EL DIC­TA­DOR ES­PA­ÑOL UTI­LI­ZÓ LA IMA­GEN DE LA VIR­GEN CO­MO EJE DE UN PLAN PA­RA PER­PE­TUAR­SE EN EL PO­DER

Año Cero Monográfico - - Enigmas Y Anomalias - TEX­TO MI­GUEL PE­DRE­RO

NUE­VE AÑOS DES­PUÉS DE LA GUE­RRA CI­VIL ES­PA­ÑO­LA, CA­SI UN MI­LLÓN DE PER­SO­NAS, EN­TRE LAS QUE SE EN­CON­TRA­BAN DIEZ MIL EN­FER­MOS QUE ES­PE­RA­BAN SU CU­RA­CIÓN, PRE­SEN­CIA­RON EN MA­DRID UN RI­TO «MÁGICORELIGIOSO» PRE­SI­DI­DO POR EL DIC­TA­DOR FRAN­CIS­CO FRAN­CO Y LA IMA­GEN DE LA VIR­GEN DE FÁ­TI­MA. Y LOS MI­LA­GROS SE PRO­DU­JE­RON A DO­CE­NAS… SIN EM­BAR­GO, TRAS ES­TE ASOM­BRO­SO AC­TO EXIS­TÍA UNA OPE­RA­CIÓN TAN SE­CRE­TA CO­MO AM­BI­CIO­SA.

El 22 de ma­yo de 1948, la ima­gen de la Vir­gen de Fá­ti­ma sa­lió del san­tua­rio por­tu­gués del mis­mo nom­bre con des­tino a Es­pa­ña. El pro­pio Fran­cis­co Fran­co se en­car­gó per­so­nal­men­te de que el even­to tu­vie­ra lu­gar. Él y sus más cer­ca­nos co­la­bo­ra­do­res sa­bían de la im­por­tan­cia de un ac­to «má­gi­co-re­li­gio­so» de tal en­ver­ga­du­ra pa­ra le­gi­ti­mar el ré­gi­men dic­ta­to­rial de ca­ra a la opi­nión pú­bli­ca es­pa­ño­la. Ha­cía tan só­lo nue­ve años del fin de la Gue­rra Ci­vil que ha­bía en­fren­ta­do al ban­do re­pu­bli­cano con­tra los mi­li­ta­res le­van­ta­dos en ar­mas, co­man­da­dos en­tre otros ge­ne­ra­les por el pro­pio Fran­co. Por­tu­gal tam­bién vi­vía ba­jo el go­bierno del dic­ta­dor Oli­vei­ra Sa­la­zar, a quien le in­tere­sa­ba una Es­pa­ña di­ri­gi­da por un ré­gi­men «her­mano», pues cual­quier cam­bió po­lí­ti­co en és­te in­du­da­ble­men­te afec­ta­ría a su país. De es­te mo­do, Sa­la­zar ac­ce­dió a que la ima­gen de la Vir­gen de Fá­ti­ma, uno de los sím­bo­los de su dic­ta­du­ra, apo­ya­se la cau­sa fran­quis­ta.

CON FRAN­CO Y CON ES­PA­ÑA

«La Vir­gen de Fá­ti­ma es­tá con Fran­co y con Es­pa­ña». Ese era el men­sa­je que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de­bían tras­mi­tir a la po­bla­ción. Pa­ra ello se ha­cía ne­ce­sa­rio que la «Ma­dre» in­ter­ce­die­se por los en­fer­mos. En otras pa­la­bras, la dic­ta­du­ra ne­ce­si­ta­ba «crear» un am­bien­te de fer­vor re­li­gio­so que pro­pi­cia­se la apa­ri­ción de cu­ra­cio­nes mi­la­gro­sas. Los di­rec­to­res de los más im­por­tan­tes pe­rió­di­cos te­nían la or­den de otor­gar­le el má­xi­mo es­pa­cio y aten­ción al he­cho. Por su­pues­to, to­dos si­guie­ron las in­di­ca­cio­nes sin re­chis­tar. La «ope­ra­ción Fá­ti­ma» es­ta­ba en mar­cha.

