APA­RI­CIO­NES MA­RIA­NAS: LA CO­NE­XIÓN OVNI

BUE­NA PAR­TE DE LOS CA­SOS DE APA­RI­CIO­NES MA­RIA­NAS MÁS IM­POR­TAN­TES DE LA HIS­TO­RIA, PO­DRÍAN SER CON­SI­DE­RA­DOS EN­CUEN­TROS CER­CA­NOS CON OV­NIS SI HU­BIE­RAN OCU­RRI­DO HOY EN DÍA. EN ES­TE REPORTAJE, ADE­MÁS DE ANA­LI­ZAR DI­CHOS SU­CE­SOS, DA­MOS A CO­NO­CER EN EX­CLU­SI­VA OTR

Año Cero Monográfico - - Sumario - TEX­TO MI­GUEL PE­DRE­RO

Con la pers­pec­ti­va y co­no­ci­mien­tos ac­tua­les, bue­na par­te de los ca­sos tra­di­cio­nal­men­te ca­ta­lo­ga­dos co­mo apa­ri­cio­nes ma­ria­nas, po­drían iden­ti­fi­car­se con en­cuen­tros cer­ca­nos con OV­NIs y sus tri­pu­lan­tes

Al igual que otros in­ves­ti­ga­do­res que han te­ni­do la opor­tu­ni­dad de es­tu­diar fe­nó­me­nos muy di­fe­ren­tes –pol­ter­geist, OV­NIs, apa­ri­cio­nes ma­ria­nas, con­tac­tos con el más allá, etc.–, sos­ten­go la opi­nión de que en oca­sio­nes di­chos su­ce­sos no son tan di­fe­ren­tes, pe­ro los tes­ti­gos los in­te­gran en un de­ter­mi­na­do cam­po de­pen­dien­do de sus creen­cias, ideo­lo­gías o ex­pe­rien­cias an­te­rio­res. Si una per­so­na cree a pies jun­ti­llas que la Vir­gen se apa­re­ce en al­gu­nos lu­ga­res del mun­do, y con­tem­pla una luz vo­la­do­ra con al­guien de as­pec­to hu­ma­noi­de en su in­te­rior, pro­ba­ble­men­te in­ter­pre­te que ha vis­to a la Ma­dre de Dios. Pe­ro si quien ob­ser­va ese mis­mo fe­nó­meno es un cre­yen­te en los OV­NIs, po­si­ble­men­te con­clu­ya que ha avis­ta­do una na­ve ex­tra­te­rres­tre. Y si se tra­ta de un es­pi­ri­tis­ta, lo más ló­gi­co es que pien­se en una es­pe­cie de guía del «otro la­do».

La dis­qui­si­ción an­te­rior vie­ne a cuen­to por­que son mu­chos los ca­sos de apa­ri­cio­nes ma­ria­nas –al­gu­nos tan co­no­ci­dos co­mo Fá­ti­ma, Lour­des o La Sa­let­te– que bien po­drían pa­sar por mo­der­nos en­cuen­tros cer­ca­nos o con­tac­tos con los tri­pu­lan­tes de los OV­NIs. Sin em­bar­go, en di­chos epi­so­dios –y en otros mu­chos– la in­ter­ven­ción de al­gu­nos sa­cer­do­tes o im­por­tan­tes je­rar­cas de la Igle­sia ca­tó­li­ca, aca­ba pro­vo­can­do que ta­les su­ce­sos anó­ma­los sean in­ter­pre­ta­dos por los pro­pios tes­ti­gos y la opi­nión pú­bli­ca co­mo apa­ri­cio­nes de la Vir­gen.

Aho­ra bien, de­be­mos te­ner en cuen­ta un otro as­pec­to in­clu­so más des­es­ta­bi­li­za­dor: mu­chos te­ne­mos la ca­si se­gu­ri­dad de que

la «in­te­li­gen­cia» que se en­cuen­tra de­trás de es­ta cla­se de fe­nó­me­nos to­ma di­fe­ren­tes as­pec­tos de­pen­dien­do de la épo­ca y de las per­so­nas a las que se pre­sen­ta, pues en el fon­do no exis­ten tan­tas di­fe­ren­cias en­tre cier­tas ex­pe­rien­cias de con­tac­to OVNI y otras de co­mu­ni­ca­ción con se­res ce­les­tia­les.

En el pre­sen­te ar­tícu­lo pre­ten­do mos­trar que he­chos ex­tra­ños vin­cu­la­dos a de­ter­mi­na­dos ca­sos de apa­ri­cio­nes ma­ria­nas, co­mo lu­ces vo­la­do­ras, apa­ri­cio­nes de hu­ma­noi­des, con­tac­tos te­le­pá­ti­cos o efec­tos fí­si­cos so­bre los tes­ti­gos, son tam­bién ha­bi­tua­les en in­ci­den­tes OVNI.

