MED­JU­GOR­JE: CON­TI­NÚAN LOS PRO­DI­GIOS

EN EL CO­RA­ZÓN DE BOSNIAHERZEGOVINA, UN PAÍS DE CON­FE­SIÓN MU­SUL­MA­NA, SE EN­CUEN­TRA LA LO­CA­LI­DAD DE MED­JU­GOR­JE, CU­YOS HA­BI­TAN­TES SON MA­YO­RI­TA­RIA­MEN­TE CRIS­TIA­NOS. UN RE­POR­TE­RO DE AÑO/CE­RO HA VI­SI­TA­DO LA PE­QUE­ÑA CIU­DAD, PUES DES­DE 1981 ES EL EPI­CEN­TRO DE UNA S

Año Cero Monográfico - - Sumario - TEX­TO JE­SÚS CA­LLE­JO

Des­de 1981, la lo­ca­li­dad de Med­ju­gor­je (Bos­nia-Her­ze­go­vi­na) se con­vir­tió en epi­cen­tro de una se­rie de fe­nó­me­nos des­con­cer­tan­tes re­la­cio­na­dos con unas su­pues­tas apa­ri­cio­nes de la Vir­gen.

En la pri­ma­ve­ra del 2010, el Va­ti­cano creó una co­mi­sión in­ter­na­cio­nal, en­ca­be­za­da por el car­de­nal ita­liano Camillo Rui­ni, con­se­je­ro del di­fun­to pa­pa Juan Pa­blo II, pa­ra es­tu­diar el ca­so de las apa­ri­cio­nes de Med­ju­gor­je y pre­sen­tar sus con­clu­sio­nes an­te la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe.To­da­vía no co­no­ce­mos los re­sul­ta­dos. No es la pri­me­ra co­mi­sión que lo ha­ce, y mu­chos es­pe­cia­lis­tas se atre­ven a pro­nos­ti­car que la Igle­sia nun­ca va a re­co­no­cer es­tas apa­ri­cio­nes. La ra­zón es sen­ci­lla: des­pués de 30 años to­da­vía con­ti­núan pro­du­cién­do­se y no tie­ne vi­sos de que ce­sen, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre con otros fe­nó­me­nos de es­ta ín­do­le, cu­ya du­ra­ción se li­mi­ta a unos cuan­tos me­ses o años. La fal­ta de re­co­no­ci­mien­to ecle­siás­ti­co no ha im­pe­di­do que des­de 1981 más de 30 mi­llo­nes de fie­les ha­yan vi­si­ta-

do es­ta re­mo­ta al­dea al su­r­oes­te de Sa­ra­je­vo, que se ha con­ver­ti­do en un prós­pe­ro lu­gar tu­rís­ti­co.

En di­ciem­bre de 2009, el car­de­nal aus­tria­co Ch­ris­toph Schön­born acu­dió al san­tua­rio y su gesto desató un in­ci­den­te di­plo­má­ti­co, pues las pe­re­gri­na­cio­nes de je­rar­cas de la Igle­sia a Med­ju­gor­je es­tán to­tal­men­te prohi­bi­das. Schön­born ase­gu­ró que ha­bía via­ja­do co­mo un ciu­da­dano co­mún y no re­pre­sen­tan­do a la Igle­sia, pe­ro ofi­ció la mi­sa y se reunió con al­gu­nos vi­den­tes. Sus co­men­ta­rios lle­va­ron al obis­po lo­cal de Mos­tar, mon­se­ñor Rat­ko Pe­ric, a es­cri­bir­le una car­ta en la que cri­ti­ca­ba su vi­si­ta. Es uno de tan­tos su­ce­sos po­lé­mi­cos que ge­ne­ra es­te lu­gar dia­ria­men­te.