An­tes de lle­gar a Ma­drid, la san­ta ima­gen re­co­rrió va­rias ciu­da­des es­pa­ño­las, en las que la po­bla­ción hi­zo os­ten­si­bles de­mos­tra­cio­nes de fe. La mu­che­dum­bre sa­lía a las ca­lles pa­ra vi­to­rear a la Vir­gen, mien­tras ca­zas del ejér­ci­to de­ja­ban caer so­bre la ima­gen to­ne­la­das de flo­res.Ya al prin­ci­pio del pe­re­gri­na­je tu­vie­ron lu­gar las pri­me­ras «cu­ra­cio­nes mi­la­gro­sas», que fue­ron uti­li­za­das por la pren­sa pa­ra cal­dear el am­bien­te, an­te lo que se pre­pa­ra­ba en Ma­drid.

Du­ran­te esa pri­me­ra no­che en la ca­pi­tal de Es­pa­ña, la Vir­gen per­ma­ne­ció en la igle­sia de San Ra­món, a don­de acu­die­ron a es­cu­char mi­sa Car­men Po­lo y Car­men Fran­co, la es­po­sa e hi­ja del dic­ta­dor. Al día si­guien­te, la ima­gen se tras­la­dó a la ca­pi­lla del Pa­la­cio de El Par­do, re­si­den­cia ofi­cial de Fran­cis­co Fran­co y fa­mi­lia. El je­fe del ré­gi­men, su es­po­sa e hi­ja, ade­más de mi­nis­tros, obis­pos y au­to­ri­da­des mi­li­ta­res,

es­tu­vie­ron du­ran­te va­rias ho­ras en la ca­pi­lla, en una ce­re­mo­nia pri­va­da a la que no se per­mi­tió la en­tra­da a pe­rio­dis­tas. Des­pués, nue­vo tras­la­do a la igle­sia de Nues­tra Se­ño­ra de la Vic­to­ria. Du­ran­te to­da esa no­che se ce­le­bra­ron mi­sas, a las que acu­die­ron mi­les de ma­dri­le­ños. Y tem­prano, por la ma­ña­na, otra pro­ce­sión. Po­cas ho­ras des­pués ten­dría lu­gar el ac­to cen­tral de la «ope­ra­ción Fá­ti­ma»: la re­cep­ción ofi­cial a la ima­gen en la pla­za de la Ar­me­ría, pre­si­di­da por Fran­cis­co Fran­co, Car­men Po­lo, el car­de­nal pa­triar­ca de Lis­boa, el obis­po de Ma­drid y otras im­por­tan­tes au­to­ri­da­des.

DE­CE­NAS DE CU­RA­CIO­NES MI­LA­GRO­SAS

Unas 800.000 per­so­nas se agol­pa­ban pa­ra con­tem­plar el es­pec­tácu­lo. En un lu­gar pre­fe­ren­cial, bien vi­si­ble, se amon­to­na­ban más de 10.000 en­fer­mos con mu­le­tas, en si­llas de rue­das o en ca­mi­llas, aten­di­dos por 1.000 en­fer­me­ras y 100 mé­di­cos.To­dos es­pe­ra­ban un mi­la­gro que cu­ra­se o, al me­nos, pa­lia­se sus do­len­cias. Con cru­ci­fi­jos y ro­sa­rios en las ma­nos, im­plo­ra­ban la in­ter­ce­sión de la «Ma­dre». An­tes de acu­dir a su lu­gar de hon­ra en el cen­tro de la pla­za, la es­po­sa del dic­ta­dor, Car­men Po­lo, se acer­có al im­pro­vi­sa­do «hos­pi­tal» al ai­re li­bre pa­ra sa­lu­dar­los.

El au­daz re­por­te­ro Me­nén­dez Chacón, del pe­rió­di­co ABC, se en­con­tra­ba en­tre los en­fer­mos con la in­ten­ción de es­cri­bir una cró­ni­ca de to­do lo que allí su­ce­die­ra. Pen­sa­ba en có­mo iba a lle­nar la enor­me can­ti­dad de pá­gi­nas que te­nía re­ser­va­das. Sin em­bar­go, en el mo­men­to que el car­de­nal de Lis­boa, ba­jo pa­lio, dió su ben­di­ción a la mul­ti­tud, al­gu­nos en­fer­mos co­men­za­ron a gri­tar, a llo­rar e in­clu­so a sal­tar de sus si­llas de rue­das.

