LOUR­DES: ¿QUÉ VIO REAL­MEN­TE BER­NA­DET­TE?

EL SAN­TUA­RIO DE LOUR­DES ES UNO DE LOS MÁS CON­CU­RRI­DOS DEL MUN­DO, CON AL­RE­DE­DOR DE OCHO MI­LLO­NES DE VI­SI­TAN­TES ANUA­LES, LA IN­MEN­SA MA­YO­RÍA PE­RE­GRI­NOS QUE BUS­CAN UNA CU­RA PA­RA EL AL­MA O, MÁS A ME­NU­DO, PA­RA SA­NAR DE AL­GU­NA EN­FER­ME­DAD. PE­RO, ¿QUÉ OCU­RRIÓ REAL

Año Cero Monográfico - - Grandes Santuarios - TEX­TO CAR­LOS G. TU­TOR Y OL­GA CANALS

En la dé­ca­da de 1850 Lour­des era una pe­que­ña al­dea del Pi­ri­neo fran­cés. Co­mo tan­tos otros pue­blos de aquel me­dio ru­ral, sus ve­ci­nos só­lo as­pi­ra­ban a vi­vir el día a día, con las di­fi­cul­ta­des que ello com­por­ta­ba en un lu­gar tan po­bre. No ha­bía na­da –pen­sa­ban– que pu­die­ra dar un gi­ro al mo­nó­tono de­ve­nir dia­rio. Pe­ro a prin­ci­pios de la dé­ca­da si­guien­te, cen­te­na­res de per­so­nas iban y ve­nían del pue­ble­ci­to. Ca­si cien­to se­sen­ta años des­pués, son más de cin­co mi­llo­nes las que ca­da año vi­si­tan Lour­des.

La cau­sa de ese gui­ño del des­tino es de so­bra co­no­ci­da: en­tre fe­bre­ro y julio de 1858, la Vir­gen se apa­re­ció a una ni­ña, Ber­na­det­te Sou­bi­rous, en una pe­que­ña gru­ta. En to­tal, se pro­du­je­ron die­ci­ocho en­cuen­tros du­ran­te esos seis me­ses. En el de­ci­mo­ter­ce­ro, la apa­ri­ción, a la que só­lo ella veía, le di­jo: «Ve­te a de­cir a los sa­cer­do­tes que se cons­tru­ya aquí una ca­pi­lla y que se ven­ga en pro­ce­sión». Des­de en­ton­ces, los pe­re­gri­nos lle­gan cons­tan­te­men­te a Lour­des, con­vir­tien­do así el lu­gar en uno de los san­tua­rios ma­ria­nos más vi­si­ta­dos del mun­do.

¿ES­PÍ­RI­TU DE LUZ O ÁN­GEL DE LAS TI­NIE­BLAS?

La Igle­sia pron­to re­co­no­ció es­tas apa­ri­cio­nes, cir­cuns­tan­cia po­co ha­bi­tual en es­tos ca­sos. Pe­ro, ¿tu­vo real­men­te Ber­na­det­te un en­cuen­tro con la Vir­gen? Co­mo ocu­rre en otras apa­ri­cio­nes ma­ria­nas, una vi­sión de los he­chos des­de una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te a la «con­ven­cio­nal» nos plan­tea im­por­tan­tes du­das. Vea­mos por qué.

