LAS OTRAS FÁTIMAS

Año Cero Monográfico - - En Europa - TEX­TO CAR­LOS G. TU­TOR Y OL­GA CANALS

QUIN­CE AÑOS DES­PUÉS DE QUE LA VIR­GEN SU­PUES­TA­MEN­TE SE APA­RE­CIE­RA EN FÁ­TI­MA, DOS NUE­VAS MA­NI­FES­TA­CIO­NES DE UNA «SE­ÑO­RA LU­MI­NO­SA», OCU­RRI­DAS EN LAS LO­CA­LI­DA­DES BEL­GAS DE BEAURING BANNEUX Y CON DOS SE­MA­NAS DE DIFERENCÍA EN­TRE SÍ, CON­SI­GUIE­RON CAP­TAR LA ATEN­CIÓN DEL MUN­DO. AUN­QUE AM­BAS ACA­BA­RON SIEN­DO «BEN­DE­CI­DAS» POR LA IGLE­SIA CA­TÓ­LI­CA, DU­RAN­TE LAS MIS­MAS TU­VIE­RON LU­GAR DE­TER­MI­NA­DOS HE­CHOS QUE, DES­DE LA PERS­PEC­TI­VA AC­TUAL, PO­DRÍAN ASO­CIAR­LAS MÁS CON EL FE­NÓ­MENO DE LOS OB­JE­TOS NO IDEN­TI­FI­CA­DOS QUE CON UNA APA­RI­CIÓN MA­RIA­NA CON­VEN­CIO­NAL.

Aprin­ci­pios de la dé­ca­da de 1930, Europa se ha­lla­ba en una si­tua­ción har­to com­pli­ca­da. Las se­cue­las de la gue­rra y la fuer­te cri­sis eco­nó­mi­ca ha­bían he­cho me­lla en un con­ti­nen­te que lu­cha­ba por so­bre­vi­vir. Beauraing, una lo­ca­li­dad ubi­ca­da al sur de Bél­gi­ca, no era in­mu­ne a los pro­ble­mas de la épo­ca y la po­bre­za se de­ja­ba ver en­tre sus ca­lles. Sin em­bar­go, el fu­tu­ro de es­te pue­blo de dos mil ha­bi­tan­tes, que pron­to se con­ver­ti­ría en «el Lour­des del Nor­te», es­ta­ba por es­cri­bir­se. El 29 de no­viem­bre de 1933, pa­sa­das las seis de la tar­de, Fer­nan­de y Al­bert fue­ron a bus­car a su her­ma­na Gil­ber­te al con­ven­to de las Her­ma­nas de la Doc­tri­na Cris­tia­na de Nancy, don­de és­ta es­tu­dia­ba.

De ca­mino, los ni­ños re­co­gie­ron a dos ami­gas, An­drée y Gil­ber­te De­geim­bre. Al lle­gar a la con­gre­ga­ción, lla­ma­ron al tim­bre y aguar­da­ron la sa­li­da de Gil­ber­te. Ju­ga­ban a la puer­ta del con­ven­to cuan­do, de pron­to, al­go so­bre­sal­tó a Al­bert. «¡Mi­rad, una mu­jer de blan­co que ca­mi­na por el ai­re!», gritó. Los ni­ños se gi­ra­ron. «En­ton­ces vi­mos una mu­jer de blan­co –re­cor­da­ba Gil­ber­te De­geim­bre, fa­lle­ci­da en 2015 a los 92 años de edad–, ilu­mi­na­da, que pa­re­cía ca­mi­nar por el

co­mo a unos 50 cen­tí­me­tros por en­ci­ma del puen­te del fe­rro­ca­rril, jun­to a un ár­bol.Te­nía los pies en­vuel­tos en una nu­be de hu­mo y an­da­ba sin mi­rar­nos. ¡Es­tá­ba­mos ate­rra­dos!». Los ni­ños re­la­ta­ron lo que es­ta­ban vien­do a una mon­ja, pe­ro ella no vio na­da anor­mal. No obs­tan­te, mien­tras se iban, mi­ra­ron ha­cia atrás y ob­ser­va­ron que la ex­tra­ña mu­jer se­guía allí.