Me­nén­dez Chacón tra­ta­ba por to­dos los me­dios de ob­te­ner las di­rec­cio­nes de las per­so­nas su­pues­ta­men­te cu­ra­das de for­ma mi­la­gro­sa, pa­ra in­ves­ti­gar con más cal­ma ca­da uno de es­tos ca­sos en jor­na­das pos­te­rio­res. No era ta­rea fá­cil, de­bía abrir­se pa­so en­tre el gen­tío que se arre­mo­li­na­ba al­re­de­dor de los en­fer­mos, que ti­ra­ban si­llas, gri­ta­ban o re­za­ban emo­cio­na­dos con lá­gri­mas en los ojos. Ma­ría Te­re­sa To­yos, una jo­ven

en­fer­me­ra que ha­bía que­da­do pa­ra­lí­ti­ca tras ser­le prac­ti­ca­da una ce­sá­rea unos me­ses an­tes y la pri­me­ra per­so­na que pre­sun­ta­men­te se ha­bía cu­ra­do de for­ma so­bre­na­tu­ral, lo­gró ac­ce­der a las gra­das que con­du­cían al al­tar, pe­ro la mu­che­dum­bre que se for­mó a su al­re­de­dor la arras­tró li­te­ral­men­te has­ta la pla­za de Orien­te, don­de mi­les de per­so­nas que­rían to­car a la mu­jer con sus ma­nos. Va­rios agen­tes de la Guar­dia Ci­vil lle­va­ron en vo­lan­das a Ma­ría Te­re­sa co­mo pu­die­ron y la in­tro­du­je­ron en una am­bu­lan­cia.

En los días si­guien­tes, pe­rio­dis­tas de va­rios dia­rios lo­gra­ron en­tre­vis­tar a más en­fer­mos su­pues­ta­men­te cu­ra­dos por in­ter­ce­sión di­vi­na. Ade­más, con­si­guie­ron ha­blar con los fa­mi­lia­res y mé­di­cos de al­gu­nos de ellos. Al­gu­nos de los ca­sos más es­pec­ta­cu­la­res de pre­sun­tas sa­na­cio­nes mi­la­gro­sas re­se­ña­dos por la pren­sa fue­ron los de Eu­ge­nia San Mar­tín, que re­cu­pe­ró la vis­ta; Car­men Ro­drí­guez Ven­to­sa, que su­fría una pa­rá­li­sis to­tal de su cuer­po des­de ha­cía unos cua­ren­ta años y que vol­vió a an­dar; Mer­ce­des Ló­pez, sa­na­da de una en­fer­me­dad que le im­pe­día ha­blar, etc. Sin em­bar­go, el ca­so más es­pec­ta­cu­lar de to­dos lo pro­ta­go­ni­zó la mon­ja de clau­su­ra Mer­ce­des Mén­dez, de la co­mu­ni­dad de las Es­co­la­pias de Ca­ra­ban­chel Al­to, en Ma­drid, que lle­va­ba dos lus­tros pos­tra­da en la ca­ma por una pa­rá­li­sis que afec­ta­ba a gran par­te de su cuer­po, in­clui­das las pier­nas, y que tras el ac­to re­li­gio­so en­tró al con­ven­to por su pro­pio pie.

UN CA­SO ES­PEC­TA­CU­LAR

El re­por­te­ro Me­nén­dez Chacón se pro­pu­so se­guir has­ta don­de pu­die­ra es­te ca­so, así que en pri­mer lu­gar ha­bló con el mé­di­co y una de las her­ma­nas del con­ven­to. En su cró­ni­ca lee­mos: «La her­ma­na Mer­ce­des Mén­dez lle­va­ba diez años en­ca­ma­da. Du­ran­te ese tiem­po, la úni­ca vi­sión que ha te­ni­do del mun­do que ro­dea su cel­da se re­du­ce al pai­sa­je en­cua­dra­do por la ven­ta­ni­ta abier­ta a la ca­pi­lla del con­ven­to. He­mos ha­bla­do con la her­ma­na Ma­ría San Mar­tín, que du­ran­te ese lap­so de tiem­po la ha cui­da­do cons­tan­te­men­te. No sa­le de su sor­pre­sa y re­la­ta una y otra vez có­mo la vio des­cen­der de la am­bu­lan­cia y su­bir los es­ca­lo­nes que con­du­cen a la por­te­ría del con­ven­to. He­mos char­la­do tam­bién con el doc­tor D. Án­gel Mi­lla, mé­di­co de la Be-

