PRA­DO NUE­VO: ¿MI­LA­GRO EN EL ES­CO­RIAL?

DAN­ZAS DEL SOL, ES­TIG­MAS Y OTROS PRO­DI­GIOS EN UN SAN­TUA­RIO NA­TU­RAL MAR­CA­DO POR LA PO­LÉ­MI­CA

Año Cero Monográfico - - Sumario - TEX­TO FRAN­CIS­CO CON­TRE­RAS

Tran­ces místicos, bilocaciones, aro­mas em­bria­ga­do­res, fo­to­gra­fías anó­ma­las, cu­ra­cio­nes asom­bro­sas… Uno de nues­tros re­por­te­ros ha vi­si­ta­do el cen­tro ma­riano de Pra­do Nue­vo pa­ra com­pro­bar la ve­ra­ci­dad de to­do lo que se cuen­ta so­bre es­te lu­gar.

EN AGOS­TO DE 2012 FA­LLE­CÍA AM­PA­RO CUE­VAS, LA PRE­TEN­DI­DA VI­DEN­TE DE LAS SU­PUES­TAS APA­RI­CIO­NES MA­RIA­NAS DE EL ES­CO­RIAL. TRAN­CES MÍSTICOS, BILOCACIONES, ESTIGMATIZACIONES, ARO­MAS Y PER­FU­MES EX­TRA­ÑOS, FO­TO­GRA­FÍAS ANÓ­MA­LAS, CU­RA­CIO­NES ASOM­BRO­SAS… UN RO­SA­RIO DE PRO­DI­GIOS SE HA­BRÍAN PRO­DU­CI­DO EN TORNO A ES­TA MIS­TE­RIO­SA MU­JER DU­RAN­TE LAS PA­SA­DAS DÉ­CA­DAS. UN RE­POR­TE­RO DE AÑO/CE­RO HA VI­SI­TA­DO LA CI­TA­DA LO­CA­LI­DAD AL OB­JE­TO DE RE­VI­SAR ES­TE SOR­PREN­DEN­TE CA­SO, CU­YA NA­TU­RA­LE­ZA OS­CI­LA EN­TRE LO SOS­PE­CHO­SO Y LO MI­LA­GRO­SO O PA­RA­NOR­MAL.

La tar­de del vier­nes 17 de agos­to de 2012 fa­lle­cía, tras me­ses de en­fer­me­dad, la vi­den­te Am­pa­ro Cue­vas. Te­nía 81 años y, con su óbi­to, con­cluía un tiem­po que ha mar­ca­do la cró­ni­ca so­bre­na­tu­ral y mi­la­gro­sa de nues­tro país, y del queå es con­si­de­ra­do el mo­vi­mien­to apa­ri­cio­nis­ta ma­riano más im­por­tan­te del pa­sa­do si­glo XX –y qui­zá del ac­tual– de to­da Europa. Y es que to­do un ro­sa­rio de por­ten­tos y pro­di­gios han te­ni­do y tie­nen lu­gar en es­te rin­cón de la sie­rra nor­te ma­dri­le­ña, que si­gue pro­vo­can­do que ca­da pri­mer sá­ba­do de mes, sean mi­les –has­ta 100.000– las per­so­nas que acu­dan a re­zar y pe­dir de­ses­pe­ra­do au­xi­lio. Unos he­chos que die­ron co­mien­zo ha­ce trein­ta años de una for­ma si­len­cio­sa y dis­cre­ta. Fue en 1980 cuan­do Am­pa­ro Cue­vas co­men­zó a vi­vir las pri­me­ras ex­pe­rien­cias mís­ti­cas. Más con­cre­ta­men­te, cuan­do tras es­cu­char una voz fe­me­ni­na que le anun­ció «prue­bas de do­lor», em­pe­zó a vi­vir arro­ba­mien­tos y tran­ces místicos. No en vano, fue en oc­tu­bre de aquel año cuan­do Am­pa­ro su­frió por pri­me­ra vez, mien­tras tra­ba­ja­ba co­mo asis­ten­ta en el hogar de la fa­mi­lia Mar­tí­nez, una es­tig­ma­ti­za­ción que re­ve­ló el se­cre­to que guar­da­ba ce­lo­sa­men­te, an­te la ató­ni­ta mi­ra­da de los pre­sen­tes.

