«YO SOY LA IN­MA­CU­LA­DA CON­CEP­CIÓN»

Año Cero Monográfico - - Grandes Santuarios -

En­tre las po­cas pa­la­bras que pro­nun­ció la Vir­gen, és­tas fue­ron de las más es­pe­ra­das, pues la «se­ño­ra» no se iden­ti­fi­có has­ta la de­ci­mo­sex­ta apa­ri­ción. Pe­ro tam­bién pro­vo­ca­ron una gran po­lé­mi­ca en­tre los je­rar­cas de la Igle­sia, pues «In­ma­cu­la­da Con­cep­ción» era un tér­mino de­ma­sia­do com­pli­ca­do co­mo pa­ra que la pe­que­ña Ber­na­det­te lo co­no­cie­ra. Es­to sig­ni­fi­ca­ba que no po­día ha­ber­lo in­ven­ta­do, sino que se lo te­nía que ha­ber di­cho la apa­ri­ción, al­go que se­ría prue­ba de su au­ten­ti­ci­dad. Los de­trac­to­res, en cam­bio, creen que la ni­ña ha­bría es­cu­cha­do es­tas pa­la­bras an­tes, pues vi­vía en un am­bien­te muy re­li­gio­so y, en di­ciem­bre del año an­te­rior, el Pa­pa Pío IX, en la bu­la Inef­fa­bi­lis Deus, pro­cla­mó pre­ci­sa­men­te el dog­ma de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción. Ber­na­det­te, en cual­quier ca­so, re­pi­tió in­fi­ni­dad de ve­ces que nun­ca lo ha­bía es­cu­cha­do con an­te­rio­ri­dad. ¿Prue­ba es­to que fue un su­ce­so so­bre­na­tu­ral o po­dría ex­pli­car­se de ma­ne­ra más ra­cio­nal?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.