FÁ­TI­MA: CIEN AÑOS DE SE­CRE­TOS

EL FA­LLE­CI­MIEN­TO DE LA RE­LI­GIO­SA SU­PU­SO LA DES­APA­RI­CIÓN DE LA PIE­ZA CLA­VE PA­RA CO­NO­CER EL VER­DA­DE­RO SEN­TI­DO DEL MEN­SA­JE DE FÁ­TI­MA

Año Cero Monográfico - - Sumario - TEX­TO CAR­LOS G. FER­NÁN­DEZ

El fa­lle­ci­mien­to en 2005 de Lu­cía dos San­tos su­pu­so la des­apa­ri­ción de la pie­za cla­ve pa­ra co­no­cer el ver­da­de­ro sen­ti­do del men­sa­je de Fá­ti­ma. Cuan­do se cum­plen cien años de es­ta cé­le­bre apa­ri­ción ma­ria­na, re­pa­sa­mos la his­to­ria de Sor Lu­cía y sus se­cre­tos.

EL 13 DE FE­BRE­RO DE 2005, A LOS 97 AÑOS DE EDAD, FA­LLE­CIÓ LU­CÍA DE JE­SÚS DOS SAN­TOS, LA ÚNI­CA VI­DEN­TE VI­VA DE LAS APA­RI­CIO­NES DE FÁ­TI­MA, QUE RE­SI­DÍA DES­DE HA­CÍA DOS DÉ­CA­DAS EN EL CON­VEN­TO DE SAN­TA TE­RE­SA EN COIM­BRA (POR­TU­GAL). JUN­TO A SUS PRI­MOS FRAN­CIS­CO Y JA­CIN­TA, HA­BÍA SI­DO TES­TI­GO DE LA MÁS IM­POR­TAN­TE APA­RI­CIÓN MA­RIA­NA DEL SI­GLO XX. CON SU MUER­TE SE CE­RRA­BA UN CA­PÍ­TU­LO IM­POR­TAN­TE DE UNOS SU­CE­SOS MAR­CA­DOS POR LA CON­TRA­DIC­CIÓN Y LA PO­LÉ­MI­CA RE­LA­CIO­NA­DAS CON UN MEN­SA­JE CU­YO CON­TE­NI­DO SE MAN­TU­VO EN SE­CRE­TO DU­RAN­TE MÁS DE SE­SEN­TA AÑOS.

Las apa­ri­cio­nes co­men­za­ron el 13 de ma­yo de 1917, cuan­do tres ni­ños por­tu­gue­ses se en­con­tra­ban pas­to­rean­do su ga­na­do en un lu­gar co­no­ci­do co­mo Fá­ti­ma, cer­ca de Lei­ria, en Por­tu­gal. Vie­ron un re­lám­pa­go y, la ma­yor de ellos, Lu­cía dos San­tos, su­gi­rió a sus dos pri­mos, Ja­cin­ta y Fran­cis­co Mar­to, que re­gre­sa­ran a sus ca­sas an­te una in­mi­nen­te tor­men­ta. Pa­ra su sor­pre­sa, so­bre una en­ci­na vie­ron «una se­ño­ra ves­ti­da de blan­co, más bri­llan­te que el Sol». És­ta les di­jo que ve­nía «del cie­lo» y que re­gre­sa­ran a ese mis­mo lu­gar el día 13 del mes si­guien­te. Así lo hi­cie­ron y la mul­he­rin­ha vol­vió a in­vi­tar­los a asis­tir a Co­va de Iría el si­guien­te día 13. En la apa­ri­ción de julio, la «se­ño­ra» les ha­ría unas re­ve­la­cio­nes que más tar­de se­rían co­no­ci­das co­mo los «se- cre­tos de Fá­ti­ma», di­vi­di­das en tres par­tes, de las cua­les dos de ellas se hi­cie­ron pú­bli­cas en los años cin­cuen­ta, mien­tras que la ter­ce­ra fue ofi­cial­men­te di­vul­ga­da por el Va­ti­cano en ju­nio de 2000.

