LAS APA­RI­CIO­NES DE PON­TE­VE­DRA

Año Cero Monográfico - - Grandes Santuarios -

Du­ran­te su es­tan­cia en Ga­li­cia, Lu­cía dos San­tos tu­vo va­rias vi­sio­nes. El san­tua­rio de las Apa­ri­cio­nes de Pon­te­ve­dra es­tá si­tua­do en el cas­co an­ti­guo de la ciu­dad, en una es­tre­cha ca­lle que –co­mo no po­día ser de otro mo­do– lle­va el nom­bre de Sor Lu­cía. En la se­gun­da plan­ta de es­te an­ti­guo edi­fi­cio es­ta­ba su cel­da, don­de tu­vo lu­gar la pre­sun­ta apa­ri­ción el 10 de di­ciem­bre de 1925. Hoy en día es­tá acon­di­cio­na­da co­mo una pe­que­ña ca­pi­lla, con ban­cos pa­ra la ora­ción y al­gu­nas imá­ge­nes. Pin­ta­da en la pa­red hay una re­pro­duc­ción ar­tís­ti­ca del ex­tra­or­di­na­rio su­ce­so. Se­gún des­cri­be Lu­cía en un tex­to que es­tá pu­bli­ca­do jun­to con sus me­mo­rias, la Vir­gen se le apa­re­ció en su cel­da, en com­pa­ñía de un ni­ño que es­ta­ba sus­pen­di­do en una nu­be. La Vir­gen le pu­so una mano en el hom­bro, al tiem­po que le mos­tra­ba la otra, don­de te­nía un co­ra­zón cer­ca­do de es­pi­nas. «Ten com­pa­sión del co­ra­zón de tu San­tí­si­ma ma­dre que es­tá cu­bier­to de es­pi­nas que los hom­bres in­gra­tos con­ti­nua­men­te le cla­van», le ha­bría trans­mi­ti­do el ni­ño. La ‘Vir­gen’ con­ti­núa pi­dién­do­le a la jo­ven Lu­cía que se le re­ce el Ro­sa­rio y que se cum­pla con otros ri­tos ca­tó­li­cos. La vi­den­te tu­vo otras vi­sio­nes en fe­bre­ro de 1926, en las que el Ni­ño Je­sús le ha­bría acon­se­ja­do so­bre cues­tio­nes «del Cie­lo y la Tie­rra». Otros in­ci­den­tes si­mi­la­res ocu­rrie­ron en Ga­li­cia en ju­nio y julio de 1929, mien­tras es­ta­ba en el con­ven­to de las Do­ro­teas, en la lo­ca­li­dad pon­te­ve­dre­sa de Tui. En es­ta oca­sión, el men­sa­je se cen­tra­ba en Ru­sia. Es­tas po­co co­no­ci­das apa­ri­cio­nes se su­man a dos vi­sio­nes de un án­gel pre­vias a las de Co­va de Iría, que Lu­cía tu­vo en com­pa­ñía de sus pri­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.