To­do em­pe­zó el 11 de fe­bre­ro de 1858. Ber­na­det­te, hi­ja de una fa­mi­lia nu­me­ro­sa y muy po­bre, ha­bía sa­li­do con una de sus her­ma­nas y una ami­ga a re­co­ger leña. Cuan­do fue­ron a cru­zar un ca­nal, ca­si se­co, que co­rría cer­cano al río Ga­ve, ella se que­dó al­go re­za­ga­da, ya que no que­ría mo­jar­se. En­ton­ces le sor­pren­dió una ráfaga de vien­to. En una car­ta al pa­dre Gon­drand, es­cri­ta en 1861 –el pri­mer re­la­to ma­nus­cri­to que se co­no­ce de Ber­na­det­te–, ella mis­ma di­ce: «Oí un ru­mor. (…) Vi que los ár­bo­les no se mo­vían. (…) Le­van­té la ca­be­za ha­cia la gru­ta. Vi a una Se­ño­ra (…): lle­va­ba un ves­ti­do blan­co y un cin­tu­rón azul y una ro­sa ama­ri­lla en ca­da pie. (…) Lle­vé la mano al bol­si­llo, en­con­tré mi ro­sa­rio. Que­ría ha­cer la se­ñal de la cruz, no pu­de lle­var mi mano ha­cia mi fren­te, se me ca­yó. La vi­sión hi­zo la se­ñal de la cruz. (…) Re­cé mi ro­sa­rio; la vi­sión ha­cía co­rrer las cuen­tas pe­ro no mo­vía los la­bios. Cuan­do ter­mi­né, la vi­sión des­apa­re­ció de im­pro­vi­so».

Con es­ta des­crip­ción, y te­nien­do en cuen­ta el he­cho de que la apa­ri­ción lle­va­ba un ro­sa­rio, pa­re­cía ló­gi­co que no se du­da­ra de su pro­ce­den­cia di­vi­na, pe­ro no fue así. De he­cho, du­ran­te los pri­me­ros días, Ber­na­det­te se re­fe­ría a lo que veía co­mo aque­ro (aque­llo, en el dia­lec­to del lu­gar)

y la se­gun­da vez que fue a la gru­ta, el do­min­go 14, lle­vó con­si­go agua bendita y se la echó a la vi­sión di­cién­do­le que si ve­nía de par­te del De­mo­nio, se fue­ra. En­ri­que Las­se­rre, en su co­no­ci­do li­bro de 1869 Nues­tra Se­ño­ra

de Lour­des, es­cri­be lo si­guien­te: «¿Era un es­pí­ri­tu de la Luz o un án­gel de las ti­nie­blas? ¿No po­día ser por ven­tu­ra un al­ma en pe­na va­gan­do en bus­ca de su­fra­gios y oraciones? (…) ¿In­flu­ye­ron aca­so las se­ve­ras ce­re­mo­nias del miér­co­les de Ceniza en que se in­cli­na­ran a al­gu­na de esas so­lu­cio­nes una jo­ven y una se­ño­ra de Lour­des? ¿Vie­ron (…) en la blan­cu­ra des­lum­bran­te de la Apa­ri­ción al­gu­na idea de mor­ta­ja o al­gu­na ex­pe­rien­cia de fan­tas­ma? Lo ig­no­ra­mos».

En su obra, Las­se­rre lle­ga a afir­mar que la apa­ri­ción en reali­dad era la jo­ven An­to­ñi­ta Pey­ret, ve­ci­na del pue­blo fa­lle­ci­da ha­cía po­co tiem­po, tal co­mo se co­rrió la voz por Lour­des en los pri­me­ros mo­men­tos.

FE­NO­ME­NO­LO­GÍA RE­CU­RREN­TE

Co­mo ve­mos, la na­tu­ra­le­za de «aque­llo» era tan con­fu­sa que in­clu­so se lle­gó a pen­sar que se tra­ta­ba de un fan­tas­ma. Pe­ro no só­lo su pro­ce­den­cia sus­ci­ta­ba du­das, sino tam­bién su com­por­ta­mien­to. En una de las apa­ri­cio­nes ocu­rrió al­go que des­con­cer­tó a to­dos. La «se­ño­ra» le di­jo a Ber­na­det­te que fue­ra «a be­ber agua a la fuen­te», y és­ta, al no ver nin­gu­na, se di­ri­gió al río. Sin em­bar­go, no pa­re­cía ser tal la vo­lun­tad de la vi­sión, que con un gesto del de­do le in­di­có un lu­gar de la gru­ta don­de no ha­bía fuen­te al­gu­na. La pe­que­ña, con­tra­ria­da, em­pe­zó a es­car­bar, has­ta que sur­gió un po­co de agua fan­go­sa. Por tres ve­ces la ti­ró, in­ca­paz de be­bér­se­la, has­ta que al

fi­nal lo con­si­guió. Y des­pués vino otra pe­ti­ción no me­nos ex­tra­ña: que co­mie­ra hier­ba, al­go que hi­zo obe­dien­te­men­te. Los que la veían pen­sa­ban que es­ta­ba com­ple­ta­men­te lo­ca.