Y es que lo que ocu­rre en Med­ju­gor­je no es na­da ha­bi­tual. Si­gue un es­que­ma to­tal­men­te di­fe­ren­te al de apa­ri­cio­nes re­co­no­ci­das por la Igle­sia, co­mo Lour­des, La Sa­let­te,

“Va­rios de los men­sa­jes con­fi­den­cia­les re­ve­la­dos por la Vir­gen se re­fie­ren al fin de los tiem­pos

Pont­main, Fá­ti­ma o Beauraing. Nin­gún otro en­cla­ve ma­riano ha­bía per­ma­ne­ci­do tan­to tiem­po en ac­ti­vo, ni se ha­bían re­gis­tra­do has­ta 40.000 apa­ri­cio­nes de la Vir­gen. Es­tas cir­cuns­tan­cias ge­ne­ran tu­ris­mo, ex­pec­ta­ción y fa­na­tis­mo, pues mi­les de de­vo­tos es­tán con­ven­ci­dos de que allí se apa­re­ce la Ma­dre y otros mu­chos ta­chan de frau­de di­chos su­ce­sos.

El 24 de ju­nio de 1981, fes­ti­vi­dad de San Juan Bau­tis­ta, unos ado­les­cen­tes vie­ron una si­lue­ta fe­me­ni­na lu­mi­no­sa en el ca­mino que bor­dea la co­li­na de Podbrno. En­se­gui­da, la iden­ti­fi­ca­ron con la Gos­pa (Nues­tra Se­ño­ra en croa­ta). En ese pri­mer día, apro­xi­ma­da­men­te ha­cia las seis de la tar­de, Ivanka Ivan­ko­vic y Mir­ja­na Dra­gi­ce­vic, am­bos de 16 años, vie­ron una luz por en­ci­ma de la co­li­na y per­ci­bie­ron la si­lue­ta bri­llan­te de una jo­ven jus­to en­ci­ma del Sol. Ivanka gritó en­ton­ces: «¡Mir­ja- na, mi­ra, es la Gos­pa!». Lue­go, los ado­les­cen­tes Vic­ka Ivan­ko­vic, Ivan Dra­gi­ce­vic, Ivan Ivan­ko­vic y Mil­ka Pa­vlo­vic con­tem­pla­ron a una be­lla mu­jer jo­ven con un ni­ño pe­que­ño en bra­zos. No les di­jo na­da, pe­ro les in­di­có con sus ma­nos que po­dían acer­car­se. El se­gun­do día, el 25 de ju­nio de 1981, los pe­que­ños fue­ron sor­pren­di­dos por un des­te­llo de luz, mi­ra­ron ha­cia arri­ba y ob­ser­va­ron a la Vir­gen, es­ta vez sin el ni­ño pe­ro «in­des­crip­ti­ble­men­te be­lla» y son­rien­te. Les hi­zo un gesto pa­ra que se apro­xi­ma­ran. Subie­ron, ca­ye­ron de ro­di­llas y em­pe­za­ron a re­zar un Pa­dre­nues­tro, un Ave­ma­ría y un Glo­ria. La Vir­gen oró con ellos y lue­go pre­gun­tó a Ivanka por su ma­dre, fa­lle­ci­da dos me­ses an­tes. Mir­ja­na pi­dió a la Vir­gen al­gu­na se­ñal pa­ra de­mos­trar a la gen­te que no es­ta­ban lo­cos. En es­ta oca­sión, los ni­ños Ivan Ivan­ko­vic y Mil­ka Pa­vlo­vic, que ha­bían for­ma­do par­te del gru­po de vi­den­tes el pri­mer día, no es­ta­ban pre­sen­tes. En su lu­gar se en­con­tra­ban otros dos: Ma­ri­ja Pa­vlo­vic y Ja­kov Co­lo. A par­tir de ese mo­men­to, la Vir­gen co­men­zó a mos­trar­se an­te ellos du­ran­te años de for­ma re­gu­lar, siem­pre a las seis de la tar­de.