Pe­ro no fue has­ta el 14 de ju­nio de 1981 cuan­do se pro­du­jo la pri­me­ra apa­ri­ción ma­ria­na y, con ella, el co­mien­zo «ofi­cial» de es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes re­li­gio­sas. Aquel día, Cue­vas jun­to a su ma­ri­do Ni­ca­sio y unos ami­gos, acu­dió al huer­to mu­ni­ci­pal que cul­ti­va­ban, ubi­ca­do a tres ki­ló­me­tros de la lo­ca­li­dad de El Es­co­rial, en una fin­ca lla­ma­da Pra­do Nue­vo. Mien­tras se es­ta­ban re­fres­can­do, Am­pa­ro que­dó ex­ta­sia­da…

TES­TI­GO DI­REC­TO

«Cuan­do es­tá­ba­mos co­gien­do agua, vi que Am­pa­ro se iba acer­can­do ha­cia el ár­bol y se po­nía de ro­di­llas –re­cor­da­ba pa­ra AÑO/ CE­RO Mar­cos Ve­ra, uno de los tes­ti­gos pre­sen­cia­les–. No le di im­por­tan­cia y se­guí co­gien­do agua. En ese mo­men­to, vi co­mo una co­lum­na de hu­mo. Cuan­do sa­lió del éx­ta­sis nos pre­gun­tó que si ha­bía­mos vis­to al­go. Y le di­ji­mos que una es­pe­cie de

hu­ma­re­da. Se­gún fui­mos an­dan­do, ella di­jo en voz al­ta: ‘co­mo yo di­go aho­ra que he vis­to a la Vir­gen’»…

Des­de en­ton­ces, tan­to la fa­mi­lia co­mo el en­torno de Am­pa­ro Cue­vas pre­sen­cia­ron có­mo «la ele­gi­da» en­tra­ba en tran­ce ca­da pri­mer sá­ba­do de mes. Po­co a po­co se fue­ron su­man­do más fie­les, de­vo­tos y cu­rio­sos.

Pe­ro no fue has­ta cua­tro años más tar­de, cuan­do las apa­ri­cio­nes ma­ria­nas ma­dri­le­ñas sal­ta­ron a la po­pu­la­ri­dad. Con­cre­ta­men­te, gra­cias al pro­gra­ma de TV Di­rec­tí­si­mo, de Jo­sé Ma­ría Íñi­go, en el que Am­pa­ro re­la­tó sus ex­pe­rien­cias y un su­pues­to men­sa­je de la Vir­gen: «Soy la Vir­gen Do­lo­ro­sa. Quie­ro que se cons­tru­ya en es­te lu­gar en ho­nor de mi nom­bre una ca­pi­lla. Que se ven-

ga a me­di­tar de cual­quier par­te del mun­do la pa­sión de mi hi­jo, que es­tá muy ol­vi­da­da. Si ha­cen lo que yo di­go, ha­brá cu­ra­cio­nes. Es­ta agua cu­ra­rá. To­do el que ven­ga a re­zar aquí dia­ria­men­te el san­to ro­sa­rio, se­rá bendecido por mí. Mu­chos se­rán mar­ca­dos con una cruz en la fren­te. Ha­ced pe­ni­ten­cia, ha­ced ora­ción».

La emi­sión de aquel es­pa­cio pro­vo­có que mi­les de per­so­nas acu­die­ran has­ta la fin­ca. Des­de en­ton­ces, ca­da pri­mer sá­ba­do de mes, siem­pre a me­dia tar­de, una mul­ti­tud de per­so­nas ve­ni­das des­de to­das par­tes de la geo­gra­fía es­pa­ño­la se reúnen pa­ra ser tes­ti­gos de lo im­po­si­ble, con la es­pe­ran­za de oír los men­sa­jes de la Vir­gen.

«Yo soy un ser hu­mano co­mo cual­quie­ra de us­te­des –afir­mó Am­pa­ro cue­vas en uno de sus úl­ti­mos men­sa­jes pú­bli­cos en la fin­ca–. Pe­ro es que veo que la San­tí­si­ma Vir­gen es­tá tan ne­ce­si­ta­da… Y lue­go apa­rez­co yo, que pa­re­ce que soy ar­tis­ta».

