sa­cio­nes ex­pe­ri­men­ta­das por Jesús en aquel mo­men­to, y qui­zás tam­bién en su tur­ba­ción in­ter­na. Emo­cio­nes fuer­tes, al lí­mi­te del pla­cer sen­sual. Una reac­ción hu­ma­na, como la ex­pe­ri­men­ta­da con el do­lor fí­si­co de la cru­ci­fi­xión.

Un gran es­pe­cia­lis­ta en la Bi­blia, Luis Alon­so Schö­kel, hi­zo un co­men­ta­rio de es­ta es­ce­na con pa­la­bras de gran ins­pi­ra­ción. El de­no­mi­na­dor co­mún de la es­ce­na es el per­fu­me, como tam­bién su­ce­de en el Can­tar . Un «per­fu­me en­ten­di­do como ema­na­ción del in­ten­so amor de Mag­da­le­na que en­vuel­ve al ama­do en su aro­ma. Y los cabellos, or­gu­llo de la mu­jer, se tor­nan más her­mo­sos con el tac­to y con es­te aro­ma que em­pie­za a per­te­ne­cer­le a él. Así, la co­mu­ni­ca­ción re­cí­pro­ca se ex­pre­sa como un mo­vi­mien­to cir­cu­lar de ella a él y de él a ella. Pe­ro es él quien ha em­pe­za­do, atra­yén­do­la con la dul­ce fuer­za irre­sis­ti­ble del amor».

Es­te in­ten­so re­co­gi­mien­to es in­te­rrum­pi­do por las crí­ti­cas del fa­ri­seo a quien Jesús res­pon­de que to­dos re­cor­da­rán a esa mu­jer pa­ra siem­pre por lo que ella ha he­cho. En­ton­ces ¿qué ha he­cho ella que sea tan im­por­tan­te pa­ra ser re­cor­da­da? Si Jesús sa­le de in­me­dia­to en su de­fen­sa, no pue­de ser más que por una ra­zón po­de­ro­sa. Una ra­zón pro­ba­ble­men­te cen­su­ra­da por los re­vi­so­res del Ca­non.

Por lo tan­to, se im­po­ne una pre­gun­ta lí­ci­ta: ¿es po­si­ble que Mag­da­le­na fue­se la es­po­sa de Jesús y Ma­ría de Be­ta­nia

otro de sus nom­bres? El Papa Gre­go­rio Magno sos­tu­vo que eran la mis­ma mu­jer, opi­nión que com­par­tie­ron mu­chos otros ca­tó­li­cos doc­tos, como San Ber­nar­do de Cla­ra­val.

En los evan­ge­lios gnós­ti­cos ya en­con­tra­mos ele­men­tos cla­ros de es­tos es­pon­sa­les. En las es­cri­tu­ras ca­nó­ni­cas no se ha­bla pa­ra na­da de una po­si­ble re­la­ción de Jesús con una mu­jer. To­do ha si­do «ol­vi­da­do», o re­sul­ta­ba tan evi­den­te y nor­mal que Jesús fue­se ca­sa­do como pa­ra no men­cio­nar­lo en los re­la­tos evan­gé­li­cos, pues Jesús era hom­bre de su tiem­po y los ma­tri­mo­nios eran par­te esen­cial de la vida, tam­bién en la de un rab­bí .

«CON FRE­CUEN­CIA LA BE­SA­BA EN LA BO­CA»

Pe­ro es so­bre to­do en los apó­cri­fos, como en los evan­ge­lios de Fe­li­pe y de Ma­ría Mag­da­le­na ,

Bie­na­ven­tu­ra­da ella, que pro­bó a Cris­to en la car­ne y re­ci­bió el cuer­po de Cris­to en la reali­dad fí­si­ca es­cri­bió el mon­je Pau­lino da Nola so­bre la Mag­da­le­na en 300 d.C.

don­de nos en­con­tra­mos con es­ta ver­dad. En el de Fe­li­pe lee­mos: «La con­sor­te de Cris­to es Ma­ría Mag­da­le­na... El Se­ñor ama­ba a Ma­ría más que a to­dos sus dis­cí­pu­los y con fre­cuen­cia la be­sa­ba en la bo­ca... Los otros dis­cí­pu­los le di­je­ron en­ton­ces: ‘¿Por qué la amas más que a no­so­tros’? Y el Sal­va­dor les res­pon­dió: ‘¿Por qué no os amo a to­dos vo­so­tros como a ella?’».