CON­VER­SA­CIO­NES CON LA «GOS­PA»

El ter­cer día vie­ron una luz que des­te­lló tres ve­ces, que tan­to ellos co­mo sus pri­me­ros se­gui­do­res iden­ti­fi­ca­ron con una se­ñal in­di­ca­ti­va de la pre­sen­cia de la Ma­dre. Ho­ras an­tes, cuan­do sa­lie­ron de sus ca­sas, al­gu­nas mu­je­res ma­yo­res les acon­se­ja­ron lle­var agua bendita pa­ra ase­gu­rar­se de que la apa­ri­ción no fue­ra el de­mo­nio. De mo­do que Vic­ka echó agua en di­rec­ción de la vi­sión, di­cien­do: «Si tú eres nues­tra Ma­dre Bendita, por fa­vor qué­da­te, y si no, alé­ja­te de no­so­tros». En­ton­ces, Mir­ja­na le pre­gun­tó su nom­bre, a lo que con­tes­tó: «Soy la bie­na­ven­tu­ra­da Vir­gen Ma­ría». Esa mis­ma jor­na­da, cuan­do des­cen­dían del mon­te Podbrdo, la Vir­gen se mos­tró nue­va­men­te, en es­ta oca­sión úni­ca­men­te a Mir­ja­na, di­cien­do: «Paz, paz, paz y só­lo paz».

El cuar­to día, 27 de ju­nio de 1981, la Vir­gen se pre­sen­tó tres ve­ces a los ni­ños, quie­nes le pre­gun­ta­ron to­do ti­po de cues­tio­nes, a lo que és­ta res­pon­dió. «Han de creer fir­me­men­te y han de cui­dar la fe del pue­blo». El quin­to se con­gre­ga­ron unas 15.000 per­so­nas. La Ma­dre acu­dió a la ci­ta, apa­re­cien­do y des­apa­re­cien­do un pu­ña­do de ve­ces. En cier­to mo­men­to, los ni­ños le pre­gun­ta­ron por qué no se mos­tra­ba en la pa­rro­quia, pa­ra que to­do el mun­do la pu­die­se ver. «Bie­na­ven­tu­ra­dos aque­llos que sin ha­ber vis­to, han creí­do», re­ci­bie­ron co­mo res­pues­ta. El 29 de ju­nio de 1981, los vi­den­tes fue­ron lle­va­dos a Mos­tar pa­ra un re­co­no­ci­mien­to mé­di­co. En el in­for­me del je­fe del ser­vi­cio po­de­mos leer: «Los ni­ños no es­tán lo­cos, sino la per­so­na que los ha traí­do aquí». Es­ta vez, la mul­ti­tud con­gre­ga­da en la co­li­na de las apa­ri­cio­nes fue ma­yor que nun­ca. Tan pron­to los ni­ños lle­ga­ron al lu­gar de siem­pre, em­pe­za­ron a re­zar y la Vir­gen hi­zo ac­to de pre­sen­cia.

Los acon­te­ci­mien­tos de Med­ju­gor­je con­ti­nua­ron has­ta el 15 de enero de 1982. Du­ran­te di­cho pe­río­do, la Vir­gen lle­gó a apa­re­cer­se en la igle­sia e in­clu­so an­te el pro­pio pá­rro­co, Jo­zo Zov­ko, mien­tras re­za­ba el ro­sa­rio. Por su­pues­to, se con­vir­tió en de­fen­sor acé­rri­mo de las apa­ri­cio­nes y de los vi­den­tes, lo que le cos­tó unos años de cár­cel acu­sa­do de cons­pi­ra­ción.