Los ni­ños guar­da­ron ce­lo­sa­men­te el con­te­ni­do del «se­cre­to» que la se­ño­ra les ha­bía dic­ta­do, has­ta el pun­to que el 13 de agos­to de 1917, cuan­do de­bían ha­ber acu­di­do a la ci­ta en la ex­pla­na­da de Co­va de Iría, no pu­die­ron ha­cer­lo. Y es que el ad­mi­nis­tra­dor de Vi­la No­va de Ou­rem –Ar­tur de Oli­vei­ra San­tos– los en­ce­rró du­ran­te unos días, lle­gan­do in­clu­so a ame­na­zar­los de muer­te, pa­ra que le re­ve­la­ran el con­te­ni­do de aquel se­cre­to. No lo hi­cie­ron, pe­ro les de­jó en li­ber­tad, mien­tras la fa­ma de las apa­ri­cio­nes de Fá­ti­ma iba ha­cién­do­se ca­da vez ma­yor en to­do el país, an­te la preo­cu­pa­ción de las au­to­ri­da­des re­pu­bli­ca­nas por la ‘vi­si­ta’ de la Vir­gen en ple­na se­pa­ra­ción de po­de­res en­tre Igle­sia y Es­ta­do.

Pe­ro fue­ra quien fue­se la en­ti­dad que ca­da día 13 se pre­sen-

ta­ba pun­tual­men­te a los ni­ños por­tu­gue­ses, pro­me­tió que en la úl­ti­ma apa­ri­ción en Co­va de Iría, el 13 de oc­tu­bre, rea­li­za­ría un «mi­la­gro» que ha­ría creer al más es­cép­ti­co.

Así, el 13 de oc­tu­bre de 1917, el día en que la «se­ño­ra» –que ya co­men­za­ba a iden­ti­fi­car­se co­mo la Vir­gen Ma­ría– pro­me­tió el gran mi­la­gro, se reunie­ron en la agres­te ex­pla­na­da de Fá­ti­ma unas 70.000 per­so­nas, a la es­pe­ra de pre­sen­ciar un fe­nó­meno pro­di­gio­so. Y, al pa­re­cer, el cie­lo no les de­frau­dó.

UN MI­LA­GRO «SO­LAR» Y ANUN­CIA­DO

Se­gún cuen­ta Lu­cía dos San­tos en su Cuar­ta Me­mo­ria, la Vir­gen se pre­sen­tó aquel día a los ni­ños co­mo ya era ha­bi­tual, y ase­gu­ró ser la «Se­ño­ra del Ro­sa­rio». Anun­ció que la gue­rra iba a ter­mi­nar (la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial) y que los sol­da­dos re­gre­sa­rían a ca­sa. Tras ale­jar­se la ima­gen, ocu­rrió el «mi­la­gro so­lar». Se­gún las cró­ni­cas de la épo­ca, el ‘Sol’ co­men­zó a mo­ver­se con­vul­si­va­men­te, cau­san­do la ad­mi­ra­ción de los asis­ten­tes. Ha­bía allí re­pu­bli­ca­nos con­ver­sos, cam­pe­si­nos es­cép­ti­cos, pe­rio­dis­tas, cien­tí­fi­cos y gen­tes de to­das las cla­ses so­cia­les. El pro­di­gio fue ob­ser­va­do por mi­les de per­so­nas. Y la di­ver­si­dad y can­ti­dad de tes­ti­mo­nios otor­ga un es­pe­cial in­te­rés al fe­nó­meno so­lar, pues el res­to de las apa­ri­cio­nes de Fá­ti­ma se li­mi­ta­ban a lo pre­sen­cia­do por los tres pas­tor­ci­tos. Po­co tiem­po des­pués de es­ta úl­ti­ma apa­ri­ción mul­ti­tu­di­na­ria, Ja­cin­ta y Fran­cis­co Mar­to fa­lle­cie­ron víc­ti­mas de una epi­de­mia mun­dial de gri­pe, con el agra­van­te de que es­ta­ban mal ali­men­ta­dos de­bi­do a los sa­cri­fi­cios que ha­cían pa­ra «agra­dar» a la Vir­gen, pri­ván­do­se de co­mer y a ve­ces has­ta de be­ber. De es­te mo­do, Lu­cía dos San­tos fue la úni­ca vi­den­te que so­bre­vi­vió, con­vir­tién­do­se así en de­po­si­ta­ria de aquel se­cre­to por el que se ha­bría de­ja­do freír en acei­te an­tes que re­ve­lar­lo al ad­mi­nis­tra­dor de Ou­rem. Y aún tar­da­ría mu­chos años en re­ve­lar su con­te­ni­do. Pri­me­ro in­gre­sa­ría en una or­den re­li­gio­sa, apren­de­ría a leer y a es­cri­bir (no ha­bía es­cue­las pa­ra ni­ñas en aque­lla re­gión) y ve­ría có­mo aque­lla em­ba­rra­da ex­pla­na­da don­de ha­bían te­ni­do lu­gar las apa­ri­cio­nes se con­ver­ti­ría en uno de los ico­nos de la de­vo­ción ma­ria­na del si­glo XX.

