¿QUÉ HAY DE CIER­TO EN ‘EL CÓ­DI­GO DA VIN­CI’?

EL CÓ­DI­GO DA A EN­TEN­DER QUE JESÚS AS­PI­RA­BA AL TRONO DE ISRAEL, QUE SE CA­SÓ POR MO­TI­VOS DI­NÁS­TI­COS Y QUE LA IGLE­SIA TER­GI­VER­SÓ SU HIS­TO­RIA PA­RA CREAR UNA NUE­VA RE­LI­GIÓN. LA TEO­RÍA DE DAN BROWN NO ES NUE­VA, PE­RO SU­GIE­RE QUE ES­TÁ BA­SA­DA EN HE­CHOS PRO­BA­DOS.

Año Cero Monográfico - - Noticias -

La di­men­sión re­li­gio­sa de Jesús se aso­cia es­tre­cha­men­te con el ca­rác­ter sa­gra­do que tie­nen la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca y la fun­ción mo­nár­qui­ca en la teo­cra­cia he­brea. Su con­di­ción de Me­sías ( Ch­ris­tos en grie­go) de­sig­na­ba a un un­gi­do por vo­lun­tad di­vi­na, que es­pe­ra­ban les fue­se en­via­do pa­ra li­be­rar a Israel del yu­go ex­tran­je­ro y fun­dar una Edad de Oro.

En su épo­ca, sur­gían lí­de­res en quie­nes sus par­ti­da­rios creían ver al an­he­la­do Me­sías. Mien­tras las pro­fe­cías de Isaías lo anun­cia- ban como «el sier­vo que su­fre y ex­pía los pe­ca­dos de Israel», Za­ca­rías lo pre­sen­tó como un cau­di­llo que en­tra­ría triun­fal­men­te en Jerusalén, a lo­mos de un asno. Pe­ro am­bos pre­sen­tan al Me­sías como un lí­der de po­bres y opri­mi­dos, lo cual le con­fie­re un ca­rác­ter sub­ver­si­vo.

La ex­pec­ta­ti­va po­pu­lar ju­día se de­can­tó por el mo­de­lo del li­ber­ta­dor, por­que per­mi­ti­ría a Israel sa­cu­dir­se el yu­go ro­mano. No es­pe­ra­ban un Maes­tro ni un li­ber­ta­dor ex­clu­si­va­men­te es­pi­ri­tual.

Jesús fue iden­ti­fi­ca­do por sus par­ti­da­rios como ese me­sías anun­cia­do, al­go en lo que in­sis­ten los evan­ge­lios ca­nó­ni­cos, y no ca­be du­dar so­bre la na­tu­ra­le­za po­lí­ti­co-re­li­gio­sa de la fi­gu­ra me­siá­ni­ca. Pe­ro es que, pa­ra la teo­cra­cia he­brea, po­lí­ti­ca y re­li­gión no cons­ti­tuían do­mi­nios se­pa­ra­dos. Por ello, a di­fe­ren­cia de lo que su­gie­re El Có­di­go , su ca­li­dad me­siá­ni­ca no cues­tio­na su pro­fun­da di­men­sión es­pi­ri­tual. Aun­que sí in­di­ca que sus se­gui­do­res ju­díos con­si­de­ra­ban su con­di­ción de me­sías de for­ma muy di­fe­ren­te al mo­de­lo que lue­go di­fun­die­ron sus dis­cí­pu­los di­rec­tos (la Igle­sia apos­tó­li­ca del si­glo I) y

los su­ce­so­res de es­tos (la Igle­sia epis­co­pal de los si­glos II al IV).

Lo que sí pa­re­ce cla­ro es que el trau­ma que pro­du­jo su cru­ci­fi­xión pro­vo­có una nue­va in­ter­pre­ta­ción en­tre sus con­fun­di­dos se­gui­do­res, que trans­for­mó esa de­rro­ta en una vic­to­ria es­pi­ri­tual: su glo­rio­sa re­su­rrec­ción.