Des­de el 15 de enero de 1982 en ade­lan­te, los ni­ños vie­ron a la Vir­gen en una es­tan­cia la­te­ral de la pa­rro­quia. De­bi­do a la prohi­bi­ción del obis­po dio­ce­sano, des­de abril de 1985 los vi­den­tes de­ja­ron de re­unir­se en el en­torno de la igle­sia. Aca­ba­ron tras­la­dán­do­se a una ha­bi­ta­ción de la ca­sa pa­rro­quial pa­ra re­ci­bir ca­da día nue­vos men­sa­jes y al­gu­nos se­cre­tos…

LOS DIEZ SE­CRE­TOS

Hoy por hoy, el con­te­ni­do de los mis­mos si­gue sien­do un mis­te­rio. Mir­ja­na e Ivanka han lle­ga­do a de­cla­rar que con­tie­nen los úl­ti­mos ca­pí­tu­los de la his­to­ria del mun­do, y que cuan­do se cum­plan la Vir­gen de­ja­rá de apa­re­cer­se. Los otros cua­tro vi­den­tes, de mo­men­to, só­lo co­no­cen nue­ve se­cre­tos, aun­que no se sa­be si son los mis­mos en ca­da ca­so. Úni­ca­men­te ha tras­cen­di­do que se cum­pli­rán en vi­da de los vi­den­tes y que po­seen un tono apo­ca­líp­ti­co. Sus re­cep­to­res ase­gu­ran que han si­do es­cri­tos por una «fuen­te di­vi­na» en un per­ga­mino que só­lo Mir­ja­na pue­de leer. Diez días an­tes de que se pro­duz­ca el su­ce­so que se des­cri­be en el res­pec­ti­vo se­cre­to, ca­da vi­den­te re­ve­la­rá el mis­mo al sa­cer­do­te que ha­ya ele­gi­do co­mo con­fe­sor. En el ca­so de Mir­ja­na, se lo di­rá al pa­dre Pe­tar Lju­bi­cic, frai­le fran­cis­cano de la lo­ca­li­dad.

Lue­go ha­rá sie­te días de ayuno y lo anun­cia­rá al mun­do an­tes de su ma­te­ria­li­za­ción. Has­ta el día de hoy, nin­guno de esos diez se­cre­tos ha sa­li­do a la luz, aun­que los ru­mo­res se cuen­tan por cien­tos.

Los pi­lo­tos que in­ten­ta­ron bom­bar­dear la zo­na, se to­pa­ron con una nie­bla mis­te­rio­sa

A es­te res­pec­to, Mir­ja­na de­cla­ró: «Los dos pri­me­ros se­rán avi­sos al mun­do, even­tos que ocu­rri­rán an­tes de que el signo vi­si­ble sea da­do a la hu­ma­ni­dad. Es­to ocu­rri­rá du­ran­te mi vi­da». En cuan­to al pri­mer se­cre­to, que lla­man el Avi­so, los vi­den­tes afir­man que con­sis­te en que mu­chas per­so­nas ex­pe­ri­men­ta­rán una ilu­mi­na­ción en sus con­cien­cias. El se­gun­do, lla­ma­do Día de la Con­so­la­ción, se­rá una ad­ver­ten­cia pa­ra la hu­ma­ni­dad, y el ter­ce­ro una se­ñal per­ma­nen­te, vi­si­ble, in­des­truc­ti­ble y her­mo­sa que la Vir­gen de­ja­rá en la co­li­na de las apa­ri­cio­nes. Se pre­su­me que se­rá una co­lum­na de luz, la cual po­drá ser fo­to­gra­fia­da aun­que no to­ca­da. Se­gún Mir­ja­na, cuan­do se cum­pla el ter­cer se­cre­to, los que si­gan vi­vos ten­drán po­co tiem­po pa­ra con­ver­tir­se.Tam­bién se re­fie­re a cin­co gran­des acon­te­ci­mien­tos que es­tán pró­xi­mos, aun­que no es­pe­ci­fi­ca cuá­les son. Mir­ja­na ha de­cla­ra­do que el sép­ti­mo se­cre­to ha si­do mi­ti­ga­do por la con­ver­sión de las gen­tes, pe­ro el no­veno y el dé­ci­mo no po­drán ser can­ce­la­dos, aun­que si dis­mi­nui­dos sus efec­tos de­pen­dien­do de la res­pues­ta de la hu­ma­ni­dad a los an­te­rio­res avi­sos.