Al día si­guien­te, re­gre­sa­ron a bus­car a Gil­ber­te co­mo ha­cían siem­pre. Y vol­vie­ron a ver a la mu­jer lu­mi­no­sa, an­dan­do por el ai­re, aun­que ex­tra­ña­men­te aje­na a ellos, sin di­ri­gir­les la mi­ra­da. An­te la in­sis­ten­cia de los pe­que­ños, sus pa­dres, in­cré­du­los pe­ro mo­vi­dos por la cu­rio­si­dad, les acom­pa­ña­ron el día des­pués. Así, el 1 de di­ciem­bre, a las sie­te de la tar­de, los ni­ños vol­vie­ron al con­ven­to con seis per­so­nas más. La ex­tra­ña se­ño­ra es­ta­ba de nue­vo allí, a es­ca­sos me­tros fren­te a ellos, pe­ro es­ta vez mi­rán­do­los. «Abrió los bra­zos y vi­mos ra­yos do­ra­dos que sa­lían de su ca­be­za y re­fle­jos azu­les en su ro­pa.Te­nía los pies en­vuel­tos en una nu­be, era de ta­lla me­dia­na y pa­re­cía una chi­ca de 18 años. Vi­mos sus ojos azu­les», de­cla­ró An­drée De­geim­bre.

Los ru­mo­res so­bre la mis­te­rio­sa apa­ri­ción co­men­za­ron a ex­ten­der­se en­tre los ha­bi­tan­tes de Beauraing y al día si­guien­te un gru­po más nu­me­ro­so acom­pa­ña­ba a los ni­ños has­ta el lu­gar del su­ce­so. Era el 2 de di­ciem­bre y, pa­ra sor­pre­sa de to­dos, la fi­gu­ra se co­mu­ni­có con los ni­ños. Pri­me­ro asin­tió con la ca­be­za cua­nai­re, do le pre­gun­ta­ron si era la Vir­gen In­ma­cu­la­da y lue­go, cuan­do qui­sie­ron sa­ber qué que­ría de ellos, con­tes­tó: «Que seáis bue­nos». A con­ti­nua­ción, la mu­jer abrió los bra­zos y des­apa­re­ció. Sin em­bar­go, ins­tan­tes des­pués vol­vió a mos­trar­se y mi­ran­do al cie­lo les di­jo: «¿Es ver­dad que se­réis siem­pre bue­nos?». A lo que los ni­ños res­pon­die­ron: «Sí, siem­pre se­re­mos bue­nos».

LOS PE­QUE­ÑOS PA­RE­CÍAN IN­MU­NES AL DO­LOR

Du­ran­te los si­guien­tes días, las vi­sio­nes se su­ce­die­ron, siem­pre ba­jo el mis­mo ár­bol, un es­pino. Ca­da vez acu­dían más per­so­nas y se creó una co­mi­sión mé­di­ca pa­ra es­tu­diar el fe­nó­meno. Cuan­do la vi­sión apa­re­cía, los ni­ños caían rui­do­sa­men­te de

ro­di­llas, pe­ro no les que­da­ban mar­cas. Los mé­di­cos rea­li­za­ron cor­tes en los ni­ños y les acer­ca­ron ce­ri­llas, pe­ro ellos per­ma­ne­cían in­sen­si­bles, con la mi­ra­da fi­ja en el es­pino. Gil­ber­te De­geim­bre re­cor­da­ba así las apa­ri­cio­nes: «Pa­ra mí eran co­mo un

flash, muy bre­ves, pe­ro se­gún las per­so­nas que ha­bía allí, po­dían du­rar en­tre trein­ta y cin­cuen­ta ave­ma­rías. Cuan­do la Vir­gen apa­re­cía, nos arro­di­llá­ba­mos co­mo mo­vi­dos por una fuer­za. Un día, un hom­bre fuer­te me sos­tu­vo por los bra­zos, pe­ro cuan­do ‘ella’ lle­gó me arro­di­llé de to­dos mo­dos y él ca­yó con­mi­go», re­me­mo­ra­ba.