Pe­ro an­tes de abor­dar el con­te­ni­do de los se­cre­tos y su tras­cen­den­cia, con­vie­ne re­pa­sar otra vez la his­to­ria de Fá­ti­ma, aun­que vis­ta des­de otro án­gu­lo.

PRE­SIO­NA­DA POR LAS CIR­CUNS­TAN­CIAS

La prác­ti­ca to­ta­li­dad de la his­to­ria ofi­cial de los fe­nó­me­nos es­tá ex­traí­da de las Me­mo­rias de Lu­cía dos San­tos. Pre­sio­na­da por las cir­cuns­tan­cias, y sien­do aún una ado­les­cen­te, in­gre­só en una or­den don­de, ade­más de en­con­trar­se ais­la­da de su en­torno fa­mi­liar y en cons­tan­te com­pa­ñía

de re­li­gio­sos, de­bía obe­dien­cia a su con­fe­sor y al obis­po de Lei­ria. En ta­les con­di­cio­nes, la vi­den­te re­ci­bió la pe­ti­ción de Jo­sé Al­ves Co­rreia da Sil­va –obis­po de Lei­ria– de que des­cri­bie­ra los su­ce­sos de Fá­ti­ma y ha­bla­se de sus pro­ta­go­nis­tas. Lu­cía ter­mi­nó sus pri­me­ras me­mo­rias a fi­na­les de 1935 y en años su­ce­si­vos le pi­die­ron que re­la­ta­ra por es­cri­to otros «re­cuer­dos», com­ple­tan­do así sus seis li­bros de me­mo­rias, sien­do és­tos la úni­ca fuen­te do­cu­men­tal dis­po­ni­ble pa­ra co­no­cer la his­to­ria ofi­cial de Fá­ti­ma.

LA VER­SIÓN MÁS CON­VE­NIEN­TE

Por ello, mu­chos crí­ti­cos de las apa­ri­cio­nes ase­gu­ran que la Igle­sia ha cam­bia­do con­ve­nien­te­men­te su ver­sión so­bre és­tas, dis­tin­guién­do­se una ‘Fá­ti­ma I’, que co­rres­pon­de­ría a las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes y re­co­pi­la­ción de tes­ti­mo­nios, de la ‘Fá­ti­ma II’ es­cri­ta por Lu­cía ca­si 20 años des­pués de los su­ce­sos.