“Ma­ría Te­re­sa To­yos, una en­fer­me­ra pa­ra­lí­ti­ca que se cu­ró du­ran­te la mi­sa, fue lle­va­da en vo­lan­das por una mul­ti­tud en­fer­vo­ri­za­da

ne­fi­cen­cia Mu­ni­ci­pal que asis­tía a la en­fer­ma, quien nos con­fir­ma cuan­to en el con­ven­to se nos ha­bía di­cho. Es­to es la des­apa­ri­ción ab­so­lu­ta de los sín­to­mas del pa­rá­li­sis. El mis­mo mé­di­co nos con­fir­ma que de al­gún tiem­po a es­ta par­te só­lo gi­ra­ba a la en­fer­ma vi­si­tas de cortesía, pues­to que las de ca­rác­ter pro­fe­sio­nal te­nía la con­vic­ción ab­so­lu­ta de que na­da po­dían ha­cer por ata­jar el mal. ‘Si no fue­ra cre­yen­te –concluye el fa­cul­ta­ti­vo– lo que he pre­sen­cia­do hoy bas­ta­ría pa­ra con­ver­tir­me’». Días des­pués, el re­por­te­ro de

ABC por fin con­se­guía en­tre­vis­tar a la pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria. «La en­fer­ma nos ha con­ta­do –es­cri­be– có­mo du­ran­te la mi­sa de la pla­za de la Ar­me­ría se sin­tió em­peo­rar, has­ta el pun­to de ver­se en tran­ce de pe­dir la ex­tre­maun­ción, y có­mo, sin tran­si­ción, per­ci­bió un ex­tra­ño fluir de san­gre ha­cia

las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res, que in­cons­cien­te­men­te em­pe­zó a mo­ver, has­ta que se sin­tió con fuer­zas pa­ra in­cor­po­rar­se y pa­ra dar sus pri­me­ros pa­sos en di­rec­ción al al­tar».

To­da­vía hoy, di­ver­sas or­ga­ni­za­cio­nes ul­tra­ca­tó­li­cas jus­ti­fi­can un pre­ten­di­do apo­yo «di­vino» a la dic­ta­du­ra apo­yán­do­se en las cu­ra­cio­nes mi­la­gro­sas que se pro­du­je­ron en Es­pa­ña du­ran­te la vi­si­ta de la mi­la­gro­sa ima­gen. Jo­sé Luis Co­rral es el pre­si­den­te de una de es­tas aso­cia­cio­nes, lla­ma­da Mo­vi­mien­to Ca­tó­li­co Es­pa­ñol (MCE). Tu­ve la opor­tu­ni­dad de en­tre­vis­tar­lo so­bre el asun­to en la pro­pia se­de del MCE, «de­co­ra­da» con fi­gu­ras de vír­ge­nes pa­trias; con fo­to­gra­fías de Fran­cis­co Fran­co y con car­te­les de la épo­ca de la dic­ta­du­ra, alu­si­vos a la Es­pa­ña im­pe­rial-ca­tó­li­ca, la fa­mi­lia cris­tia­na y si­mi­la­res. Sin am­bi­güe­da­des, Co­rral se mos­tró con­ven­ci­do de que la Vir­gen apo­yó con su in­ter­ce­sión al ré­gi­men del ge­ne­ral Fran­co.