CA­SOS «FA­LLI­DOS»

Ma­nuel Gon­zá­lez Váz­quez to­mó la de­ci­sión de no aban­do­nar ja­más su al­dea na­tal por una ex­pe­rien­cia que vi­vió el 20 de oc­tu­bre de 1955 a los nue­ve años de edad. Ese día, al atar­de­cer, el cha­val se en­con­tra­ba en un lu­gar lla­ma­do Por­te­la de Pau, en ple­na sie­rra de Avión (Orense), apa­cen­tan­do el ga­na­do en com­pa­ñía de Er­mi­nia, una ve­ci­na de cier­ta edad. De pron­to, tu­vo lu­gar un tem­blor de tie­rra que du­ró un par de mi­nu­tos. No se ha­bían re­pues­to to­da­vía de la sor­pre­sa, cuan­do con­tem­pla­ron a lo le­jos una fi­gu­ra de for­ma hu­ma­na den­tro de «una pan­ta­lla». Se­gun­dos des­pués, fue­ron tes­ti­gos de otro ex-

tra­ño fe­nó­meno aé­reo: a unos 400 me­tros de dis­tan­cia di­vi­sa­ron «una ma­sa ne­bu­lo­sa» que avan­za­ba ha­cia ellos a unos tres me­tros de al­tu­ra. A me­di­da que se iba apro­xi­man­do a am­bos, des­cu­brie­ron que se tra­ta­ba de una be­lla jo­ven de unos die­ci­ocho años, pe­ro de po­co más de un me­tro de al­tu­ra, que al pa­sar jun­to a Ma­nuel lo mi­ró fi­ja­men­te. Lle­va­ba el pe­lo re­co­gi­do y ves­tía unos ro­pa­jes que nues­tro pro­ta­go­nis­ta des­cri­bió co­mo una es­pe­cie de man­to co­lor tur­que­sa. Pro­ba­ble­men­te in­fluen­cia­do por las arrai­ga­das creen­cias ca­tó­li­cas de Er­mi­nia y el con­tex­to re­li­gio­so que se res­pi­ra­ba en aque­llos tiem­pos en una al­dea ga­lle­ga, Ma­nuel lle­gó a la con­clu­sión de que por una ra­zón que no com­pren­día se les ha­bía pre­sen­ta­do la Ma­dre de Dios. Y que na­die le di­ga lo con­tra­rio.

Cu­rio­sa­men­te, el mis­mo año que Ma­nuel Gon­zá­lez y Er­mi­nia con­tem­pla­ron la mis­te­rio­sa «jo­ven vo­la­do­ra» en la sie­rra de Avión, y no muy le­jos de es­te lu­gar, en la lo­ca­li­dad oren­sa­na de Fon­te­fría, un sor­pren­di­do con­duc­tor ob­ser­vó un fe­nó­meno muy si­mi­lar. Así nos lo con­tó Ro­sa Vi­lla­ver­de, la hi­ja del pro­ta­go­nis­ta, pues és­te fa­lle­ció ha­ce al­gu­nos años: «Era de no­che y mi pa­dre cir­cu­la­ba con su re­cién es­tre­na­do ca­mión por una ca­rre­te­ra de­sier­ta. Al to­mar una cur­va, vio muy cer­ca del ar­cén a una mu­jer jo­ven de unos se­ten­ta cen­tí­me­tros de al­tu­ra o un me­tro co­mo má­xi­mo, que es­ta­ba en el ai­re, so­bre el pra­do. Cuan­do las lu­ces del vehícu­lo la en­fo­ca­ron, la pu­do ver con to­da cla­ri­dad.

De­cía que te­nía una ca­ra muy bo­ni­ta e iba ves­ti­da de blan­co. El ca­mión pa­só al la do de es­ta fi­gu­ra de­ján­do­la atrás, pe­ro mi pa­dre gi­ró la ca­be­za pa­ra con­ti­nuar di­vi­sán­do­la. Lo más ex­tra­ño es que la ‘apa­ri­ción’ iba gi­ran­do so­bre sí mis­ma en el ai­re, pa­ra no per­der tam­po­co de vis­ta a mi pa­dre». Se­gún Ro­sa, el hom­bre lle­gó a ca­sa muy afec­ta­do por la vi­sión, por lo que su es­po­sa lla­mó al mé­di­co. «Du­ran­te tres días es­tu­vo muy mal –ase­gu­ra nues­tra in­for­man­te–, no ha­bla­ba y es­ta­ba pá­li­do. Lue­go, po­co a po­co, se fue re­cu­pe­ran­do. Eso sí, ja­más se pu­do sa­car de la ca­be­za la ima­gen de aquel ser fe­me­nino mi­rán­do­lo fi­ja­men­te». Con el tiem­po, lle­gó a la con­clu­sión de que ha­bía vis­to a la vir­gen de Fá­ti­ma. No ca­be du­da de que su edu­ca­ción y creen­cias le lle­va­ron a in­ter­pre­tar su ex­pe­rien­cia des­de el pris­ma re­li­gio­so. Pe­ro,

¿cier­ta­men­te era así? Mu­cho nos te­me­mos que la res­pues­ta no es na­da sen­ci­lla.