Por ejem­plo, pa­ra los his­to­ria­do­res por­tu­gue­ses Joa­quim Fer­nan­des y Fi­na D’Ar­ma­da, que hur­ga­ron en los do­cu­men­tos de la épo­ca e in­clu­so en­tre­vis­ta­ron a al­gu­nos tes­ti­gos vi­vos de es­te fe­nó­meno, la ‘dan­za del Sol de Fá­ti­ma’ tie­ne to­dos los in­gre­dien­tes de un avis­ta­mien­to OVNI, ya que el dis­co bri­llan­te que los tes­ti­gos ob­ser­van pa­sa por de­ba­jo de las nu­bes has­ta tan só­lo 30 me­tros de al­tu­ra y se­ca la ro­pa de al­gu­nos de los asis­ten­tes, así co­mo el sue­lo em­ba­rra­do por la llu­via. Ade-

más, ya en aque­lla épo­ca in­te­lec­tua­les y pro­fe­so­res que asis­tie­ron en Fá­ti­ma al mis­te­rio­so fe­nó­meno ne­ga­ron que fue­se el as­tro rey el que pro­vo­ca­ra tan enig­má­ti­co su­ce­so.

Nin­gún do­cu­men­to an­te­rior a 1927 re­co­ge el con­te­ni­do del se­cre­to que la Se­ño­ra les ha­bría dic­ta­do a los ni­ños en la ter­ce­ra apa­ri­ción de Co­va de Iría. Por lo tan­to, cuan­do fa­lle­cen sus dos pri­mos, Lu­cía se con­vier­te en la úni­ca de­po­si­ta­ria de es­te men­sa­je. Por in­di­ca­ción de sus con­fe­so­res, Jo­sé da Sil­va Apa­ri­cio y Jo­sé Ber­nar­do Go­nçal­ves, Lu­cía es­cri­be por pri­me­ra vez el con­te­ni­do de lo trans­mi­ti­do en 1927, mien­tras se en­con­tra­ba en el que hoy es el San­tua­rio de las Apa­ri­cio­nes de Pon­te­ve­dra. Sin em­bar­go, des­pués de leer­lo, am­bos sa­cer­do­tes or­de­na­ron que­mar los ori­gi­na­les.

Fue a pe­ti­ción del obis­po de Lei­ria-Fá­ti­ma cuan­do Lu­cía dos San­tos es­cri­be en 1941 su ter­ce­ra me­mo­ria. Y es allí don­de des­ve­la las dos pri­me­ras par­tes del se­cre­to, que no se ha­cen pú­bli­cas has­ta un año más tar­de, cuan­do ha­bían trans­cu­rri­do 25 des­de que la se­ño­ra hi­cie­ra aque­lla re­ve­la­ción a Lu­cía y a sus dos pri­mos.

EL FIN DE LA GUE­RRA

La pri­me­ra par­te del se­cre­to es la «vi­sión del in­fierno». La Se­ño­ra de Fá­ti­ma ha­bría mos­tra­do a los ni­ños có­mo era es­te lu­gar de cas­ti­go pa­ra los pe­ca­do­res, cu­bier­to de fue­go y de al­mas en su­fri­mien­to. En la se­gun­da par­te, se­gún cuen­ta la her­ma­na Lu­cía en sus me­mo­rias, la ‘Vir­gen’ pre­di­jo el fin de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y el co­mien­zo de una Se­gun­da, y pi­dió la con­sa­gra­ción de Ru­sia a su Sa­gra­do Co­ra­zón. Es­ta «pro­fe­cía» es in­ter­pre­ta­da co­mo la caí­da del co­mu­nis­mo ateo, aus­pi­cia­do por la Unión So­vié­ti­ca y sus paí­ses de in­fluen­cia.

“En 1941 y por de­seo ex­pre­so del obis­po de Lei­ria, Sor Lu­cía es­cri­bió su ter­ce­ra me­mo­ria ”

Pe­ro el se­cre­to te­nía tres par­tes y no fue has­ta 1944, mien­tras Lu­cía re­si­día en el con­ven­to de las Do­ro­teas en Tui (Pon­te­ve­dra), que la vi­den­te es­cri­bió el tex­to de la ter­ce­ra par­te y so­li­ci­tó que el con­te­ni­do no fue­ra -di­vul­ga­do has­ta 1960, por­que en­ton­ces se ve­ría más cla­ro. Pe­ro pa­sa­rían 40 años más an­tes de que se hi­cie­ra pú­bli­co. En­tre­tan­to, las es­pe­cu­la­cio­nes, la ma­yo­ría de ellas de cor­te ca­tas­tro­fis­ta, co­rrie­ron co­mo ríos de tin­ta.