En el tiem­po que du­ró el con­flic­to de Bos­nia (1992-1995), mi­la­gro­sa­men­te nin­gu­na bom­ba ca­yó so­bre Med­ju­gor­je. Al­gu­nos pi­lo­tos ase­gu­ra­ron que ha­bían si­do in­ca­pa­ces de lan­zar nin­gún

pro­yec­til, pues­to que una in­men­sa luz los ce­ga­ba ca­da vez que so­bre­vo­la­ban la lo­ca­li­dad. Uno de es­tos con­fe­só que jus­to cuan­do iba a ti­rar las bom­bas, una in­men­sa nu­be se for­mó so­bre la po­bla­ción, im­pi­dién­do­le ver el ob­je­ti­vo. En de­fi­ni­ti­va, no hu­bo víc­ti­mas mor­ta­les en Med­ju­gor­je du­ran­te la con­tien­da.

Otro pi­lo­to del Ejér­ci­to yu­gos­la­vo re­la­tó que re­ci­bió la or­den de bom­bar­dear la pa­rro­quia del pue­blo, pues los man­dos mi­li­ta­res pen­sa­ron que ese he­cho mi­na­ría la mo­ral de los ca­tó­li­cos. Sin em­bar­go, ca­da vez que lo in­ten­ta­ba, una es­pe­cie de ne­bli­na lo en­vol­vía, apa­re­cien­do en un ins­tan­te a 200 ki­ló­me­tros del pue­blo, al tiem­po que el ra­dar de­ja­ba de fun­cio­nar. Tiem­po des­pués, por fin un pro­yec­til ca­yó en Med­ju­gor­je, pe­ro no lle­gó a de­to­nar. En cin­co oca­sio­nes se pre­ten­dió ata­car des­de el ai­re la lo­ca­li­dad de las fa­mo­sas apa­ri­cio­nes, pe­ro nun­ca se con­si­guió el ob­je­ti­vo. Des­de en­ton­ces, han cir­cu­la­do to­da cla­se de le­yen­das ur­ba­nas res­pec­to al par­ti­cu­lar, co­mo la de un pi­lo­to que fue ad­ver­ti­do por su ma­dre pa­ra que no ata­ca­ra la po­bla­ción. «To­ma a tu fa­mi­lia y ve­te», le re­co­men­dó. Al pa­re­cer, el mi­li­tar le hi­zo ca­so y aca­bó de­ser­tan­do, asen­tán­do­se con su mu­jer e hi­jos en Nue­va Ze­lan­da.

UN MI­LI­TAR SAL­VA­DO POR LA «MA­DRE DE DIOS»

En ju­nio de 1995, un F-16 de la Fuer­za Aé­rea de EE UU, pi­lo­ta­do por Scott O´Grady, fue de­rri­ba­do por la ar­ti­lle­ría ser­bo­bos­nia. Por suer­te, O´Grady sa­lió in­dem­ne, pe­ro aca­bó en te­rri­to­rio enemi­go. En su li­bro

Ho­no­red re­turn (Ho­nor de­vuel­to) es­cri­be que sal­vó la vi­da gra­cias a Nues­tra Se­ño­ra de Med­ju­gor­je. Así lo na­rra: «Al ter­cer día de per­ma­ne­cer es­con­di­do, pen­san­do en có­mo so­bre­vi­vir, ex­pe­ri­men­té al­go ma­ra­vi­llo­so e irre­pe­ti­ble. De re­pen­te, en la quie­tud de mi es­con­di­te, me acor­dé de los re­la­tos de un ami­go de mi ma­dre que ha­bía vi­si­ta­do Med­ju­gor­je an­tes de que la gue­rra es­ta­lla­ra en Bos­nia. Esa tar­de, me di­ri­gí a Nues­tra Se­ño­ra en ora­ción. In­me­dia­ta­men­te, sen­tí su pre­sen­cia. Se vol­vió más y más cla­ra y pal­pa­ble has­ta que la con­tem­plé. Es di­fí­cil de des­cri­bir en pa­la­bras. La vi­sión lle­ga­ba a tra­vés de la fuer­za de mis sen­ti­mien­tos, cau­sán­do­me una ex­tre­ma ca­li­dez, paz y fe­li­ci­dad».