«NO SÉ SI ERA CO­SA DE DIOS O DEL DE­MO­NIO»

Más cer­ca en el tiem­po, el 13 de mar­zo de 1987, un ve­cino de la lo­ca­li­dad lu­cen­se de Cos­pei­to, Se­ra­fín Pe­naTei­jei­ro, se to­pó a pleno día con «una ima­gen ce­les­tial» que via­ja­ba en un «glo­bo de luz vo­la­dor». Co­mo ca­da ma­ña­na, el jo­ven de 24 años se le­van­tó bien tem­prano y sa­lió rau­do de su do­mi­ci­lio pa­ra lle­gar pun­tual al tra­ba­jo. En un mo­men­to da­do, di­vi­só a lo le­jos una po­ten­te cla­ri­dad que iden­ti­fi­có con las lu­ces de al­gu­na ca­sa, pe­ro cuan­do es­tu­vo su­fi­cien­te­men­te cer­ca vio que en reali­dad se tra­ta­ba de una ima­gen con for­ma hu­ma­na en el in­te­rior de una «cú­pu­la lu­mi­no­sa».

Es­ta­ba en­vuel­ta en una es­pe­cie de man­to y per­ma­ne­cía sus­pen­di­da a dos me­tros del sue­lo, en me­dio de la cal­za­da. La fi­gu­ra, de la que pu­do dis­tin­guir su ros­tro fe­me­nino con to­tal cla­ri­dad, cla­vó sus ojos en el mu­cha­cho, quien no re­sis­tió la im­pre­sión y ace­le­ró pa­ra ale­jar­se lo an­tes po­si­ble del lu­gar. De to­dos mo­dos, no pu­do evi­tar la ten­ta­ción y mi­ró ha­cia atrás, vien­do có­mo el ob­je­to vo­la­dor con la mis­te­rio­sa en­ti­dad en su in­te­rior as­cen­día a gran ve­lo­ci­dad. Pa­ra el bueno de Se­ra­fín, ha­bía te­ni­do la suer­te de con­tem­plar a la «san­ti­ña» (la Vir­gen) y su «vehícu­lo ce­les­tial».

Unos años des­pués, el 9 de fe­bre­ro de 1991, An­to­nio Seijas Cel­drán, pá­rro­co de la pe­que­ña igle­sia de Nues­tra Se­ño­ra de Gua­da­lu­pe, si­tua­da a es­ca­sos ki­ló­me­tros del lu­gar en el que Se­ra­fín vio a la «san­ti­ña», hi­zo un sor­pren­den­te des­cu­bri­mien­to. En una pa­red del in­te­rior del san­tua­rio, jus­to so­bre un cua­dro de la Vir­gen de Gua­da­lu­pe, se dis­tin­guía una es­pe­cie de som­bra blan­ca muy si­mi­lar al con­torno de la ima­gen del lien­zo. En cuan­to tras­cen­dió la no­ti­cia, co­men­za­ron a lle­gar a la pe­que­ña igle­sia «ria­das» de de­vo­tos pro­ce­den­tes de to­dos los rin­co­nes de Es­pa­ña y Por­tu­gal.Tal fue el re­vue­lo ge­ne­ra­do que el obis­pa­do de Mon­do­ñe­do-Fe­rrol se vio obli­ga­do a emi­tir una no­ta ofi­cial re­cor­dan­do que «no de­ben pro­gra­mar­se ac­tos re­li­gio­sos en torno al su­ce­so». Nues­tra si­guien­te pro­ta­go­nis­ta, sin em­bar­go, no las tie­ne to­das con­si­go. «Des­pués de ver aque­lla gen­te tan ra­ra fui a ver al cu­ra pa­ra que me di­je­ra si era co­sa de Dios o del de­mo­nio», nos de­cía Do­lo­res M., una mu­jer de gran vi­ta­li­dad a pe­sar de su edad y del du­ro tra­ba­jo que to­da­vía desa­rro­lla en el cam­po, cui­dan­do de su ga­na­do.

En el mis­mo lu­gar de los he­chos, en los mon­tes de Azú­ma­ra (Lu­go), nos na­rró su ex­pe­rien­cia: «Era el año 1971 ó 1972 y ve­nía por es­te mis­mo ca­mino con el ca­zo de le­che so­bre mi ca­be­za, por­que en­ton­ces mis hi­jos eran pe­que­ños y vi­vía­mos en una ca­sa le­jos del pue­blo. De re­pen­te, vi que jus­to de allí –se­ña­la un pra­do a unos 20 me­tros de dis­tan­cia– sa­lie­ron de la tie­rra tres fi­gu­ras con for­ma de per­so­nas, pe­ro muy ra­ras. Te­nían un co­lor pla­tea­do bri­llan­te y me pa­re­cía que eran ca­si trans­pa­ren­tes. Si las to­co con la mano, se­gu­ro que las atra­vie­so. Las dos de los la­dos eran hom­bres, con las ro­pas pe­ga­das a sus cuer­pos, y la del me­dio pa­re­cía una mu­jer por­que ves­tía una es­pe­cie de fal­da». Lle­va­ban los bra­zos uni­dos a sus tron­cos y no se les veían los pies, «por­que los te­nían den­tro de la tie­rra», di­ce Do­lo­res. La mu­jer co­men­zó a ca­mi­nar, sin de­jar de mi­rar­las, y en­ton­ces las mis­te­rio­sas fi­gu­ras se des­pla­za­ron tam­bién en

lí­nea rec­ta, si­guién­do­la, has­ta que «en un se­gun­do des­apa­re­cie­ron, se vol­vie­ron a me­ter den­tro del cam­po, y sa­lí co­rrien­do de allí». Cuan­do le pre­gun­ta­mos quié­nes eran en su opi­nión esos se­res, nos res­pon­dió que no creía que fue­ran ma­los. «A lo me­jor eran án­ge­les que que­rían de­cir­me al­go, pe­ro co­mo me vie­ron con mie­do, pen­sa­ron que me­jor de­ja­ban tran­qui­la a es­ta po­bre cris­tia­na», con­clu­yó.

