PRO­FE­CÍAS SO­BRE LA II GUE­RRA MUN­DIAL

Año Cero Monográfico - - En Europa -

Las cu­ra­cio­nes y con­ver­sio­nes que tu­vie­ron lu­gar en es­tos dos en­cla­ves, lle­va­ron a que am­bos fue­ran ben­de­ci­dos por el Va­ti­cano en 1949, lo que con­vir­tió a Bél­gi­ca en uno de los po­cos paí­ses con dos apa­ri­cio­nes ma­ria­nas re­co­no­ci­das. En sen­dos lu­ga­res, la vi­sión ha­bló po­co y de for­ma mis­te­rio­sa, pe­ro, se­gún al­gu­nas teo­rías, sus pa­la­bras con­ten­drían un men­sa­je re­la­cio­na­do con la gue­rra que es­ta­ba a pun­to de aso­lar Europa. El día si­guien­te a la úl­ti­ma apa­ri­ción de Beauraing, el ex­can­ci­ller ale­mán Franz von Pa­pen se reunió en se­cre­to con Adolf Hitler, pa­ra ofre­cer­le la po­si­bi­li­dad de ser can­ci­ller del Reich; y 10 días des­pués de las apa­ri­cio­nes de Banneux, el 30 de enero, el pre­si­den­te Paul von Hin­den­burg lo nom­bró ofi­cial­men­te can­ci­ller. És­te fue el ini­cio de un pe­rio­do ne­gro pa­ra el mun­do, mar­ca­do por el Ho­lo­caus­to y la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. En es­te con­tex­to, no son po­cos los que afir­man que los men­sa­jes ma­ria­nos de Bél­gi­ca se re­la­cio­nan con el de Fá­ti­ma. Se cree que, en Fá­ti­ma, la Vir­gen qui­so ad­ver­tir so­bre la II Gue­rra Mun­dial («La gue­rra ter­mi­na­rá, pe­ro si las per­so­nas no de­jan de ofen­der a Dios, una peor es­ta­lla­rá du­ran­te el pa­pa­do de Pío XI»), pe­ro no se le hi­zo ca­so. En­ton­ces, ya con la in­mi­nen­cia de la gue­rra que no se ha evi­ta­do, Beauraing ha­bría si­do una pe­ti­ción del sa­cri­fi­co que ha­ría fal­ta pa­ra su­pe­rar­la («… sa­cri­fí­quen­se por mí») y Banneux una pro­me­sa de la sal­va­ción que iba a ocu­rrir des­pués («Es­ta fuen­te es­tá re­ser­va­da pa­ra to­das las na­cio­nes, pa­ra ali­viar a los en­fer­mos»).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.