En una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a la CNN, O´Grady ofre­ció más de­ta­lles: «Du­ran­te los seis días que es­tu­ve per­di­do en Bos­nia, pro­ta­go­ni­cé una se­rie de mis­te­rio­sas vi­sio­nes que me die­ron la fuer­za ne­ce­sa­ria pa­ra re­sis­tir y su­pe­rar los mo­men­tos más du­ros, aque­llos en los cua­les la ten­sión me cor­ta­ba la res­pi­ra­ción.Vi un gran ha­lo de luz y sen­tí una voz ar­mo­nio­sa que me dio alien­to y me de­jó en el co­ra­zón una ex­tra­or­di­na­ria se­re­ni­dad. De gol­pe, re­co­bré la fe que te­nía de ni­ño».

Pa­ra mu­chos, Med­ju­gor­je es el «pul­món del mun­do de las con­ver­sio­nes ». Ahí es­tán los li­bros de Sor Em­ma­nuel Mai­llard, co­mo Med­ju­gor­je, el triun­fo del co­ra­zón (Edi­cio­nes Pau­li­nas, 2009), en el que re­co­ge los men­sa­jes de la Gos­pa, así co­mo mul­ti­tud de his­to­rias per­so­na­les de gen­te de to­dos los paí­ses a los que es­te lu­gar les ha cam­bia­do la exis­ten­cia. Son mu­chos los que ase­gu­ran ha­ber pro­ta­go­ni­za­do una ex­pe­rien­cia so­bre­na­tu­ral en Med­ju­gor­je, em­pe­zan­do así una nue­va vi­da.

Sor Em­ma­nuel nos cuen­ta el ca­so de la es­cri­to­ra es­pa­ño­la Ma­ría Va­lle­jo-Ná­ge­ra, au­to­ra de li­bros co­mo Un men­sa­je­ro en la no­che (Edi­cio­nes B, 2006). Se­gún su pro­pia con­fe­sión, era in­cré­du­la y muy crí­ti­ca con la Igle­sia ca­tó­li­ca, has­ta que el 9 de ma­yo de 1999 se acer­có al san­tua­rio de Med­ju­gor­je con unos ami­gos an­gli­ca­nos, don­de aca­bó con­vir­tién­do­se a la fe ca­tó­li­ca. Acu­die­ron a una mi­sa y, al fi­na­li­zar, uno de los vi­den­tes, Ja­kov, co­men­zó a dar tes­ti­mo­nio de sus ex­pe­rien­cias. En­ton­ces, Ma­ría mi­ró al cie­lo y per­dió la con­cien­cia du­ran­te tres se­gun­dos, en los que sin­tió «un in­men­so ro­cío de amor de Dios». Ac­to se­gui­do, rom­pió a llo­rar, pues no com­pren­día qué le ha­bía ocu­rri­do.Tar­dó seis me­ses en con­tar­le la ex­pe­rien­cia a su con­fe­sor. A par­tir de en­ton­ces, ora ca­da día. En el nú­me­ro 112 de la re­vis­ta