En un tex­to en­con­tra­do en Nag Ham­ma­di del que so­lo se con­ser­va un frag­men­to, co­rres­pon­dien­te al fi­nal del Evan­ge­lio de Ma­ría , lee­mos: «Pe­dro le di­jo a Ma­ría: ‘Her­ma­na, no sa­bía­mos que el Sal­va­dor te ama­ba más que a las otras mu­je­res. Co­mu­ní­ca­nos las pa­la­bras del Sal­va­dor que tú re­cuer­des, las que tú co­no­ces y no­so­tros no; las que ni si­quie­ra he­mos oí­do’». Si­gue una se­rie de vi­sio­nes y de en­se­ñan­zas críp­ti­cas, al fi­nal de las cua­les el tex­to con­ti­núa: «Pe­ro An­drés re­pli­có y di­jo a los her­ma­nos. ‘De­cid qué pen­sáis de to­do lo que ella ha di­cho. Yo, por lo me­nos, no creo que el Sal­va­dor ha­ya di­cho eso’. Res­pec­to a es­tas co­sas tam­bién ha­bló Pe­dro: ‘¿Ha ha­bla­do qui­zás en se­cre­to y no abier­ta­men­te a una mu­jer sin que no­so­tros lo su­pié­se­mos? ¿Te­ne­mos que creer­lo y es­cu­char­la a ella? ¿Qui­zá él la ha pre­fe­ri­do a no­so­tros?’ Le­vi le res­pon­dió: ‘Si el Sal­va­dor la ha he­cho dig­na, ¿quién eres tú pa­ra re­cha­zar­la? No hay du­da, el Sal­va­dor la co­no­ce bien. Por eso la ama­ba más que a no­so­tros’».

Pao­lino da Nola, un pro­ven­zal que se hi­zo mon­je, con la par­ti­cu­la­ri­dad de es­tar ca­sa­do, en una epís­to­la que se re­mon­ta a al­re­de­dor del 300 d.C. co­men­ta el epi­so­dio de Be­ta­nia. Es­te mon­je nos ha­bla de la fi­gu­ra de la Mag­da­le­na, des­cri­bién­do­la en tér­mi­nos inequí­vo­cos: «Bie­na­ven­tu­ra­da ella que pro­bó a Cris­to en la car­ne y re­ci­bió el cuer­po de Cris­to en la reali­dad fí­si­ca. Bie­na­ven­tu­ra­da ella, que me­re­ció ser pre­sen­ta­da con es­ta ima­gen como sím­bo­lo de la Igle­sia».

Úl­ti­ma­men­te, al­gu­nos es­tu­dio­sos es­tán lle­van­do ade­lan­te un ex­ce­len­te tra­ba­jo so­bre la fi­gu­ra de Pao­lino da Nola y so­bre su im­pli­ca­ción en la elec­ción ico­no­grá­fi­ca y ar­qui­tec­tó­ni­ca re­la­cio­na­da con la cons­truc­ción de igle­sias en las que Mag­da­le­na era la má­xi­ma re­fe­ren­cia. Una im­por­tan­te co­ne­xión con la le­yen­da de Mag­da­le­na en Pro­ven­za nos lle­ga, por lo tan­to, del mis­mo Pao­lino y nos per­mi­ti­ría es­ta­ble­cer tam­bién una re­la­ción con la di­nas­tía me­ro­vin­gia li­ga­da a la des­cen­den­cia de Cris­to.