In­clu­so el cu­ra de Lour­des te­nía se­rias du­das de que lo que se apa­re­cía fue­ra la Vir­gen. La mis­ma Ber­na­det­te es­cri­bió: «De par­te del se­ñor pá­rro­co le pre­gun­té có­mo se lla­ma­ba, pe­ro no ha­cía más que son­reír. De re­gre­so, fui (…) pa­ra de­cir­le que ha­bía cum­pli­do con lo que me ha­bía pe­di­do, pe­ro que la Se­ño­ra no te­nía más res­pues­ta que una son­ri­sa; en­ton­ces me di­jo que ella se bur­la­ba de mí y que más val­dría que no re­gre­sa­ra ahí». Fi­nal­men­te, el 25 de mar­zo y an­te la in­sis­ten­cia de la ni­ña, lle­gó la res­pues­ta: «Yo soy la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción». Ésas se­rían sus úl­ti­mas pa­la­bras, pues en las dos apa­ri­cio­nes res­tan­tes no di­jo na­da más. Es­ta re­ti­cen­cia a iden­ti­fi­car­se no es ex­clu­si­va del ca­so de Lour­des. Pa­re­ce co­mo si las apa­ri­cio­nes pre­fi­rie­ran guar­dar el se­cre­to de su ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za y só­lo con­tes­ta­ran for­za­das por la in­sis­ten­cia. En Fá­ti­ma ocu­rrió lo mis­mo. La «vi­sión» ad­vir­tió a los tres ni­ños que has­ta el úl­ti­mo día no les ex­pli­ca­ría quién era, y así fue: el 13 de oc­tu­bre de 1917 se pre­sen­tó co­mo Nues­tra Se­ño­ra del Ro­sa­rio.

En­con­tra­mos otro epi­so­dio en co­mún en­tre es­tos dos ca­sos y que se re­pi­te sis­te­má­ti­ca­men­te en la ma­yo­ría de apa­ri­cio­nes de la Vir­gen: el de­seo y la in­sis­ten­cia de que se cons­tru­ya una ca­pi­lla en el lu­gar exac­to de los he­chos.

Pe­ro vol­va­mos a la na­tu­ra­le­za de la «se­ño­ra» que se mos­tró a Ber­na­det­te. Ob­via­men­te, es im­po­si­ble de­ter­mi­nar el ori­gen de la apa­ri­ción. Sin em­bar­go, lo cier­to es que los fe­nó­me­nos que tu­vie­ron lu­gar en Lour­des son si­mi­la­res a los que en­con­tra­mos en ca­sos de OV­NIs. Así, en el pri­mer en­cuen­tro la vi­den­te ex­pli­có que, a pe­sar de oír­se una ráfaga de vien­to, no se mo­vía na­da. És­te es un he­cho re­pe­ti­do cons­tan­te­men­te en avis­ta­mien­tos de no iden­ti­fi­ca­dos. Un ejem­plo lo ha­lla­mos en los tes­ti­mo­nios que se re­co­gie­ron en la Pam­pa ar­gen­ti­na los días 7, 8 y 9 de agos­to de 1994. Du­ran­te esas jor­na­das, se vie­ron ex­tra­ños

ob­je­tos en el cie­lo y nu­me­ro­sas per­so­nas pu­die­ron oír un rui­do de ven­tis­ca, a la vez que com­pro­ba­ban con es­tu­por que a su al­re­de­dor to­do per­ma­ne­cía quie­to. Otro as­pec­to co­mún: en la gru­ta de Mas­sa­bie­lle só­lo Ber­na­det­te po­día ver a la apa­ri­ción, al igual que ha su­ce­di­do en in­fi­ni­dad de ca­sos OVNI.