LOS TALISMANES DE FRAN­CIS­CO FRAN­CO

En 1942, Fran­co se pa­seó por Ovie­do con la Cruz de la Vic­to­ria –«ta­lis­mán má­gi­co» uti­li­za­do por el he­roi­co Pe­la­yo en su lu­cha con­tra los in­va­so­res mu­sul­ma­nes en la Re­con­quis­ta–, se­gui­do por mi­les de per­so­nas, en­tre mi­li­ta­res, pe­re­gri­nos y au­to­ri­da­des, in­clui­do el nun­cio del Va­ti­cano. Ade­más, en la co­mi­ti­va ha­bía va­rias per­so­nas que por­ta­ban ur­nas con res­tos de san­tos, co­mo san­ta Eu­la­lia de Mérida, ade­más del Su­da­rio de Ovie­do, que su­pues­ta­men­te en­vol­vió el ros­tro de Cris­to an­tes de su re­su­rrec­ción.

El pen­sa­mien­to má­gi­co del dic­ta­dor se re­fle­ja­ba en su ob­se­sión por otras re­li­quias, co­mo el San­to Grial, que pre­sun­ta­men­te se cus­to­dia en la ca­te­dral de Va­len­cia y que hi­zo sa­car en pro­ce­sión por to­do Ara­gón. De he­cho, una de las re­li­quias es­pa­ño­las más co­no­ci­da se con­vir­tió en el «ta­lis­mán pro­tec­tor» de Fran­cis­co Fran­co. Nos re­fe­ri­mos, có­mo no, al bra­zo in­co­rrup­to de san­ta Te­re­sa de Je­sús. En reali­dad, se­ría más co­rrec­to ha­blar de mano, pe­ro en cual­quier ca­so es sa­bi­do que el dic­ta­dor se ha­cía acom­pa­ñar a to­das par­tes por la mis­ma. En el dor­mi­to­rio del ma­tri­mo­nio Fran­co, en el Pa­la­cio de El Par­do, la re­li­quia siem­pre se en­con­tra­ba so­bre un an­ti­guo ora­to­rio, en su ur­na, pe­ro con las puer­te­ci­llas abier­tas.

La san­ta mano, per­te­ne­cien­te al con­ven­to de las car­me­li­tas de Ron­da (Málaga), aca­bó en ma­nos de las tro­pas su­ble­va­das. Po­co des­pués de la gue­rra, una car­ta fir­ma­da por el re­cién nom­bra­do se­cre­ta­rio de Es­ta­do les in­for­mó a las mon­jas de la nue­va si­tua­ción de la re­li­quia: «He de ex­po­ner­les que el Cau­di­llo –o sea, Fran­co–, que tie­ne una acen­dra­da de­vo­ción a la san­ta más es­pa­ño­la, y que ha vis­to pal­pa­ble­men­te su cons­tan­te pro­tec­ción en to­das las em­pre­sas de la gue­rra, tie­ne vi­ví­si­mos de­seos de con­ser­var­la ba­jo su cos­to­dia»…

Fran­co, acom­pa­ña­do por su mu­jer, su hi­ja y una éli­te de al­tos car­gos de su ré­gi­men, asis­tie­ron a una mi­sa pri­va­da en El Par­do «pre­si­di­da» por la Vir­gen de Fá­ti­ma.

En opi­nión de Jo­sé Luis Co­rral, pre­si­den­te del Mo­vi­mien­to Ca­tó­li­co Es­pa­ñol (arri­ba), Fran­cis­co Fran­co re­ci­bió ayu­da ce­les­tial.

La re­li­gio­sa Mer­ce­des Mén­dez (iz­da.), que lle­va­ba diez años pos­tra­da en la ca­ma, se cu­ró du­ran­te la mi­sa ce­le­bra­da en la pla­za de la Ar­me­ría.

Di­ri­gi­da per­so­nal­men­te por Fran­cis­co Fran­co, la «vi­si­ta» a Es­pa­ña de la Vir­gen de Fá­ti­ma con­gre­gó en Ma­drid a ca­si un mi­llón de per­so­nas. Unas diez mil con­fia­ban en que la ima­gen su­pues­ta­men­te mi­la­gro­sa les sa­na­se de sus en­fer­me­da­des.

Por­ta­da del dia­rio ABC re­fle­jan­do el acon­te­ci­mien­to (iz­da.). Arri­ba, la ima­gen de Fá­ti­ma en Ma­drid.

A la de­re­cha, ale­go­ría de Fran­cis­co Fran­co en la que se le re­pre­sen­ta­ba co­mo ada­lid de la «Cru­za­da» con­tra el co­mu­nis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.