Eco de Med­ju­gor­je se re­la­ta la con­ver­sión de un psi­có­lo­go pro­tes­tan­te, el pa­dre Slav­ko, quien en la ac­tua­li­dad for­ma par­te del am­plio equi­po de guías del san­tua­rio. El sa­cer­do­te afir­ma: «Aho­ra es­toy con­ven­ci­do de que aquí se apa­re­ce la Vir­gen, por­que ella es muy pun­tual en sus apa­ri­cio­nes; por­que di­ce co­sas sim­ples y por­que se pre­sen­ta to­dos los días». A día de hoy, Ma­ría Va­lle­joNá­ge­ra, el pa­dre Slav­ko Bar­ba­ric y el ex pas­tor lu­te­rano es­ta­dou­ni­den­se Way­ne Wei­ble, tam­bién con­ver­ti­do al ca­to­li­cis­mo, son tres de los ma­yo­res di­fu­so­res de las po­pu­la­res apa­ri­cio­nes de Med­ju­gor­je.

EN MA­NOS VATICANAS

Cuan­do lle­gué a Med­ju­gor­je, en agos­to de 2010, lo hi­ce atraí­do por los ex­tra­ños fe­nó­me­nos acae­ci­dos en la po­bla­ción des­de 1981, pe­ro ja­más pen­sé que iba a pre­sen­ciar uno de esos pro­di­gios –no me atre­vo a lla­mar­lo mi­la­gro–. Hay un cris­to de bron­ce, co­no­ci­do po­pu­lar­men­te co­mo el Cris­to del agua, que re­pre­sen­ta a un Je­sús re­su­ci­ta­do y glo­rio­so con los bra­zos en cruz. La es­ta­tua es obra del es­cul­tor es­lo­veno An­drej Aj­dic y fue eri­gi­da en la Pas­cua de 1998 en las cer­ca­nías de la igle­sia pa­rro­quial, al bor­de del ca­mino que con­du­ce al ce­men­te­rio. Al po­co de co­lo­car la ta­lla en 2002, em­pe­zó a ma­nar un lí­qui­do acuo­so de una grie­ta de su ro­di­lla de­re­cha. Una sus­tan­cia

aho­ra los fie­les re­co­gen ca­da día, ha­cien­do co­las pa­ra ver y to­car esas go­ti­tas o en­jua­gar sus pa­ñue­los, por­que se con­si­de­ra que po­see pro­pie­da­des mi­la­gro­sas. Es­tu­ve con­tem­plan­do du­ran­te un lar­go ra­to có­mo las per­so­nas pa­sa­ban tra­pos por la grie­ta, e in­me­dia­ta­men­te vol­vía a sur­gir otra go­ta. Cu­rio­sa­men­te, en los días de ca­lor la pier­na iz­quier­da es­tá ca­lien­te y la de­re­cha, de la que bro­ta el lí­qui­do y ya des­gas­ta­da de tan­to ro­ce, to­tal­men­te fría. Al­gu­nos de los con­gre­ga­dos ase­gu­ra­ban que el he­cho cons­ti­tuía un desafío pa­ra la cien­cia, pues las go­tas ma­nan a ve­ces en abun­dan­cia y en otras oca­sio­nes po­co a po­co. La ta­lla del Cris­to ha si­do ana­li­za­da y es­ca­nea­da, pe­ro no se ha en­con­tra­do nin­gu­na ex­pli­ca­ción al pe­cu­liar fe­nó­meno. En no­viem­bre 2010 se pu­bli­có que ha­bía de­ja­do de ma­nar lí­qui­do, pe­ro a las tres se­ma­nas se res­ta­ble­ció el flu­jo pa­ra ali­vio de mu­chos. Mon­se­ñor Za­nic, obis­po de Mos­tar, ini­cial­men­te cre­yó en las apa­ri­cio­nes, pe­ro lue­go de­cla­ró que se tra­ta­ba de un en­ga­ño de los fran­cis­ca­nos. En­tre­gó en 1986 al en­ton­ces car­de­nal Rat­zin­ger, más tar­de pa­pa Be­ne­dic­to XVI, un in­for­me ne­ga­ti­vo so­bre los su­ce­sos so­bre­na­tu­ra­les de la lo­ca­li­dad bos­nia. El 25 de julio de 1987 Za­nic vol­vió al ata­que: «Es una fal­se­dad que la Vir­gen es­tá apa­re­cien­do en Med­ju­gor­je. Es­to, co­mo to­do frau­de o cri­men, va con­tra la ver­dad. Es una si­tua­ción trá­gi­ca. ¿Los pro­pa­gan­dis­tas ex­ten­die­ron men­ti­ras, pe­ro el obis­po de­be es­tar callado? Ella no es­tá ha­blan­do en Med­ju­gor­je. Ésa es la in­ven­ción del pa­dre To­mis­lav Vla­sic, que es­tá en es­ta­do de re­be­lión abier­ta con­tra su Pa­dre Pro­vin­cial y con­tra mí. La co­mi­sión mé­di­ca in­vi­ta­da por los de­fen­so­res de Med­ju­gor­je ha de­cla­ra­do que Vic­ka es his­té­ri­ca. No ha ha­bi­do un so­lo mi­la­gro. Se han to­ma­do mu­chas fo­to­gra­fías fal­si­fi­que ca­das. Gran­des su­mas de di­ne­ro se es­tán amon­to­nan­do. Pe­rio­dis­tas, teó­lo­gos y pro­pa­gan­dis­tas son to­dos com­pra­dos.Yo es­toy com­ple­ta­men­te se­gu­ro de que to­do acer­ca de las apa­ri­cio­nes es una men­ti­ra, un frau­de y una fal­se­dad, y no pue­do ha­blar con­tra mi con­cien­cia; an­tes pre­fe­ri­ría mo­rir». Des­de aquel mo­men­to se con­vir­tió en el ogro de Med­ju­gor­je. Mu­rió en enero de 2000 y mu­chos fi­les pen­sa­ron que su óbi­to era un jus­to cas­ti­go por su in­cre­du­li­dad.