Ufólogos de la ta­lla del as­tro­fí­si­co Jac­ques Va­llée opi­nan que las apa­ri­cio­nes ma­ria­nas de Fá­ti­ma cons­ti­tu­yen uno de los ca­sos OVNI más es­pec­ta­cu­la­res de la his­to­ria. Y pro­ba­ble­men­te no les fal­ta ra­zón. Vea­mos por qué. Es­ta apa­sio­nan­te his­to­ria co­mien­za el 13 de ma­yo de 1917. Lu­cía Abo­bo­ra, de 10 años, y sus pri­mos Ja­cin­ta y Fran­cis­co Mar­to, de 9 y 7 res­pec­ti­va­men­te, se en­con­tra­ban cui­dan­do el re­ba­ño en el cam­po, cuan­do vie­ron dos fuer­tes re­lám­pa­gos en Co­va da Iría –lu­gar si­tua­do a unos dos ki­ló­me­tros de Fá­ti­ma–, así que de­ci­die­ron acer­car­se pa­ra com­pro­bar qué ocu­rría. Una vez allí con­tem­pla­ron una gran bo­la de luz de la que ema­na­ba una po­ten­te lu­mi­no­si­dad, po­sa­da so­bre un ca­rras­co. En su in­te­rior se dis­tin­guía un ser de as­pec­to fe­me­nino, de po­co más de un me­tro de al­tu­ra y ata­via­do con un ves­ti­do es­tre­cho y acol­cha­do, muy si­mi­lar al de al­gu­nos «tri­pu­lan­tes» de los OV­NIs. A la al­tu­ra de su cin­tu­ra lle­va­ba una bo­la bri­llan­te. És­ta es la pri­me­ra de las seis apa­ri­cio­nes re­co­no­ci­das por la Igle­sia. Sin em­bar­go, Lu­cía con­fe­só que an­te­rior­men­te ha­bía vi­vi­do va­rias ex­pe­rien­cias ex­tra­ñas en com­pa­ñía de otros ni­ños.

TES­TI­MO­NIOS MA­NI­PU­LA­DOS

A me­dia­dos de 1915, Lu­cía, jun­to a los pe­que­ños Ma­ría Ro­sa Ma­tías,Te­re­sa Ma­tías y Ma­ría Jus­tino, con­tem­pló so­bre la ar­bo­le­da al­go pa­re­ci­do a

“El mu­cha­cho vio que den­tro de la luz ha­bía un ex­tra­ño ser, aun­que con apa­rien­cia hu­ma­na

una nu­be en cu­yo in­te­rior se dis­tin­guía «una mu­jer sin ca­be­za». Has­ta prin­ci­pios de 1916 pro­ta­go­ni­za­ron nue­vos en­cuen­tros con otra mis­te­rio­sa en­ti­dad.En una oca­sión, vie­ron una «nu­be trans­pa­ren­te» con una fi­gu­ra hu­ma­na den­tro. Otra vez, pa­só so­bre sus ca­be­zas una luz blan­que­ci­na, en cu­yo in­te­rior via­ja­ba otro ser de pe­que­ño ta­ma­ño. En 1942, Lu­cía, ya mon­ja de clau­su­ra, pu­bli­có unas me­mo­rias en las que re­la­cio­na­ba di­chas ma­ni­fes­ta­cio­nes con la Vir­gen o el «án­gel de Por­tu­gal». Pe­ro no de­ja de ser una in­ter­pre­ta­ción a pos­te­rio­ri, in­fluen­cia­da por los je­rar­cas de la Igle­sia que es­ta­ban en con­tac­to con ella y pre­ten­dían ofre­cer una de­ter­mi­na­da vi­sión de las apa­ri­cio­nes.

Es­tas pri­me­ras ex­pe­rien­cias nos lle­van a pre­gun­tar­nos has­ta qué pun­to las con­vic­cio­nes re­li­gio­sas de los ni­ños vi­den­tes con­tri­bu­ye­ron a su in­ter­pre­ta­ción del fe­nó­meno; o qué pa­pel ju­gó la je­rar­quía ecle­siás­ti­ca en la ma­ni­pu­la­ción de sus tes­ti­mo­nios. So­bre es­ta cues­tión en­con­tra mos im­por­tan­tes in­for­ma­cio­nes en el li­bro de los ufólogos y a la vez his­to­ria­do­res por­tu­gue­ses Fi­na d´Ar­ma­da y Joa­quim Fer­nan­des, ti­tu­la­do El se­cre­to de Fá­ti­ma (Now­ti­lus, 2008).Los ci­ta­dos in­ves­ti­ga­do­res no só­lo ac­ce­die­ron a las ac­tas de los pri­me­ros in­te­rro­ga­to­rios a los ni­ños vi­den­tes, sino que lo­ca­li­za­ron a una ve­ci­na de Fá­ti­ma,

Ca­ro­li­na Ca­rrei­ra, que en 1915 pro­ta­go­ni­zó nu­me­ro­sas vi­sio­nes que nun­ca tras­cen­die­ron.

