AM­PA­RO CUE­VAS: UNA VI­DA SE­CRE­TA

Año Cero Monográfico - - En Espana -

Luz Am­pa­ro Cue­vas Ar­te­se­ros na­ció en el seno de una fa­mi­lia hu­mil­de, en un ca­se­río lla­ma­do el Pe­se­bre de Pe­ñas­co­sa, en Al­ba­ce­te, el 13 de mar­zo de 1931. Su infancia no fue fá­cil. Pa­só su ni­ñez en­tre or­fa­na­tos y ca­sas de fa­mi­lia­res, has­ta ins­ta­lar­se en Ma­drid. A los vein­ti­séis años, se ca­só con Ni­ca­sio Bar­de­ras. Fru­to de su ma­tri­mo­nio, tu­vo sie­te hi­jos, uno de ellos, Ja­cin­to Je­sús, fa­lle­ció por cul­pa de una so­bre­do­sis de he­roí­na en 1996. Su vi­da siem­pre es­tu­vo mar­ca­da por en­fer­me­da­des. No en vano, en 1970, tu­vo la pri­me­ra vi­sión ce­les­tial… tras una ope­ra­ción qui­rúr­gi­ca. En la mis­ma se le apa­re­ció un hom­bre con bar­ba, tez morena y ojos ver­des. Vi­sio­nes que se re­pi­tie­ron tres años más tar­de, du­ran­te una pe­re­gri­na­ción a Lour­des en la que, su­pues­ta­men­te, sa­nó mi­la­gro­sa­men­te de va­rias do­len­cias. Ins­ta­la­dos en la lo­ca­li­dad ma­dri­le­ña de El Es­co­rial, Am­pa­ro y su ma­ri­do lle­va­ron una vi­da sen­ci­lla. Ni­ca­sio la­bra­ba un huer­to y tra­ba­ja­ba co­mo por­te­ro en el nú­me­ro 7 de la ca­lle San­ta Ro­sa, el mis­mo in­mue­ble don­de Am­pa­ro tra­ba­ja­ba co­mo asis­ten­ta en ca­sa de la fa­mi­lia Mar­tí­nez. Po­co más se sa­be, ya que, des­de que co­men­za­ran las apa­ri­cio­nes ma­ria­nas y las au­to­ri­da­des ecle­siás­ti­cas le re­co­men­da­ran pru­den­cia –en 1985–, su bio­gra­fía es­tu­vo mar­ca­da por el más ab­so­lu­to se­cre­tis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.