Tras 83 años de si­len­cio so­bre su con­te­ni­do, el 13 de ma­yo de 2000, du­ran­te una vi­si­ta de Juan Pa­blo II a Fá­ti­ma se dio a co­no­cer el tex­to de la ter­ce­ra par­te del se­cre­to.Y és­te de­cep­cio­nó a mu­chos…

UNA PAR­TE ESEN­CIAL

La vi­sión des­cri­ta por Lu­cía su­pues­ta­men­te ha­bla­ría de un obis­po ves­ti­do de blan­co que, jun­to con otros re­li­gio­sos, subían por una cues­ta em­pi­na­da en cu­ya cum­bre ha­bía unas cru­ces de ma­de­ra tos­ca. Unos sol­da­dos apos­ta­dos en la ci­ma les die­ron muer­te, mien­tras «ba­jo los dos bra­zos de la Cruz ha­bía dos Án­ge­les, ca­da uno de ellos con una ja­rra de cris­tal en la mano, en las cua­les re­co­gían la san­gre de los Már­ti­res y re­ga­ban con ella las al­mas que se acer­ca­ban a Dios». Jun­to con la pu­bli­ca­ción de la ter­ce­ra par­te del se­cre­to, de ape­nas 52 lí­neas de ex­ten­sión, el Va­ti­cano re­dac­tó una in­ter­pre­ta­ción. Se­gún la he­cha pú­bli­ca por el car­de­nal Rat­zin­ger, el obis­po ves­ti­do de blan­co re­pre­sen­ta a Juan Pa­blo II y es­ta­ría­mos an­te una vi­sión pre­mo­ni­to­ria del aten­ta­do que su­frió el Pa­pa el 13 de ma­yo de 1981, a ma­nos del tur­co Meh­met Alí Ag­ca. Los otros re­li­gio­sos y se­gla­res que caen a ma­nos de los sol­da­dos re­pre­sen­ta­rían –se­gún la San­ta Se­de– la lu­cha de los ateos con­tra los cris­tia­nos y la pro­pia Igle­sia Ca­tó­li­ca.

De es­ta ma­ne­ra, en ju­nio de 2000 el Va­ti­cano aca­ba­ba con dé­ca­das de po­lé­mi­cas so­bre el con­te­ni­do del men­sa­je ma­riano más fa­mo­so –y a la vez des­co­no­ci­do– de la his­to­ria de las apa­ri­cio­nes.

De las mu­chas es­pe­cu­la­cio­nes di­vul­ga­das du­ran­te los años de in­cer­ti­dum­bre, la más fa­mo­sa ha­ce alu­sión a una ca­tas­tro­fis­ta vi­sión del fin del mun­do. El ‘fal­so’ tex­to, que aún cir­cu­la en In­ter­net, pre­di­ce pa­ra la mi­tad del si­glo XX la «pro­li­fe­ra­ción de ar­mas» y una gran gue­rra. Por es­te mo­ti­vo ame­na­za con cas­ti­gos de Dios «co­mo no ha­bía he­cho des­de el Di­lu­vio». El tex­to apó­cri­fo ade­lan­ta que ven­drá el «fin de los fi­nes» don­de «fue­go y hu­mo cae­rán de los cie­los». El ‘se­cre­to’ des­cri­be con otras pa­la­bras aque­llos pa­sa­jes del Apo­ca­lip­sis de San Juan que ha­blan del fin de los tiem­pos.

