LA EX­TRA­ÑA MUER­TE DE LA VI­DEN­TE

Año Cero Monográfico - - En Europa -

A la ex­tra­ñe­za de los fe­nó­me­nos ocurridos en Beauraing y Banneux hay que aña­dir otro mis­te­rio, vin­cu­la­do con el fa­lle­ci­mien­to de Gil­ber­te Voi­sin (iz­da.). A pe­sar de que ofi­cial­men­te se ha­bló po­co so­bre lo ocu­rri­do, he­mos po­di­do re­co­pi­lar la se­cuen­cia de he­chos anó­ma­los que acom­pa­ña­ron su de­ce­so. Voi­sin mu­rió atro­pe­lla­da el 3 de enero de 2003, a los 83 años. Su fa­lle­ci­mien­to se pro­du­jo el mis­mo día en que se cum­plía el 70 aniver­sa­rio de la úl­ti­ma apa­ri­ción de la Vir­gen y ba­jo el puen­te en el que la vie­ron las pri­me­ras ve­ces. Pe­ro aún hay más.

Qui­zá lo más cu­rio­so de to­do sea la ca­si iró­ni­ca pa­ra­do­ja en­tre la pro­me­sa que Gil­ber­te re­ci­bió esa no­che de la vi­sión («Yo con­ver­ti­ré a los pe­ca­do­res») y la per­so­na que la atro­pe­lló, que te­nía un lar­go his­to­rial de­lic­ti­vo, con­du­cía sin car­net, ebria y se dio a la fu­ga. An­te la sor­pre­sa de to­dos, ade­más, el juez que lle­vó su ca­so le re­ba­jó con­si­de­ra­ble­men­te la sen­ten­cia, al con­si­de­rar que su com­por­ta­mien­to se de­bía a la mar­gi­na­ción so­cial que ha­bía su­fri­do, di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da a las di­fi­cul­ta­des que ha­bía pa­sa­do du­ran­te to­da su vi­da. Fi­nal­men­te, fue con­de­na­do a un año y me­dio de cár­cel, una mul­ta y la re­ti­ra­da del car­net du­ran­te 33 me­ses (el mis­mo nú­me­ro que el to­tal de apa­ri­cio­nes). El nom­bre del con­duc­tor, Ch­ris­tian Gui­dez, tam­po­co pa­re­ce ca­sual. Tra­du­ci­dos, su nom­bre sig­ni­fi­ca «cris­tiano» y su ape­lli­do «guía». Otro da­to lla­ma­ti­vo es que el ma­ri­do de Gil­ber­te tam­bién ha­bía muer­to atro­pe­lla­do años an­tes. Se­gu­ro que los afi­cio­na­dos al fe­nó­meno OVNI re­co­no­cen la sin­gu­la­ri­dad de es­tas «coin­ci­den­cias», que no son in­fre­cuen­tes en las in­ves­ti­ga­cio­nes de No Iden­ti­fi­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.