La en­ti­dad que se co­mu­ni­ca­ba con Ca­ro­li­na se pre­sen­ta­ba en el in­te­rior de un fo­co de luz tron­co­có­ni­co que avan­za­ba y re­tro­ce­día gra­dual­men­te, y que sur­gía de «una es­pe­cie de nu­be que se mo­vía con­tra el vien­to», es de­cir, lo que hoy iden­ti­fi­ca­ría­mos con un OVNI. En es­te sen­ti­do, la es­cri­to­ra Ma­ría Frei­tas re­la­tó que ha­bía es­cu­cha­do en Fá­ti­ma el ru­mor de que va­rios ni­ños vie­ron «un hom­bre blan­co y sin ca­be­za» años an­tes de que se pro­du­je­sen las fa­mo­sas apa­ri­cio­nes.

EL «VEHÍCU­LO CE­LES­TIAL» DE LA VIR­GEN

El 13 de ju­nio de 1917, la Vir­gen se pre­sen­tó por se­gun­da vez an­te los ni­ños vi­den­tes. Se es­cu­chó el so­ni­do de un trueno y apa­re­ció en el cie­lo «una nu­be­ci­lla blan­ca» a la que as­cen­día la Vir­gen por un ca­mino de luz. ¿No es es­ta des­crip­ción muy pa­re­ci­da a la de Ca­ro­li­na Ca­rrei­ra? En la ter­ce­ra apa­ri­ción, la San­ta Ma­dre re­ve­ló a los pe­que­ños los se­cre­tos que tan­to da­rían que ha­blar. El 13 de agos­to, unas 20.000 per­so­nas es­pe­ra­ban a los ni­ños. Sin em­bar­go, fue­ron re­te­ni­dos por las au­to­ri­da­des con la in­ten­ción de ha­cer­les con­fe­sar que to­do era un en­ga­ño, co­sa que no lo­gra­ron. En el lu­gar de las apa­ri­cio­nes se ob­ser­va­ron va­rios ob­je­tos vo­la­do­res lu­mi­no­sos y so­bre los pre­sen­tes ca­yó «una llu­via de co­pos blan­cos de sus­tan­cia des­co­no­ci­da», tal co­mo pu­bli­có el Dia­rio

de No­ti­cias. El pe­rió­di­co se re­fe­ría, sin du­da, a una sus­tan­cia co­no­ci­da en me­dios ufo­ló­gi­cos co­mo «ca­be­llo de án­gel», que en oca­sio­nes apa­re­ce tras un avis­ta­mien­to OVNI.

El 19 de agos­to, los ni­ños vie­ron que el en­torno ad­qui­ría to­na­li­da­des mul­ti­co­lo­res y un «res­plan­dor vo­lan­te» se es­ta­cio­na­ba cer­ca de un ár­bol. En su cen­tro se en­con­tra­ba la mis­te­rio­sa en­ti­dad que se les ha­bía apa­re­ci­do en otras oca­sio­nes. En la quin­ta apa­ri­ción, el 13 de sep­tiem­bre, unas 30.000 al­mas con­tem­pla­ron un glo­bo de luz que se mo­vía en­tre las nu­bes. Uno de los tes­ti­gos de­cla­ró a la pren­sa: «Vi­mos cla­ra­men­te un ob­je­to lu­mi­no­so que se des­pla­za­ba ha­cia orien­te. Un ob­je­to lu­mi­no­so más al­to que lar­go, des­pla­zán­do­se tran­qui­la­men­te». Un sa­cer­do­te des­cri-

bió la vi­sión del «glo­bo vo­la­dor» del si­guien­te mo­do: «Era un vehícu­lo ce­les­tial que traía a la Ma­dre de Dios de su trono en las al­tu­ras a es­te in­hós­pi­to lu­gar».

AN­TE 70.000 PER­SO­NAS

Es­tos fe­nó­me­nos lo­gra­ron que las apa­ri­cio­nes de Fá­ti­ma se trans­for­ma­sen en el acon­te­ci­mien­to so­cial más re­le­van­te de Por­tu­gal. El 13 de oc­tu­bre, unas 70.000 per­so­nas, in­clui­dos nu­me­ro­sos co­rres­pon­sa­les de los dia­rios de la épo­ca, es­pe­ra­ban ser tes­ti­gos del gran mi­la­gro que la Vir­gen ha­bía pro­me­ti­do a tra­vés de los pas­to­rin­hos. La si­tua­ción era muy ten­sa y de no pro­du­cir­se el an­sia­do mi­la­gro los ni­ños po­drían ha­ber si­do lin­cha­dos por la mul­ti­tud. Es­ta fe­cha, sin du­da, mar­có un pun­to de in­fle­xión en los acon­te­ci­mien­tos pos­te­rio­res y pro­vo­có el re­co­no­ci­mien­to de la ve­ra­ci­dad de las apa­ri­cio­nes por par­te de la Igle­sia.