“Las con­ta­das oca­sio­nes en que Lu­cía aban­do­na­ba el con­ven­to, fue­ron pa­ra en­tre­vis­tar­se con Pa­pas y dig­na­ta­rios va­ti­ca­nos ”

Las ideas mi­le­na­ris­tas en­con­tra­ron un apo­yo en el ter­cer se­cre­to de Fá­ti­ma mien­tras no se re­ve­ló el tex­to ofi­cial, y le­van­ta­ron no po­cas pa­sio­nes. Así, el ex sa­cer­do­te aus­tra­liano Law­ren­ce Dow­ney se­cues­tró un avión de

Air Lin­gus que ha­cía el tra­yec­to Du­blín-Lon­dres. Su exi­gen­cia tras las ne­go­cia­cio­nes con las au­to­ri­da­des de la ciu­dad fran­ce­sa de Tou­quets, don­de ate­rri­zó pa­ra re­pos­tar, era que el pa­pa re­ve­la­se el ter­cer se­cre­to de Fá­ti­ma. Tam­bién el sa­cer­do­te es­pa­ñol Juan Fer­nán­dez Krohn es­cri­bía en 1983 que el ter­cer se­cre­to «cier­ta­men­te con­de­na a Karol Woj­ti­la y a sus pre­de­ce­so­res Juan XXIII y Pa­blo VI, así co­mo a su mal­di­ta obra de des­truc­ción». Krohn, or­de­na­do sa­cer­do­te por el po­lé­mi­co mon­se­ñor Le­feb­vre, ha­cía alu­sión al Con­ci­lio Va­ti­cano II. Por eso, el 12 de ma­yo de 1982, du­ran­te una vi­si­ta a Fá­ti­ma, in­ten­tó apu­ña­lar a Juan Pa­blo II con un ar­ma blan­ca es­con­di­da en su bol­si­llo. Y es que se­gún las hi­pó­te­sis de no po­cos es­tu­dio­sos de Fá­ti­ma, el se­cre­to anun­cia­ría una si­tua­ción cis­má­ti­ca y el oca­so de la Igle­sia pro­vo­ca­do por el Con­ci­lio Va­ti­cano II.

Se­gún la San­ta Se­de, con el tex­to ofi­cial he­cho pú­bli­co y su úni­ca de­po­si­ta­ria fa­lle­ci­da, po­co es­pa­cio que­da pa­ra la es­pe­cu­la­ción so­bre el men­sa­je de Fá­ti­ma. Sin em­bar­go, es­tu­dios in­de­pen­dien­tes in­di­can que el in­for­me he­cho pú­bli­co por la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la fe no se co­rres­pon­de­ría con lo es­cri­to ori­gi­nal­men­te por Lu­cía. Por otra par­te, el obis­po que se en­car­gó de in­ves­ti­gar el Ter­cer Se­cre­to, per­te­ne­cía su­pues­ta­men­te a un clan ma­só­ni­co im­pli­ca­do en ex­tra­or­di­na­rias lu­chas de po­der en el Va­ti­cano. En fin, pa­re­ce que la po­lé­mi­ca en torno a es­te asun­to no se ex­tin­gui­rá ja­más.

La ca­pi­lla de de Nues­tra Se­ño­ra de Fá­ti­ma, en el san­tua­rio ho­mó­ni­mo.

La ex­pla­na­da de Fá­ti­ma (iz­quier­da) aca­bó con­vir­tién­do­se en uno de los más im­por­tan­tes ico­nos de la re­li­gio­si­dad cris­tia­na en el si­glo XX.

El 13 de oc­tu­bre de 1917, tal y co­mo ha­bría pro­me­ti­do la Vir­gen, tu­vo lu­gar el lla­ma­do «mi­la­gro del Sol».

Los tes­ti­gos del cé­le­bre acon­te­ci­mien­to: Lu­cía dos San­tos (iz­da.), Fran­cis­co y Ja­cin­ta.

La lon­ge­va vi­den­te de Fá­ti­ma fa­lle­ció sin que se ha­ya acla­ra­do el con­te­ni­do de sus men­sa­jes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.