Pe­ro un Jesús re­du­ci­do a me­sías con­ven­cio­nal es in­sos­te­ni­ble, por­que en su en­se­ñan­za no hay nin­gu­na pro­pues­ta de re­for­ma po­lí­ti­co re­li­gio­sa. Su pré­di­ca es es­pi­ri­tual y se di­ri­ge a la trans­for­ma­ción in­te­rior. Jesús co­mu­ni­ca sus en­se­ñan­zas me­dian­te pa­rá­bo­las, nun­ca in­cu­rre en dis­cur­sos mo­vi­li­za­do­res de las ma­sas y a me­nu­do su pré­di­ca re­sul­ta de­li­be­ra­da­men­te os­cu­ra e in­com­pren­si­ble. Es­ta­mos an­te un men­sa­je que no se per­mi­te con­ce­sio­nes a las ma­sas. Tan­to en los cua­tro evan­ge­lios ca­nó­ni­cos como en los gnós­ti­cos se ob­ser­va que im­par­te en­se­ñan­zas se­cre­tas a un gru­po de dis­cí­pu­los es­co­gi­dos. Es­to su­gie­re un ma­gis­te­rio eso­té­ri­co, al­go co­rro­bo­ra­do por el ca­rác­ter de co­mu­ni­da­des cris­tia­nas pri­mi­ti­vas, como la que se­guía la tra­di­ción de san Juan.

Las fuen­tes do­cu­men­ta­les más an­ti­guas nos in­vi­tan, cuan­to me­nos, a ver en Jesús a un gran Maes­tro de sa­bi­du­ría, que en­car­nó el mis­te­rio del dios sa­cri­fi­ca­do y re­su­ci­ta­do como irrup­ción en la his­to­ria de una es­pe­ran­za ins­cri­ta en los mi­tos de to­das las cul­tu­ras y en lo más pro­fun­do del in­cons­cien­te co­lec­ti­vo. Pa­re­ce que asu­mió el pa­pel del Me­sías ju­dío, pe­ro no con el pro­pó­si­to de trans­for­mar­se en un Li­ber­ta­dor te­rre­nal, sino de en­se­ñar a los hom­bres un ca­mino pa­ra su­pe­rar la con­di­ción hu­ma­na y ac­ce­der a lo que él lla­ma Reino de los Cie­los. Es­to se ex­pre­sa con cla­ri­dad en afir­ma­cio­nes como «Yo soy el ca­mino, la re­su­rrec­ción y la vida», y en la in­vi­ta­ción a sus dis­cí­pu­los a ser uno con Dios a su ima­gen, o a imi­tar­le pa­ra des­cu­brir la na­tu­ra­le­za di­vi­na del es­pí­ri­tu que alien­ta en el fon­do de to­do ser hu­mano.

MAES­TRO ES­PI­RI­TUAL

No en­con­tra­mos en Jesús los ras­gos ca­rac­te­rís­ti­cos en los fun­da­do­res de nue­vas re­li­gio­nes, como Moi­sés o Maho­ma. No hay le­gis­la­ción, ni preo­cu­pa­ción por for­ma­li­zar un cul­to, ni una pro­pues­ta de re­for­mar las ins­ti­tu­cio­nes. Na­da au­to­ri­za a pen­sar que tu­vo in­ten­ción de fun­dar una en­ti­dad de ti­po al­guno. La pri­me­ra co­mu­ni­dad de sus dis­cí­pu­los no im­pli­ca­ba una or­ga­ni­za­ción for­mal y pa­re­ce ha­ber si­do el re­sul­ta­do de una vo­lun­tad de apar­tar­se del mun­do pa­ra al­can­zar el desa­rro­llo pleno del es­pí­ri­tu.

Cuan­do la mul­ti­tud quie­re co­ro­nar­lo rey, Jesús no acep­ta y se tras­la­da a la otra ori­lla del la­go. Pe­ro tam­bién es cier­to que el epi­so­dio con­me­mo­ra­do como Domingo de Ra­mos re­sul­ta­rá muy in­có­mo­do pa­ra los cris­tia­nos pos­te­rio­res, pues­to que pa­re­ce in­vo­lu­crar a Jesús con una reivin­di­ca­ción del trono de Israel. Y es­to plan­tea­rá un con­flic­to con Roma, que ha­rá in­via­ble con­ver­tir es­ta fe en la re­li­gión ofi­cial del Im­pe­rio, pues­to que el em­pe­ra­dor te­nía ran­go de dei­dad y era ob­je­to de cul­to.

Por ello, a me­di­da que el cris­tia­nis­mo se con­so­li­da­ba como un nue­vo cul­to in­ter­na­cio­nal, era inevi­ta­ble que se ela­bo­ra­ra otro mo­de­lo de Me­sías, más acep­ta­ble en­tre los pue­blos del Me­di­te­rrá­neo, ya acos­tum­bra­dos a creer en el Dios que mue­re pa­ra

Au­drey Tau­tou, Ian McKe­llen y Tom Hanks en la ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi ca de 2006, di­ri­gi­da por Ron Ho­ward. Aba­jo, la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro, en El Va­ti­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.