EL COM­PLOT CO­MU­NIS­TA

Año Cero Monográfico - - Ovnis Y Conspiraciones -

Fue du­ran­te un in­te­rro­ga­to­rio al que fue so­me­ti­do Ali Ag­ca (iz­quier­da) por el SISMI, el ser­vi­cio se­cre­to ita­liano, cuan­do el te­rro­ris­ta con­fe­só que el plan pa­ra ase­si­nar a Juan Pa­blo II ha­bía si­do pre­pa­ra­do por agen­tes del es­pio­na­je búl­ga­ro que ac­tua­ron por or­den de las más al­tas ins­tan­cias del KGB. Es­tá com­pro­ba­do que Ag­ca reali­zó va­rios via­jes a Bul­ga­ria, alo­ján­do­se en un ho­tel que era uti­li­za­do fre­cuen­te­men­te por los ser­vi­cios se­cre­tos de ese país pa­ra di­ver­sas mi­sio­nes. Tam­bién se ha do­cu­men­ta­do que man­tu­vo con­tac­tos con Ser­gei An­to­nov (de­re­cha), ciu­da­dano búl­ga­ro que tra­ba­ja­ba en Ro­ma pa­ra las ae­ro­lí­neas de es­ta na­ción y que, se­gún fuen­tes de la CIA, en reali­dad era un agen­te se­cre­to de di­cha na­ción. Lo cier­to es que An­to­nov fue arres­ta­do a cau­sa de las acu­sa­cio­nes del te­rro­ris­ta, pe­ro en un jui­cio fue de­cla­ra­do inocen­te por fal­ta de prue­bas. Tam­bién pa­re­ce con­fir­ma­do que, a me­dia­dos de 1981, un miem­bro del ser­vi­cio se­cre­to de Tur­quía, que es­ta­ba in­fil­tra­do en­tre la co­mu­ni­dad tur­ca de Ita­lia, lo­ca­li­zó a Ag­ca en com­pa­ñía de dos hom­bres. Uno de ellos era un con­tra­ban­dis­ta con muy bue­nas re­la­cio­nes con el es­pio­na­je búl­ga­ro, y el otro un ciu­da­dano ita­liano el mun­do de la ex­tre­ma iz­quier­da de su país y que, se­gún el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia de EE UU, era un agen­te del KGB. Se­gún con­fe­sa­ría Ag­ca –pa­ra des­de­cir­se pos­te­rior­men­te, co­mo es su cos­tum­bre–, la ope­ra­ción ha­bría si­do di­ri­gi­da des­de Ita­lia por el en­ton­ces agre­ga­do mi­li­tar de la em­ba­ja­da de Bul­ga­ria en el país trans­al­pino, cues­tión que tam­po­co pu­die­ron con­fir­mar las au­to­ri­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.