En­tre el 4 de di­ciem­bre y el 2 de enero de 1933, se pro­du­je­ron apa­ri­cio­nes ca­si a dia­rio, has­ta lle­gar a 33. Los ni­ños iban al es­pino al ano­che­cer y, de re­pen­te, cuan­do la mu­jer se ha­cía vi­si­ble, se arro­di­lla­ban y se­guían re­zan­do, de ma­ne­ra más ace­le­ra­da y en un tono más agudo. Nor­mal­men­te, la se­ño­ra se li­mi­ta­ba a son­reír o a mi­rar al cie­lo, has­ta que abría los bra­zos y des­apa­re­cía. En po­cas oca­sio­nes con­tes­tó a las pre­gun­tas que le ha­cían. Di­jo que que­ría una ca­pi­lla, que re­za­ran mu­cho y que la gen­te acu­die­ra allí en pe­re­gri­na­ción. El 29 de di­ciem­bre, la mu­jer ex­ten­dió los bra­zos y de­jó ver jun­to a su pe­cho «un co­ra­zón de oro, del ta­ma­ño de una na­ran­ja, bri­llan­te y en­vuel­to en pe­que­ños ra­yos lu­mi­no­sos de unos 10 cen­tí­me­tros de ex­ten­sión». Por ello, más ade­lan­te se la co­no­ce­ría co­mo la Vir­gen del Co­ra­zón de Oro.

Fi­nal­men­te, el 2 de enero la apa­ri­ción les anun­ció: «Ma­ña­na di­ré un se­cre­to a ca­da uno de vo­so­tros». Aquel mar­tes, cuan­do los mé­di­cos in­te­rro­ga­ron a los pe­que­ños, su­pie­ron que la mu­jer se ha­bía di­ri­gi­do a ca­da uno de ellos por se­pa­ra­do y se ha­bía des­pe­di­do.

El im­pac­to de las apa­ri­cio­nes fue es­pec­ta­cu­lar. Se cal­cu­la que lle­ga­ron a Beauraing unas 150.000 per­so­nas pro­ve­nien­tes de Bél­gi­ca, Fran­cia, Ho­lan­da, Ale­ma­nia y Lu­xem­bur­go. Se pu­bli­ca­ron más de 100 ar­tícu­los en la pren­sa bel­ga y en pres­ti­gio­sos me­dios ex­tran­je­ros y más de 200 mé­di­cos exa­mi­na­ron a los ni­ños bus­can­do con­tra­dic­cio­nes que no lo­gra­ron en­con­trar. El doc­tor De Greeff de­cla­ró: «El exa­men de los ni­ños y los acon­te­ci­mien­tos per­mi­ten des­car­tar cual­quier hi­pó­te­sis de his­te­ria, alu­ci­na­ción co­lec­ti­va o hip­no­sis. No es po­si­ble ex­pli­car los he­chos sin re­cu­rrir a una cau­sa so­bre­na­tu­ral», dic­ta­mi­nó cuan­do fue pre­gun­ta­do acer­ca de una po­si­ble ex­pli­ca­ción con­ven­cio­nal pa­ra los he­chos.

Lo que muy po­cos po­dían ima­gi­nar era lo que iba a ocu­rrir só­lo do­ce días des­pués de aque­llas mis­te­rio­sas apa­ri­cio­nes y, lla­ma­ti­va­men­te, a ape­nas ochen­ta ki­ló­me­tros de Beauraing…

La no­che del 15 de enero de 1933, Ma­riet­te Be­co, de 11 años, mi­ra­ba a tra­vés de la ven­ta­na. La ca­sa de la fa­mi­lia Be­co es­ta­ba a las afue­ras de Banneux, un pe­que­ño pue­blo de unos 300 ha­bi­tan­tes. De re­pen­te, la ni­ña ob­ser­vó una si­lue­ta lu­mi­no­sa, pe­ro su men­te le hi­zo pen­sar que era un re­fle­jo de la lám­pa­ra de gas, de mo­do que la mo­vió y vol­vió a mi­rar al ex­te­rior. Pa­ra su sor­pre­sa, la luz se­guía allí. «Vi una her­mo­sa se­ño­ra que te­nía la ca­be­za muy ilu­mi­na­da, co­mo si la luz irra­dia­ra de su pro­pio cuer­po», ex­pli­có des­pués.