Pe­ro hay más pa­ra­le­lis­mos en­tre am­bos fe­nó­me­nos. Se­gún la vi­den­te, du­ran­te las apa­ri­cio­nes po­día vis­lum­brar un res­plan­dor pre­vio a la lle­ga­da de la Vir­gen y, cuan­do és­ta se iba, el res­plan­dor to­da­vía tar­da­ba al­gún tiem­po en des­apa­re­cer. Re­la­tos si­mi­la­res se aso­cian a la vi­sión de los tri­pu­lan­tes de OV­NIs. Y no só­lo ha­lla­mos pun­tos en co­mún con su­ce­sos ufo­ló­gi­cos, sino tam­bién con el mun­do de los fe­nó­me­nos pa­ra­nor­ma­les. Un ejem­plo: el 7 de abril, en la pe­núl­ti­ma apa­ri­ción, se pro­du­jo el co­no­ci­do «mi­la­gro del ci­rio». Ese día, du­ran­te el éx­ta­sis, la vi­den­te sos­te­nía una ve­la en­cen­di­da y la lla­ma le to­có la mano du­ran­te un ra­to sin que­mar­la.

Aun­que, sin du­da, el fe­nó­meno más co­no­ci­do del san­tua­rio maria- no son las cu­ra­cio­nes mi­la­gro­sas, en las cua­les el agua es el ele­men­to esen­cial.

LE­SIO­NES INCURABLES

Ca­da año, mi­les de en­fer­mos pe­re­gri­nan a Lour­des con las es­pe­ran­zas pues­tas en su sa­na­ción. Mu­chos de ellos ase­gu­ran ha­ber­lo lo­gra­do, aun­que só­lo unos po­cos ca­sos son es­tu­dia­dos por el Co­mi­té Mé­di­co In­ter­na­cio­nal de Lour­des, y me­nos aún son los re­co­no­ci­dos co­mo mi­la­gro­sos. En to­tal, du­ran­te es­tos 160 años, se han cer­ti­fi­ca­do 69 cu­ra­cio­nes. La pri­me­ra de ellas

Aun­que mu­chos de los pe­re­gri­nos que acu­den a Lour­des afir­man ha­ber sa­na­do de al­gu­na en­fer­me­dad, muy po­cos ca­sos lle­gan al co­mi­té mé­di­co in­ter­na­cio­nal que los es­tu­dia

fue la de Catalina La­ta­pie, cuan­do el 1 de mar­zo de 1858, du­ran­te la duo­dé­ci­ma apa­ri­ción, su­mer­gió su bra­zo dis­lo­ca­do en el agua y és­te re­cu­pe­ró la mo­vi­li­dad. Una de las úl­ti­mas acep­ta­das ha si­do la de An­na San­ta­nie­llo. Se­gún el in­for­me, he­cho pú­bli­co en sep­tiem­bre de 2005, la cu­ra­ción ha­bría te­ni­do lu­gar en 1952. La mu­jer pa­de­cía una le­sión car­dia­ca in­cu­ra­ble y, al cum­plir 40 años, via­jó a Lour­des. An­na no po­día ca­mi­nar ni ha­blar cla­ra­men­te, pe­ro al ser in­tro­du­ci­da en las pis­ci­nas del san­tua­rio, no­tó una ex­tra­ña sen­sa­ción y pu­do sa­lir por su pro­pio pie.