Mi­les de per­so­nas ve­ni­das des­de di­fe­ren­tes pun­tos de la geo­gra­fía por­tu­gue­sa e in­clu­so del ex­tran­je­ro con­tem­pla­ron ató­ni­tas la «dan­za del Sol». El as­tro rey co­men­zó a mo­ver­se vio­len­ta­men­te has­ta que se pre­ci­pi­tó ha­cia los pre­sen­tes. En ese mo­men­to, se pro­du­je­ron cien­tos de des­ma­yos y con­ver­sio­nes. Ade­más, los tes­ti­gos re­ci­bie­ron un fuer­te gol­pe de ca­lor, al tiem­po que la at­mós­fe­ra to­ma­ba un co­lor ro­sa­do. No ca­bía la me­nor du­da, el Sol abra­sa­dor se ha­bía des­pren­di­do del cie­lo acer­cán­do­se a laTie­rra, y así lo es­cri­bie­ron los co­rres­pon­sa­les de los dia­rios por­tu­gue­ses, in­clui­dos los de una lí­nea ideo­ló­gi­ca an­ti­cle­ri­cal.

Sin em­bar­go, si es­tu­dia­mos aten­ta­men­te los tes­ti­mo­nios po­de­mos lle­gar a la con­clu­sión de que efec­ti­va­men­te al­go se acer­có a los pre­sen­tes, pe­ro no pre­ci­sa­men­te el as­tro rey. Ese día, las nu­bes cu­brían por com­ple­to el cie­lo, por lo que el Sol no era vi­si­ble. Ade­más, mu­chos de los tes­ti­gos se re­fi­rie­ron a «un dis­co pla­tea­do» cuan­do qui­sie­ron des­cri­bir el ob­je­to dan­zan­te que –y és­te es un da­to es­cla­re­ce­dor– no da­ña­ba los ojos cuan­do se mi­ra­ba fi­ja­men­te. En pri­mer lu­gar, los pre­sen­tes con­tem­pla­ron una nu­be os­cu­ra, se­gui­da de otras más cla­ras que se mo­vían de un mo­do ex­tra­ño.

De pron­to, la nu­be os­cu­ra se abrió, dan­do pa­so a un dis­co pla­tea­do. «Era un dis­co fan­tas­ma­gó­ri­co que gi­ra­ba rá­pi­da­men­te so­bre su pro­pio eje y de­ja­ba es­ca­par ra­yos de lu­ces de co­lo­res en to­das di­rec­cio­nes», de­cía uno de los tes­ti­gos. Otros ase­gu­ra­ban que el ob­je­to

vo­la­dor «se pa­re­cía a una ro­de­la bru­ñi­da con for­ma re­don­da, co­mo si fue­se la lu­na lle­na (…) Las nu­bes pa­sa­ban por de­lan­te del ob­je­to». Pe­ro más ex­tra­ño fue el sú­bi­to se­ca­do de las ro­pas de los tes­ti­gos, pues es­ta­ban em­pa­pa­das por la llu­via que caía sin ce­sar. En re­la­ción a es­te he­cho, el pro­fe­sor Au­gus­te Me­sen ase­gu­ró: «La sen­sa­ción de ca­lor y el rá­pi­do se­ca­do pue­de ser atri­bui­da a una ra­dia­ción elec­tro­mag­né­ti­ca de ba­ja fre­cuen­cia, pro­vo­can­do vi­bra­cio­nes y ro­ta­cio­nes en la ma­te­ria a ni­vel mo­le­cu­lar».

Fá­ti­ma ha si­do el es­ce­na­rio de otros en­cuen­tros con «lo des­co­no­ci­do» en fe­chas más re­cien­tes. Así, el 2 de sep­tiem­bre de 1989, an­te los ojos del ma­tri­mo­nio for­ma­do por Ra­món Al­fre­do Mou­ri­ño y Giu­lia­na Ca­glio­ni, el ita­liano Giorgio Bon­gio­van­ni, quien po­cos me­ses an­tes ha­bía te­ni­do un en­cuen­tro con una ex­tra­ña «se­ño­ra ce­les­tial», co­men­zó a san­grar por sus ma­nos cuan­do se en­con­tra­ba jun­to a la en­ci­na de las apa­ri­cio­nes. Con el tiem­po, los es­tig­mas de las ma­nos se ex­ten­die­ron a otras par­tes de su cuer­po, pe­ro con for­mas dis­tin­tas: el signo al­fa, el ome­ga, un sol, una cruz, etc. Cu­rio­sa­men­te, su en­cuen­tro con es­ta en­ti­dad y los pos­te­rio­res es­tig­mas die­ron pa­so a otras ex­pe­rien­cias de con­tac­to OVNI en su Ita­lia na­tal. Años des­pués, en 1996, los es­pa­ño­les Jo­sé Ma­nuel Gon­zá­lez, Mer­ce­des C. y Jo­sé R. de­ci­die­ron vi­si­tar el san­tua­rio de Fá­ti­ma. Du­ran­te la no­che se acer­ca­ron al lu­gar de la pri me­ra apa­ri­ción, don­de se­gún su tes­ti­mo­nio con­tem­pla­ron dos ex­tra­ños

se­res de luz a unos me­tros de su po­si­ción. Unas se­ma­nas des­pués, en su do­mi­ci­lio de A Co­ru­ña, Jo­sé Ma­nuel des­cu­brió que ma­na­ban de su fren­te unas go­tas de san­gre. Lue­go, no­tó un pi­cor en los pies, com­pro­ban­do que tam­bién te­nía unas he­ri­das. Días más tar­de, nue­vos es­tig­mas sur­gie­ron en uno de sus cos­ta­dos.