UNA RO­SA SO­BRE EL PIE DE­RE­CHO

Asus­ta­da, Ma­riet­te lla­mó a su ma­dre. És­ta mi­ró a tra­vés de la ven­ta­na y tam­bién vio una si­lue­ta lu­mi­no­sa, aun­que no pu­do dis­tin­guir nin­gún ras­go con cla­ri­dad. Se asus­tó y ex­cla­mó: «¡Es una bru­ja!». Pe­ro Ma­riet­te vio que aque­lla mu­jer te­nía apa­rien­cia ce­les­tial. Lle­va­ba un ves­ti­do blan­co y un cin­tu­rón azul, un ro­sa­rio y una cruz de oro. Ade­más, iba des­cal­za y se apre­cia­ba una ro­sa do­ra­da so­bre su pie de­re­cho. En cier­to mo­men­to, la ni­ña vio que la fi­gu­ra le ha­cía se­ñas pa­ra que sa­lie­ra. Cuan­do iba a ha­cer­lo, su ma­dre lo im­pi­dió. Aque­lla pri­me­ra vi­sión cau­só una hon­da im­pre­sión en la pe­que­ña Ma­riet­te. La con­se­cuen­cia in­me­dia­ta fue un au­men­to en la re­li­gio­si­dad de la ni­ña. Los dos si­guien­tes días tras el su­ce­so, Ma­riet­te sa­lía de su ca­sa al ano­che­cer pa­ra ir a re­zar al huer­to, don­de ha­bía vis­to a la mu­jer lu­mi­no­sa, pe­ro no ocu­rrió na­da ex­tra­or­di­na­rio. Has­ta el miér­co­les, cuan­do a lo le­jos vio una si­lue­ta que se acer­ca­ba flo­tan­do por en­ci­ma de los pi­nos del bos­que.

Es­ta­ba so­bre una pe­que­ña nu­be gris y se de­tu­vo fren­te a ella, tan cer­ca que la ni­ña di­jo po­der sen­tir el ca­lor que ema­na­ba. La pe­que­ña re­zó y la vi­sión la acom­pa­ña­ba mo­vien­do los la­bios. De re­pen­te, le hi­zo se­ñas pa­ra que la si­guie­ra, con­du­cién­do­la a tra­vés de un ca­mino has­ta una fuen­te cer­ca­na y ha­cien­do dos pa­ra­das pa­ra re­zar. La apa­re­ci­da le pi­dió que me­tie­ra las ma­nos en el agua y le di­jo: «Es­ta fuen­te es­tá re­ser- va­da pa­ra mí. Bue­nas no­ches. Adiós», tras lo cual se ele­vó por en­ci­ma del pi­nar. Mien­tras iba ale­ján­do­se, no de­ja­ba de mi­rar a la ni­ña. Tras es­ta úl­ti­ma apa­ri­ción, el pa­dre de Ma­riet­te, an­tes in­cré­du­lo, aca­bó con­vir­tién­do­se.