El an­te­rior es un ejem­plo de las cu­ra­cio­nes que los mé­di­cos no pue­den ex­pli­car, pe­ro no es el úni­co. En Las cu­ra­cio­nes mi­la­gro­sas mo­der­nas (1950), li­bro de los doctores Hen­ri Bon y Fra­nçois Leu­ret, des­cu­bri­mos otros ca­sos, co­mo el del pe­que­ño Ni­co­lás Kyl­me­tis. Su cu­ra­ción es más que in­tere­san­te, pe­se a no ha­ber si­do de­cla­ra­da mi- la­gro­sa. En 1947, el pe­que­ño te­nía mal de Pott –tu­bercu­losis de la co­lum­na ver­te­bral– y, des­pués de un via­je a Lour­des, ex­pe­ri­men­tó una rá­pi­da me­jo­ría. Leu­ret y Bon des­ta­can un he­cho pa­ra­dó­ji­co: a pe­sar de que sin­tió una per­fec­ta cu­ra­ción fun­cio­nal, las le­sio­nes anató­mi­cas per­sis­tían. Pe­ro, ¿cuál es la cau­sa de es­tos «mi­la­gros»?

PSI­CO­LO­GÍA DEL MI­LA­GRO

Aun­que la cien­cia es­tá le­jos de en­con­trar una res­pues­ta, se han aven­tu­ra­do di­ver­sas teo­rías pa­ra ex­pli­car­los. Una de ellas es la que su­gie­re el mé­di­co y mag­ne­ti­za­dor Hip­poly­te Ba­ra­duc

en su li­bro La fuer­za cu­ra­ti­va en Lour­des y la psi­co­lo­gía del mi­la­gro. En 1906 prac­ti­có di­ver­sas prue­bas con pla­cas fo­to­grá­fi­cas, en las que que­da­ron plas­ma­das ex­tra­ñas imá­ge­nes que, se­gún él, pro­ve­nían de la ener­gía li­be­ra­da por los re­zos y la fe de los cre­yen­tes que acu­dían al san­tua­rio, lo cual ex­pli­ca­ría las cu­ra­cio­nes.

Ba­ra­duc nun­ca lo­gró de­mos­trar su hi­pó­te­sis, pe­ro lo cier­to es que in­fi­ni­dad de gen­tes ase­gu­ran ha­ber­se cu­ra­do o me­jo­ra­do de sus do­len­cias tras vi­si­tar el san­tua­rio. Otros se re­fie­ren a sen­sa­cio­nes anó­ma­las en al­gu­nos lu­ga­res del re­cin­to sa­gra­do, co­mo por ejem­plo en la crip­ta que se en­cuen­tra en el edi­fi­cio de la ba­sí­li­ca. De una for­ma u otra, Lour­des ge­ne­ra cam­bios en al­gu­nos de quie­nes acu­den al lu­gar. Des­co­no­ce­mos qué ocu­rrió allí du­ran­te los pri­me­ros me­ses de 1858, pe­ro fue­ra lo que fue­se «aque­llo», co­mo lla­ma­ba Ber­na­det­te a la apa­ri­ción, lo­gró in­ver­tir el rum­bo de una al­dea y, so­bre to­do, el de los mi­llo­nes de per­so­nas que año tras año se acer­can has­ta el lu­gar sub­yu­ga­das por lo des­co­no­ci­do.

Fuen­te ha­lla­da por Sou­bi­rous si­guien­do las ins­truc­cio­nes del ser ce­les­tial. Iz­quier­da, ima­gen de épo­ca de la jo­ven Ber­na­det­te.

De­ta­lle de la gru­ta (iz­da.) en la que Ber­na­det­te con­tem­pló a la Vir­gen has­ta en 18 oca­sio­nes.

Las vi­sio­nes de Ber­na­det­te trans­for­ma­ron la lo­ca­li­dad de Lour­des. Jun­to a es­tas lí­neas, va­rias vis­tas del im­pre­sio­nan­te san­tua­rio.

La ita­lia­na An­na San­ta­nie­llo, (iz­quier­da, aba­jo) pro­ta­go­nis­ta del ca­so de cu­ra­ción mi­la­gro­sa nú­me­ro 67 de los re­co­no­ci­dos ofi­cial­men­te. Arri­ba, ra­dio­gra­fía de la co­lum­na del pe­que­ño Ni­co­lás Kyl­me­tis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.