ES­TIG­MAS: UN MÉ­DI­CO AN­TE LO IN­SÓ­LI­TO

Se cuen­ta que Am­pa­ro Cue­vas vi­vió más de una vein­te­na de estigmatizaciones. La pri­me­ra pu­do ser cons­ta­ta­da por el mé­di­co de San Lo­ren­zo de El Es­co­rial Ricardo Ruiz, y tu­vo lu­gar, co­mo na­rrá­ba­mos an­te­rior­men­te, en el do­mi­ci­lio de la fa­mi­lia Mar­tí­nez. San­gra­cio­nes por la fren­te, ma­nos, pies, ro­di­llas y cos­ta­dos, que tam­bién fue­ron cons­ta­ta­das por el Dr. Fer­nán­dez Ruiz.

«Un buen día –pue­de leer­se en el in­for­me del Dr. Fer­nán­dez–, lle­gan a mis oí­dos los ex­tra­ños su­ce­sos de los que Am­pa­ro es pro­ta­go­nis­ta; la in­sis­ten­cia de la no­ti­cia y las mil cá­ba­las que cir­cu­la­ron me lle­ga­ron a in­tere­sar y de­seo ver lo que su­ce­de. Efec­ti­va­men­te, ha­ce seis u ocho me­ses me lle­van pre­ci­pi­ta­da­men­te a la ca­sa de Am­pa­ro, don­de, con cier­ta re­gu­la­ri­dad, apa­re­cen se­ña­les en su cuer­po. Cuan­do lle­go, ya tie­ne las he­ri­das en fa­se san­gran­te, e in­clu­so con man­chas en las sá­ba­nas de la ca­ma en don­de es­tá pos­tra­da (…) De en­tra­da, el olor a ro­sas era des­ta­ca­dí­si­mo y me de­di­qué a ver de cer­ca las he­ri­das y ana­li­zar el es­ta­do en que se en­con­tra­ban. Las he­ri­das ra­di­ca­ban en la fren­te, eran pun­zan­tes y san­gran­tes, y de­ja­ban un ras­tro de san­gre por la re­gión fron­tal. Eran és­tas

en nú­me­ro de sie­te; tam­bién te­nía en am­bas ma­nos, más en la de­re­cha que en la iz­quier­da; las ma­nos es­ta­ban rí­gi­das y los bra­zos for­man­do un án­gu­lo con el cuer­po de unos 45 gra­dos, pe­ro se po­día ver per­fec­ta­men­te la san­gre ma­nan­te y unas lla­gas evi­den­tes. En los pies su­ce­día lo mis­mo, es­tan­do uno so­bre otro y, la san­gre, man­chan­do las sá­ba­nas de la ca­ma des­pués de dis­cu­rrir so­bre los pies. En el cos­ta­do de­re­cho tam­bién te­nía se­ña­les que creo re­cor­dar eran más dis­cre­tas. El es­ta­do de Am­pa­ro era de gran ex­ci­ta­ción, con mo­vi­mien­tos de ca­be­za y se­ña­les de que pa­de­cía al­gún ti­po de do­lor. En es­te es­ta­do per­ma­ne­ció al­re­de­dor de trein­ta mi­nu­tos. En un mo­men­to de­ter­mi­na­do, las se­ña­les que te­nía­mos de­lan­te em­pe­za­ron a des­apa­re­cer, y en el trans­cur­so de unos cin­co mi­nu­tos que­dó su piel to­tal­men­te lim­pia, sin nin­gu­na se­ñal de lo que ha­bía su­ce­di­do y que yo he in­ten­ta­do ex­pli­car en las lí­neas que an­te­ce­den. Mé­di­ca­men­te no pue­do dar ex­pli­ca­ción a lo que vi», concluye el in­for­me del fa­cul­ta­ti­vo.