Al día si­guien­te, la es­ce­na se re­pi­tió. Es­ta vez, la fi­gu­ra anun­ció que era la Vir­gen de los Po­bres y que la fuen­te es­ta­ba des­ti­na­da a ali­viar a los en­fer­mos. El día 20, la Vir­gen vol­vió a apa­re­cer­se y pi­dió una ca­pi­lla. Tras ello, las vi­sio­nes ce­sa­ron du­ran­te tres se­ma­nas. Las úl­ti­mas cua­tro apa­ri­cio­nes ocu­rrie­ron en­tre el 11 de fe­bre­ro y el 2 de mar­zo. En una, cum­plien­do el de­seo de un sa­cer­do­te, Ma­riet­te so­li­ci­tó una se­ñal a la Vir­gen: «Creed en mí; yo cree­ré en vo­so­tros», res­pon­dió. El 2 de mar­zo tu­vo lu­gar la úl­ti­ma apa­ri­ción. Pe­se a que ha­bía es­ta­do llo­vien­do to­do el día, la ni­ña sa­lió co­mo de cos­tum­bre. De re­pen­te, la llu­via pa­ró y sur­gió la mu­jer. «Es­ta­ba más her­mo­sa que nun­ca, pe­ro no son-

reía», ex­pli­có Ma­riet­te. En aque­lla oca­sión, le di­jo: «Soy la Ma­dre del Salvador. La Ma­dre de Dios. Re­zad mu­cho. ¡Adiós!», y, en cuan­to des­apa­re­ció, vol­vió a llo­ver. La ni­ña em­pe­zó a llo­rar in­con­so­la­ble, pues adi­vi­nó que no vol­ve­ría a ver a la fi­gu­ra ce­les­tial.

CU­RA­CIO­NES INEX­PLI­CA­BLES

Las ocho apa­ri­cio­nes de Banneux tu­vie­ron un ca­rác­ter ca­si ín­ti­mo. Ma­riet­te Be­co es­ta­ba prác­ti­ca­men­te so­la, ape­nas acom­pa­ña­da por sus pa­dres y al­gu­nos adul­tos. En Beauraing, en cam­bio, ca­da día ha­bía más fie­les, la gen­te es­ta­ba con­ven­ci­da del ca­rác­ter re­li­gio­so de las apa­ri­cio­nes y la úl­ti­ma de ellas reunió a 25.000 fie­les. A prio­ri to­do pa­re­cía in­di­car que Banneux pa­sa­ría pron­to al ol­vi­do, in­clu­so sin que se ana­li­za­ra la ve­ro­si­mi­li­tud del ca­so, pe­ro no fue así.

Las pri­me­ras cu­ra­cio­nes con el agua de la fuen­te que ha­bía se­ña­la­do la Vir­gen no tar­da­ron en ocu­rrir. En mar­zo, Er­nest Bou­tet, que era he­mi­plé­ji­co, sa­nó tras be­ber de la mis­ma y el nú­me­ro de vi­si­tan­tes fue cre­cien­do de una for­ma tan asom­bro­sa que pron­to se or­de­nó una in­ves­ti­ga­ción ca­nó­ni­ca de los he­chos. Na­da pa­re­cía po­der de­te­ner la fa­ma de Banneux. En

agos­to, cuan­do se inau­gu­ró la pri­me­ra ca­pi­lla, asis­tie­ron al ofi­cio al­re­de­dor de 60.000 per­so­nas.

En la ac­tua­li­dad, la pe­que­ña ca­pi­lla de las apa­ri­cio­nes es­tá re­ple­ta de ex­vo­tos de to­do ti­po, mues­tra de lo que ocu­rre en el lu­gar. Fa­bian De­lar­bre, res­pon­sa­ble del san­tua­rio, nos ex­pli­ca: «Con el pa­so del tiem­po, las cu­ra­cio­nes no han dis­mi­nui­do. A me­nu­do, vie­nen pe­re­gri­nos a con­tar­nos las his­to­rias de sus ca­sos. Pe­ro no­so­tros he­mos ele­gi­do no es­tu­diar­las, no se ha crea­do una ofi­ci­na mé­di­ca co­mo en Lour­des, aun­que eso no quie­re de­cir que no ocu­rran».

