CRI­SIS VISIONARIAS

Año Cero Monográfico - - En Europa -

En­tre los su­ce­sos ex­tra­or­di­na­rios del si­glo XIX eu­ro­peo, se­gu­ra­men­te el más es­pec­ta­cu­lar –en lo re­la­ti­vo a ma­te­ria re­li­gio­sa– fue la eclo­sión de apa­ri­cio­nes de la Vir­gen Ma­ría, de las que su­pues­ta­men­te hu­bo cien­tos en to­do el con­ti­nen­te. Es­te signo de re­na­ci­mien­to re­li­gio­so –no­ve­do­so en sí mis­mo– se ca­rac­te­ri­zó ade­más por un ras­go pe­cu­liar: fun­da­men­tal­men­te es­tu­vie­ron pro­ta­go­ni­za­das por ni­ños. De­trás del fe­nó­meno –al que no fue­ron aje­nos las cri­sis so­cio-eco­nó­mi­cas y los con­flic­tos po­lí­ti­cos– se en­con­tra­ba la Igle­sia, que ha­bía reavi­va­do el cul­to a la Vir­gen Ma­ría y en­se­ña­ba a los ni­ños ca­tó­li­cos her­mo­sas his­to­rias so­bre la ma­dre de Dios. Sal­vo con­ta­das ex­cep­cio­nes –co­mo la vi­den­te de Rí­mi­ni (1850), que era hi­ja adop­ti­va de una con­de­sa– se tra­ta­ba de ni­ños po­bres, muy vul­ne­ra­bles emo­cio­nal­men­te. Con fre­cuen­cia es­ta­ban en­fer­mos, pro­ce­dían de fa­mi­lias frag­men­ta­das y ha­bían su­fri­do el aban­dono o la des­apa­ri­ción de sus pa­dres. Mar­ga­ret­ha Kunz, la lí­der del «gru­po de Marpingen», por ejem­plo, ha­bía per­di­do a su pa­dre en un ac­ci­den­te an­tes de na­cer; a su Sla pro­pie­dad del mo­lino fa­mi­liar que re­gen­ta­ban, las her­ma­nas de la ni­ña tu­vie­ron que tra­ba­jar co­mo cria­das y sus her­ma­nos en las mi­nas. En es­te sen­ti­do, la vi­den­te de Lour­des, Ber­nar­det­te Sou­bi­rous, se con­si­de­ra un ca­so ar­que­tí­pi­co por ex­ce­len­cia: era as­má­ti­ca, hi­ja ma­yor de seis her­ma­nos y se vio for­za­da a re­co­ger ba­su­ras pa­ra so­bre­vi­vir. No pue­de des­car­tar­se a prio­ri la bue­na fe de los vi­den­tes, pe­ro mu­chos in­ves­ti­ga­do­res co­mo el in­glés Hi­lary Evans (arri­ba) con­si­de­ran que los im­pul­sos in­cons­cien­tes eran con fre­cuen­cia los des­en­ca­de­nan­tes de las «cri­sis visionarias», ya que es­ta ex­pe­rien­cia apor­ta­ba a los pe­que­ños vi­den­tes una es­pe­cie de bál­sa­mo emo­cio­nal, a la vez que era una for­ma ve­la­da de pro­tes­ta con­tra los ma­los tra­tos –reales o ima­gi­na­rios– que su­frían.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.