SOR­PREN­DEN­TES CU­RA­CIO­NES

Pe­ro los es­tig­mas no han si­do el úni­co por­ten­to que ha pro­ta­go­ni­za­do Am­pa­ro Cue­vas. A lo lar­go de las úl­ti­mas tres dé­ca­das, se han acae­ci­do nu­me­ro­sos he­chos su­pues­ta­men­te so­bre­na­tu­ra­les tan­to en la fin­ca co­mo en el en­torno de la vi­den­te. El más

re­pe­ti­do es la apa­ri­ción de un per- fu­me a ro­sas. Un ex­tra­ño aro­ma que sur­ge de im­pro­vi­so –al igual que en otros en­cla­ves ma­ria­nos–, sin cau­sa que lo jus­ti­fi­que y que hip­no­ti­za y em­bria­ga a quien lo hue­le. El ve­te­rano es­cri­tor y di­vul­ga­dor he­te­ro­do­xo Salvador Frei­xe­do se en­cuen­tra en la nó­mi­na de tes­ti­gos. Y qui­zás por su ta­lan­te es­cép­ti­co y crí­ti­co an­te es­te ti­po de fe­nó­me­nos, su ex­pe- rien­cia sea un da­to a te­ner muy en cuen­ta.

«Yo mis­mo he si­do tes­ti­go más de una vez –afir­ma­ba Frei­xe­do– de es­te he­cho, y ten­go que de­cir que, en cier­ta oca­sión, es­tan­do en el cam­po de las apa­ri­cio­nes, a unos trein­ta me­tros de Am­pa­ro y mien­tras ella re­za­ba el ro­sa­rio con sus acom­pa­ñan­tes, yo, que ten­go buen sen­ti­do del ol­fa­to, co­men­cé a sen­tir el tí­pi­co aro­ma

El mé­di­co no­tó un olor a ro­sas muy pe­ne­tran­te, tras lo cual exa­mi­nó las he­ri­das de la vi­den­te

y se lo co­mu­ni­qué a los que me acom­pa­ña­ban. És­tos, bue­nos fu­ma­do­res, me di­je­ron que no per­ci­bían na­da. Pe­ro, cuan­do lo es­tá­ba­mos co­men­tan­do, oí­mos por los al­ta­vo­ces que Am­pa­ro re­pen­ti­na­men­te in­te­rrum­pía el ro­sa­rio y de­cía: ‘La San­tí­si­ma Vir­gen me di­ce que en es­te mo­men­to es­tá di­fun­dien­do por el ai­re un olor a ro­sas pa­ra que na­die du­de de su pre­sen­cia’».

Otros mu­chos mi­la­gros ocurridos en Pra­do Nue­vo es­tán vin­cu­la­dos al agua de la fuen­te que hay jun­to al fresno de las vi­sio­nes. Ya lo «di­jo» la Vir­gen en su pri­me­ra apa­ri­ción: si se cons­truía una ca­pi­lla, el agua de la fuen­te cu­ra­ría. Y así –se­gún los se­gui­do­res del mo­vi­mien­to ma­riano–, se cuen­tan por cen­te­na­res las cu­ra­cio­nes. Co­mo la de Pi­lar Gu­tié­rrez, que sa­nó de quis­tes en los ova­rios; la de Ma­ría Vic­to­ria, que con las pier­nas pa­ra­li­za­das re­cu­pe­ró la fa­cul­tad de an­dar. O, la más es­pec­ta­cu­lar, pro­ta­go­ni­za­da por Ma­ría Yo­lan­da Ba­rre­ra.

Ba­rre­ra te­nía un car­ci­no­ma en el vien­tre y los mé­di­cos le da­ban dos me­ses de vi­da. Su ma­dre y su tía re­co­gie­ron pie­dras de la pra­de­ra y las mo­ja­ron con agua en la fuen­te. Tras las ben­di­cio­nes de la apa­ri­ción, ho­ras más tar­de, la tía de Ma­ría pa­só las pie­dras aún hú­me­das por el vien­tre. Cua­ren­ta y ocho ho­ras des­pués, Ma­ría Yo­lan­da en­tra­ba en el ?qui­ró­fano pa­ra ser ope­ra­da. Trein­ta mi­nu­tos más tar­de, los ci­ru­ja­nos sa­lían es­tu­pe­fac­tos de la sa­la de ope­ra­cio­nes: no ha­bían en­con­tra­do res­to de la en­fer­me­dad con­fir­ma­da por in­for­mes y prue­bas…