Por su par­te, Beauraing no se que­dó atrás. Una de las pri­me­ras cu­ra­cio­nes fue la deTil­man Cô­me, un obre­ro que lle­gó al lu­gar de las apa­ri­cio­nes el 11 de ju­nio de 1933, con le­sio­nes en la co­lum­na ver­te­bral a cau­sa de un ac­ci­den­te.Tras el du­ro via­je, que su mé­di­co le re­co­men­dó no ha­cer, ape­nas po­día mo­ver­se. Se pu­so a re­zar, pa­re­ció des­fa­lle­cer y su mu­jer pen­só que se es­ta­ba mu­rien­do, pe­ro de re­pen­te abrió los ojos, di­jo «gra­cias» y se le­van­tó. Lue­go ex­pli­ca­ría que sin­tió un «cho­que » se­gui­do de un «dul­ce ca­lor» y vio a la Vir­gen, que le di­jo: «Has­ta ma­ña­na». A par­tir de en­ton­ces, re­ci­bió men­sa­jes en va­rias oca­sio­nes. Su ca­so al­can­zó gran no­to­rie­dad y la pren­sa ha­bló de una se­gun­da ola de apa­ri­cio­nes. Pe­ro la Igle­sia res­tó cre­di­bi­li­dad a los he­chos, por lo que es di­fí­cil sa­ber qué hu­bo de real en los mis­mos. En reali­dad, ni tan si­quie­ra la cu­ra­ción deTil­man Cô­me fue re­co­no­ci­da co­mo mi­la­gro­sa, al­go que sí ocu­rrió en otros ca­sos.

Uno de ellos lo pro­ta­go­ni­zó Maria Van Laer, una mu­jer con os­teo­mie­li­tis. Los mé­di­cos ha­bían di­cho que no te­nía re­me­dio, pe­ro el 23 de ju­nio de 1933 acu­dió a Beauraing y, a la ma­ña­na si­guien­te, la en­fer­me­dad ha­bía des­apa­re­ci­do. La otra cu­ra­ción que la Igle­sia re­co­no­ció fue la de Ma­rieMa­de­lei­ne Group, una mu­jer con un mio­ma en la ma­triz que, se­gún el in­for­me mé­di­co, te­nía he­mo­rra­gias abun­dan­tes y pro­lon­ga­das. Fue a Beauraing en julio de aquel mis­mo año y, du­ran­te el via­je de vuel­ta, tu­vo la in­ten­sa sen­sa­ción de que ha­bía sa­na­do, al­go que unos días des­pués con­fir­mó un exa­men mé­di­co.

El 22 de sep­tiem­bre del mis­mo año, va­rios mé­di­cos que es­tu­dia­ron las su­pues­tas cu­ra­cio­nes emi­tie­ron un dic­ta­men: «He­chos ex­tra­or­di­na­rios y real­men­te preo­cu­pan­tes, es­pe­cial­men­te cu­ra­cio­nes sú­bi­tas, se pro­du­cen en Beauraing ca­da día», de­cla­ró el Dr. Wi­bo. Pe­ro las sa­na­cio­nes mi­la­gro­sas no pa­re­cie­ron ter­mi­nar tras las apa­ri­cio­nes, ya que to­da­vía hoy se si­guen re­por­tan­do ca­sos. El res­pon­sa­ble de la aten­ción a los en­fer­mos, M. Ghis­se­linx, ex­pli­ca: «Yo mis­mo he pre­sen­cia­do dos cu­ra­cio­nes. Una mu­jer dis­ca­pa­ci­ta­da lle­gó al san­tua­rio en si­lla de rue­das y, de re­pen­te, se le­van­tó y se pu­so a bai­lar. Pe­rió­di­ca­men­te re­ci­bi­mos men­sa­jes de per­so­nas que se han cu­ra­do. El úl­ti­mo fue ha­ce un mes».

Co­mo en tan­tos otros ca­sos, en los de Beauraing y Banneux sur­gen cues­tio­nes di­fí­ci­les de re­sol­ver des­de una pers­pec­ti­va re­li­gio­sa. ¿Por qué la Vir­gen iba a to­mar­se tan­tas mo­les­tias en apa­re­cer pa­ra ca­si no ha­blar y dar un men­sa­je tan bre­ve y con­fu­so co­mo pres­to a in­fi­ni­tas in­ter­pre­ta­cio­nes? ¿Por qué se apa­re­ció dos ve­ces se­gui­das en dos lu­ga­res cer­ca­nos sin que apa­ren­te­men­te am­bas vi­sio­nes tu­vie­ran re­la­ción? ¿Se tra­tó de una ca­sua­li­dad o to­do for­mó par­te de un «plan»?