POR­TU­GAL: PUN­TO DE EN­CUEN­TRO OVNI

El mé­di­co por­tu­gués Car­los Ca­val­ho tam­bién vi­vió una ex­tra­ña ex­pe­rien­cia en Fá­ti­ma en 1969. Doc­tor en Me­di­ci­na y li­cen­cia­do en Fi­lo­lo­gía In­gle­sa, ha­bla me­dia do­ce­na de idio­mas y ha ejer­ci­do su pro­fe­sión en va­rios paí­ses. En un co­rrec­to es­pa­ñol, aun­que con un in­con­fun­di­ble acen­to por­tu­gués, me con­tó lo si­guien­te: «En­ton­ces te­nía 17 años y, sin de­ma­sia­das ga­nas, acom­pa­ñé a mi ma­dre al pue­blo de las apa­ri­cio­nes en un via­je or­ga­ni­za­do. Mien­tras ella y el res­to de la gen­te vi­si­ta­ban el san­tua­rio, yo de­ci­dí que­dar­me en el au­to­bús. Era ateo y to­das esas his­to­rias de apa­ri­cio­nes y mi­la­gros me pa­re­cían ma­ni­pu­la­cio­nes de la Igle­sia a fin de ob­te­ner fie­les y di­ne­ro. Ade­más, te­nía otras preocu-

Los ni­ños vi­den­tes de Fá­ti­ma vie­ron una gran bo­la lu­mi­no­sa en cu­yo in­te­rior dis­tin­guie­ron una fi­gu­ra que ape­nas me­día un me­tro de al­to

pa­cio­nes en la ca­be­za. Por aquel en­ton­ces, Por­tu­gal li­bra­ba las gue­rras co­lo­nia­les en Áfri­ca y pron­to ten­dría que in­cor­po­rar­me a fi­las. Era y soy pa­ci­fis­ta, y no que­ría ma­tar a otros se­res hu­ma­nos (…) De re­pen­te, vi una luz muy po­ten­te en el fir­ma­men­to que se acer­có a mí. En su in­te­rior dis­tin­guí una mu­jer ves­ti­da de blan­co que me di­jo que no iría a la gue­rra, y que es­tu­vie­ra pre­pa­ra­do pa­ra lo que iba a ex­pe­ri­men­tar en los pró­xi­mos años».

Lo cier­to es que por di­ver­sas ra­zo­nes que se­ría pro­li­jo de enu­me­rar se li­bró de ser­vir al ejér­ci­to.Años des­pués, en 1974, cir­cu­la­ba con un ami­go en co­che por una ca­rre­te­ra del Al­gar­ve, cuan­do se to­pa­ron con un ob­je­to en for­ma de pla­ti­llo vo­lan­te po­sa­do en me­dio de la cal­za­da. De­lan­te del apa­ra­to se dis­tin­guía la pre­sen­cia de un ser de con­si­de­ra­ble en­ver­ga­du­ra que ves­tía un mono blan­co ce­ñi­do al cuer­po y unas bo­tas de idén­ti­co co­lor. El hu­ma­noi­de en­tró en el ar­ti­lu­gio, que as­cen­dió a gran ve­lo­ci­dad. A par­tir de ese día, Ca­val­ho co­men­zó a pro­ta­go­ni­zar en­cuen­tros con los tri­pu­lan­tes de mis­te­rio­sos ob­je­tos vo­la­do­res, de los cua­les re­ci­bió cier­tos men­sa­jes.

TAM­BIÉN EN LOUR­DES

El 11 de fe­bre­ro de 1858, Ber­nar­det­te Sou­bi­rous con­tem­pló una mis­te­rio­sa «se­ño­ra ves­ti­da de blan­co» en una gru­ta de la lo­ca­li­dad fran­ce­sa de Lour­des. Se­ría el ini­cio de las apa­ri­cio­nes ma­ria­nas más fa­mo­sas de la his­to­ria. Sin em­bar­go,

co­mo en mu­chos otros ca­sos de es­te es­ti­lo, Ber­nar­det­te só­lo iden­ti­fi­có con la Vir­gen a la en­ti­dad que se le pre­sen­ta­ba me­ses des­pués de que die­sen co­mien­zo sus vi­sio­nes. De he­cho, al día si­guien­te de su pri­me­ra ex­pe­rien­cia, Ber­nar­det­te se con­fe­só an­te el pa­dre Po­mian: «He vis­to una co­sa blan­ca en for­ma de mu­jer», le di­jo al sa­cer­do­te, quien no pres­tó de­ma­sia­da aten­ción a sus pa­la­bras pues es­ta­ba con­ven­ci­do de que eran fan­ta­sías de ni­ños. La pe­que­ña se re­fe­ría a la en­ti­dad que se le pre­sen­ta­ba con el nom­bre de aque­ro, que en el dia­lec­to lo­cal –Ber­nar­det­te no ha­bla­ba fran­cés– sig­ni­fi­ca­ba «eso».