SU­PUES­TOS PRO­DI­GIOS CE­LES­TES

Pe­ro si hay un epi­so­dio so­bre­na­tu­ral que ha mar­ca­do las apa­ri­cio­nes ma­ria­nas ma­dri­le­ñas, ése no es otro que el mi­la­gro de la «Dan­za del Sol», que tu­vo lu­gar el 2 de oc­tu­bre de 1984. Aquel día –tal co­mo ha­bía anun­cia­do Am­pa­ro Cue­vas–, mi­les de per­so­nas pu­die­ron con­tem­plar có­mo el Sol «bai­la­ba» y cam­bia­ba de co­lor so­bre Pra­do Nue­vo. Un fe­nó­meno lu­mi­no­so del que fue tes­ti­go la aris­tó­cra­ta Pi­ti­ta Ri­drue­jo, quien des­de en­ton­ces de­di­có su tiem­po a in­ves­ti­gar, es­tu­diar y di­vul­gar es­te ti­po de ca­suís­ti­cas ma­ria­nas.

«Vi­vía en Lon­dres –re­me­mo­ra­ba Ri­drue­jo pa­ra AÑO/CE­RO–, y cuan­do vol­ví a Ma­drid es­cu­ché ha­blar de las apa­ri­cio­nes de El Es­co­rial. Es­ta­ba en un mo­men­to de re­fle­xión en mi vi­da, en el que me pre­gun­ta­ba por to­do. Fui a Pra­do Nue­vo con mu­chí­si­ma an­sie­dad y cu­rio­si­dad por sa­ber qué es­ta­ba pa­san­do en la fin­ca y quién era Am­pa­ro Cue­vas. Se ha­bía anun­cia­do que ha­bría un mi­la­gro del Sol. Fui has­ta allí. Es­ta­ba to­da la pra­de­ra lle­na de gen­te y, mien­tras es­tá­ba­mos re­zan­do el ro­sa­rio, jus­to cuan­do Cue­vas en­tró en tran­ce, por los al­ta­vo­ces nos pi­die­ron que mi­rá­ra­mos al cie­lo. Pu­de con­tem­plar el mis­mo mi­la­gro que ocu­rrió en Fá­ti­ma: la ‘Dan­za del Sol’. Aun­que pa­rez­ca con­tra­rio a la ra­zón, ocu­rrió. Yo lo vi. El Sol co­men­zó a mo­ver­se po­co a po­co, co­mo a bai­lar an­te nues­tros ojos. Se mo­vía ca­da vez mas rá­pi­do, ba­lan­ceán­do­se, cam­bian­do de co­lor; de re­pen­te es­ta­ba ro­jo, lue­go mo­ra­do, ama­ri­llo y se­guía mo­vién­do­se en el cie­lo. En un mo­men­to, to­dos em­pe­za­mos a gri­tar por­que pa­re­cía caer­se so­bre no­so­tros. A par­tir de aquel día, em­pe­cé a re­co­rrer los lu­ga­res don­de se apa­re­cía la Vir­gen en Es­pa­ña».

EL FIN DE LOS MEN­SA­JES «VIRGINALES»

En to­tal, Am­pa­ro Cue­vas tu­vo 376 apa­ri­cio­nes de la Vir­gen. En­cuen­tros en los que re­ci­bía men­sa­jes ce­les­tia­les. Pe­ro, ha­ce aho­ra diez años, ter­mi­na­ron las co­mu­ni­ca­cio­nes. En ma­yo de 2002, a tra­vés de la me­ga­fo­nía ins­ta­la­da en la fin­ca mi­la­gro­sa de Pra­do Nue­vo, se emi­tía el úl­ti­mo co­mu­ni­ca­do ce­les­tial otor­ga­do a Am­pa­ro Cue­vas.

«Con­ver­tíos y arre­pen­tíos, hi­jos míos. Me­di­tad los men­sa­jes –re­za­ba el men­sa­je su­pues­ta­men­te da­do por la In­ma­cu­la­da a la vi­den­te Am­pa­ro Cue­vas–. No ha­brá más men­sa­jes, pe­ro ha­brá ben­di­cio­nes muy es­pe­cia­les y mar­cas que que­da­rán se­lla­das en las fren­tes. Acu­did a es­te lu­gar, hi­jos míos, que to­dos se­réis mar­ca­dos y ben­de­ci­dos con ben­di­cio­nes muy es­pe­cia­les; y me­di­tad to­dos los men­sa­jes».