Al igual que en Lour­des, don­de al prin­ci­pio Ber­na­det­te lle­gó a con­fun­dir a la Vir­gen con un fan­tas­ma o con el de­mo­nio –o que en Fá­ti­ma, don­de los ni­ños tu­vie­ron que su­frir in­nu­me­ra­bles pe­ni­ten­cias–, en Beauraing y Banneux ob­ser­va­mos un com­por­ta­mien­to po­co an­ge­li­cal o al me­nos con­fu­so en las fi­gu­ras pro­ta­go­nis­tas de las vi­sio­nes, más re­la­cio­na­do con otros fe­nó­me­nos so­bre­na­tu­ra­les. Una vez más, al igual que en Fá­ti­ma, nos en­con­tra­mos con una mu­jer de muy ba­ja es­ta­tu­ra y par­ca en ges­tos o pa­la­bras y, nue­va­men­te, las si­mi­li­tu­des de am­bas apa­ri­cio­nes con la ca­suís­ti­ca de los No Iden­ti­fi­ca­dos se nos an­to­ja cla­ra. FE­NO­ME­NO­LO­GÍA PA­RA­NOR­MAL En Banneux, por ejem­plo, nos en­con­tra­mos con unas de las apa­ri­cio­nes más atí­pi­cas de la Vir­gen en to­do el mun­do, car­ga­das de si­mi­li­tu­des con el fe­nó­meno OVNI. La Vir­gen era un ex­tra­ño ser que des­pren­día luz y que sur­gía flo­tan­do por en­ci­ma de los ár­bo­les, ema­na­ba ca­lor y se des­pla­za­ba le­vi­tan­do so­bre un ca­mino. Siem­pre se ma­ni­fes­ta­ba de no­che y, en una oca­sión, su apa­ri­ción coin­ci­dió con una mo­di­fi­ca­ción del cli­ma, pues de­jó de llo­ver en tan­to es­tu­vo pre­sen­te. Por al­gún mo­ti­vo, du­ran­te la pri­me­ra no­che, la ma­dre de la vi­den­te pu­do apre­ciar una si­lue­ta en­vuel­ta en luz, aun­que no lle­gó a per­ci­bir con cla­ri­dad la ima­gen con­cre­ta que su hi­ja sí de­cía ver. Es­ta fue la úni­ca in­ter­ac­ción de di­cha apa­ri­ción con otras per­so­nas en Banneux.

En Beauraing tam­bién hu­bo una oca­sión en la que las per­so­nas que es­ta­ban pre­sen­tes lle­ga­ron a ver al­go más allá de las reac­cio­nes de los vi­den­tes. Fue du­ran­te la úl­ti­ma apa­ri­ción. Fer­nan­de no ha­bía vis­to a la Vir­gen la vez an­te­rior, así que de­ci­dió que­dar­se a re­zar con la es­pe­ran­za de verla una úl­ti­ma vez. En­ton­ces, los pre­sen­tes ob­ser­va­ron una bo­la de fue­go que es­ta­lló so­bre el es­pino. La pro­pia vi­den­te vio el fe­nó­meno y di­jo que la bo­la ex­plo­tó jus­to an­tes de apa­re­cer la Vir­gen. Por otra par­te, las apa­ri­cio­nes pa­re­cían afec­tar tam­bién a los ani­ma­les, que de he­cho sue­len mos­trar­se sen­si­bles a los fe­nó­me­nos pa­ra­nor­ma­les. «Era muy ex­tra­ño –re­cor­da­ba Gil­ber­te De­geim­bre–, por­que cuan­do las per­so­nas se acer­ca­ban a las va­llas del con­ven­to, los pe­rros se lan­za­ban con vio­len­cia ha­cia ellos y la­dra­ban; pe­ro cuan­do Ma­ría se apa­re­cía, los ani­ma­les ce­sa­ban en sus la­dri­dos».