No de­ja de ser lla­ma­ti­vo que en la úl­ti­ma de las apa­ri­cio­nes, el 4 de mar­zo de 1858, al igual que en el ca­so de Fá­ti­ma, tam­bién se ob­ser­va­ran ob­je­tos vo­la­do­res. Ese día, unas 20.000 per­so­nas se agol­pa­ban en la gru­ta y sus al­re­de­do­res, pe­ro no su­ce­dió nin­gún he­cho so­bre­na­tu­ral. Sin em­bar­go, por la no­che va­rios gru­pos de per­so­nas des­de di­fe­ren­tes pun­tos ob­ser­va­ron dos enor­mes bo­las lu­mi­no­sas que vo­la­ban a ba­ja al­tu­ra ilu­mi­nan­do el sue­lo. Am­bos OV­NIs se in­tro­du­je­ron en la gru­ta de las apa­ri­cio­nes, de la que co­men­zó a ma­nar una gran lu­mi­no­si­dad. Por su­pues­to, no po­de­mos de­mos­trar que de­trás de los ca­sos de apa­ri­cio­nes ma­ria­nas y en­cuen­tros con OV­NIs se en­cuen­tre la mis­ma «in­te­li­gen­cia», pe­ro des­de lue­go son evi­den­tes las si­mi­li­tu­des en­tre cier­tos fe­nó­me­nos aso­cia­dos a los mis­mos, co­mo he­mos pues­to de ma­ni­fies­to en es­te tra­ba­jo. Si es­ta­mos en lo cier­to, se­ría lí­ci­to pre­gun­tar­nos por qué di­cha «in­te­li­gen­cia» jue­ga con las es­pe­ran­zas y creen­cias re­li­gio­sas de los se­res hu­ma­nos y, des­de lue­go, cuál es su ob­je­ti­vo úl­ti­mo.

Mi­llo­nes de de­vo­tos acu­den to­dos los años al fa­mo­so y con fa­ma de «mi­la­gre­ro» san­tua­rio fran­cés de Lour­des (so­bre es­tas lí­neas).

A la de­re­cha, ofi­cio re­li­gio­so en la gru­ta de las apa­ri­cio­nes de Lour­des. Aba­jo, Car­los Ca­val­ho, quien pro­ta­go­ni­zó va­rios en­cuen­tros con tri­pu­lan­tes de No Iden­ti­fi­ca­dos.

El san­tua­rio de Fá­ti­ma (iz­da.) ha si­do el es­ce­na­rio de mu­chos fe­nó­me­nos anó­ma­los des­de que se pro­du­je­ran las pri­me­ras apa­ri­cio­nes.

Arri­ba, Ra­món Mou­ri­ño y Giu­lia­na Ca­glio­ni, tes­ti­gos de los es­tig­mas de Bon­gio­van­ni en Fá­ti­ma. Iz­da., Jo­sé Ma­nuel Gon­zá­lez du­ran­te una san­gra­ción.

En oc­tu­bre de 1917, un OVNI vo­ló so­bre unas 70.000 per­so­nas de Fá­ti­ma. Arri­ba y aba­jo, di­bu­jos del ob­je­to se­gún las des­crip­cio­nes de va­rios de los tes­ti­gos.

Ba­jo es­tas lí­neas, ima­gen muy apro­xi­ma­da de la apa­rien­cia que de­bió te­ner la en­ti­dad que se ma­ni­fes­ta­ba an­te los ni­ños vi­den­tes de Fá­ti­ma, se­gún las des­crip­cio­nes fa­ci­li­ta­das por es­tos úl­ti­mos.

Ca­mino de la al­dea lu­cen­se de Azú­ma­ra en el que Do­lo­res M. (arri­ba) vio a tres hu­ma­noi­des de co­lor pla­tea­do.

Sor Lu­cía (iz­quier­da) te­nía 10 años cuan­do fue tes­ti­go de la pri­me­ra apa­ri­ción de Fá­ti­ma.

Tom y Susan Me­li­llo con­tem­pla­ron, mien­tras cir­cu­la­ban en au­to­mó­vil por la ca­rre­te­ra, «un glo­bo de luz en el cie­lo (…) De­tu­ve el co­che y to­mé al­gu­nas fo­to­gra­fías. Tu­vi­mos mie­do de per­ma­ne­cer pa­ra­dos por más tiem­po, así que arran­ca­mos, pe­ro sin per­der de...

La te­le­plas­tia que apa­re­ció en­ci­ma de un cua­dro de la Vir­gen en el san­tua­rio de Nues­tra Se­ño­ra de Gua­da­lu­pe.

Ro­sa Vi­lla­ver­de re­cuer­da que su pa­dre le con­fe­só ha­ber­se to­pa­do con un ser de apa­rien­cia fe­me­ni­na flo­tan­do en el ai­re.

Ma­nuel Gon­zá­lez (a la de­re­cha) apa­cen­ta­ba el ga­na­do en un pa­ra­je de la oren­sa­na sie­rra de Avión, cuan­do ob­ser­vó a lo le­jos la fi­gu­ra de una jo­ven que via­ja­ba den­tro de una es­pe­cie de nu­be vo­la­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.