A pe­sar del fin de las co­mu­ni­ca­cio­nes «virginales», y le­jos de lo que se pu­die­ra pen­sar, los pro­di­gios han con­ti­nua­do en la fin­ca ma­dri­le­ña de El Es­co­rial. Con­ver­sio­nes, cu­ra­cio­nes, fo­to­gra­fías in­só­li­tas, ex­pe­rien­cias mís­ti­cas de los se­gui­do­res… Cual­quier ti­po de ma­ni­fes­ta­ción so­bre­na­tu­ral es re­co­gi­da por los res­pon­sa­bles del mo­vi­mien­to ma­riano, quie­nes la cla­si­fi­can, ar­chi­van y en­vían a las au­to­ri­da­des ecle­siás­ti­cas, si­guien­do las ins­truc­cio­nes im­pues­tas por el Va­ti­cano des­de fe­bre­ro de 1978, con­cre­ta­das en el do­cu­men­to Nor­mas de la Sa­gra­da Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe so­bre la ma­ne­ra de pro­ce­der pa­ra juz­gar pre­sun­tas apa­ri­cio­nes y re­la­cio­nas pro­ba­das.

El fu­ne­ral de Am­pa­ro Cue­vas se lle­vó a ca­bo el do­min­go 19 de agos­to de 2012 a las 19 ho­ras, en el mis­mo lu­gar don­de se apa­re­ció la Vir­gen y en el que se ha cons­trui­do una ca­pi­lla, obra au­to­ri­za­da en abril de aquel mis­mo año por el car­de­nal An­to­nio Rou­co Va­re­la.

Pa­ra­do­jas del des­tino, qui­zá el úl­ti­mo gran mi­la­gro pro­ta­go­ni­za­do por Am­pa­ro Cue­vas ha­ya si­do cum­plir los de­seos de la Vir­gen, me­dian­te la cons­truc­ción del tem­plo que És­ta le pi­dió ha­ce tres dé­ca­das, y que fue inau­gu­ra­do –co­mo va­ti­ci­nó a Pe­dro Be­sa­ri, por­ta­voz de la Con­gre­ga­ción Vir­gen de los Do­lo­res– tras el fu­ne­ral por su muer­te.

El ya cé­le­bre «ár­bol de las apa­ri­cio­nes» (arri­ba), an­te el cual se pos­tró Am­pa­ro Cue­vas el 14 de ju­nio de 1981. Fue el pri­me­ro de sus mu­chos tran­ces ex­tá­ti­cos.

Con cier­ta re­gu­la­ri­dad, Am­pa­ro Cue­vas pre­sen­ta­ba es­tig­mas o he­ri­das san­gran­tes (de­re­cha) que le afec­ta­ban el ros­tro, ma­nos, pies, ro­di­llas y tam­bién los cos­ta­dos.

Los de­fen­so­res de la le­gi­ti­mi­dad de las apa­ri­cio­nes las re­la­cio­nan con la Vir­gen de los Do­lo­res, cu­ya ico­no­gra­fía abun­da en Pra­do Nue­vo.

La fuen­te de Pra­do Nue­vo re­ci­be a nu­me­ro­sos de­vo­tos que re­co­gen agua en la creen­cia de que cu­ra­rá sus en­fer­me­da­des.

Cartel alu­si­vo al 30º aniver­sa­rio de las apa­ri­cio­nes de Pra­do Nue­vo (de­re­cha). Arri­ba, mo­nas­te­rio de El Es­co­rial.

Tras es­cu­char una voz que le anun­ció «prue­bas de do­lor», Am­pa­ro Cue­vas co­men­zó a ex­pe­ri­men­tar tran­ces místicos.

El car­de­nal Rou­co Va­re­la (de­re­cha) au­to­ri­zó la cons­truc­ción de una ca­pi­lla en el lu­gar de las apa­ri­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.