DES­ORIEN­TA­DOS

En Beauraing tam­bién tu­vie­ron lu­gar al­te­ra­cio­nes en el cli­ma, ya que en más de una oca­sión la gen­te per­ci­bió que se de­te­nía el vien­to mien­tras los ni­ños per­ma­ne­cían en éx­ta­sis. De he­cho, los pro­pios vi­den­tes mos­tra­ron sig­nos de des­orien­ta­ción tem­po­ral cuan­do re­cu­pe­ra­ban la nor­ma­li­dad.

Co­mo siem­pre, es­ta­mos an­te un fe­nó­meno com­ple­jo, de­li­ca­do y di­fí­cil de ex­pli­car. Pa­ra los cre­yen­tes, la ex­pli­ca­ción pue­de ser sen­ci­lla y asu­mi­ble co­mo per­te­ne­cien­te al ám­bi­to de la fe, pe­ro una vez más nos ha­lla­mos an­te apa­ri­cio­nes que se ase­me­jan a la Vir­gen en la for­ma pe­ro no en el fon­do, pla­ga­das de pe­que­ños de­ta­lles que pa­ra los es­tu­dio­sos del fe­nó­meno OVNI re­sul­tan muy fa­mi­lia­res.

Al fi­nal, siem­pre que­da la du­da, acom­pa­ña­da, eso sí, de al­go que pa­re­ce una cons­tan­te en las apa­ri­cio­nes ma­ria­nas. Des­pués de és­tas, dos nue­vos lu­ga­res que­da­ron se­ña­la­dos pa­ra siem­pre. «Quie­ro que se cons­tru­ya aquí una ca­pi­lla», re­pi­ten sus pro­ta­go­nis­tas, co­mo si qui­sie­ran de­li­mi­tar un pun­to con­cre­to pa­ra que la gen­te acu­da a él. En Beauraing y Banneux el ob­je­ti­vo se cum­plió de nue­vo, pues am­bos san­tua­rios son im­por­tan­tes pun­tos de pe­re­gri­na­ción pa­ra mi­les de fie­les de los paí­ses cen­troeu­ro­peos.

Al con­tra­rio que la de Til­man Cô­me (iz­da.), la Igle­sia re­co­no­ció las cu­ra­cio­nes de Ma­de­lei­ne Group y Maria van Laer (dcha.).

La pe­que­ña Ma­riet­te Be­co se to­pó con la ex­tra­ña fi­gu­ra vo­la­do­ra en un bos­que cer­cano a su do­mi­ci­lio (arri­ba).

Son mul­ti­tud los cre­yen­tes que acu­den a Banneux con la es­pe­ran­za de que el agua que ma­na la «fuen­te mi­la­gro­sa» ubi­ca­da en es­ta lo­ca­li­dad bel­ga les sa­ne de sus ma­les (jun­to a es­tas lí­neas). De­re­cha, ex­vo­tos de­ja­dos por los en­fer­mos.

En enero de 1933, Ma­riet­te Be­co (en la ima­gen jun­to a su her­mano) vio una si­lue­ta lu­mi­no­sa a las afue­ras de Ban­neaux, una al­dea si­tua­da a unos 80 ki­ló­me­tros de Beauraing.

El puen­te del fe­rro­ca­rril en el que se pro­du­jo la pri­me­ra apa­ri­ción de Beauraing (arri­ba) y la ca­pi­lla cons­trui­da en la lo­ca­li­dad de Banneux (dcha).

Es­ta­tua de la Vir­gen eri­gi­da jun­to al es­pino don­de tu­vie­ron lu­gar las apa­ri­cio­nes de Beauraing (iz­da.). Los ni­ños pro­ta­go­nis­tas de las mis­mas (arri­ba y aba­jo). Y la ba­sí­li­ca cons­trui­da pa­ra con­me­mo­rar los ex­tra­or­di­na­rios su­ce­sos (dcha.).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.