UN FE­NÓ­MENO AN­TI­GUO

Año Cero Monográfico - - Sumario -

Aca­bo de lle­gar de San Se­bas­tián de Ga­ra­ban­dal, y siem­pre lo ha­go con la mis­ma sen­sa­ción: in­com­pren­sión. En 1961 la Vir­gen se apa­re­ció su­pues­ta­men­te a cua­tro ni­ñas de en­tre 10 y 12 años de edad. Se­ría muy lar­go de con­tar to­do lo que ocu­rrió, pe­ro bas­te de­cir que lo pri­me­ro que vie­ron fue una es­fe­ra de luz, y que a par­tir de ahí los fe­nó­me­nos sin ex­pli­ca­ción que se em­pe­za­ron a pro­du­cir, des­de mi pun­to de vis­ta, es­tán fue­ra de to­da du­da: ti­ta­nis­mo, le­vi­ta­cio­nes, tran­ces increíbles… To­do es­to y el pro­pio pa­so del tiem­po han con­ver­ti­do a Ga­ra­ban­dal en el ter­cer lu­gar ma­riano más im­por­tan­te del mun­do, des­pués de Fá­ti­ma y Lour­des, siem­pre en lo que a re­per­cu­sión in­ter­na­cio­nal se re­fie­re, pe­se a que en Es­pa­ña ape­nas sea co­no­ci­do. Al­go ocu­rrió allí, en ple­na mon­ta­ña cán­ta­bra… al­go que na­da tie­ne que ver con una apa­ri­ción ma­ria­na; es más an­ti­guo. En 1961 úni­ca­men­te se hi­zo lo que dic­ta la «ra­zón»: adap­tar a las creen­cias de aquel tiem­po lo que es­ta­ba su­ce­dien­do.

De­trás de Ga­ra­ban­dal se en­cuen­tra Peña Sa­gra, una mon­ta­ña que co­mo su nom­bre di­ce ya era sa­gra­da pa­ra los cla­nes de los sie­tes va­lles que ha­bi­ta­ron la re­gión ha­ce cien­tos de años. Y mu­cho más atrás, ha­ce tres mil años, el hom­bre del pa­sa­do per­ci­bió que és­te no era un en­cla­ve nor­mal y le­van­tó con­jun­tos me­ga­lí­ti­cos y men­hi­res que pa­re­cen es­tar ali­nea­dos con la cum­bre que hay de­trás. Y el ar­te rupestre ya ha­bla de lo que el cha­mán «veía» en es­ta tie­rra; se­gu­ra­men­te di­fie­ra po­co de lo que se ob­ser­vó en 1961 y de lo que se ha vis­to des­pués so­bre­vo­lan­do es­tas sie­rras. Por­que los tes­ti­gos –y hay unos cuan­tos– ha­blan de bur­bu­jas de luz que sa­len de la pie­dra y re­co­rren los va­lles, des­pa­cio, aje­nas a quie­nes aho­ra in­ter­pre­tan el fe­nó­meno des­de el pun­to de vis­ta ufo­ló­gi­co; un fe­nó­meno real con di­fe­ren­tes nom­bres y una mis­ma in­ten­cio­na­li­dad: cam­biar la vi­da de quien lo ob­ser­va…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.