¿Hu­bo un ma­tri­mo­nio en­tre Jesús y Mag­da­le­na? Los in­di­cios pa­re­cen in­cli­nar­se por el epi­so­dio de las Bo­das de Ca­ná, na­rra­das por Juan y que, apa­ren­te­men­te, pa­re­ce el re­la­to muy sen­ci­llo de un mi­la­gro, pe­ro son mu­chas las «ra­re­zas» que so­lo pue­den ex­pli­car­se en clave sim­bó­li­ca. Co­men­zan­do por la fra­se de Juan: «Hu­bo un ma­tri­mo­nio» (Juan 1:1) sin men­cio­nar los nom­bres de los des­po­sa­dos. Des­pués se di­ce que fal­ta­ba el vino. Fi­nal­men­te, el maes­tro de me­sa afir­ma que el es­po­so ha­bía re­ser­va­do el vino bueno pa­ra el fi­nal del ban­que­te.

JESÚS, EL NO­VIO EN LA BO­DA DE CA­NÁ

El fru­to de la vid re­pre­sen­ta unos de los do­nes de la An­ti­gua Alian­za y mu­chos pro­fe­tas lo re­la­cio­nan ín­ti­ma­men­te con el te­ma de la bo­da. Y es cu­rio­so ob­ser­var que en es­ta bo­da tan ex­tra­ña, la Vir­gen Ma­ría pi­de a Jesús con preo­cu­pa­ción que se en­car­gue de ver si hay vino su­fi­cien­te. Es en­ton­ces cuan­do Jesús rea­li­za el fa­mo­so mi­la­gro de trans­for­mar el agua en vino. Pe­ro al mis­mo tiem­po, es­te he­cho des­ta­ca como par­ti­cu­lar­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo, por­que era al no­vio a quien la cos­tum­bre ju­día asig­na­ba el de­ber de ga­ran­ti­zar que hu­bie­se vino en la bo­da.

La sos­pe­cha es le­gí­ti­ma. No se nos di­ce quién es el no­vio ni quién es la no­via. Pe­ro se nos pre­sen­ta a Ma­ría. la ma­dre de Jesús, en­car­gán­do­se de su­per­vi­sar que to­do es­té en or­den y a Jesús apor­tan­do el vino, asu­mien­do un pa­pel que la cos­tum­bre asig­na­ba al no­vio.

Pa­ra fi­na­li­zar, a Ma­ría Mag­da­le­na, se­gún la Bi­blia, «...sus mu­chos pe­ca­dos le son per­do­na­dos, por­que amó mu­cho» (Lu­cas , 7:47).

Pe­ro, ¿a quién amó? ¿A Jesús, en cuan­to Hi­jo de Dios o en cuan­to hom­bre? ¿Por qué Mag­da­le­na qui­so abra­zar a Jesús re­su­ci­ta­do y se nos su­gie­re que es­ta­ba acos­tum­bra­da a ha­cer­lo en vida de es­te? ¿Dón­de aca­ba lo hu­mano y em­pie­za lo di­vino en Jesús de Na­za­reth?

«En es­to lle­ga­ron sus dis­cí­pu­los y se asom­bra­ron de que ha­bla­ra con una mu­jer; sin em­bar­go, nin­guno di­jo: ‘¿Qué pre­gun­tas?’ o ‘¿Qué ha­blas con ella?’». (Juan 4:27). El tra­to que Je­sús dis­pen­sa­ba a las mu­je­res con­tras­ta bas­tan­te con las cos­tum­bres de la...

Ma­ría se sien­ta a los pies de Je­sús a es­cu­char­le, y Mar­ta la re­pren­de. «Mar­ta, Mar­ta, por mu­chas co­sas te afa­nas y te agi­tas. Sin em­bar­go, po­cas co­sas son ne­ce­sa­rias, o me­jor, una so­la. Ma­ría ha es­co­gi­do la me­jor par­te, que no se le ha de qui­tar» (...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.