El ac­tual obis­po de la re­gión, Rat­ko Pe­ric, tam­bién ha lle­ga­do a la con­clu­sión de que las apa­ri­cio­nes no son so­bre­na­tu­ra­les. En el li­bro El la­do ocul­to de Med­ju­gor­je, el pa­dre Ivo Si­ric re­ve­la que dos fran­cis­ca­nos, que fue­ron miem­bros de la pri­me­ra co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra epis­co­pal, ha­bían de­tec­ta­do «tre­ce apa­ren­tes ca­sos de men­ti­ras de­li­be­ra­das y cons­cien­tes» por par­te de los vi­den­tes.

El ca­pi­tán de la Fuer­za Aé­rea de EE UU Scott O’Grady (iz­quier­da), tras ser de­rri­ba­do por la ar­ti­lle­ría ser­bo­bos­nia, afir­mó que Nues­tra Se­ño­ra de Med­ju­gor­je le sal­vó la vi­da.

Los jó­ve­nes vi­den­tes en una fo­to­gra­fía cap­ta­da en 1981, año en que se ini­cia­ron los fe­nó­me­nos de Med­ju­gor­je.

La vi­den­te Mir­ja­na y el pa­dre Pe­tar Lju­bi­cic (arri­ba). Iz­quier­da, Vic­ka atra­ve­sa­da por un mis­te­rio­so haz de luz.

Med­ju­gor­je se ha con­ver­ti­do en uno de los san­tua­rios ma­ria­nos más im­por­tan­tes y vi­si­ta­dos de to­do el mun­do.

El pá­rro­co de Med­ju­gor­je Jo­zo Zov­co (de­re­cha) vio per­so­nal­men­te a la Vir­gen en enero de 1982.

El car­de­nal Ch­ris­toph Schön­born con las vi­den­tes de Med­ju­gor­je (arri­ba). Aba­jo, el car­de­nal Camillo Rui­ni con Be­ne­dic­to XVI.

El obis­po de Mos­tar Rat­ko Pe­ric es­tá con­ven­ci­do de que la Vir­gen no se ha apa­re­ci­do en Med­ju­gor­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.